Inicio > Mis eListas > paraguainee > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1691 al 1710 
AsuntoAutor
Respecto a la tele =?utf-8?
Invitación Jornad Melina E
=?utf-8?Q?En_Ciuda =?utf-8?
=?utf-8?B?SmFqZSdv =?utf-8?
Todos igualmente p Mirtha A
RE: Todos igualmen Andrew N
Referendo: derrota =?utf-8?
=?utf-8?B?WXZ5IE1h =?utf-8?
=?utf-8?B?SGknw6Jp =?utf-8?
=?utf-8?Q?Guarani- =?utf-8?
=?utf-8?Q?UNILA-pe =?utf-8?
=?UTF-8?B?UmU6IFtw Malu Vaz
Recuperemos las ti =?utf-8?
Revista AYVU II. E =?utf-8?
=?utf-8?Q?FE_Y_ALE =?utf-8?
=?utf-8?Q?La_radio =?utf-8?
=?utf-8?Q?FW:_Prog =?utf-8?
Cuando unos amigos =?utf-8?
Minga comu nitaria Melina E
Charla sob re Pobl Melina E
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Paraguái ñe'Í
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1698     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[paraguainee] Referendo: derrota del exilio, victoria de los emigrantes
Fecha:Martes, 11 de Octubre, 2011  13:10:12 (+0000)
Autor:=?utf-8?B?TWlndWVsIMOBbmdlbCBWZXLDs24gR8OzbWV6?= <=?utf-8?B?TWlndWVsIMOBbmdlbCBWZXLDs24gR8OzbWV6?= >

Concluye el referendo: derrota del exi lio, victoria de los emigrantes

 

Berto Lambaré

< p class="MsoNormal" style="margin-bottom:0cm;margin-botto m:.0001pt;line-height: normal">Rebelión< /span>

&nb sp;

 

Cualquier estudi o sociol√≥gico o pol√≠tico serio, muestra que en el Parag uay muchos vicios y resabios de la dictadura stronista ( 1954-1989) siguen presentes, en las leyes, (malas) costu mbres, prejuicios y hasta partidos pol√≠ticos, con sus d irigentes reciclados. El propio Alfredo Stroessner hab√≠a declarado desde su exilio dorado en Brasil que para que sigan siendo los mismos de antes, s√≥lo √©l faltaba en el nuevo gobierno "de la transici√≥n democr√¡tica"; refi ri√©ndose a los malos pol√≠ticos que durante d√©cadas fra guaron elecciones, exiliaron, mataron a sus compatriotas y se autoproclamaron due√Īos y se√Īores de las diversas regiones de la rep√ļblica.

El Partido Colorad o rigi√≥ la vida pol√≠tica paraguaya por m√¡s de sesenta a√Īos, desde su hist√≥rica alianza al dictador Higinio M or√≠nigo en 1947, pasando por los fugaces e inestables g obiernos semi democr√¡ticos (1948-1954), la larga dictad ura de Stroessner y el gobierno "de transici√≥n" encabeza da por quien lo defenestr√≥, su consuegro tambi√©n color ado, el Gral. Andr√©s Rodr√≠guez. Esta afici√≥n al poder , a casi toda costa, se sostuvo a trav√©s de numerosas a cciones, pr√¡cticas y jugadas pol√≠ticas que a√ļn hoy en d√≠a siguen repercutiendo en la vida de los paraguayos; en cuestiones sociales legales, econ√≥micos, pol√≠ticos y culturales.

As√≠, cuando el Partido Colorado gan√≥ la mayor√≠a de los esca√Īos en las elecciones par a la constituyente de 1991, muchos supusieron que entre o tras cosas se ocupar√≠an principalmente de proteger a to da costa su car√¡cter de partido de gobierno. Y no se eq uivocaron, una de las acciones tomadas en este sentido f ue establecer en la nueva Constituci√≥n Nacional paraguay a (Art. 120¬į) la prohibici√≥n de voto a los nacionales residentes en el exterior, luego de tres acalorados d√≠a s de debate. Un detalle, que en el resto del mundo, usua lmente se norma a trav√©s de leyes o reglamentos, entre o tras cosas porque una constituci√≥n es mucho m√¡s dif√≠c il de cambiar al requerir m√¡s voluntades, esfuerzos, pa ctos y tiempo. Adem√¡s, se tomaron la molestia de estable cer en un art√≠culo que las modificaciones a cuestiones electorales s√≥lo podr√¡n ser realizadas luego de transc urridos 10 a√Īos de la promulgaci√≥n de la carta magna.
Conscientes de que fueron justamente sus gobier nos (mediante exilios forzosos, persecuciones pol√≠ticas o problemas econ√≥micos), los que hist√≥ricamente hab√≠a n expulsado m√¡s compatriotas, no les quedaba m√¡s que t emer al voto en el exterior e impedir el derecho humano al voto a los paraguayos que ya hab√≠an sufrido la pena de tener que abandonar el pa√≠s (o la regi√≥n) para prote ger sus vidas y/o las de sus familias, o simplemente par a encontrar fuera lo que dentro no pod√≠an.

E n esta l√≠nea, el propio General Rodr√≠guez, siendo presi dente de la rep√ļblica, el mismo d√≠a de una de las prim eras elecciones pluripartidistas de la historia paraguay a, cerr√≥ las fronteras e impidi√≥ el ingreso de los para guayos que resid√≠an en ciudades cercanas al pa√≠s o que simplemente estaban retornando a sus hogares; esto, con el fin de asegurar un poco menos de votos para su oposi tor y l√≠der del Partido Liberal, Domingo La√≠no. Los suc esivos gobiernos del mismo partido, ni se plantearon ni hablaron del problema, tambi√©n porque las crisis econ√≥ micas de los a√Īos de 1990 expulsaron muchas m√¡s persona s de las que hab√≠an retornado tras la ca√≠da de la dict adura, y posterior apertura democr√¡tica. Espa√Īa, Argen tina y Estados Unidos se convirtieron en el destino de m iles de paraguayos en la b√ļsqueda de trabajo o un mejor ingreso, hecho que repercuti√≥ fuertemente en la integra ci√≥n familiar, el tejido y el capital social, la vida c omunitaria, y la estabilidad de la joven democracia.

Pero en el 2008, una amplia alianza pol√≠tica term in√≥ con la hegemon√≠a colorada de 60 a√Īos, y el izquie rdista ex obispo Fernando Lugo inaugurar√≠a una nueva era democr√¡tica. Un gobierno, cuya alianza con el derechis ta Partido Liberal, hac√≠a prever numerosos problemas y desacuerdos que efectivamente se fueron dando, pero que tambi√©n tendr√≠a sus coincidencias, sobre todo en temas en los que la mayor√≠a tiene qu√© ganar o deseaba hacer algo por qui√©nes se merec√≠an la restituci√≥n de derech os. Los liberales -que hasta poseen organizaciones de bas e en otros pa√≠ses-, ten√≠an mucho qu√© ganar; pero, la idea se mover√≠a y tomar√≠a fuerza desde un joven movimi ento pol√≠tico, el Frente Guas√ļ, un conglomerado de par tidos de izquierda oficialista, el cual canaliz√≥ su pedi do de modificaci√≥n de la constituci√≥n no directamente a trav√©s de sus legisladores en el congreso nacional, s ino desde una iniciativa popular (figura constitucional) acompa√Īada por un total de 120 mil firmas de ciudadanos con derecho a voto, cuatro veces m√¡s a lo establecido como m√≠nimo en la carta magna (Art. 290¬į). Finalmente, el actual ministro de educaci√≥n (liberal y oficialista) V√≠ctor R√≠os, presentar√≠a como diputado la iniciativa para el refer√©ndum y obtendr√≠a pr√¡cticamente el un√¡ nime apoyo del congreso, aunque este √ļltimo acto no ser√ ≠a totalmente sincero.

Los del Partido Colora do no tuvieron m√¡s que aceptar a rega√Īadientes la prop uesta, con el temor de perder la casi invisible credibili dad que le queda entre los electores, pero no por eso se quedar√≠an de brazos cruzados. A las campa√Īas personal es de algunos de sus dirigentes por el "no", le sigui√≥ s√≥lo dos d√≠as antes de la celebraci√≥n del esperado ref er√©ndum, la acci√≥n de unos sectores del partido que se valdr√≠an de una ex figura pol√≠tica de menor calibre p ara dar una patada desesperada de √ļltimo momento tratand o de impedir la celebraci√≥n de la consulta. El ex diput ado Luis Villamayor presentar√≠a un pedido de urgencia a la Corte Suprema (dominada por una mayor√≠a de su mismo partido), una argucia legal para que se anule el proceso por supuesta inconstitucionalidad. Pedido que de ser ac eptado habr√≠a obligado a proceder a una reforma constit ucional en vez de a una enmienda, un proceso muy complica do, que requiere de m√¡s votos de congresistas y que hab r√≠a despilfarrado mucho del erario. Justamente, con hip ocres√≠a y cinismo el ex diputado declarar√≠a: ‚Äúvan a gastar una suma de 8 millones de d√≥lares, cuando bien pu eden invertir en educaci√≥n, salud, obras p√ļblicas para el desarrollo sustentable del pa√≠s‚ÄĚ, es decir, recla mar√≠a mediante un sofismo que se invierta en un proceso democr√¡tico dinero que √©l desea llevar a lo que su par tido descuid√≥ por d√©cadas. La repudia general, el rech azo de toda la opini√≥n p√ļblica y gran parte de los medi os de comunicaci√≥n y la ciudadan√≠a en general, har√≠an que el intento no prosperara a√ļn. Sin embargo, existe la posibilidad de una anulaci√≥n de todo el proceso, hec ho que pondr√≠a en jaque a dos de los poderes de la rep√ļ blica (ejecutivo y legislativo) y a toda la ciudadan√≠a, algo que podr√≠a desatar una crisis institucional con p osibles consecuencias dr√¡sticas e inesperadas.
< br> Primer refer√©ndum democr√¡tico


La si ngularidad de este evento consiste en que es la primera v ez en la era democr√¡tica que los paraguayos tienen la o portunidad de expresarse a trav√©s de una consulta ciuda dana, pese a que ya desde 1992 la constituci√≥n establece al refer√©ndum y al plebiscito como figuras. El √ļnico antecedente anterior es el plebiscito de 1940 para aprob ar una constituci√≥n redactada por el gobierno del Gra. Estigarribia. Esta consulta, n√ļmero 54 en su tipo en la regi√≥n -seg√ļn el Tribunal de Justicia Electoral-, logr √≥ sumar a Paraguay a las 110 naciones del mundo que per miten votar a sus nacionales no radicados en el pa√≠s, ad em√¡s, permitir√¡ que se candidaten a cargos.

Las cifras preliminares de la Justicia Electoral indicar on una amplia victoria del S√≠ por el voto paraguayo en el exterior, ganando adem√¡s en pr√¡cticamente todas las mesas electorales. Casi un 78 por ciento apoy√≥ la modif icaci√≥n de la constituci√≥n, contra un 21 por ciento qu e lo rechaz√≥. Una gran diferencia, previsible, pero tra scendente sobre todos para los emigrantes, situaci√≥n en la que se encontrar√≠a el 12 por ciento del total de par aguayos.

La participaci√≥n fue de s√≥lo un 13 por ciento de electores, pero con un ausentismo motivado fundamentalmente por la falta de disputa de cargos, la escas√≠sima publicidad y capacitaci√≥n, y las anti-c√≠vic as costumbres (no practicadas en esta ocasi√≥n) de compr ar los documentos a los electores o arrastrarlos en veh√ ≠culos de los partidos pol√≠ticos a votar a su local cor respondiente, con almuerzo incluido. La desmotivaci√≥n ta mbi√©n provino desde las amenazas de boicot por parte lo s empresarios de transporte (tal vez coincidentemente un sector hist√≥ricamente vinculado al coloradismo), con un a huelga que casi se inicia ayer, debida a un il√≥gico e intolerable reclamo contra la decisi√≥n del congreso de que el pasaje sea gratuito el d√≠a de las elecciones, m ientras reciben millonarios subsidios estatales por su ma l servicio.

La poca participaci√≥n es llamati va y preocupante, muestra problemas de educaci√≥n c√≠vic a y de inter√©s en asuntos pol√≠ticos; no obstante, no qu ita importancia a una victoria que es principalmente de los residentes en el exterior, personas cuya importancia va m√¡s all√¡ de sostener la econom√≠a con sus remesas de 500 millones de d√≥lares al a√Īo (3% del Producto Inte rno Bruto corriente), pues son ampliamente reconocidos p or la poblaci√≥n local por su arduo trabajo, estudio y e sfuerzo a favor de sus familias o del propio pa√≠s, y qu e en muchos casos no quieren o no deber√≠an estar en el e xterior. Desde un comienzo fue un claro signo de lo que hoy iba a suceder el hecho de que pr√¡cticamente no exis tan paraguayos sin parientes o amigos que hayan sido exi liados o hayan migrado por motivos econ√≥micos. As√≠, la elecci√≥n ganada con el voto de los residentes, lo fue p or los medio mill√≥n de residentes en Argentina y los al menos cientos de miles en EE.UU., Espa√Īa, etc., qui√©ne s se organizaron y promovieron el apoyo de sus parientes y compatriotas a trav√©s de la prensa, las redes social es y el tel√©fono. Los mismos que hoy festejan un recono cimiento t√¡cito a su dignidad y val√≠a como compatriotas .

Lo menos que se espera es que esta victoria democr√¡tica sirva de ejemplo a los pa√≠ses latinoameri canos y del mundo que a√ļn le niegan el derecho al voto y elegibilidad a sus compatriotas residiendo en otros pa√ ≠ses; y que tambi√©n podr√≠a servir de puntapi√© para ot ras reformas, buscando profundizar las democracias y rec onocer los derechos a los numerosos grupos sociales o √©t nicos que hist√≥ricamente han sido discriminados o segre gados. Un triunfo de los migrantes no s√≥lo paraguayos s ino de todos los pa√≠ses, porque es un aliento al recono cimiento a sus derechos y dignidad, un llamamiento a reco nocer la libertad humana de ir a otras partes, y de inte rcambiar culturas y saberes.

En Paraguay las q ue perdieron fueron las fuerzas del pasado, las mismas qu e establecieron un art√≠culo absurdo en una constituci√≥ n de las m√¡s progresistas, fueron las mismas que buscar on las maneras m√¡s burdas de impedir o desacreditar la fiesta c√≠vica de hoy, con la cobard√≠a de no hacer abier tamente campa√Īa por el No. La victoria del S√≠ es un ll amamiento c√≠vico de la ciudadan√≠a, que tendr√¡ impacto en otros debates pol√≠ticos, sobre todo en el sostenido reclamo por desbloquear las listas cerradas, vigentes pa ra candidatos al congreso, juntas departamentales y muni cipales; un pedido que ha sido una y otra vez rechazado por los parlamentarios de turno, pese a haber sido presen tado v√≠a iniciativas populares, iniciativas legales de congresistas y amplios pedidos de electores. El reiterad o reclamo ciudadano de no sentirse representado por sus d iputados, senadores y concejales, en alg√ļn momento debe r√¡ ser atendido, y el acto de hoy lo confirma. Adem√¡s, todav√≠a quedan muchas propuestas que atender, por lo qu e se espera que se multipliquen las consultas populares en temas como incluir la revocatoria de mandatos, permit ir la doble ciudadan√≠a, y otros cambios que en general buscar√¡n facilitar la democracia participativa en la nac i√≥n sudamericana que aunque hoy ense√Ī√≥, todav√≠a tien e mucho que aprender en civismo y participaci√≥n.

< span style="font-size:25.5pt;font-family:"Times New Roman","serif"; mso-fareast-font-family:& quot;Times New Roman";mso-fareast-language:ES">Rebel ión ha publicado este artículo con el permiso del auto r mediante una licencia de Creative Commo ns, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=137252