Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1710 al 1739 
AsuntoAutor
El Caso del ADN Ex RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Campo de Concentra RedLUZ/L
Ser Luna / Web de RedLUZ/L
Teotihuacan / La T RedLUZ/L
Lemuria Nos Habla RedLUZ/L
Magia Organizada P RedLUZ/L
La Luna, un instru RedLUZ/L
Circulos de Mujere RedLUZ/L
Pasos hacia la Paz RedLUZ/L
Primavera-Otoño 20 RedLUZ/L
La Cuenta Tolteca RedLUZ/L
Comunicacion con A RedLUZ/L
Ascenso y Caida de RedLUZ/L
Nace la Red Argent RedLUZ/L
Carreta de la Paz RedLUZ/L
El Poder del Amor RedLUZ/L
Festival de Pascua RedLUZ/L
Dia sin Automovile RedLUZ/L
Rezo por la paz fr RedLUZ/L
Las Cuatro Formas RedLUZ/L
Neotame y Aspartam RedLUZ/L
Panchakarma / Tecn RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Segundo Congreso M RedLUZ/L
La Oracion de Pelu RedLUZ/L
La Noche Oscura de RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Lazaris explica a RedLUZ/L
Verdad, Compasion, RedLUZ/L
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1786     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Cuenta Tolteca del Tiempo / 23 -29 de abril
Fecha:Martes, 22 de Abril, 2003  05:00:27 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

Cuenta Tolteca del Tiempo / 23 -29 de abril

@@@redluz
red iberoamericana de luz

Verano Espiritual en Europa 2003

Primer Encuentro de la Red Francófona de Luz
Premičres Rencontres des Réseaux de Lumičre des Pays Francophones
Castillo Colombier, Saint-Maló, Francia (23 de mayo al 1° de junio)
<
http://luminaires2003.spiritoile.com/es/>

VI Encuentro de la Red Ibérica de Luz
La Conrería, Barcelona, España (6-8 de junio)
<
http://www.portaldorado.com/in.php?doc=1762>

Jornada Mundial por la Paz y Encuentro Interredes
Journee Mondiale de la Paix & Rencontres Inter-reseaux
Montpellier, Francia (21-22 de junio)
<
http://www.144000.cooperation.net/>


* * * * * * * * * *


ESPACIO DISPONIBLE PARA PUBLICIDAD APROPIADA
redluz-publicidad@elistas.net


* * * * * * * * * *

Si deseas seguir recibiendo la interpretación de cada semana según la cuenta tolteca del tiempo, que ya no publicaremos pronto en RedLuz, te invitamos a suscribirte en la nueva lista de correo


SER TIERRA


http://groups.msn.com/SERTIERRA

Tradiciones ancestrales americanas...


Moderadora: Gabriela Gómez-Junco

* * * * * * * * * *


Cuenta Tolteca del Tiempo

Año cuatro cañavera

Tlacatzin Stivalet Corral
www.anahuac2000ac.org

miércoles 23 de abril, 12:43 horas

axcan ticateh macuilli calli ilhuitl ipan tozoztontli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos cinco casa  (retorno) en pequeña velación (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral macuilli 'cinco' se presenta acompañado de Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', como acompañante diurno, y de Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', como identidad nocturna. El ave presente en este retorno día noche es cacalotl, que los frailes identificaron como "cuervo".

El retorno calli 'casa' pertenece al zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', forma en que se presenta nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Este rumbo es femenino, por lo cual se manifiesta nuestra mitad genética femenina, haciéndonos receptivos. Este ciclo día noche nos despierta el deseo de acercanos a nuestra familia, de disfrutar nuestro hogar, de permanecer en casa. Como indentidad alterna somos Tepeyollohtli 'corazón de montaña', por lo que somos dados a buscar dentro de nosotros mismos, a la reflexión filosófica sobre nuestro personal ser y hacer, para descubrir nuestra propia verdad.

La dualidad macuilli calli 'cinco casa' nos activa el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', femenino, del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Durante el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', manifestamos la identidad de Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', esta identidad nos hace ser fecundantes, generadores de ideas que comunicamos a través de nuestra palabra, por lo que nos volvemos inspirantes de los demás para generar alimentos. La quinta «casa» nos hace asumir la identidad interna de Itztli 'obsidiana', lo cual fortalece nuestro deseo de cortar con lo que no responde a la ética.

El mes tozoztontli 'pequeña velación' es acompañado externamente por Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, durante los veinte días manifestamos una personalidad fecundante, propiciadora de las ideas de los demás. Como identidad interna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', lo cual nos acerca a quienes ya se nos adelantaron al Mictlan 'entre difuntos'. En este mes sentimos deseos de hacer merecimiento, es decir, buscamos trabajar internamente para crecer, para madurar.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el retorno macuilli calli 'cinco casa' nos estimula el deseo de descubrir todo aquello que debemos renovar éticamente, el impulso a cortar lo que debilita nuestra identidad ética.

jueves 24 de abril, 12:43 horas

axcan ticateh chicoaze cuetpalli ilhuitl ipan tozoztontli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos seis lagartijo (retorno) en pequeña velación (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chicoaze 'seis' nos trae la identidad diurna de Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', lo cual nos acerca a los seres queridos que ya fallecieron y a los antiguos anahuacas, por lo que podemos solicitar su ayuda. Como identidad nocturna en este ciclo día noche somos Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', es decir somos como un río impetuoso que se lleva todo lo que no está bien sustentando en lo ético: en nosotros y en quienes nos rodean. Como ave somos itzchicuahtli 'lechuza obscura'.

El retorno cuetzpalin 'lagartijo', nos ubica en el rumbo huitztlanpa 'hacia entre espina', el sur, rumbo donde se ubica Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', nuestra voluntad logradora, nuestro instinto de tiempo, que se convierte en nuestra identidad vocacional. En este día se activa nuestra energía sexual, especialmente la masculina. Es un día propicio para disfrutar la comida. Como identidad alterna somos Huehuecoyotl 'coyote anciano', representación del placer, del canto, de la música, por lo cual somos dados a actividades de esparcimiento musical.

La dualidad chicoaze cuetzpalli 'seis lagartijo' nos ubica en la sexta «casa» del trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', femenino, del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Durante el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', manifestamos la identidad de Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', esta identidad nos hace ser fecundantes, generadores de ideas que comunicamos a través de nuestra palabra, por lo que nos volvemos inspirantes de los demás para generar alimentos. La «casa» número seis nos hace asumir internamente la identidad de Piltzintecuihtli 'protector niño amado', el sol naciente, por lo que nos volvemos iluminadores del colorido de nuestro entorno, lo cual disfrutan los demás.

El mes tozoztontli 'pequeña velación' es acompañado externamente por Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, durante los veinte días manifestamos una personalidad fecundante, propiciadora de las ideas de los demás. Como identidad interna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', lo cual nos acerca a quienes ya se nos adelantaron al Mictlan 'entre difuntos'. En este mes sentimos deseos de hacer merecimiento, es decir, buscamos trabajar internamente para crecer, para madurar.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: en este ilhuitl 'retorno' manifestamos una gran alegría que inspira en los demás el deseo de realizar trabajo interno placentero para descubrir cómo depurarse éticamente.

viernes 25 de abril, 12:43 horas

axcan ticateh chicome cohuatl ilhuitl ipan tozoztontli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos siete casa (retorno) en pequeña velación (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chicome 'siete' nos inspira el deseo de unirnos con todo, como consecuencia de asumir la identidad diurna de Zentecuihtli 'protector que unifica', asimismo nos interesa renovar, en nosotros y en los demás, todo aquello que ya no funciona éticamente, es decir, en este ciclo día noche manifestamos todos un gran impulso a renovarnos éticamente para unirnos con los demás. Como volante, en este retorno está presente tizapapalotl 'mariposa blanca'.

El retorno cohuatl 'serpiente' nos hace ubicarnos en el tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia, que nos hace asumir nuestra pertenencia colectiva. Ser cohuatl 'serpiente' significa que en este ciclo día noche somos deprendidos de lo material, nos surge el deseo de cambio, tanto de arreglo personal cuanto de nuestro entorno, nos hacemos muy sensibles a los cambios atmosféricos y a los demás, pudiendo presentarse acercamientos con quienes vibran en nuestra misma frecuencia. También asumimos la identidad alterna de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda' y de Chalchiuhtonal 'energía preciosa', identidad masculina y femenina del agua.

La dualidad chicome cohuatl 'siete serpiente' nos hace ubicarnos en la séptima «casa» del trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', femenino, del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Durante el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', manifestamos la identidad de Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', esta identidad nos hace ser fecundantes, generadores de ideas que comunicamos a través de nuestra palabra, por lo que nos volvemos inspirantes de los demás para generar alimentos. En este ciclo día noche asumimos como identidad interna a Zentecuihtli 'protector unificante', lo cual nos acerca a los demás, nos hace vibrar en nuestra frecuencia genómica: nuestra identidad con nuestros congéneres.

El mes tozoztontli 'pequeña velación' es acompañado externamente por Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, durante los veinte días manifestamos una personalidad fecundante, propiciadora de las ideas de los demás. Como identidad interna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', lo cual nos acerca a quienes ya se nos adelantaron al Mictlan 'entre difuntos'. En este mes sentimos deseos de hacer merecimiento, es decir, buscamos trabajar internamente para crecer, para madurar.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: Este ilhuitl 'retorno' nos trae inspiración para entrar en vibración armónica con todo lo que nos rodea, especialmente con los demás seres humanos, para fortalecer nuestra identidad colectiva.

* * * * * * * * * *
Red Iberoamericana de Luz
Si recibiste este material de un amigo o conocido y deseas suscribirte
gratuita y directamente al servicio informativo RedLuz para recibir y
compartir documentos similares, sólo tienes que mandar un email a
<
redluz-digest-alta@elistas.net> o visitar nuestras páginas en
<
http://www.laneta.apc.org/redanahuak> y <http://www.elistas.net/lista/redluz>.
Gracias por pasar esta información a otros!

* * * * * * * * * *
sábado 26 de abril, 12:43 horas

axcan ticateh chicoyei miquiztli ilhuitl ipan tozoztontli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos ocho muerte (retorno) en pequeña velación (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chicoyei 'ocho' nos hace asumir como identidad diurna a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual nos hace propiciadores de las germinación de ideas en los demás, y como identidad nocturna a Tepeyollohtli 'corazón de montaña', que nos impulsa al encuentro con nuestra verdad interna, con nuestro proceso de maduración para hacernos adultos: en lo ético, en lo humano, en lo vocacional, en lo nupciálico y en lo armonizante. Como ave, en este ciclo día noche somos itzcuauhtli 'aguila obsidiana', que es el emblema nacional, tanto de Anáhuac cuanto de México.

El retorno miquiztli 'muerte' pertenece al mictlanpa 'hacia entre difunto', el norte en castellano, rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, la que es parte de nuestra vitalidad, manifestación de nuestro instinto de espacio, de nuestro yo cuerpo. El mictlanpa 'hacia entre difunto' activa nuestra parte masculina, por lo que nos mostramos activos, emprendedores, audaces, atrevidos. Como miquiztli 'muerte' nos volvemos reflexivos, taciturnos, silenciosos, ensimismados, nos gusta reflexionar sobre las opciones que se nos presentan, para encontrar aquella que sentimos con mayor fuerza en nuestro interior: y comprometernos con ella. Como identidad alterna somos Tecciztecatl 'de entre caracoles' y Metztli 'luna', lo cual significa que nos renovamos internamente ampliando nuestra conciencia, como los caracoles del mar, creciendo en espiral, con la proporción áurea.

La dualidad chicoyei miquiztli 'ocho muerte' nos identifica con la «casa» número ocho del trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', femenino, del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Durante el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', manifestamos la identidad de Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', esta identidad nos hace ser fecundantes, generadores de ideas que comunicamos a través de nuestra palabra, por lo que nos volvemos inspirantes de los demás para generar alimentos. Al vivir en esta octava «casa» asumimos como identidad interna a Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos' lo cual nos acerca a quienes ya se fueron, por lo que es posible que se nos manifiesten.

El mes tozoztontli 'pequeña velación' es acompañado externamente por Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, durante los veinte días manifestamos una personalidad fecundante, propiciadora de las ideas de los demás. Como identidad interna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', lo cual nos acerca a quienes ya se nos adelantaron al Mictlan 'entre difuntos'. En este mes sentimos deseos de hacer merecimiento, es decir, buscamos trabajar internamente para crecer, para madurar.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el presente ilhuitl 'retorno' nos hace vivir intensamente nuestro propio proceso de maduración interna, la ampliación de nuestra conciencia adulta, la renovación de ciclos.

domingo 27 de abril, 12:43 horas

axcan ticateh chiconahui mazatl ilhuitl ipan tozoztontli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos nueve venada (retorno) en pequeña velación (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chiconahui 'nueve' llega con la identidad diurna de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra identidad como género humano, por lo que nos sentimos cerca de los demás, descubriendo afinidades colectivas, como identidad nocturna somos Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual nos hace inspiradores de los demás. Al tener la identidad de Chalchiuhtotolin 'totola preciosa', somos dados al trabajo de merecimiento, al trabajar intensamente en el logro de nuestras metas.

El retorno mazatl 'venada' es del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, que se convierte en nuestra identidad nupciálica. Este rumbo es femenino, por lo que está presente nuestra identidad genética femenina. Por ser mazatl 'venada' en este retorno sentimos deseos de soledad, de alejamiento de nuestra familia, de visitar el campo, especialmente cerros y montañas. Nos volvemos muy sensibles a los cambios climáticos, nos atrae la lluvia, nos surge el deseo de sentirla caer sobre nuestra piel desnuda. Como identidad alterna somos Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo que propiciamos el crecimiento, tanto interno cuanto en otros.

La dualidad chiconahui mazatl 'nueve venada' nos nace vivir la novena «casa» del trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', femenino, del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Durante el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', manifestamos la identidad de Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', esta identidad nos hace ser fecundantes, generadores de ideas que comunicamos a través de nuestra palabra, por lo que nos volvemos inspirantes de los demás para generar alimentos. La novena «casa» tiene como identidad interna a Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', el agua de los ríos, por lo que somos impetuosos y buscamos purificar nuestro comportamiento ético propio y el de otros.

El mes tozoztontli 'pequeña velación' es acompañado externamente por Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, durante los veinte días manifestamos una personalidad fecundante, propiciadora de las ideas de los demás. Como identidad interna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', lo cual nos acerca a quienes ya se nos adelantaron al Mictlan 'entre difuntos'. En este mes sentimos deseos de hacer merecimiento, es decir, buscamos trabajar internamente para crecer, para madurar.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad interna de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ilhuitl 'retorno' nos hace desear la soledad del campo para reflexionar sobre aquello que nos identifica con los demás, nuestra verdad colectiva, para actuar en consecuencia.

lunes 28 de abril, 12:43 horas

axcan ticateh mahtlactli tochtli ilhuitl ipan tozoztontli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos diez conejo (retorno) en pequeña velación (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral mahtlactli 'diez' nos hace ser Tezcatlipoca 'espejo su esplender', nuestra identidad ética, nuestra vitalidad, nuestra identidad yo cuerpo, como identidad diurna, no manifestamos identidad nocturna. El ave que está presente es el tecolotl 'buho'.

El retorno tochtli 'conejo' pertenece a huitztlanpa 'hacia entre espina', el sur, rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', nuestra voluntad impetrante, eso que nos hace lograr lo que deseamos por mérito propio, por esfuerzo tenaz. Este rumbo estimula nuestra mitad genética masculina, por lo cual tenemos una actitud activa, audaz. Al ser tochtli 'conejo', cada uno de nosotros muestra una predisposisión a hacer cosas que nos den placer, actividades poco convencionales, a disfrutar de nuestra libertad. Como identidad complementaria somos Meyahuel 'fuente sagrada', con lo cual somos dados a disfrutar de manera un poco frívola, a la ligera.

La dualidad mahtlactli tochtli 'diez conejo' nos situa en la décima «casa» del trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', femenino, del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Durante el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', manifestamos la identidad de Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', esta identidad nos hace ser fecundantes, generadores de ideas que comunicamos a través de nuestra palabra, por lo que nos volvemos inspirantes de los demás para generar alimentos. La «casa» número diez nos ofrece como identidad nocturna a Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', lo que nos inspira para reprocesar en nuestro ser interno todo aquello que ya dejó de ser ético.

El mes tozoztontli 'pequeña velación' es acompañado externamente por Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, durante los veinte días manifestamos una personalidad fecundante, propiciadora de las ideas de los demás. Como identidad interna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', lo cual nos acerca a quienes ya se nos adelantaron al Mictlan 'entre difuntos'. En este mes sentimos deseos de hacer merecimiento, es decir, buscamos trabajar internamente para crecer, para madurar.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ilhuitl 'retorno' mahtlatli tochtli 'diez conejo' nos hace disfrutar al actuar de manera poco convencional para renovarnos en nuestro comportamiento: para madurar éticamente.

martes 29 de abril, 12:43 horas

axcan ticateh mahtlactlihuan ze atl ilhuitl ipan tozoztontli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos once agua (retorno) en pequeña velación (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral mahtlactlihuan ze 'once' nos impele a asumir como identidad diurna a Yohualtecuihtli 'protector de la noche' nombre de las tres estrellas centrales de la constelación Itzpapalotl 'mariposa de obsidiana', misma que los europeos llaman Orión. Esto nos hace manifestar en este ciclo día noche, la fuerza del reposo, de la renovación creativa, del descanso nocturno. No asumimos identidad nocturna con este numeral. Como ave está presente el alotl 'loro grande'.

El retorno atl 'agua', 'pensamiento' pertenece al tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra identidad genómica, nuestro sentido de pertenencia colectiva. Rumbo que hace aflorar nuestra identidad genética femenina, haciéndonos acogedores de los demás, engendradores de las ideas ajenas. Como atl 'agua', 'pensamiento' somos adaptables, como el agua o el pensamiento, por esto mismo, en este ciclo día noche hacemos gala de adaptabilidad, aunque siempre buscando la limpieza, la purificación, como lo hace el agua. Como indentidad complementaria somos Xiuhtecuihtli Tletl 'fuego protector de hierba', con lo cual complementamos al agua en propiciar lo vivo.

La dualidad mahtlactlihuan ze atl 'once agua' pertenece, como onceava «casa», al trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', femenino, del zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Durante el trecenario ze quiyahuitl 'uno lluvia', manifestamos la identidad de Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', esta identidad nos hace ser fecundantes, generadores de ideas que comunicamos a través de nuestra palabra, por lo que nos volvemos inspirantes de los demás para generar alimentos. Esta undécima «casa» nos hace asumir como identidad a Tepeyollohtli 'corazón de montaña', lo que propicia una búsqueda interna de identidad, de encontrar nuestra verdad.

El mes tozoztontli 'pequeña velación' es acompañado externamente por Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, durante los veinte días manifestamos una personalidad fecundante, propiciadora de las ideas de los demás. Como identidad interna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', lo cual nos acerca a quienes ya se nos adelantaron al Mictlan 'entre difuntos'. En este mes sentimos deseos de hacer merecimiento, es decir, buscamos trabajar internamente para crecer, para madurar.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el presente ilhuitl 'retorno' propicia en descubrimiento nocturno de nuestra verdad interna, de pensamientos reveladores de nuestra realidad cotidiana.

* * * * * * * * * *

@@@luxweb

iberamerican web of light
25,000 subscribers in two languajes & 90 nations worldwide
english services

Free New Info Selection Services
If you want to receive documents like this one
directly, in english,
different from our spanish speaking services, please write to
<
luxweb-subscribe@yahoogroups.com>
Thanks for passing this to others!

Operation Planet Love
<
http://www.laneta.apc.org/redanahuak/opa>

* * * * * * * * * *