Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1710 al 1739 
AsuntoAutor
El Caso del ADN Ex RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Campo de Concentra RedLUZ/L
Ser Luna / Web de RedLUZ/L
Teotihuacan / La T RedLUZ/L
Lemuria Nos Habla RedLUZ/L
Magia Organizada P RedLUZ/L
La Luna, un instru RedLUZ/L
Circulos de Mujere RedLUZ/L
Pasos hacia la Paz RedLUZ/L
Primavera-Otoño 20 RedLUZ/L
La Cuenta Tolteca RedLUZ/L
Comunicacion con A RedLUZ/L
Ascenso y Caida de RedLUZ/L
Nace la Red Argent RedLUZ/L
Carreta de la Paz RedLUZ/L
El Poder del Amor RedLUZ/L
Festival de Pascua RedLUZ/L
Dia sin Automovile RedLUZ/L
Rezo por la paz fr RedLUZ/L
Las Cuatro Formas RedLUZ/L
Neotame y Aspartam RedLUZ/L
Panchakarma / Tecn RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Segundo Congreso M RedLUZ/L
La Oracion de Pelu RedLUZ/L
La Noche Oscura de RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Lazaris explica a RedLUZ/L
Verdad, Compasion, RedLUZ/L
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1760     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Cuenta Tolteca del Tiempo / Energia de la Semana 2-8 Abril 2003
Fecha:Martes, 1 de Abril, 2003  03:37:58 (-0600)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

Cuenta Tolteca del Tiempo / Energia de la Semana 2-8  Abril 2003

@@@redluz
red planetaria de luz

LUMINAIRES 2003
francia

<http://luminaires2003.spiritoile.com/es/>

Forum Emergence (23 de mayo al 1° de junio de 2003)
Luminaires 2003 (23 al 25 de mayo)
Le Monde Indigo (29 de mayo al 1° de junio)
Saint-Maló (Francia), Château du Colombier
Primer Encuentro de la Red Francófona de Luz

* * * * * * * * * *


En breve cambiaremos de servidor, el servicio
que nos ofrece la redistribución de mensajes.

Para continuar recibiendo RedLuz, con
hasta cuatro mensajes diarios,
manda un mensaje a
<redluz-subscribe@yahoogroups.com>.

Si deseas sólo tres mensajes a la
semana, escribe a
<redluzIII-subscribe@yahoogroups.com>.

Un solo mensaje diario:
<redluzII-subscribe@yahoogroups.com>.


Nota: CON EL PROPOSITO DE PROTECCION CONTRA VIRUS, REDLUZ NO TE ENVIARA
NUNCA MENSAJES CON DATOS ADJUNTOS O ATTACHMENTS. NO BAJES O ABRAS NINGUN
EMAIL QUE PROVENGA APARENTEMENTE DE REDLUZ CON ATTACHMENTS.

* * * * * * * * * *

Si deseas seguir recibiendo en tu buzón la interpretación de cada semana según la cuenta tolteca del tiempo, te invitamos a suscribirte gratuitamente en una nueva lista de correo sobre tradiciones ancestrales y culturas indígenas:


SER TIERRA

Dirección de Internet:
http://groups.msn.com/SERTIERRA

Tradiciones ancestrales. Foro de diálogo e intercambio sobre culturas indígenas planetarias y su antigua sabiduría hoy en proceso de recuperación.

Para suscribirte sólo envía un mensaje a:
sertierra-subscribe@groups.msn.com

Moderadora: Gabriela Gómez-Junco

* * * * * * * * * *

Nuestro más profundo agradecimiento a la gente que desde hace varios años trabaja en el calpulli Nextipac de la Ciudad de México y que ahora les entregará semana con semana la energía del día según la calendárica sagrada mexica-azteca. También con esta podremos estar sincronizados en una misma fuerza, la que se requiere para el despertar colectivo!


Cuenta Tolteca del Tiempo

Año cuatro cañavera

Tlacatzin Stivalet Corral

2-8 de abril de 2003



MIÉRCOLES 2 DE ABRIL, 12:43 HORAS


axcan ticateh mahtlactli ehecatl ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos diez viento (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'


El numeral mahtlactli 'diez', llega dándonos la identidad diurna de Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra conciencia ética, lo que nos hace sentir deseos de actuar respetando lo vivo, lo cierto, lo ajeno, lo débil y lo armonioso. No recibimos identidad nocturna con este numeral. Como identidad volante, este día asumimos la del tecolotl 'buho', animal nocturno muy observador de su entorno.

El retorno ehecatl 'viento' pertenece al rumbo mictlanpa 'hacia entre difunto', el norte, rumbo de Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra identidad ética, lo cual refuerza nuestro comportamiento ético, en este retorno día noche se activa nuestra identidad masculina. En este retorno día noche nos brota Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia, nuestra identidad colectiva, nuestra identidad como Homo sapiens sapiens 'hombre sabio sabio'. Esto nos genera el impulso de respetar todo aquello que propicia la pervivencia del género humano, de favorecer las acciones a favor de la unidad de los seres humanos.

La dualidad mahtlactli ehecatl 'diez viento' nos remite al trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La décima «casa» de este trecenario ze acatl 'uno cañavera es mahtlactli ehecatl 'diez viento', cuya identidad nocturna es Tepeyollohtli 'corazón de montaña, por lo que este ciclo día noche sentimos impulsos de "encontrarnos" en lo referente a proteger la unidad con nuestros congéneres, de buscar con otros aquello que favorece nuestra permanencia armoniosa en el planeta Tierra.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ciclo día noche, mahtlactli ehecatl, diez viento  nos inspira sentimiento de unidad con nuestros hermanos, de acercarnos a otros seres humanos para encontrar juntos un vivir en armonía.


JUEVES 3 DE ABRIL, 12:43 HORAS


axcan ticateh mahtlactlihuan ze calli ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos once casa (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'


El numeral mahtlactlihuan ze 'once', nos impele a asumir la identidad diurna de Yohualtecuihtli 'protector de la noche', nombre nahua con que se conocen las tres estrellas del centro de la constelación llamada Orión por los europeos, precisamente lo que se identifica como su cinturón. Este numeral no nos aporta una identidad nocturna. El ave acompañante de este numeral es el alotl 'loro grande'.

El retorno calli 'casa', se ubica en el rumbo zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, que activa nuestro proceso de maduración nupciálica, para hacerlo avanzar, también activa nuestra mitad femenina. La identidad calli 'casa' nos despierta el deseo de trabajar en nuestro domicilio, buscamos cualquier pretexto para permanecer este día en nuestro hogar, para ocuparnos de él o de nuestro cuerpo, que es nuestra primera casa, también es día propicio para trabajar en favor de nuestras diferentes "casas": nuestro vecindario, nuestra ciudad, nuestro país, nuestro planeta, et cetera.

La dualidad mahtlactlihuan ze calli 'once casa' nos remite al trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta onzava «casa» nos activa como identidad interna a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo que nos hace a manera de lluvia que propicia el crecimiento de semillas.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' nos activa como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el ilhuitl 'retorno' mahtlactlihuan ze calli 'once casa' nos hace vivir fuertemente aquello que se refiere a nuestro espacio propio, especialmente durante la noche, por lo cual son de esperar sueños reveladores, descubrimientos placenteros de nuestro sentir profundo a través de imágenes oníricas.


VIERNES 4 DE ABRIL, 12:43 HORAS


axcan ticateh mahtlactlihuan ome cuetzpalin ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos doce lagartijo (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'


El numeral mahtlactlihuan ome 'doce', hace que todos asumamos como identidad diurna a Tlahuizcalpantecuihtli 'protector de la alborada', nombre del planeta Venus cuando se muestra antes del amanecer, lo cual nos da la habilidad para descubrir las cosas antes de que haya total claridad, con lo que nos adelantamos a los acontecimientos. No nos ofrece identidad nocturna este numeral. El ave con que nos identificamos este ciclo día noche es el quetzaltotol 'pájaro precioso', llamado quetzal.

El retorno cuetzpalli 'lagartijo' pertenece al rumbo huitztlanpa 'hacia entre espinas', el sur, rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', nombre nahua de nuestra identidad vocacional, con lo que se nos activa nuestra voluntad logradora, se agudiza nuestra aptitud para percibir los hilos finos de los asuntos que tienen que ver con nuestra actividad profesional. Este rumbo vivifica nuestra identidad masculina, haciéndonos activos. Este retorno, cuetzpalin 'lagartijo', facilita aquello que tiene que ver con la obtención de nuestro sustento, además de que tiene relación con la sexualidad masculina, la cual activa, nos hace asumir como identidad alterna a Huehuecoyotl 'coyote anciano', que nos incita a ser jugadores y a buscar el placer sexual.

La dualidad matlactlihuan ome cuetzpalin 'doce lagartijo' nos refiere al trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta duodécima «casa» nos hace asumir como identidad interna a Xiuhtecuihtli tletl 'fuego protector de hierba', el fuego primigenio, originador de todo, por lo cual propiciamos el inicio de asuntos importantes.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' nos aporta como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: Este ilhuitl 'retorno' nos permite ver anticipadamente asuntos profesionales importantes, lo cual nos lleva a disfrutar al planearlos cuidadosamente para que nazcan con posibilidades de éxito.

* * * * * * * * * *
Red Iberoamericana de Luz
Si recibiste este material de un amigo o conocido y deseas suscribirte
gratuita y directamente al servicio informativo RedLuz para recibir y
compartir documentos similares, sólo tienes que mandar un email a
<
redluz-digest-alta@elistas.net> o visitar nuestras páginas en
<
http://www.laneta.apc.org/redanahuak> y <http://www.elistas.net/lista/redluz>.
Gracias por pasar esta información a otros!

* * * * * * * * * *

SÁBADO 5 DE ABRIL, 12:43 HORAS


axcan ticateh mahtlactlihuan yei cohuatl ilhuitl ipan atlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos trece serpiente (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'


El numeral mahtlactlihuan yei 'trece', nos hace asumir la identidad diurna de Zitlalin icue 'estrella su falda', la fuerza femenina del universo, lo cual nos fuertemente propiciadores de la gestación de asuntos importantes. No nos aporta identidad nocturna. El ave que acompaña a este numeral es toznenetl 'loro pequeño'.

El retorno cohuatl 'serpiente' es del rumbo tlahuicopa 'hacia el lugar de la luz', el oriente, rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra identidad humana, lo que activa nuestro instinto solidario, este rumbo propicia nuestra mitad femenina, lo cual nos hace receptivos. Este ciclo día noche asumimos la identidad cambiante de la serpiente, que camina ondulatoriamente hacia su presa, por lo que somos cautelosos para lograr nuestros objetivos. La identidad alterna que nos aporta este retorno es doble: Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', femenina, Chalchiuhtonal 'energía preciosa', masculino, lo cual nos hace comunicarnos con quienes vibran en nuestra misma frecuencia, también somos muy perceptivos para las condiciones climáticas. Esta identidad nos hace desprendernos fácilmente de lo material.

La dualidad mahtlactlihuan yei cohuatl 'trece serpiente' nos ubica en la última «casa» del trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta trecena «casa» nos aporta la identidad interna de Itztli 'obsidiana', lo cual nos hace descubrir aquello que tenemos que cortar de nuestro vivir.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el presente ilhuitl 'retorno' nos da fuerza para disfrutar cortando todo aquello que no vibra en nuestra misma frecuencia esencial, para desprendernos de lo material, de lo superfluo.


DOMINGO 6 DE MARZO, 12:43 HORAS


axcan ticateh ze miquiztli ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos uno muerte (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'


El numeral ze 'uno', llega haciéndonos asumir como identidad diurna a Xiuhtecuihtli tletl 'fuego protector de hierba', nombre del fuego primigenio, el que se manifestó al ocurrir el «gran estruendo» que originó el universo, lo cual despierta nuestro poder originador. Como identidad nocturna también está el fuego, en su advocación de Huehueteötl 'pupila antigua', en referencia a su ubicación en el tiempo, es antecesor de todo lo que existe. Esto nos hace propiciantes de lo que se origina. El volante presente en este ciclo día noche es nexhuitzilin 'colibrí cenizo'.

El retorno miquiztli 'muerte' pertenece al rumbo mictlanpa 'hacia entre difunto', el norte, del rumbo de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', rumbo que despierta nuestra identidad ética, asimismo este rumbo activa nuestra parte masculina, haciéndonos activos, emprendedores, tanto a hombres cuanto a mujeres. Este retorno día noche nos hace reflexivos antes de tomar una decisión y decididos para ejecutar la acción respectiva. Es un día propicio para cerrar ciclos, lo cual no se hace sin algo de melancolía por lo que termina. Como identidad alterna somos Tecziztecatl 'de entre caracoles', femenina, una advocación de Metztli 'luna', todo esto nos hace estar preparados para abrir nuevos ciclos.

La dualidad ze miquiztli 'uno muerte' nos refiere a la «casa» inicial del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta primera «casa» tiene como identidad interna a Piltzinteötl 'fuerza armonizante niño amado', o Piltzintecuihtli 'protector niño precioso, nombre del sol naciente, el que primeramente nos hace ver los colores de las cosas, identidad que nos permite comunicar a otros el colorido de cada nuevo día.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ilhuitl 'retorno' nos llena de hermosas percepciones del comportamiento ético que nos lleva a propiciar todo lo nuevo, todo lo que se inicia por nuestra causa.


LUNES 7 DE ABRIL, 12:43 HORAS


axcan ticateh ome mazatl ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos dos venada (retorno) en erección del prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'


El numeral ome 'dos', hace aparecer en cada uno de nosotros la identidad diurna Tlaltecuihtli 'protector terreno', que es la identidad masculina de la tierra, lo que nos inspira para sostener aquello que se muestra en nuestro entorno, como identidad nocturna, en este ciclo día noche, nos hacemos Itztli 'obsidiana', lo cual nos impulsa a penetrar en aquello que nos llega, para descubrir su esencia, también para cortar aquello que no es éticamente correcto. El ave que está presente con el numeral ome 'dos' es quetzalhuitzilin 'colibrí verdeazul'.

El retorno mazatl 'venada', se ubica en el rumbo zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, que nos impele a madurar nuestra identidad nupciálica, para que el placer sexual sea una protección. El rumbo que corresponde a este retorno nos despierta nuestra identidad femenina, por lo cual actuamos de manera receptiva. La identidad que nos brota es el retorno mazatl 'venada' es de libertad, de una gran sensibilidad para lo que se manifiesta en nuestro entorno, nuestros cinco sentidos se agudizan. La identidad alterna que asumimos en este día es la de Tlaloc 'fuerza fecundante de la tierra' lo que nos hace actuar como inspiradores de acciones vitales.

La dualidad ome mazatl 'dos venada' nos ubica en la segunda «casa» del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta segunda «casa» tiene como identidad nocturna a Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', esto hace propiciar la unidad en nuestro entorno cotidiano.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ilhuitl 'retorno' nos trae un comportamiento placentero que propicia la unidad de nuestro entorno, como resultado de nuestra actitud receptiva y de nuestra fuerza inspiradora de unidad.


MARTES 8 DE ABRIL, 12:43 HORAS


axcan ticateh yei tochtli ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos tres conejo (retorno) en erguimiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'


El numeral yei 'tres', nos hace manifestar como identidad diurna a Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', el agua con identidad femenina, la que se lleva todo aquello que está mal asentado, especialmente en su sustento ético. La identidad interna que nos emerge con un retorno con numeral yei 'tres' es Piltzinteötl 'fuerza armonizante niño precioso', nombre alterno del sol naciente, que nos hace percibir intensamente el colorido de nuestro entorno. Esto vuelve luminoso aquello que es ético, notándose de manera colorida, por lo cual buscamos un tal comportamiento.


El retorno tochtli 'conejo' corresponde al rumbo del sur, huitztlanpa 'hacia entre espina', el rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', nuestro instinto de tiempo, que propicia nuestra identidad vocacional, este rumbo también activa nuestra mitad masculina, lo que nos hace iniciadores de acciones de orden profesional. Al asumirnos como tochtli 'conejo', manifestamos colectivamente una identidad cambiante, propiciadora de fecundidad, por lo que nos hacemos voluntariosos. Como identidad alterna, somos Meyahuel 'fuente sagrada', la fuerza embriagante que mana del maguey, lo cual propicia un tanto cuanto de actitud juguetona, informal, hasta algo descuidada.

La dualidad yei tochtli 'tres conejo' nos remite a la tercera «casa» del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La tercera «casa» manifiesta como identidad nocturna a Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', lo cual nos conecta con nuestros difuntos, por lo que suelen presentarse sueños en que algún difunto nos revela información importante.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el ilhuitl 'retorno' yei tochtli 'tres conejo' nos hace colectivamente poco formales, buscamos cosas nuevas, placenteras, incluso inesperadas, lo cual ocurre con frecuencia.

* * * * * * * * * *

@@@luxweb

iberamerican web of light
25,000 subscribers in two languajes & 90 nations worldwide
english services

Free New Info Selection Services
If you want to receive documents like this one
directly, in english,
different from our spanish speaking services, please write to
<
luxweb-subscribe@yahoogroups.com>
Thanks for passing this to others!

Operation Planet Love
<
http://www.laneta.apc.org/redanahuak/opa>

* * * * * * * * * *