Inicio > Mis eListas > paraguainee > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 194 al 213 
AsuntoAutor
ABC Y ÚLTIMA HORA: Ñe'êeta
ESTO DE DEBAJO ES Ñe'êeta
RE: Algunas humild MIRANDA
Más datos (más det Joan Mol
¿Dónde quedará la Ñe'êeta
Última Hora. Esto Joan Mol
=?utf-8?Q?Peipir=C =?utf-8?
=?utf-8?Q?Termina_ Joan Mol
"Para que el euske Ñe'êeta
Marandu =?utf-8?
Piden a Lugo que c Rodrigo
=?utf-8?Q?ABC:_Sol =?utf-8?
Adhesión a la cart tadeo za
¿Y qué va a pasar Ñe'êeta
=?UTF-8?Q?Hoy:_=E2 Yvy Marâ
Guarani rehegua je =?utf-8?
=?utf-8?Q?Pedido_d =?utf-8?
CANADÁ PIDE PERDÓN Joan Mol
Sr. Presidente Ele Joan Mol
Znee@elistas.net> =?utf-8?
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Paraguái ñe'ê
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 206     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[paraguainee] Adhesión a la carta abierta a Fernando Lugo sobre Polí tica Cultural.
Fecha:Lunes, 9 de Junio, 2008  20:31:31 (+0000)
Autor:tadeo zarratea <tadeozarratea @.....es>

Señor/señora:

 

Los firmantes de la carta abierta al presidente electo Fernando Lugo sobre política cultural, solicitan de usted su opinión sobre dicha carta abierta.  La misma podrá remitir al correo electrónico de cualquiera de los firmantes o en su caso a este correo.  Del mismo modo puede proceder si desea manifestar su adhesión a dicha carta.  El foro de los firmantes se reunirá el lunes 16 de junio a las 20.00 hs. en la Galería de Arte Nuevoespacio, sito en Ayala Velázquez casi España.  Favor confirmar su presencia con el señor Alberto Miltos al teléfono: 021 223253.

 

 

CARTA ABIERTA A FERNANDO LUGO SOBRE POLÍTICA CULTURAL

 

                                                                           Asunción, 21 de mayo de 2008.

 

 

Señor

Presidente electo de la República

Don Fernando Lugo

Ciudad de Lambare

 

            Nos dirigimos a usted en relación con la iniciativa del grupo de intelectuales que viene reuniéndose con el fin de bosquejar una política cultural para su gobierno.  El esfuerzo es loable y también la metodología porque trata de consensuar los lineamientos fundamentales para esa política.  Sin embargo, la iniciativa es eclipsada por la ansiedad de definir ya también la persona que llevaría a cabo la ejecución del proyecto desde el cargo de Ministro Secretario de Cultura. Es una pena que antes de elaborarse el documento base se haya desatado la danza de los nombres con el fin de integrar una terna que será elevada a usted. 

 

            Esta aparente falla del emprendimiento podría no obstante subsanarse, pero desnuda su falencia principal cuando define la clase de persona que buscan para el Ministerio.  En efecto, la lista está integrada por “los cultura jára de siempre”; por aquellos hombres y mujeres que han participado activamente de la política cultural alienante de los últimos tiempos, gente sin pasado de lucha que han rentado sus talentos hasta a la misma dictadura, y por ende, responsables y partícipes del vaciamiento cultural que sufre nuestro pueblo.

 

            Si el grupo propone a las mismas personas de ayer, evidentemente no aprovecharán su gobierno para cambiar el estado de cosas. Abrigamos la esperanza de que usted no se preste al continuismo; de que no siga en la línea de esta política cultural colonialista, monolingüe, oligárquica, elitista y excluyente.  Entendemos que el pueblo paraguayo ha votado en contra de esto; en contra del proyecto educativo y cultural que ha traicionado a la cultura paraguaya; proyecto europeizante, castellanista y desprotector de la auténtica cultura paraguaya.

 

            El Paraguay es un país pequeño, pobre, despoblado y enclaustrado; pero es un país soberano.  Cuando uno encuentra en las estadísticas que existen provincias argentinas y estados brasileños que tienen mucho más del doble del presupuesto y de los recursos materiales que el Paraguay, es tentado a preguntarse cómo y por qué llegó a ser soberano este país que no tiene mar, ni pozos de petróleo, ni minas de oro, ni yacimientos de gas.  La respuesta parece obvia, y es que como pueblo hemos sido desde el principio una cultura distinta en el Río de la Plata.  El Paraguay no es sólo un país, sino una nación en el sentido antropológico del vocablo.  Su identidad cultural es el resultado de cierto determinismo histórico, del proceso de su formación, en el cual entraron a contribuir entre otros elementos: la aparición de una nueva etnia como base social del pueblo paraguayo, diferente de sus progenitores; la permanencia de la lengua guaraní y su transferencia de la comunidad indígena originaria a la población nacional mestiza; la extensión y permanencia del bilingüismo castellano-guaraní; la bipolaridad cultural; el sincretismo religioso guaraní-cristiano; el enclaustramiento geográfico del país con el consiguiente desarrollo de una “cultura de isla”; el permanente asedio sufrido por el Paraguay de parte de sus vecinos y naturalmente la voluntad de su pueblo de permanecer libre e independiente.

 

            Nuestros antepasados han sido muy valientes y se han sacrificado bastante para legarnos una nación independiente.  Ellos se pasaron cuatro siglos resistiendo en este triángulo geográfico a porteños, bandeirantes y pámpidos chaqueños. Esa actitud se halla fundada en causas poderosas, como las que acabamos de enumerar.  Por ello y tal vez sólo por ello, el Paraguay llegó a ser un país soberano.  Aparte de lo señalado, ¿cuáles otros elementos psicológicos y sociales incentivaron la voluntad colectiva de proclamarse independiente? De haber, evidentemente habrá, pero ninguno con el peso que tiene esta cultura propia y diferente, causa determinante de nuestra autonomía.

 

            El Paraguay es por su cultura una nación única e irrepetible.  No hay dos Paraguay en el mundo.  Pero esa nación que con derecho comparte la gran mesa de la cultura universal, lugar donde nadie se sienta en nombre de otro sino por sí mismo, y sólo porque tiene identidad cultural, hoy se halla a punto de diluirse en la nada.  Se ve seriamente amenazada su entidad y su identidad cultural.  Y esto ocurre porque descuidó últimamente el factor que le dio independencia: su cultura propia. Una de las grandes deudas del “nacionalismo aullador” es la del vaciamiento cultural.  El país ha llegado a situaciones extremas de deculturación, aculturación y pérdida de su identidad.  Esta deuda se suma a la devastación de sus selvas, la entrega de sus valiosas aguas y de sus fértiles tierras fronterizas a potencias extranjeras, la conculcación de las libertades ciudadanas, la diáspora poblacional y la corrupción institucionalizada.  Hoy somos un país virtualmente ocupado; ofrecemos un panorama desolador.

 

            Pero la clase política y la clase intelectual aludida, lamentablemente no tienen en vista estas circunstancias.  Solamente la tienen y de modo muy claro las organizaciones campesinas.  Ellas están dispuestas a preservar el territorio nacional para los paraguayos, para los cultivos tradicionales y naturalmente para la cultura paraguaya.  Ellos se proponen recuperar cada metro cuadrado del país para que allí pueda enseñorearse la cultura paraguaya y no la de otros pueblos.  El mensaje para la clase intelectual es sumamente claro y para su gobierno también: la política cultural no puede tener la frivolidad de siempre ni ponerse al margen de esta situación si pretende ser seria.  

 

            SEÑOR: El Paraguay necesita perentoriamente una política cultural que le permita a su pueblo mirarse a sí mismo, reconocerse a sí mismo, recuperar sus valores tradicionales y asumirse como pueblo.   Para ello debe promover una cultura bilingüe enriquecida con las expresiones de los pueblos diferenciados o minorías culturales.  Debe bilingüizar al Estado, al ciudadano, los medios de prensa y el sistema educativo. Debe preservar y difundir su música, su danza, su teatro, sus artes visuales, su cultura culinaria, sus vestidos, su artesanía y arte popular; en suma, su esencia cultural.  Esto es lo primero y principal.  Sólo procediendo de esta forma la apertura a la cultura universal será beneficiosa antes que arrolladora de la cultura propia. 

 

            Esperamos que usted tenga la lectura correcta de lo que el pueblo paraguayo quiere, el pueblo llano, no sus elites.  También esperamos que los restos gloriosos de la paraguayidad esclarecida y militante, defiendan la victoria del pueblo vigilando la conducta del futuro gobierno; y si éste opta por una política cultural conveniente al país, le será fácil hallar la persona adecuada, idónea, para llevarla adelante.

 

            Finalmente usted debería pensar en la conveniencia o no de mantener separadas la educación y la cultura como se hallan ahora; con ministerios distintos, con leyes propias que no se enlazan, en compartimentos estancos, como si no fueran vasos comunicantes.  También debería pensar si la cuestionada “ley nacional de cultura”, instrumento perverso de la oligarquía cultural, debe ser implementada o directamente derogada.

 

            Sin otro particular le saludamos muy atentamente y deseamos éxitos al gobierno que formará.

 

Rubén Bareiro Saguier                                                      Juan Díaz Bordenave

 

Alberto Miltos                                                                    Lino Trinidad Sanabria

 

Andrés Flores Colombino                                                 Luis Verón 

 

Mirta González de Piris Da Mota                                    Félix de Guarania    

 

Alcibiades González Delvalle                                           Perla Álvarez Brítez

 

Emilio Barreto Dávalos                                                     Ángel P. González Duarte

 

Emiliano González Safstrand                                           Sinforiano Rodríguez

 

Feliciano Acosta Alcaraz                                                  Gregorio Gómez Centurión

 

Teresa González Ramos de Benítez                               Marcial González Safstrand

 

Elena Cuquejo de López                                                   Conrado López

 

Dionisio Gauto                                                                   Carlos Rudy Benítez

 


 


Tadeo Zarratea

 

595 21 480 224 (Trab.)
595 21 303 418 (Part.)
595 991 200 301 (Cel.)
Asunción - Paraguay
visitá MBATOVI
Mi weblog
Click aquí





Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.