Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1680 al 1709 
AsuntoAutor
El Papa en Irak? / RedLUZ/L
Año Nuevo Azteca / RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Directrices para e RedLUZ/L
Oracion por los Es RedLUZ/L
Red Psiquica Vivie RedLUZ/L
Cumbre Argentina d RedLUZ/L
2003, Año Decisivo RedLUZ/L
ojo-Ascenso y Caid RedLUZ/L
La Red y la Paz / RedLUZ/L
NO HABRA GUERRA EN RedLUZ/L
Plenilunio de Pisc RedLUZ/L
Gracias Presidente RedLUZ/L
Carta de Principio RedLUZ/L
Red de Tejedores / RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
OPA propone hacer RedLUZ/L
Una Luz de Esperan RedLUZ/L
La Relacion de Dio RedLUZ/L
ojo-La Oscuridad E RedLUZ/L
ojo-Operacion Aire RedLUZ/L
Solo Nos Queda Soñ RedLUZ/L
Amar a la Oscurida RedLUZ/L
LUMINAIRES 2003 / RedLUZ/L
Un Curso de Milagr RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Vigilia de Oracion RedLUZ/L
CRIS / Campaña por RedLUZ/L
Dia de la Tierra / RedLUZ/L
El Sexto Sol RedLUZ/L
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1754     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] Cuenta Tolteca del Tiempo / Del 26 de marzo al 1 de abril
Fecha:Martes, 25 de Marzo, 2003  03:14:25 (-0600)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

Cuenta Tolteca del Tiempo / Del 26 de marzo al 1 de abril

@@@redluz
red planetaria de luz

LUMINAIRES 2003
francia

<http://luminaires2003.spiritoile.com/es/>

Forum Emergence (23 de mayo al 1° de junio de 2003)
Luminaires 2003 (23 al 25 de mayo)
Le Monde Indigo (29 de mayo al 1° de junio)
Saint-Maló (Francia), Château du Colombier
Primer Encuentro de la Red Francófona de Luz

* * * * * * * * * *


En breve cambiaremos de servidor, el servicio
que nos ofrece la redistribución de mensajes.

Para continuar recibiendo RedLuz, con
hasta cuatro mensajes diarios,
manda un mensaje a
<redluz-subscribe@yahoogroups.com>.

Si deseas sólo tres mensajes a la
semana, escribe a
<redluzIII-subscribe@yahoogroups.com>.

Un solo mensaje diario:
<redluzII-subscribe@yahoogroups.com>.


Nota: CON EL PROPOSITO DE PROTECCION CONTRA VIRUS, REDLUZ NO TE ENVIARA
NUNCA MENSAJES CON DATOS ADJUNTOS O ATTACHMENTS. NO BAJES O ABRAS NINGUN
EMAIL QUE PROVENGA APARENTEMENTE DE REDLUZ CON ATTACHMENTS.

* * * * * * * * * *

Si deseas seguir recibiendo en tu buzón la interpretación de cada semana según la cuenta tolteca del tiempo, te invitamos a suscribirte gratuitamente en una nueva lista de correo sobre tradiciones ancestrales y culturas indígenas:


SER TIERRA

Dirección de Internet:
http://groups.msn.com/SERTIERRA

Tradiciones ancestrales. Foro de diálogo e intercambio sobre culturas indígenas planetarias y su antigua sabiduría hoy en proceso de recuperación.

Para suscribirte sólo envía un mensaje a:
sertierra-subscribe@groups.msn.com

Moderadora: Gabriela Gómez-Junco

* * * * * * * * * *

Nuestro más profundo agradecimiento a la gente que desde hace varios años trabaja en el calpulli Nextipac de la Ciudad de México y que ahora les entregará semana con semana la energía del día según la calendárica sagrada mexica-azteca. También con esta podremos estar sincronizados en una misma fuerza, la que se requiere para el despertar colectivo!

Cuenta Tolteca del Tiempo

Año cuatro cañavera

Por
Tlacatzin Stivalet Corral
talcatzin35@yahoo.com.mx

DEL MIÉRCOLES 26 DE MARZO AL MARTES 1ş DE ABRIL  DE 2003

EXCLUSIVA DE REDLUZ

MIÉRCOLES 26 DE MARZO, 12:43 HORAS

axcan ticateh yei cuauhtli ilhuitl ipan atlacahualo metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos tres águila (retorno) en lo dejado por el agua (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral yei 'tres', entra con la identidad diurna a Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', por lo que sentimos necesidad de purificar todo aquello que está mal parado, todo aquello que no está firme, todo eso que no es sustentado por la ética, su identidad nocturna es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', nombre nahua del sol naciente, que nos hace aptos para percibir nuestro entorno, tal como ocurre cuando los primeros rayos del sol iluminan la alborada de cada día. El volante que acompaña al numeral yei 'tres' es cuixin 'milano', un ave falconiforme diurna de alas y cola largas, de vuelo rápido y que puede sostenerse inmóvil en el aire, caracterizada por ser la más cruel de las aves de presa.

El retorno cuauhtli 'águila' pertenece al rumbo zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestra identidad nupciálica, nuestro instinto de placer, lo cual nos impele a disfrutar todo lo que hacemos. Esto resulta reforzado debido a que la identidad que acompaña al ciclo día noche cuauhtli 'águila' es precisamente Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector'.

La dualidad yei cuauhtli 'tres águila' nos remite al trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a alo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. La tercera «casa» del trecenario ze acatl 'uno cañavera es justamente yei cuauhtli 'tres águila', lo cual nos impele a disfrutar el trabajar para ver todo lo que nos lleva a asumir nuestra identidad ética.

El mes atlacahualo 'lo dejado por el agua' tiene como identidad externa a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual significa que durante este mes manifestamos una «identidad» fecundadora y propiciadora de todo aquello que es nutriente para los humanos. Como identidad interna de atlacahualo 'lo dejado por el agua' somo Xiuhtecuihtli 'protector de hierba', nombre del fuego iniciador de vida, lo cual nos hace manifestar esta característica a lo largo de los veinte días del mes.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ciclo día noche, yei cuauhtli 'tres águila', propicia que disfrutemos el descubrimiento de eso que refuerza nuestra identidad ética, nuestro comportamiento recto.

JUEVES 27 DE MARZO, 12:43 HORAS

axcan ticateh nahui cozcacuauhtli ilhuitl ipan atlacahualo metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos cuatro quebrantahuesos (retorno) en lo dejado por el agua (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral nahui 'cuatro', llega con la identidad diurna de Tonatiuh 'va irradiando', nombre nahua del sol, que genera en cada uno de nosotros la necesidad proteger todo lo que se manifiesta en nuestro entorno. Como identidad nocturna, el nahui 'cuatro' nos impele a asumirnos como Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', lo cual nos inspira para propiciar nuestra integración a los demás, nuestro acercamiento con quienes nos rodean. El volante que acompaña al numeral nahui 'cuatro' es zolin, un ave anahuaca identificada por los frailes con la codorniz y con la perdiz europeas.

El retorno cozcacuauhtli 'quebrantahuesos', pertenece al rumbo huitztlanpa 'hacia entre espinas', el sur, rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', el sol, que activa nuestra voluntad logradora, también nuestra identidad masculina. Esta ave carroñera se caracteriza por extraer su alimento de los huesos de los animales muertos, la médula, para lo cual los rompe. Esta identidad nos despierta el deseo de reusar aquello que ya fue desechado, como cuando damos un uso diferente a algo que los demás tiraron a la basura, para reprocesarlo, para renovarlo, como se hace con el papel, con el vidrio, con el alumnio, con el plástico, et cetera. La identidad complementaria que asumimos es Itzpapalotl 'mariposa de obsidiana', nombre nahua de la constelación que los europeos llaman Orión, lo que, entre las 11 de la noche y las 4 de la mañana, nos inspira para descubrir la solución a algún problema que nos agobia.

La dualidad nahui cozcacuauhtli 'cuatro quebrantahuesos' nos remite al trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a alo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta cuarta «casa» nos aporta como identidad interna a Itztli 'obsidiana', en su acepción de 'navaja', lo cual propicia el impulso a cortar con el pensamiento aquello que deseamos saber, así, vamos penetrando en la esencia de los problemas, con lo cual nos acercamos a su solución armoniosa.

El mes atlacahualo 'lo dejado por el agua' tiene como identidad externa a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual significa que durante este mes manifestamos una «identidad» fecundadora y propiciadora de todo aquello que es nutriente para los humanos. Como identidad interna de atlacahualo 'lo dejado por el agua' somo Xiuhtecuihtli 'protector de hierba', nombre del fuego iniciador de vida, lo cual nos hace manifestar esta característica a lo largo de los veinte días del mes.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el ilhuitl 'retorno' nahui cozcacuauhtli 'cuatro quebrantahuesos' nos inspira el deseo de penetrar profundamente en la esencia de los problemas que deseamos resolver.

VIERNES 28 DE MARZO, 12:43 HORAS

axcan ticateh macuilli olin ilhuitl ipan atlacahualo metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos once perro (retorno) en lo dejado por el agua (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral macuilli 'cinco', nos hace asumir como identidad diurna a Tlazolteötl 'fuerza armonizante de basura', que nos inspira para renovar en nosotros mismos todo aquello que ya se desgastó, a abandonar aquellos proyectos ya desgastados, a replantear nuestros propósitos, a renovarnos. Como identidad interna, asumimos a Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', esto hace que en nuestro ser interno se manifiesten nuestros difuntos, familiares y nacionales, para ayudarnos a encontrar nuestro camino diario. El volante que acompaña al macuilli 'cinco' es cacalotl 'loro con zapato', ave a la que los europeos dieron el nombre del ave europea llamada cuervo.

El retorno olin 'movida' es del rumbo tlahuicopa 'hacia donde hay luz', el oriente, rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', lo cual nos hace amistosos, buscadores de integrarnos a los demás en acciones de beneficio colectivo, este ciclo día noche nos hace receptivos de las propuestas ajenas, al despertar nuestra identidad femenina. Este retorno día noche nos aporta un gran impulso al movimiento, lo cual nos permite una gran actividad, un continuo movernos. La idendidad complementaria de este retorno día noche es Xolotl 'acompañante', como se llama en lengua nahua al planeta Venus, cuando aparece en el anochecer, al que en castellano se llama Lucero de la tarde.

La dualidad macuilli olin 'cinco movida' nos ubica en el trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a alo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta quinta «casa» tiene como identidad interna a Piltzinteötl 'pupila hijo amado', el sol naciente, por lo cual vemos muchas cosas que estaban ocultas anteriormente.

El mes atlacahualo 'lo dejado por el agua' tiene como identidad externa a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual significa que durante este mes manifestamos una «identidad» fecundadora y propiciadora de todo aquello que es nutriente para los humanos. Como identidad interna de atlacahualo 'lo dejado por el agua' somo Xiuhtecuihtli 'protector de hierba', nombre del fuego iniciador de vida, lo cual nos hace manifestar esta característica a lo largo de los veinte días del mes.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: Este ilhuitl 'retorno' nos aporta una gran actividad para ver aquello que podemos renovar, depurar, en nuestra relación con nuestros semejantes.

* * * * * * * * * *
Red Iberoamericana de Luz
Si recibiste este material de un amigo o conocido y deseas suscribirte
gratuita y directamente al servicio informativo RedLuz para recibir y
compartir documentos similares, sólo tienes que mandar un email a
<
redluz-digest-alta@elistas.net> o visitar nuestras páginas en
<
http://laneta.apc.org/redanahuak> y <http://www.elistas.net/lista/redluz>.
Gracias por pasar esta información a otros!

* * * * * * * * * *

SÁBADO 29 DE MARZO, 12:43 HORAS

axcan ticateh chicoaze tecpatl ilhuitl ipan atlacahualo metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos seis pedernal (retorno) en lo dejado por el agua (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chicoaze 'seis', nos da como identidad diurna a Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', nombre con el que nuestros ancestros anahuacas identificaron a sus difuntos, que en realidad siguen siendo nuestros difuntos, quienes nos protegen para asumir nuestra presente identidad propia, para descubrir nuestra propia misión histórica. Como identidad interna, el seis nos identifica con Tlazolteötl 'fuerza armonizante de basura', con lo cual este ciclo día noche trabajamos en regenerar la fuerza vital de lo que ya ha sido utilizado, para renovarnos éticamente. El volante presente con este numeral es itzchicuahtli 'lechuza de obsidiana'.

El retorno tecpatl 'cuchillo de pedernal' es del rumbo mictlanpa 'hacia entre difunto', el norte, rumbo de Tezcatl ipoca 'espejo su esplender', que activa nuestra conciencia ética, también propicia nuestra identidad masculina, nuestra audacia para dar el primer paso. La identidad que en este ciclo día noche nos da tecpatl 'cuchillo de pedernal' nos hace reflexivos, examinadores acuciosos de las cosas que se nos presentan, fríos analizadores de nuestro entorno. Como identidad complementaria nos asumimos como Chalchiuhtotolin 'totola preciosa', lo cual propicia el autosacrificio para acceder a niveles de conciencia que nos hagan reconocer aquello que hicimos a los demás y que los hizo sufrir.

La dualidad chicoaze tecpatl 'seis cuchillo de pedernal' nos remite a la sexta «casa» del trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a alo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta sexta «casa» nos hace asumir internamente la identidad de Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', por lo que descubrimos todo aquello que propició que los demás se alejaran de nosotros y espontáneamente nos nace acercarnos a ellos para reconocer nuestros errores.

El mes atlacahualo 'lo dejado por el agua' tiene como identidad externa a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual significa que durante este mes manifestamos una «identidad» fecundadora y propiciadora de todo aquello que es nutriente para los humanos. Como identidad interna de atlacahualo 'lo dejado por el agua' somo Xiuhtecuihtli 'protector de hierba', nombre del fuego iniciador de vida, lo cual nos hace manifestar esta característica a lo largo de los veinte días del mes.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: el presente ilhuitl 'retorno' nos impele a descubrir y reconocer nuestros errores en el trato con los demás, por lo que sentimos impulso a acercarnos para disculparnos.

DOMINGO 30 DE MARZO, 12:43 HORAS

axcan ticateh chicome quiyahuitl ilhuitl ipan atlacahualo metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos siete lluvia (retorno) en lo dejado por el agua (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chicome 'siete', entra para hacernos asumir como identidad diurna a Zenteötl 'fuerza armonizante que unifica', nombre nahua alterno de la gran fuerza electromagnética que generó el úniverso, lo cual nos activa el ímpetu hacia la unidad. Al mismo tiempo asumimos como identidad interna a Tlazolteötl 'fuerza armonizante de basura', lo que nos genera una actitud de reconsideración de lo ya desgastado para renovar su fuerza interna. Como volante está presente Tizapapalotl 'mariposa de yeso'.

El retorno quiyahuitl 'lluvia' es del rumbo zihuatlanpa 'hacia entre mujer', el poniente, del rumbo de Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', que propicia en nosotros el placer en todo lo que hacemos, asimismo activa nuestra receptividad, es decir, nuestra identidad femenina. En este ciclo día noche nuestra palabra es propicia para inspirar ideas creativas en los demás, como ocurre con el aguacero que hace germinar las semillas presentes en la tierra. Como identidad complementaria nos manifestamos como Tonatiuh 'va irradiando', nombre nahua del sol, lo cual nos hace protectores de nuestro entorno, incluyendo a nuestros semejantes que nos rodean.

La dualidad chicome quiyahuitl 'siete lluvia' nos ubica en la séptima «casa» del trecenario ze acatl 'uno cañavera', femenino, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestro instinto de pervivencia. Este trecenario, ze acatl 'uno cañavera', llega acompañado de Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', hace emerger en nosotros el deseo de actuar a fin de eliminar todo aquello que está mal consolidado, todo lo que no corresponde a principios éticos esenciales: respeto a lo vivo, respeto a lo cierto, respeto a lo ajeno, respeto a lo débil y respeto a lo armonioso. Esta séptima «casa» tiene como identidad interna a Mictlantecuihtli 'protector de entre difunto', que nos acerca a nuestros ancestros anahuacas y a nuestros difuntos familares, de quienes recibimos fuerza para realizar nuestro trabajo cotidiano.

El mes atlacahualo 'lo dejado por el agua' tiene como identidad externa a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual significa que durante este mes manifestamos una «identidad» fecundadora y propiciadora de todo aquello que es nutriente para los humanos. Como identidad interna de atlacahualo 'lo dejado por el agua' somo Xiuhtecuihtli 'protector de hierba', nombre del fuego iniciador de vida, lo cual nos hace manifestar esta característica a lo largo de los veinte días del mes.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ilhuitl 'retorno' despierta en nosotros la fuerza unificante de todo lo que existe, esto lo manifestamos en nuestra palabra inspirante y en nuestra actitud protectora de la unidad.

LUNES 31 DE MARZO, 12:43 HORAS

axcan ticateh chicoyei xöchitl ilhuitl ipan atlacahualo metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos ocho carrizo (retorno) en lo dejado por el agua (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chicoyei 'ocho', aparece con la identidad diurna Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual nos hace poseedores de una palabra que hace brotar en los demás deseos de acción, y como identidad nocturna a Tepeyollohtli 'corazón de montaña', lo cual nos inspira el deseo del autoconocimiento, de descubrir nuestra identidad esencial. El volante que está presente con el numeral chicoyei 'ocho' es itzcuauhtli 'águila de obsidiana', que es el emblema de Anáhuac.

El retorno xöchitl 'flor', es del rumbo huitztlanpa 'hacia entre espinas', el sur, que es el rumbo de Huitzilopochtli 'zurdo colibrizado', lo que nos hace asumir una identidad propositiva, inspirante de estrategias exitosas para lograr aquello que nos proponemos. En parte esto es consecuencia de asumir nuestra identidad masculina, que nos hace emprendedores, osados, audaces para plantear acciones originales, sabias. La identidad que manifestamos en este ciclo día noche es la de propiciar el florecimiento de las acciones que se emplenden, es un día en que vemos culminar aquello a lo que le dedicamos nuestros esfuerzos. La identidad complementaria presente en nosotros en este ilhuitl 'retorno' es Xöchiquetzalli 'preciosidad florida' lo cual nos hace actuar para propiciar lo bello, lo armonioso.

La dualidad chicoyei xöchitl 'ocho flor' nos ubica en la octava «casa» del trecenario ze acatl 'uno cañavera', de identidad femenina, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia luz', que tiene como identidad a Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', el agua que corre horizontalmente, que nos da identidad de limpiadores de todo lo que no es correcto éticamente, pero también es el pensamiento que genera sabiduría. Es importante tener presente que Ze acatl 'uno cañavera' es el nombre calendárico de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra identidad genérica, nuestra identidad como género Homo 'hombre'. Esta octava «casa» tiene como identidad nocturna a Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', lo cual nos hace sentir deseo de superarnos a nosotros mismos, de fortalecer nuestra identidad ética.

El mes atlacahualo 'lo dejado por el agua' tiene como identidad externa a Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual significa que durante este mes manifestamos una «identidad» fecundadora y propiciadora de todo aquello que es nutriente para los humanos. Como identidad interna de atlacahualo 'lo dejado por el agua' somo Xiuhtecuihtli 'protector de hierba', nombre del fuego iniciador de vida, lo cual nos hace manifestar esta característica a lo largo de los veinte días del mes.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este octavo ilhuitl 'retorno' del trecenario ze acatl 'uno cañavera' nos hace patrocinantes de aquello que florece, que lleva a la culminación, al éxito de nuestros propósitos.

MARTES 1 DE ABRIL, 12:43 HORAS

axcan ticateh chiconahui zipactli ilhuitl ipan tlacaxipehualiztli metztli ipan nahui acatl xihuitl

'hoy somos nueve iguana (retorno) en lo dejado por el agua (mes) en cuatro cañavera (año)'

El numeral chiconahui 'nueve', tiene como identidad diurna a Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', lo cual activa nuestra conciencia colectiva, nuestra identidad genómica, nuestro sentido de pertenencia al género Homo. La identidad nocturna que nos induce este numeral es Tlaloc 'licor fecundante de la tierra', lo cual nos hace actuar de manera propiciadora para hacer germinar en los demás ideas creadoras. Esta doble personalidad nos hace expresarnos de manera armonizante.

El retorno zipactli 'iguana' pertenece al rumbo oriente, tlahuilcopa 'hacia donde la luz', rumbo de Quetzalcohuatl 'gemelo precioso', nuestra identidad genérica, también se activa nuestra identidad femenina, lo que nos propicia una actitud adecuada para recibir de los demás aquello que nos une, nos manifestamos aptos para captar sus consejos, sus opiniones, sus percepciones, es decir, nos mostramos solidarios con ellos. Este ilhuitl 'retorno' propicia en nosotros un deseo de iniciar acciones, nos inspira para dar inicio a proyectos. Asumimos también la identidad complementaria de Tonacatecuihtli 'protector de abundancia', por lo cual manifestamos pensamientos lúcidos que propiciarán un resultado generoso para aquello que iniciamos en este ciclo día noche.

La dualidad chiconahui zipactli 'nueve iguana' nos remite a la novena «casa» del trecenario ze acatl 'uno cañavera', de identidad femenina, del rumbo del oriente, tlahuilcopa 'hacia luz', que tiene como identidad a Chalchiuhtlicue 'esmeralda su falda', el agua que corre horizontalmente, que nos da identidad de limpiadores de todo lo que no es correcto éticamente, pero también es el pensamiento que genera sabiduría. Esta novena «casa» manifiesta como identidad interna a Tlazolteötl 'fuerza armonizante de basura', con lo que buscamos reencauzar nuestras acciones para garantizar un resultado exitoso, para que lo que iniciamos sea nutrido por nuestro pensamiento lúcido.

El mes tlacaxipehualiztli 'elevación del prepucio de los hombres' tiene como identidad externa a Xipeh Totec 'dueño de sexo, nuestro protector', nuestro instinto de placer, nuestra nupcialida, por lo cual durante este mes manifestamos esta «identidad», es decir, disfrutamos de todo aquello que realizamos cotidianamente a lo largo de los veinte días del metztli 'mes'. La identidad interna que poseemos durante este mes es Piltzinteötl 'pupila hijo amado', lo cual nos permite percibir nuestro entorno de manera luminosa, nos hacemos más perceptivos de las formas y de los colores.

El año nahui acatl 'cuatro cañavera', del rumbo tlahuilcopa 'hacia la luz', el oriente, tiene como identidad externa, por el nahui 'cuatro', a Tonatiuh 'va calentando, nombre del sol, lo cual nos hace manifestarnos a lo largo de todo el año como el «centro protector» de nuestro entorno, tal como lo hace nuestro astro rey; como identidad interna somos Zenteötl 'fuerza armonizante unificante', la identidad volante es zolin 'codorniz'. Por el retorno acatl 'cañavera', poseemos la «identidad» de Tezcatl ipoca 'espejo su humear', nombre nahua de nuestra conciencia ética. La dualidad nahui acatl 'cuatro cañavera' nos hace manifestar la identidad de Itztli 'obsidiana', que nos impulsa a investigar con profundidad aquello que nos interesa, cortando lo que nos lo impide. Por todo esto, a lo largo del año manifestamos el deseo de proteger nuestro entorno investigando todo lo que está fuera de la ética para impedir que nos dañe: cortándolo.

síntesis: este ilhuitl 'retorno' chiconahui zipactli 'nueve iguana' es muy propicio para emprender acciones placenteras que busquen el bienestar colectivo.

* * * * * * * * * *

@@@luxweb
iberamerican web of light
25,000 subscribers in two languajes & 90 nations worldwide
english services

Free New Info Selection Services
If you want to receive documents like this one
directly, in english,
different from our spanish speaking services, please write to
<
luxweb-subscribe@yahoogroups.com>
Thanks for passing this to others!

Operation Planet Love
<
http://laneta.apc.org/redanahuak/opa>

* * * * * * * * * *