Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 388 al 417 
AsuntoAutor
Tibet Libre / Dipu Ricardo
Ramtha: Muerte o A Ricardo
El Rechazo / Centr Ricardo
Alimentos Transgen Ricardo
Alarma en la Igles Ricardo
Presentacion de la Ricardo
Numerologia Ricardo
Luz Viviente Organ Ricardo
Miguel / Ustedes s Ricardo
El Pequenio Labrie Ricardo
Se Creador de la H Ricardo
Nado con Delfines Ricardo
Marcas Vemos, Tran Ricardo
Ecuador Proyecto e Ricardo
Perpetuo Despertar Ricardo
Vivir en la Univer Ricardo
La OTRA Bolsa de V Ricardo
Climax del Ciclo S Ricardo
Alice Bailey y la Ricardo
Marcha Mundial de Ricardo
Programacion Menta Ricardo
"Globalizar" la es Ricardo
Celebracion de las Ricardo
Cuidado con el Asp Ricardo
Ciudadanos Planeta Ricardo
El Colibri, Ave de Ricardo
Permitete Un Minut Ricardo
Abatir la Xenofobi Ricardo
MISCELANEA DE LA R Ricardo
MANDE POSIBLE GUSA Ricardo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 378     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Los Angeles / Ilusion o Realidad? / Aurelio Penna
Fecha:Martes, 26 de Septiembre, 2000  06:10:04 (-0600)
Autor:Ricardo Ocampo <anahuak @.............mx>

Los Angeles / Ilusion o Realidad? / Aurelio Penna

----------
From: Misticos@egroups.com
Reply-To: Misticos@egroups.com
Date: 26 Sep 2000 07:12:14 -0000

Fecha: Mon, 25 Sep 2000 21:50:02 -0300
De: "ana maria rojas" <arkeola@ciudad.com.ar>
Asunto: RV: Ilusion o Realidad?? - Encuentro con un gran ángel.

Comparto con los Místicos algunos párrafos de este libro.
amr.
     
- - - @ - - -

......Carlos Gustav Jung afirma en su autobiografía que ha advertido, a
través del examen de millares de pacientes que asistió durante su larga
carrera como psicólogo, que más de un noventa por ciento de las dolencias
psicológicas se pueden imputar a carencias espirituales. Así pues, no es
verdad que los bienes materiales, la riqueza y el éxito colmen la
existencia. Para ser verdadera y íntimamente feliz el hombre necesita algo
más, necesita el pan del espíritu. Lo dice también Jesús: "Buscad, pues,
primero el reino de Dios y su justicia; y todas las demás cosas se os darán
por añadidura" (Mateo 6, 33)

Actualmente la ciencia nos enseña que fenómenos como la creatividad, la
intuición, la inspiración, la iluminación, el éxtasis y la expansión de la
conciencia forman parte integrante de la naturaleza humana y deben ser
estudiadas como tales.

La consecuencia es que el hombre, sobrepasando los límites tradicionales,
adquiere el conocimiento de formar parte de un todo, que se expresa no sólo
con la materia, sino también con la energía y con el espíritu.

Albert Einstein afirma que: "Cada ser humano forma parte de un conjunto
llamado universo. Que cada uno experimenta sus propios pensamientos y sus
propios sentimientos como algo separado del resto, como una especie de
ilusión óptica de la conciencia, pero una ilusión que se convierte en una
prisión. Nuestra misión consiste en liberarnos a nosotros mismos de esta
prisión, ampliando nuestro círculo de comprensión y conocimiento hasta
incluir a todas las criaturas vivientes y a la totalidad de la naturaleza
en todo su esplendor".

Esto es también lo que mantiene el holismo (del griego holos, el todo, el
conjunto), una doctrina muy antigua que el hombre contemporáneo está
descubriendo tras superar muchas dificultades. Esto surge de la
constatación de que el pensamiento racional de Occidente ha desarrollado,
sobre todo a partir del siglo XVIII, una metodología que separa para
alcanzar el conocimiento, y por ello conoce sólo parcialmente, realizando,
de hecho, una fragmentación de lo existente.

El cambio cultural de nuestro siglo, iniciado por la física cuántica y por
el descubrimiento de Einstein del principio de la relatividad, ha invertido
la situación precedente, proyectando una realidad universal como sistema
integrado y armónico, donde cada individuo constituye una parte
indispensable de un todo y la humanidad es un único cuerpo viviente
compuesto por millones de células, tantas como seres humanos existen.

Esto ha dado paso a una nueva toma de conciencia y ha puesto en marcha la
búsqueda de una visión global del hombre, del ambiente en el que vive, del
universo entero, valorando la potencialidad de cada individuo y las
expresiones particulares y originales de cada una de las distintas culturas
en esto consiste el holismo.

Nuestra era ofrece nuevas perspectivas para que el hombre se reconcilie
consigo mismo, con los otros seres vivos, con todos los seres –animados o
inanimados, materiales y espirituales- que le rodean, porque la existencia
es sólo una.

Volviendo a los ángeles, hemos visto que se trata de mensajeros de la
divinidad y que su principal trabajo es abrir una vía para el diálogo con
Dios y mostrar al individuo, siempre respetando su libertad, el camino que
le conduce hasta Él.  Por otro lado, también es el custodio del hombre, lo
sigue paso a paso en su existencia y sobre todo le proporciona protección
en las adversidades.

Muchas personas sostienen que la verdadera función de los ángeles, más que
de protección en las pequeñas y grandes dificultades de la vida, debería
ser iluminativa. Es decir, el ángel debería representar para el hombre una
guía espiritual, que lo dirigiera en lo moral y lo ayudara en su evolución
hacia el descubrimiento y la realización de sí mismo, es una larga espiral
de perfeccionamiento progresivo según una creación que continúa
incesantemente  en todo el universo.

Los hombres y los ángeles están divididos, pero unidos al mismo tiempo;
viven en mundos paralelos, que se complementan; de hecho, estos seres de
luz que nos parecen tan lejanos están en realidad muy cerca de nosotros.

Cada individuo –sea creyente o ateo, bueno o malo- va siempre acompañado de
una entidad invisible, de naturaleza espiritual, dotada de una inteligencia
excepcional y de unos poderes extraordinarios, puesto que lleva consigo una
parte de la energía divina que anima la creación y que él pone a
disposición de su protegido.


Conseguir establecer una relación con el propio ángel es sumamente
gratificador, puesto que se trata de encontrar una potencia celestial que
nos pertenece, que nos guía y nos ayuda en nuestra dimensión individual.. En
cierta manera, se trata de algo más directo, íntimo y personal de lo que
pueda llegar a ser la misma relación con Dios como entidad soberana e
infinita que nos pertenece a todos.

El encuentro con el ángel es una experiencia totalmente nuestra; y es que,
en efecto, y sobre todo al principio, nos encontramos con una especie de
reserva por compartir estas experiencias con los demás, porque se presupone
que normalmente este tipo de vivencias no son creíbles y se corre el
peligro de hacer el papel del visionario o, peor todavía, el del impostor..

Queda por añadir que, si bien profesar la fe en Dios ya no extraña a nadie,
ni siquiera a un ateo, expresar la fe en los ángeles puede provocar
fácilmente un malentendido, ya que al presentarse a los ojos de los demás
como ingenuos y supersticiosos ello puede desvalorizar nuestra imagen
social.

Tomas Kemeny puntualiza de forma muy aguda cuáles son las consideraciones
que el hombre debe tener con los ángeles y cuáles deben ser las
expectativas correctas: "Los ángeles no actúan de socorristas en un puesto
de primeros auxilios, de enfermeras de la Cruz Roja, de psicoanalistas o de
sustitutos ocasionales de un presentador de televisión. Los ángeles no
forman parte del mundo útil, sino del lujo del espíritu!. Se trata de una
forma ocurrente y graciosa de decir que para referirnos a ellos es
necesario mantener un profundo respeto, de la misma forma que se precisa
discernimiento y sobriedad en el momento de presentarles nuestras demandas.

Puede suceder que el ángel esté ausente cuando deseemos verlo y lo
invoquemos y que, en cambio, aparezca cuando no se le esté buscando y no se
piense en él. A veces puede suceder que se perciba de forma muy clara la
presencia de entidades espirituales que nos cuidan.

Hay momentos en que los ángeles comunican continuamente y usan siempre
manifestaciones y señales que se recogen y se interpretan. En algunos casos
puede plantearse la duda de si las señales que se reciben no son mas que
fenómenos totalmente casuales. Es precisamente en estas situaciones en que
pueden recibirse nuevas señales tan impresionantes que no sólo no pueden
ser ignoradas, sino que, además, provocan una gran turbación. Se trata de
las combinaciones o coincidencias de sucesos a las que Jung da el nombre de
"sincronismos".
      
..... extraído del libro "Los Ángeles" de Aurelio Penna Editorial de Vecchi
pags. 17/9: