Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1680 al 1709 
AsuntoAutor
El Papa en Irak? / RedLUZ/L
Año Nuevo Azteca / RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Directrices para e RedLUZ/L
Oracion por los Es RedLUZ/L
Red Psiquica Vivie RedLUZ/L
Cumbre Argentina d RedLUZ/L
2003, Año Decisivo RedLUZ/L
ojo-Ascenso y Caid RedLUZ/L
La Red y la Paz / RedLUZ/L
NO HABRA GUERRA EN RedLUZ/L
Plenilunio de Pisc RedLUZ/L
Gracias Presidente RedLUZ/L
Carta de Principio RedLUZ/L
Red de Tejedores / RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
OPA propone hacer RedLUZ/L
Una Luz de Esperan RedLUZ/L
La Relacion de Dio RedLUZ/L
ojo-La Oscuridad E RedLUZ/L
ojo-Operacion Aire RedLUZ/L
Solo Nos Queda Soñ RedLUZ/L
Amar a la Oscurida RedLUZ/L
LUMINAIRES 2003 / RedLUZ/L
Un Curso de Milagr RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Vigilia de Oracion RedLUZ/L
CRIS / Campaña por RedLUZ/L
Dia de la Tierra / RedLUZ/L
El Sexto Sol RedLUZ/L
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1770     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] La Cuenta Tolteca del Tiempo / 9-15 Abril 2003 / Nueva Web de la Alianza Anahuaca Del Sexto Sol
Fecha:Martes, 8 de Abril, 2003  01:50:17 (-0500)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

La Cuenta Tolteca del Tiempo / 9-15 Abril 2003 / Nueva Web de la Alianza Anahuaca Del Sexto Sol

@@@redluz
red iberoamericana de luz


LUMINAIRES 2003

Primer Encuentro de la Red Francófona de Luz


<
http://luminaires2003.spiritoile.com/es/>

Forum Emergence (23 de mayo al 1° de junio de 2003)
Luminaires 2003 (23 al 25 de mayo)
Le Monde Indigo (29 de mayo al 1° de junio)
Saint-Maló (Francia), Château du Colombier

* * * * * * * * * *


En breve cambiaremos de servidor, el servicio
que nos ofrece la redistribución de mensajes.

Para continuar recibiendo RedLuz, con
hasta cuatro mensajes diarios,
manda un mensaje a
<
redluz-subscribe@yahoogroups.com>.

Si deseas sólo tres mensajes a la
semana, escribe a
<
redluzIII-subscribe@yahoogroups.com>.

Un solo mensaje diario:
<
redluzII-subscribe@yahoogroups.com>.



Nota: CON EL PROPOSITO DE PROTECCION CONTRA VIRUS, REDLUZ NO TE ENVIARA
NUNCA MENSAJES CON DATOS ADJUNTOS O ATTACHMENTS. NO BAJES O ABRAS NINGUN
EMAIL QUE PROVENGA APARENTEMENTE DE REDLUZ CON ATTACHMENTS.

* * * * * * * * * *


ESPACIO DISPONIBLE PARA PUBLICIDAD APROPIADA
redluz-publicidad@elistas.net


* * * * * * * * * *

Si deseas seguir recibiendo en tu buzón la interpretación de cada semana según la cuenta tolteca del tiempo, te invitamos a suscribirte gratuitamente en una nueva lista de correo:


SER TIERRA


http://groups.msn.com/SERTIERRA

Tradiciones ancestrales

Moderadora: Gabriela Gómez-Junco

* * * * * * * * * *


Cuenta Tolteca del Tiempo

Año cuatro cañavera

Tlacatzin Stivalet Corral

Nueva página de la Alianza Anahuaca Del Sexto Sol !

<http://www.anahuac2000ac.org>



miércoles 9 de abril, 12:43 horas



axcan ticateh nahui atl ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos cuatro agua  (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'



El numeral nahui 'cuatro', nos hace sentir como el mismo sol, ya que tiene como identidad diurna a Tonatiuh 'va irradiando', nombre nahua del sol, al igual que el gran astro, nos hacemos protectores. El numeral, por ir adelante de las energías, protege a las demás energías que somos en este ciclo día noche. Como identidad interna, nos asumimos como Zentecuihtli 'protector de la unidad', por lo cual nos unimos con los demás. Como ave, este ciclo día noche somos zolin 'codorniz'.



El retorno atl 'agua' pertenece al rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra identidad humana, por lo cual se refuerza nuestro instinto de pervivencia. Este día noche tenemos tanto la fuerza de un torrente impetuoso cuanto la persistencia de una gota que taladra la roca. La identidad alterna que nos da este retorno día noche es Xiuhtecuihtli Tletl 'fuego protector de hierba', lo que es propicio para iniciar proyectos que habrán de vivir.



La dualidad nahui atl 'cuatro agua' nos remite al trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La cuarta «casa» nos da como identidad nocturna Chalchiutlicue 'esmeralda su falda', que refuerza nuestro potencial de restaurar la limpieza de nuestro comportamiento ético, para predicar a los demás con nuestro ejemplo.



El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.



El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.



síntesis: el retorno nahui atl 'cuatro agua' nos impulsa a disfrutar protegiendo éticamente todo aquello de lo que somos parte, buscando la unidad con los demás.

jueves 10 de abril, 12:43 horas



axcan ticateh macuilli itzcuinti ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos cinco perro (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'



El numeral macuilli 'cinco', nos hace asumir como identidad diurna a Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', la fuerza renovadora interna que nos hace descubrir todo aquello en lo que existe alguna falla ética nuestra, para superarla. Como identidad nocturna está presente en nosotros Mictlantecuihtli 'protector de entre  difuntos', lo cual nos hace perceptidos de nuestros difuntos familiares y ancestrales, suele ocurrir que en este día tengamos algún sueño con la presencia de un ser querido ya difunto. Como ave acompañante está el cacalotl, que los frailes identificaron con el cuervo europeo.



El retorno itzcuintli 'perro', pertenece al rumbo mictlanpa 'hacia entre difunto', el norte, rumbo de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, que se manifiesta como conciencia ética, que nos impulsa a actuar con los demás de manera correcta, también se activa nuestra parte masculina, es decir, manifestamos un comportamiento activo. La identidad como itzcuintli 'perro' nos hace amigables, serviciales, leales, sí, pero también nos hacemos implacables con quienes osan agredirnos injustamente. Como identidad alterna somos Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos' y Mictlanzihuatl 'mujer de entre difuntos', esto fortalece el acercamiento con nuestros difuntos.



La dualidad macuilli itzcuintli 'cinco perro' nos remite la quinta «casa» del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta quinta «casa» nos aporta como identidad interna a Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', lo que refuerza nuestro deseo de renovación ética de nuestro comportamiento.



El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.



El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.



síntesis: el ilhuitl 'retorno' macuilli itzcuintli 'cinco perro' nos impele a reconocer todo aquello en que no nos portamos correctamente con nuestros amigos, para actuar en consecuencia.

viernes 11 de abril, 12:43 horas



axcan ticateh chicoaze ozomahtli ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos seis mona (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'



El numeral chicoaze 'seis', hace que en este ciclo día noche todos sintamos la presencia de Mictlantecuihtli 'protector de entre difuntos', en forma de algún familiar o persona cercana, o bien como presencia colectiva de nuestros ancestros anahuacas. También nos convertimos colectivamente en Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', por lo cual actuamos como torrente impetuoso cuando ante nuestra presencia ocurre algún hecho éticamente incorrecto, somos propensos a desbordar nuestra respuesta. Como ave, hoy somos itzchicuahtli 'lechuza'.



El retorno ozomahtli 'mona' pertenece al rumbo zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', como se personaliza nuestro instinto de placer, nuestra identidad nupciálica. Por esto el rumbo del poniente activa nuestra búsqueda de placer, al tiempo que se activa nuestra mitad femenina, haciéndonos receptivos. Al comportarnos como ozomahtli 'mona', este día somos juguetones, alegres, amistosos, poco serios, fáciles de persuadir. Como identidad alterna nos comportamos como Xöchipilli 'hijo florido' y como Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', lo cual nos hace buscar cosas bellas, artísticas.



La dualidad chicoaze ozomahtli 'seis mona' nos refiere a la sexta «casa» del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La sexta «casa» nos hace asumir como identidad interna a Tepeyollohtli 'corazón de montaña', por lo que sentimos deseos de buscar con el corazón la ayuda de algún difunto para resolver aquello que nos preocupa.



El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.



El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.



síntesis: Este ilhuitl 'retorno' nos hace vivir un ambiente colectivo de relajamiento, no obstante, buscamos encontrar la manera de tomar conciencia para reforzar nuestro comportamiento ético.


* * * * * * * * * *
Red Iberoamericana de Luz
Si recibiste este material de un amigo o conocido y deseas suscribirte
gratuita y directamente al servicio informativo RedLuz para recibir y
compartir documentos similares, sólo tienes que mandar un email a
<
redluz-digest-alta@elistas.net> o visitar nuestras páginas en
<
http://www.laneta.apc.org/redanahuak> y <http://www.elistas.net/lista/redluz>.
Gracias por pasar esta información a otros!

* * * * * * * * * *

sábado 12 de abril, 12:43 horas



axcan ticateh chicome malinalli ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos siete esparto (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'



El numeral chicome 'siete', llega para hacernos asumir la identidad de totonalpohtzin 'nuestro semejante diurno' Zentecuihtli 'protector unificante' por lo cual actuamos como sus iguales, es decir, colectivamente mostramos una actitud de protección de la unidad con todo lo que nos rodea. Este numeral nos hace asumir la identidad de tonahualpohtzin 'nuestro semejante nocturno' Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', por lo cual cada uno de nosotros reprocesa sus principios éticos para depurarlos, para hacerlos evolucionar. Como volante está presente tizapapalotl
'mariposa blanca'.



El retorno malinalli 'esparto' pertenece al rumbo huitztlanpa 'hacia entre espinas', el sur, del mismo rumbo que Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', nuestra voluntad logradora de lo que nos proponemos, que activa nuestro instinto de tiempo, al estar presente este rumbo se activa nuestra mitad masculina, lo cual nos hace mostrar gran iniciativa. Este retorno nos hace entrar en un recuento interno, para dejar morir todo aquello que nos daña y permitir el nacimiento de todo aquello que nos nutre, de todo lo que nos hace fuertes. Como identidad alterna, malinalli 'esparto' nos hace aumirnos como Pahtecatl 'de entre hierba curativa', lo cual convierte a cada uno de nosotros en un Śsanadorą de quienes nos rodean en este retorno. Este día nos ocurre una metamorfosis interna que llega a los demás como inspiración.



La dualidad chicome malinalli 'siete esparto' nos ubica en el trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La séptima «casa» nos identifica con Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo que nos hace actuar como lluvia renovadora para los demás.



El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.



El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.



síntesis: el presente ilhuitl 'retorno' nos hace sufrir una metamorfosis interna que los demás perciben como lluvia nutriente, como inspiración para hacer otro tanto.

domingo 13 de marzo, 12:43 horas



axcan ticateh chicoyei acatl ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos ocho cañavera (retorno) en levantamiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'



El numeral chicoyei 'ocho', se manifiesta en nosotros haciéndonos asumir la identidad externa de Taloc 'licor fecundante de la tierra', que los demás perciben como influencia nutriente. Como identidad interna, en este ciclo día noche somos Tepeyollohtli 'corazón de montaña', lo cual nos impulsa a una búsqueda interna de nuestro ser interno, nos hace sentir el deseo de Śencontrarnos a nosotros mismosą en tanto persona, en tanto colectividad, en tanto vocación, en tanto pareja, en tanto cosmos. Como ave hoy está presente itzcuauhtli 'aguila obsidiana', el símbolo patrio: tanto de Anahuac cuanto de México.



El retorno acatl 'cañavera' corresponde con el rumbo cósmico tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, del igual rumbo que Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', por lo que mostramos a los demás una actitud de pertenencia colectiva, asimimismo, se propicia nuestra parte femenina, haciéndonos receptivos, lo cual también propicia nuestra integración con los demás. La energía que nos despierta acatl 'cañavera' nos hace dueños de una inteligencia muy despierta, que nos hace observar nuestro entorno con ojo avizor, buscando todo aquello que es importante para nosotros. La identidad alterna que mostramos es Tezcatlipoca 'espejo su esplender', lo cual nos hace poseedores de un carácter ético notable. Es así que en este día podemos tomar resoluciones basadas en la ética: la base más fuerte que existe.



La dualidad ze miquiztli 'uno muerte' nos refiere a la octava «casa» del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta octava «casa» tiene como identidad interna a Xiuhtecuihtli Tletl 'fuego protector de hierba', por lo que internamente está con nosotros la fuerza primigenia del fuego protector de lo vivo.



El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.



El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad interna de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.



síntesis: en este ilhuitl 'retorno' nos llenamos de la fuerza del fuego que mostramos en nuestra mirada como un brillo inteligente que busca con avidez aquello que fortalece nuestro comportamiento ético.

lunes 14 de abril, 12:43 horas



axcan ticateh chiconahui ozelotl ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos nueve ocelote (retorno) en erección del prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'



El numeral chiconahui 'nueva', hace emerger en cada uno la identidad diurna Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra identidad como género humano, que nos permite estar conscientes de nuestra pertenencia colectiva. Como identidad interna nos hacemos Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual nos hace influir en los demás de manera no consciente, pero nutriente. Es ciclo día noche asumimos la identidad de chalchiuhtotolin 'totola preciosa', lo que nos impele al autosacrificio.



El retorno ozelotl 'ocelote', pertenece al rumbo mictlanpa 'hacia entre difunto', el norte, el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su esplender', nuestro instinto de espacio, nuestra conciencia ética. Este rumbo activa nuestra parte masculina, por lo cual nos mostramos emprendedores, originadores de acciones. Como ocelotes, mostramos una personalidad altiva, de liderazgo, que nos atrae la admiración de los demás. Como identidad alterna nos hacemos Tlazolteötl 'fuerza armonizante de la basura', lo cual nos permite enfocar de manera benéfica el liderazgo que se nos despierta, ya que somos aptos para encontrar soluciones a los problemas que enfrentamos colectivamente.



La dualidad chiconahui ozelotl 'nueve ocelote' nos remite a la novena «casa» del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La novena «casa» tiene como identidad nocturna a Itztli 'obsidiana', lo que nos hace cortar lo no ético.



El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.



El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.



síntesis: en este ilhuitl 'retorno' nos brota una gran capacidad de liderazgo que nos hace disfrutar nuestra aptitud para renovar todo aquello que ya es éticamente caduco, para cortarlo de cuajo.





martes 15 de abril, 12:43 horas



axcan ticateh mahtlactli cuauhtli ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos diez águila (retorno) en erguimiento de prepucio de hombres (mes) en cuatro cañavera (año)'



El numeral mahtlactli 'diez', llega para hacernos asumir la identidad externa de Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', nuestra identidad ética originada de nuestro instinto de espacio: para proteger nuestro «yo cuerpo». Esto fortalece nuestro carácter, nuestras convicciones más profundas. Esta identidad nos hace fuertes, independientes de la voluntad de otros, es decir, nos volvemos autónomos, soberanos en el ejercicio de nuestro libre albedrío. Como ave, hoy asumimos la identidad del tecolotl 'buho', lo que nos hace observadores. No emerge en nosotros identidad nocturna.



El retorno cuauhtli 'águila' pertenece a zihuatlanpa 'hacia entre mujer', poniente, el rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, que nos impele hacia la maduración de nuestra nupcialidad, es decir, que nos hace madurar para contraer nupcias. El rumbo poniente activa nuestra parte femenina, por lo que mostramos personalidad receptiva. Al ser águila, todos compartimos el deseo de Śvolar altoą en nuestros propósitos, de una gran libertad de acción, cada uno posee una visión aguda para todo tipo de asunto, por lo cual nos emergen impulsos de acción que no bien entendemos, pero que seguimos con tenacidad, manifestando una gran necesidad de completarlos. Como identidad alterna somos Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', lo cual nos hace disfrutar eróticamente, es decir, con la vista, con el oído, con el tacto, con el olfato y con el gusto.



La dualidad mahtlactli cuauhtli 'diez águila' nos identifica con la décima «casa» del trecenario ze miquiztli 'uno muerte', masculino, del rumbo del norte, mictlanpa 'hacia entre difunto', el rumbo de Tezcatlipoca 'espejo su humear', nuestro instinto de espacio, nuestra identidad ética. El trecenario ze miquiztli 'uno muerte', nos hace asumir la identidad de Tlamatzincatl 'honorable cazador', uno de los nombres de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nuestra conciencia ética, también aparece Tonatiuh 'va calentando', el sol, lo cual significa que la protección es para el comportamiento ético: respeto a lo vivo, respeto a la verdad, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La décima «casa» posee como identidad nocturna a Piltzintecuihtli 'protector niño precioso', lo cual nos identifica con el sol naciente, por lo cual nuestra presencia propicia que los demás perciban el colorido que los rodea.



El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialidad, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.



El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.



síntesis: el ilhuitl 'retorno' mahtlactli cuauhtli 'diez águila' nos inunda de placer al descubrir todo aquello que nos acerca a nuestros fines, pero fundamentado en nuestros principios éticos.


* * * * * * * * * *

@@@luxweb

iberamerican web of light
25,000 subscribers in two languajes & 90 nations worldwide
english services

Free New Info Selection Services
If you want to receive documents like this one
directly, in english,
different from our spanish speaking services, please write to
<
luxweb-subscribe@yahoogroups.com>
Thanks for passing this to others!

Operation Planet Love
<
http://www.laneta.apc.org/redanahuak/opa>

* * * * * * * * * *