Inicio > Mis eListas > paraguainee > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1553 al 1572 
AsuntoAutor
=?utf-8?Q?Nivel_de =?utf-8?
=?utf-8?Q?Guarani_ =?utf-8?
Lenguas amenzadas =?utf-8?
=?UTF-8?Q?Mario_Ru PARAGUAI
=?UTF-8?Q?ABC:_=E2 PARAGUAI
=?UTF-8?Q?De:_domy PARAGUAI
=?utf-8?B?Q3VsbWlu =?utf-8?
=?utf-8?B?TWFyaW8g =?utf-8?
=?utf-8?B?Q2hlIHJ5 =?utf-8?
=?utf-8?B?VlknQVBB =?utf-8?
FW: Seminario "Pen =?utf-8?
=?utf-8?Q?Organiza =?utf-8?
Situación lingüíst Yvy Marâ
N ew Book - Nuevo Andrew N
RE: N ew Book - Nu Julia Ma
Novedades en Ápe P Ápe Para
FW: Fiesta en la g =?utf-8?
=?utf-8?B?Rlc6IEbD =?utf-8?
=?utf-8?B?Rlc6IEbD =?utf-8?
=?utf-8?Q?Gobierno =?utf-8?
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Paraguái ñe'ê
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1570     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[paraguainee] FW: Fiesta en la guerra - final (acerca del uso del guarani)
Fecha:Sabado, 12 de Marzo, 2011  14:49:55 (+0000)
Autor:=?utf-8?B?TWlndWVsIMOBbmdlbCBWZXLDs24gR8OzbWV6?= <=?utf-8?B?TWlndWVsIMOBbmdlbCBWZXLDs24gR8OzbWV6?= >




Date: Fri, 11 M ar 2011 10:52:41 -0300
Subject: Fiesta en la guerra - final (acerca del uso del guarani)
From: gustavotorres gonzalez@...
toronjtoronja@...; Lat oronja@...; guarani-nee@...

Revelador el documento respecto a la soberania linguistica guarani, aunque es normal que e l poder politico utilice a este lengua es situaciones com o la guerra, y en la actualidad en campañas partidarias (el chauvismo guarani)

LA VIDA EN ASUNCION DURAN TE LA TRIPLE ALIANZA

Fiesta en la guerra - final

Lorenzo Chapperon, cà ³nsul de Italia en el Paraguay entre finales de 1867 hast a la finalización de la guerra contra la Triple Alianza , finaliza la carta a su esposa Alicia haciendo alarde d e sus conocimientos de guaraní. De hecho, testimonios de dive rsos extranjeros que residieron en el Paraguay en aquell a época dan cuenta de que el uso del idioma era obligat orio, aun para los extranjeros. El mismo Mariscal hacía lo suyo para que lo aprendieran.

 
E-mail  
ABC
 Digital
< img src="http://www.abc.com.py/files/image/214/214947/4d7 99863f0db6_192_300%21.jpg?s=65b74bcac0bd026bd09aaec5078b0 f20" alt="Fiesta en la guerra - final" title="Fiesta en l a guerra - final" width="192" height="300">
Cementer io de San Fernando, donde los paraguayos y extranjeros e speran bajo un centenar de cruces que la muerte no se ex tienda a la “muerte real”, que es la del olvido abso luto.
Investiga ción y Textos: Marco Fano  
Edición y not as: Jorge Rubiani

A continuación, los ú ltimos párrafos de la nota:   

Moda paraguaya   

“Las serenatas y los bailes recomienzan el 1º de abr il con la noticia de la evacuación de Paso Pucú y de l a formación de una nueva fortaleza sobre la desembocadu ra del Tebicuary. Los acorazados brasileros y la posició n de Tajy parecen estar en fuerte peligro, dado que ahor a se encuentran entre dos fuegos. Así como el ejército aliado, dado que el fuerte del Timbó, en el Chaco, los corta de Humaitá, y el Tebicuary los corta de Asunció n.   

Comienzan ahora las funcione s religiosas. En cada casa se elige un santo o un ídolo cualquiera, se construye un altar en el salón, y duran te nueve días se rezan plegarias, se canta etc. Al nove no se lleva solemnemente la imagen hasta la iglesia, y a la mañana le cantan una misa con Te Deum.  &n bsp;

Ayer, día cuatro, bajé a la ciudad por la tercera vez. Todo está en orden, las patrullas controla n sin cesar que nadie circule por las calles y podemos c onfiarnos, porque el paraguayo, que es un poco ladrón a la manera de los salvajes, y que te robaría una vela, un vaso, o un pañuelo antes que objetos de valor, es un fiel ejecutor de las ordenes (1). Los soldados llevan la camisa afuera del pantalón, los cabellos rapados, unos pequeños bigotes y un quepi de cuero. Los oficiales vi sten camisa roja, los empleados camisa azul oscuro; en c uanto a los funcionarios, están invariablemente vestido s de negro, pantalón, chaleco y sombrero negro. Así es mi vida, mi querida amiga, ahora sabes sobre el Paraguay tanto como yo”.
  
Hay que aprender gua raní (*)   

“En cuanto al guaraní, ahora lo conozco mejor que tú, sé decir ‘Astimaite ndéve’, se lo agradezco; ‘iporaeté’, qué lindo; “diaja ararow”, vamos a comer; ‘añeté’, es cie rto; ‘na añetéi’, no es verdad; ‘curuzú’ quier e decir cruz; ‘Tuyutì’, el barro que hay; “Tuyucu é”, el barro que había; “Curupayty”, bosque de a cacias: ‘Paso Pucú’, el paso largo; ‘Tayi’, lap acho; ‘Ibicuy’, arena; “Itaqui”, piedra de afilar ; ‘Yatay’ y ‘Caraguatá’ son especies de palmera s; “Caa”, yerba; ‘Carimbatá”, sapo, etc. Se cue nta hasta cuatro: petei, mocoi, Mboapí, Irundi, y despuà ©s cinco, seis, etc.   

Es toy llegando al final de mis hojas de papel, así como a l final de mi historia. Espero no tener que escribirte t odavía mucho, y que pronto entre tus brazos, mi querida, podré olvidarme de mis fatigas y de los percances y pr eocupaciones, porque en serio estoy muy en ansias por to dos ustedes. Sé que mi carta del 24 de febrero pasó, p ero no estoy muy seguro de si esta podrá pasar, y ademá s ... ninguna respuesta, nada de mi Gobierno, nada de la Legación, y sobre todo, nada de ti, mi pobre querida! Y mis queridos niños, y mi pequeña Laura! No pasa día , no pasa noche sin que piense en ustedes todos, con muc ha amargura, te lo aseguro. Ayer mismo encontré en mi b olsón una bolita blanca y un número (el 52) del juego d e la lotería. ¡Queridos recuerdos! Me gustaría mandar te algo en esta carta, pero no tengo nada que pueda cabe r. Me tengo que contentar con mandarte mil besos, bien f uertes, a repartir entre todos.   

Mis saludos a los Hutchinson, a los Fillol y, sobre tod o, al Coronel. Si escribes a los tuyos, pedile a tu padr e una cruz de San Mauricio grande y una pequeña. Creo h aberla bien merecido (2). Tu esposo que te quiere. Salud os a Freddi y a Grasso.   

Chapperon  

Conclusión    

A la finalización de la guerra y, especialmente, cuando el ingreso de los Aliados a Asunci ón, Lorenzo Chapperon sufriría las consecuencias de sus denuncias y la detallada documentación que había elab orado sobre los saqueos perpetrados por los aliados. Mar co Fano lo expresa con todas las letras: “...con sus p rotestas se convierte en un enemigo jurado para Caxias y Paranhos. Y cuando muere asesinado en Buenos Aires, el 2 3 de marzo del 70, en su agonía acusa a los brasileros de ser  mandantes de su muerte”.
  
Chapperon había “atado muchos cabos” en relaci ón a la conjura contra el Paraguay (ver recuadro). En el momento en que lo asesinaron –escribe Fano– “...e staba redactando un informe para Della Croce, el encarga do de Negocios de italia en Buenos Aires”. Pero en rel ación a este trabajo, también hubo un denodado empeño para que los cabos se desataran nuevamente y los documen tos del malogrado cónsul quedaran ocultos o perdidos .. .¿para siempre?   

De seguro cont ienen parte del misterio que alguien o algunos determinar on que continuara en el misterio.   
< br>* El guaraní escrito como está en la carta de Chappe ron..

Las “sinrazones” del conflicto : el informe que condenó a Chapperon

Inf ormes como este, escrito en los tiempos finales de su la bor, cuando la guerra recorría los últimos campos calc inados en busca de más muerte, le habrían malquistado al cónsul italiano con los enemigos del Paraguay. Los m ismos motivos debieran servir para que su nombre fuera r eivindicado y revalorado en nuestro país.  &nb sp;
   
“...El Paraguay no modi ficó la legislación imperial y colonial de los españo les. El país está por lo tanto en principio cerrado a l os extranjeros y su admisión en su territorio es vista como un favor. La ley es la de las ‘7 partidas’, o s ea, la de la inquisición. Los procedimientos son totalm ente secretos. Hay que subrayar que en el Paraguay la do minación de los jesuitas dejó en herencia la confianza en la ley. Nadie le resiste, nadie la discute, pocos la violan y nunca impunemente, dado que todos saben que su espada está suspendida sobre todas las cabezas, sin exc epciones, y que cae fatalmente e inexorablemente. El jur amento, cosa banal en Europa, es sagrado en el Paraguay: el soldado que juró de vencer o morir, lo condenan a mu erte por perjuro si huye o se rinde al enemigo. No hay d iscusiones, peleas, palabras obscenas o insultantes, y t anto menos contusiones o heridas, nunca un homicidio. Lo s apodos despreciativos de “gringos” o “carcamanes ” que los hispanoamericanos distribuyen a los europeos, se los castigaría inmediatamente. Se podía, en plena seguridad, recorrer el entero territorio de la Repúblic a sin otra arma que el pasaporte. La hospitalidad era un deber sagrado, y por otra parte no pesaba mucho en un p aís que produce casi espontáneamente el maíz, la caña de azúcar, la mandioca, el algodón, donde los frutos más exquisitos crecen sin necesidad de ser cultivados, que se presta al cultivo de cualquier planta europea, y que estaba abundantemente provisto de pastizales y de ga nado. El poder de las autoridades inferiores era nulo, no podían aplicar ni multas ni penas corporales sin el ex plícito permiso del Presidente, y esto era una garantí a en un país que no contaba con otro sino el de intelig ente, pero tal sistema implicaba un régimen absolutamen te despótico. El pueblo romano prefería el absolutismo imperial a la pesada protección de los patricios, dado que frente al emperador todos eran iguales, senadores o plebeyos, y el yugo de un solo déspota, por pesado que sea, es siempre preferible a el de una oligarquía repub licana. Las clases populares del Paraguay gozaban de una relativa libertad y de la igualdad frente al Jefe del Es tado. Pero este debía saberlo todo, y por eso había es tablecido un sistema de espionaje completo y llevado a l imites extremos. Los delatores estaban en todos lados, e n el gobierno, en el Ejercito, y hasta dentro de las fam ilias. Pero, por otra parte, todo estaba en orden, el bie nestar reinaba en todos lados, la producción del país era considerable, y las obras públicas indicaban un esp íritu poderosamente creativo, y prometían distanciar n otablemente todo el resto de la América hispánica. Diez años más de la administración absoluta e ilu minada de López II, y el Paraguay habría dictado ley a la América del Sur. La guerra con el Brasil era, por l o tanto, una necesidad para ese país, y las ocasiones q ue nunca faltaron en las contiendas entre las colonias es pañolas y portuguesas no faltaron tampoco en estas circ unstancias” (*).   

* Las negritas son del editor
 
NOTAS:
 
1. Lo que nadie supuso es que nue ve meses más tarde, al caer Asunción en manos de los A liados, el pillaje haría trizas de la ciudad. Los solda dos aliados no dudaron en ingresar a los templos ni a las sedes diplomáticas. Y Chapperon pagaría caro por el patrimonio desaparecido de su consulado. & nbsp; 

2. A San Mauricio se le personifica como un caballero de armadura portando una cruz roja en el pecho. En muchos lugares en Suiza, Francia y Alemani a lo han elegido como su patrón celestial. A él se le invoca cuando se sufre padecimientos de gota, cólicos, e tc.

11 de Marzo de 2011 00:36


--
che ha'e Gu stavo

--
Oĝuahê ndéve ko marandu reimégui Google "Guarani Ñe'ẽ" Atýpe
Remyasâis éramo ne remiandu ko Atýpe, embou ne marandu ko ñe'êv evépe: guarani-nee@...
Nereimesevéirà ´ ko atýpe, embou peteî marandu ko ñe'êvevépe:
guarani-nee+unsubscribe@...
Reikuaasevà ©rô ambue mba'e ko Aty rehegua, eike ha ehecha ko'ápe:< br> http://groups.google.com. py/group/guarani-nee?hl=es?hl=gn.