Inicio > Mis eListas > redluz > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1680 al 1709 
AsuntoAutor
El Papa en Irak? / RedLUZ/L
Año Nuevo Azteca / RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Directrices para e RedLUZ/L
Oracion por los Es RedLUZ/L
Red Psiquica Vivie RedLUZ/L
Cumbre Argentina d RedLUZ/L
2003, Año Decisivo RedLUZ/L
ojo-Ascenso y Caid RedLUZ/L
La Red y la Paz / RedLUZ/L
NO HABRA GUERRA EN RedLUZ/L
Plenilunio de Pisc RedLUZ/L
Gracias Presidente RedLUZ/L
Carta de Principio RedLUZ/L
Red de Tejedores / RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
OPA propone hacer RedLUZ/L
Una Luz de Esperan RedLUZ/L
La Relacion de Dio RedLUZ/L
ojo-La Oscuridad E RedLUZ/L
ojo-Operacion Aire RedLUZ/L
Solo Nos Queda Soñ RedLUZ/L
Amar a la Oscurida RedLUZ/L
LUMINAIRES 2003 / RedLUZ/L
Un Curso de Milagr RedLUZ/L
Cuenta Tolteca del RedLUZ/L
Vigilia de Oracion RedLUZ/L
CRIS / Campaña por RedLUZ/L
Dia de la Tierra / RedLUZ/L
El Sexto Sol RedLUZ/L
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Red Iberoamericana de Luz
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1747     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuz] La Relacion de Dios con el Individuo / Resumen Libro de Urantia / Documento 5
Fecha:Jueves, 20 de Marzo, 2003  05:52:57 (-0600)
Autor:RedLUZ/LUXWeb <redluz @...............mx>

La Relacion de Dios con el Individuo / Resumen Libro de Urantia / Documento 5

@@@redluz
red iberoamericana de luz

CUMBRE ARGENTINA DE LUZ !


Buenos Aires: 5 y 6 de abril en el Espacio Urania-Giesso, Cochabamba 360, Capital.
Capilla del Monte (Córdoba): 12 y 13 de abril, 2003

Los invitamos a participar activamente proponiendo ideas, proyectos, sugerencias u otros encuentros en otras provincias, sumándose al foro de la Cumbre:
cumbreargentinadeluz-subscribe@gruposyahoo.com.ar


* * * * * * * * * *


El Libro De Urantia resumido
DOCUMENTO 5
LA RELACIÓN DE DIOS CON EL INDIVIDUO
Resumen de Liza Palm
urantiamexico@hotmail.com

Si la mente finita del hombre es incapaz de comprender cómo un Dios tan grande y majestuoso como el Padre Universal puede descender de su morada eterna en perfección infinita para fraternizar con cada criatura humana, entonces tal intelecto finito debe hallar la certidumbre de la comunión divina en la verdad del hecho de que un fragmento real del Dios viviente reside en el intelecto de cada mortal urantiano de mente normal y moralmente consciente. El hombre no necesita ir más allá de su propia experiencia interior de contemplación del alma de esta presencia de realidad espiritual para encontrar a Dios e intentar la comunión con él.
1. EL ACERCAMIENTO A DIOS
La incapacidad de la criatura finita de llegar al Padre infinito está implícita, no en el retraimiento del Padre, sino en la finitud y limitaciones materiales de los seres creados. La magnitud de la diferencia espiritual entre la más alta personalidad de existencia universal y los grupos más bajos de inteligencias creadas, es inconcebible. Si fuera posible transportar instantáneamente las inteligencias más bajas ante la presencia del Padre mismo, no sabrían reconocer que están allí. Serían tan insensibles a la presencia del Padre Universal allí como lo son donde se encuentran ahora.
Por mucho que los mortales de Urantia puedan diferir en sus oportunidades y dotes intelectuales, sociales, económicas e incluso morales, no olvidéis que su dote espiritual es uniforme y única. Todos ellos disfrutan de la misma presencia divina de la dádiva del Padre, y todos cuentan con el idéntico privilegio de poder procurar una íntima comunión personal con el espíritu residente de origen divino, a la vez que todos pueden igualmente elegir aceptar la uniforme dirección espiritual de estos Monitores Misteriosos.
Dios es accesible, el Padre es alcanzable, el camino está abierto; las fuerzas del amor divino y los medios y arbitrios de la administración divina se entrelazan para facilitar el avance de todas las inteligencias merecedoras de todos los universos hasta la presencia en el Paraíso del Padre Universal.
El hombre mortal puede acercarse a Dios y puede abandonar repetidamente la voluntad divina mientras conserve la facultad de elegir. La sentencia del hombre no está sellada hasta cuando haya perdido la facultad de elegir la voluntad del Padre.
El gran Dios hace contacto directo con la mente del hombre mortal y le otorga una parte de su ser infinito, eterno e incomprensible para que viva y habite dentro de él. Dios se ha embarcado en la aventura eterna con el hombre.
2. LA PRESENCIA DE DIOS
¡Qué error soñar en un Dios remoto en los cielos cuando el espíritu del Padre Universal vive dentro de vuestra mente!
El hecho de que no tienes intelectualmente conciencia de un contacto estrecho e íntimo con el Ajustador residente no refuta en lo más mínimo tan elevada experiencia. La prueba de la fraternidad con el Ajustador divino consiste totalmente en la naturaleza y grado de los frutos del espíritu que rinden en la experiencia vital del creyente. «Por sus frutos los conoceréis».
Es en extremo difícil para la mente material y escasamente espiritualizada del hombre mortal experimentar una conciencia marcada de las actividades espirituales de entidades divinas como los Ajustadores Paradisiacos. A medida que el alma, creación conjunta de la mente y del Ajustador, se hace cada vez más existente, también evoluciona una nueva fase de la conciencia del alma que es capaz de experimentar la presencia, y de reconocer la conducción espiritual y otras actividades supermateriales, de los Monitores Misteriosos.
3. LA VERDADERA ADORACIÓN
La adoración es por su propio motivo; la oración incorpora un elemento de autointerés o interés en la criatura; ésa es la gran diferencia entre adoración y oración. No hay absolutamente ninguna autodemanda ni ningún otro elemento de interés personal en el culto verdadero; simplemente adoramos a Dios por lo que entendemos que es él. La adoración no pide nada ni espera nada en favor del que adora. No adoramos al Padre porque podamos derivar algo de tal veneración; rendimos devoción y nos dedicamos a la adoración como reacción espontánea y natural al reconocimiento de la incomparable personalidad del Padre y a causa de su naturaleza amante y de sus adorables atributos.
Cuando tratáis los asuntos prácticos de vuestra vida diaria, estáis en las manos de las personalidades espirituales que provienen de la Tercera Fuente y Centro; estáis cooperando con las agencias del Actor Conjunto. Así pues: vosotros adoráis a Dios; oráis y os comunicáis con el Hijo; y resolvéis los detalles de vuestra estadía terrestre en conexión con las inteligencias del Espíritu Infinito que opera en vuestro mundo y en todo vuestro universo.
La comprensión que el hombre tiene de la realidad de la experiencia del culto está principalmente determinada por el estado de desarrollo de su alma inmortal evolutiva. El crecimiento espiritual del alma tiene lugar de manera totalmente independiente de la autoconciencia intelectual.
La experiencia de la adoración consiste en el sublime intento del Ajustador asociado para comunicar al Padre divino los anhelos inefables y las aspiraciones inexpresables del alma humana: la creación conjunta de la mente mortal que busca a Dios y del Ajustador inmortal que lo revela. La mente mortal consciente en adorar; el alma inmortal anhela e inicia la adoración; la presencia del Ajustador divino dirige tal culto en nombre de la mente mortal y del alma inmortal evolutiva. El culto verdadero, en último análisis, se convierte en una experiencia llevada a cabo en cuatro niveles cósmicos: el intelectual, el morontial, el espiritual y el personal: la conciencia de la mente, el alma y el espíritu, y su unificación en la personalidad.
4. DIOS EN LA RELIGIÓN
La moralidad de las religiones de evolución impulsa a los hombres hacia adelante en la búsqueda de Dios, por el poder motivado por el temor. Las religiones de revelación atraen a los hombres a buscar a un Dios de amor porque anhelan hacerse semejantes a él.
El grande e inmediato servicio de la verdadera religión es el establecimiento de una unidad perdurable en la experiencia humana, de una paz duradera y de una confianza profunda. En el hombre primitivo, hasta el politeísmo es una unificación relativa del concepto evolutivo de la Deidad; el politeísmo es monoteísmo en proceso de formación.    
Dios no es sólo el determinador del destino; es el destino eterno del hombre. Todas las actividades humanas no religiosas procuran someter el universo al deformante servicio del yo; el individuo verdaderamente religioso intenta identificar el yo con el universo y luego dedicar las actividades de este yo unificado al servicio de la familia universal de sus semejantes, humanos y sobrehumanos.
Los dominios de la filosofía y el arte, están entre las actividades no religiosas y las actividades religiosas del ser humano. A través del arte y la filosofía el hombre de mente material es inducido a la contemplación de las realidades espirituales y los valores universales de significado eterno.
Todas las religiones enseñan la adoración de la Deidad y alguna doctrina de salvación humana. La religión budista promete salvación del sufrimiento, paz sin fin; la religión judía promete salvación de las dificultades, prosperidad basada en la rectitud; la religión griega prometía salvación de la falta de armonía, fealdad, mediante la realización de la belleza; el cristianismo promete salvación del pecado, santidad; el mahometismo ofrece liberación de las rigurosas normas morales del judaísmo y del cristianismo. La religión de Jesús es salvación del yo, liberación de los males del aislamiento de la criatura en el tiempo y en la eternidad.
Los hebreos basaban su religión en la bondad; los griegos, en la belleza; ambas religiones buscaban la verdad. Jesús reveló un Dios de amor, y el amor abarca la totalidad de la verdad, la belleza y la bondad.
Los zoroástricos tenían una religión moral; los hindúes, una religión de metafísica; los confucionistas, una religión de ética. Jesús vivió una religión de servicio. La religión está destinada a convertirse en la realidad de la unificación espiritual de todo lo que es bueno, bello y verdadero en la experiencia humana.
La religión griega tenía una máxima «conócete a ti mismo»; los hebreos centraban su doctrina en «conoce a tu Dios»; los cristianos predican un evangelio que tiene por objeto el «conocimiento del Señor Jesucristo»; Jesús proclamó la buena nueva de que «conoce a Dios y conócete a ti mismo como un hijo de Dios». Estos conceptos diferentes del propósito de la religión determinan la actitud del individuo en distintas situaciones de la vida y prefiguran la profundidad del culto y naturaleza de los hábitos personales de oración.
El concepto de un Dios semihumano y celoso es una transición inevitable entre el politeísmo y el monoteísmo sublime. Un antropomorfismo exaltado es el nivel más alto de logro de una religión puramente evolutiva.     
El concepto cristiano de Dios es un intento de combinar tres enseñanzas separadas:
1. El concepto hebreo: Dios como vindicador de los valores morales, un Dios justo.
2. El concepto griego: Dios como unificador, un Dios de sabiduría.
3. El concepto de Jesús: Dios como amigo viviente, Padre amante, la presencia divina.
Debe por lo tanto ser evidente que la teología cristiana compuesta, encuentra gran dificultad en alcanzar consistencia. Esta dificultad se agrava aún más por el hecho de que las doctrinas del cristianismo primitivo generalmente se basaban en la experiencia religiosa de tres personas diferentes: Filo de Alejandría, Jesús de Nazaret y Pablo de Tarso.

* * * * * * * * * *
Red Iberoamericana de Luz
Si recibiste este material de un amigo o conocido y deseas suscribirte
gratuita y directamente al servicio informativo RedLuz para recibir y
compartir documentos similares, sólo tienes que mandar un email a
<
redluz-digest-alta@elistas.net> o visitar nuestras páginas en
<
http://www.redanahuak.org.mx> y <http://www.elistas.net/lista/redluz>.
Gracias por pasar esta información a otros!

* * * * * * * * * *
5. LA CONCIENCIA DE DIOS
La moral tiene su origen en la razón de la autoconciencia; es superanimal pero completamente evolutiva. La evolución humana abarca en su desarrollo todas las dotes que anteceden a la dádiva de los Ajustadores y al esparcimiento del Espíritu de la Verdad. Pero el alcanzar niveles de moralidad no libera al hombre de las luchas reales de la vida mortal. El ambiente físico del hombre acarrea la batalla por la existencia; el entorno social demanda ajustes éticos; las situaciones morales exigen hacer elecciones en los dominios más elevados de la razón; la experiencia espiritual (el haber concebido a Dios) exige que el hombre lo encuentre y sinceramente intente parecerse a él.
El científico que investiga los hechos concibe a Dios como la Primera Causa, un Dios de fuerza. El artista emotivo ve a Dios como el ideal de la belleza, un Dios de la estética. El filósofo razonador a veces tiende a proponer un Dios de unidad universal, incluso una Deidad panteísta. El religioso de fe cree en un Dios que fomenta la supervivencia, el Padre que está en los cielos, el Dios de amor.
La conducta moral es siempre un antecedente de la religión evolucionada y aun forma parte de la religión revelada, pero no es nunca la totalidad de la experiencia religiosa. El servicio social es el resultado de un pensamiento moral y de un vivir religioso. La moralidad no conduce biológicamente a los más elevados niveles espirituales de la experiencia religiosa
La religión evolutiva es la madre de la ciencia, el arte y la filosofía que elevaron al hombre al nivel de receptividad de la religión revelada, incluyendo la dádiva de los Ajustadores y la venida del Espíritu de la Verdad. El cuadro evolutivo de la existencia humana comienza y termina con la religión, aunque se trate de muy diferentes clases de religión, una evolutiva y biológica, la otra revelada y periódica.
Así pues, aunque la religión es normal y natural para el hombre, es también optativa. El hombre no tiene que ser religioso contra su voluntad.
La experiencia religiosa, siendo esencialmente espiritual, no puede nunca ser plenamente comprendida por la mente material; de aquí la función de la teología, la psicología de la religión. La doctrina esencial de la comprensión humana de Dios crea una paradoja en el entendimiento finito. Las dificultades y paradojas de la religión son inherentes en el hecho de que las realidades de la religión están absolutamente más allá de la capacidad mortal de comprensión intelectual.
La conciencia de Dios, como la experimenta un mortal evolutivo de los reinos, debe constar de tres factores variables, tres niveles diferenciales de comprensión de la realidad. Primero está la conciencia intelectual: la comprensión de la idea de Dios. Luego le sigue la conciencia del alma: la comprensión del ideal de Dios. Finalmente surge la conciencia del espíritu: la comprensión de la realidad espiritual de Dios. Mediante la unificación de estos factores de comprensión divina, no importa cuán incompleta sea, la personalidad mortal en todo momento rebasa todos los niveles conscientes con una comprensión de la personalidad de Dios. En aquellos mortales que han alcanzado el Cuerpo de la Finalidad todo esto conducirá con el tiempo a la comprensión de la supremacía de Dios y puede posteriormente resultar en la comprensión de la ultimidad de Dios, una fase de la superconciencia absonita del Padre Paradisiaco.
La experiencia de la conciencia de Dios permanece idéntica de generación en generación, pero con los adelantos de cada época en conocimiento humano, el concepto filosófico y las definiciones teológicas de Dios deben cambiar. La experiencia de conocer a Dios, la conciencia religiosa, es una realidad universal, pero independientemente de cuán válida (real) sea la experiencia religiosa, debe estar dispuesta a someterse a la crítica inteligente y a una interpretación filosófica razonable; no debe tratar de ser una cosa separada de la totalidad de la experiencia humana.
La supervivencia eterna de la personalidad depende completamente de la elección de la mente mortal, cuyas decisiones determinan el potencial de supervivencia del alma inmortal. Cuando la mente cree en Dios y el alma conoce a Dios, y cuando, y con el Ajustador ayudante, todos ellos desean a Dios, entonces la supervivencia es segura. Las limitaciones del intelecto, las restricciones de la educación, la carencia de cultura, el empobrecimiento del estado social, incluso la inferioridad de las normas morales humanas que resultan de la infortunada falta de ventajas de instrucción, cultura o posición social, no pueden invalidar la presencia del espíritu divino en tales individuos tan desafortunados y humanamente limitados, pero creyentes.
La capacidad de procrear de los padres mortales no se basa en su situación cultural, social, económica o de instrucción. La unión de los factores de los progenitores bajo condiciones naturales es más que suficiente para iniciar un vástago. Una mente humana que discierna el bien y el mal y que posea la capacidad de adorar a Dios, en unión con el Ajustador divino, es todo lo que se requiere en ese mortal para iniciar y fomentar la producción en su alma inmortal de las cualidades de supervivencia, si ese individuo espiritualmente dotado busca a Dios y sinceramente desea llegar a ser como él, y honestamente elige hacer la voluntad del Padre que está en los cielos.
6. EL DIOS DE LA PERSONALIDAD
El Padre Universal es el Dios de las personalidades. El dominio de la personalidad en el universo, desde la criatura mortal y material más inferior hasta los seres más elevados con dignidad de creador y condición divina, tiene su centro y circunferencia en el Padre Universal. Dios el Padre es el otorgador y el conservador de toda personalidad. Y el Padre Paradisiaco es asímismo el destino de todas las personalidades finitas que sinceramente eligen hacer la voluntad divina, los que aman a Dios y anhelan ser como él.
La personalidad es uno de los misterios no resueltos de los universos.    
La personalidad es potencial en todas las criaturas que poseen una dote de mente, desde un mínimo de autoconciencia hasta un máximo de conciencia de Dios. Pero la dote mental por sí sola no es personalidad, ni tampoco el espíritu ni la energía física. La personalidad es la cualidad y valor en la realidad cósmica exclusivamente otorgada por Dios el Padre a estos sistemas vivientes de energías asociadas y coordinadas de materia, mente y espíritu. La personalidad no es tampoco un logro progresivo. La personalidad puede ser material o espiritual, pero o hay personalidad o no hay personalidad.
El yo material tiene personalidad e identidad, identidad temporal; el Ajustador espiritual prepersonal también tiene identidad, identidad eterna. Esta personalidad material y esta prepersonalidad espiritual son capaces de unir de tal manera sus atributos creadores para traer a la existencia la identidad superviviente del alma inmortal.
Así que habiendo proporcionado los medios para el crecimiento del alma inmortal y habiendo liberado al ser interior del hombre de las cadenas de la dependencia absoluta de la causación antecedente, el Padre se hace a un lado.
El otorgamiento de personalidad a la criatura confiere una liberación relativa a partir de la respuesta esclavizada a la causación antecedente, y las personalidades de todos estos seres morales, evolutivos u otros, están centradas en la personalidad del Padre Universal. Ellos son atraídos siempre hacia su presencia en el Paraíso por esa afinidad del ser que constituye el vasto y universal círculo familiar y el circuito fraterno del Dios eterno. Existe un parentesco de espontaneidad divina en toda personalidad.
El circuito de personalidad del universo de los universos está centrado en la persona del Padre Universal, y el Padre Paradisiaco es personalmente consciente de todas las personalidades de todos los niveles de existencia autoconsciente y se mantiene en contacto personal con ellas.
Tal como toda la gravedad está puesta en circuito en la Isla del Paraíso, y toda mente está puesta en circuito en el Actor Conjunto y todo espíritu en el Hijo Eterno, del mismo modo toda personalidad está puesta en circuito en la presencia personal del Padre Universal, y este circuito transmite infaliblemente la adoración de todas las personalidades a la Personalidad Original y Eterna.
Respecto de aquellas personalidades que no son habitadas por un Ajustador, también el Padre Universal les ha concedido la libertad de elección y tales personas están asimismo incluidas en el gran circuito del amor divino, el circuito de personalidad del Padre Universal. Dios concede elección soberana a todas las personalidades auténticas. No se puede forzar a ninguna criatura personal a emprender la aventura eterna; las puertas de la eternidad se abren tan sólo en respuesta a la libre elección de los hijos dotados de libre albedrío, del Dios de libre albedrío.

[Éste es el quinto y último documento de la serie en que un Consejero Divino de Uversa presenta la descripción del Padre Universal.]
Continuará el resumen en RedLuz.
© 1993 Urantia Foundation. Todos los derechos reservados.

* * * * * * * * * *

@@@luxweb

iberamerican web of light
25,000 subscribers in two languajes & 90 nations worldwide
english services

Free New Info Selection Services
If you want to receive documents like this one
directly, in english,
different from our spanish speaking services, please write to
<
luxweb-subscribe@yahoogroups.com>
Thanks for passing this to others!

Operation Planet Love
<
http://www.redanahuak.org.mx/opa>

* * * * * * * * * *

Para mayores informes sobre el Libro de Urantia, puedes visitar
<
http://www.urantia.org> o escribir a <urantiamexico@hotmail.com>

Grupo de estudio virtual:
<
http://www.yahoogroups.com/community/urantia>

Grupo de estudio en la Ciudad de México
Todos los jueves a las 18:00 horas en:


LA CASA DE LAS HADAS


Juarez 27-7
esquina Industria
Col. Florida San Angel
México, 01030, D.F.
Metro Coyoacan
A una cuadra de los Viveros de Coyoacan
A espaldas del Hospital López Mateos del ISSSTE
Teléfono: 5661 4212
Responsable: Javier Rosales Soto    
E-mail:
xavis2000@hotmail.com     
Sitios web:
www.mind-surf.net/hadas

CUPO LIMITADO

** Si deseas colaborar con La Casa de las Hadas ofreciendo algún curso,
taller o charla, comunícate con nosotros.**


* * * * * * * * * *


LOS DOCUMENTOS DEL LIBRO DE URANTIA

Los Documentos contenidos en el Libro de Urantia, se publicaron por primera
vez en lengua inglesa en 1955, a través de la Fundación Urantia, creada
cinco años antes para salvaguardar, traducir y publicar dichos documentos.  
Es por la calidad y veracidad de su contenido, que armoniza de una manera
hasta ahora desconocida, la religión, la filosofía y la ciencia, por lo que
el Libro de Urantia es valorado.  Se trata de una revelación que seres
superhumanos hicieron posible con el fin de expandir la conciencia y elevar
la percepción espiritual de los seres humanos.

El Libro de Urantia contiene información privilegiada, que bien puede
responder a los cuestionamientos más importantes que nos hemos hecho la
humanidad a lo largo de nuestra historia.  Preguntas tales como, quiénes
somos, cuál es el origen de todo,  por qué las cosas son como son, a dónde
vamos, qué hay más allá de lo que los sentidos revelan, quedan aclaradas de
una manera contundente y profunda.

El libro hace una descripción detallada tanto del origen mismo del cosmos,
como de su organización y abundante población que existe en diversos
universos, y en realidades materiales, morontiales y espirituales;  también
describe la génesis, historia y destino de la humanidad, y del universo
local al cual pertenece nuestro planeta, Urantia; revela asímismo la forma
íntima en que Dios entabla relación con los seres mortales, a través de la
presencia de los llamados Ajustadores del Pensamiento, que en otras
tradiciones conocemos como Ser Superior.

El libro inicia con un Prólogo, en donde son aclarados una serie de
conceptos tales como Dios, divinidad, deidad, realidad, entre otros, de tal
manera que los lectores que inician la aventura de leer este material,
cuenten con una comprensión aclarada de dichos términos fundamentales, pues
como señalan los reveladores, la tarea de comunicar elevados conceptos y
valores, no es fácil, no sólo por las limitaciones inherentes a nuestra
condición, sino por las restricciones que les impuso el uso de una lengua
humana para una revelación superhumana.

La primera parte del libro trata de la naturaleza de la Deidad, la realidad
del Paraíso, la organización y las funciones del universo central y los
superuniversos hasta ahora creados, las personalidades del gran universo y
el elevado destino de los seres evolutivos.

La segunda parte contiene la información referente a nuestro universo local,
que consiste en cien constelaciones de cien sistemas cada una, albergando
cada uno aproximadamente mil mundos habitados. Los universos locales son
obra de los Hijos Creadores y los Espíritu Maternos, quienes son
emanaciones directas de la Trinidad del Paraíso; la administración de éstos
está a cargo de un vasto conjunto de seres por ellos creados.  En esta
parte, también se revela la realidad última de los mortales evolucionarios y
la manera en que la presencia de Dios en el hombre,  hace posible para éste,
el logro de la eternidad.

La tercera parte relata la historia de nuestro planeta, Urantia, desde el
momento en que se formó la nebulosa que posteriormente dio lugar a nuestro
sistema solar, su desarrollo geológico, el inicio de la vida y las etapas
subsiguientes, hasta la aparición del ser humano actual, el impulso
civilizatorio que lo ha conducido, así como su desarrollo cultural y su
evolución espiritual.

La cuarta parte presenta la biografía de Jesús de Nazaret, Hijo de Dios e
Hijo del Hombre. A través de estos documentos, su personalidad, su vida y
sus enseñanzas son plenamente reveladas como nunca antes la historia o la
religión pudieron concebir. La presentación de la imagen de esta
incomparable vida en su marco cósmico es realmente una adecuada conclusión
para esta revelación.

Siendo un libro de 2097 páginas,  con un lenguaje bellamente literario y una
información compleja, su lectura ciertamente es una experiencia espiritual,
intelectual y aun emocional, que puede llevar desde unos meses hasta varios
años completar.  Por ello, muchos lectores alrededor del mundo se han
organizado en grupos de lectura, para profundizar en el estudio de los
documentos y para intercambiar opiniones e información.

En México, la Asociación Urantia, brinda información, asesoría y servicio a
los lectores y demás interesados.

urantiamexico@hotmail.com

Apartado Postal 40
Tepoztlán, Mor.
México 62525