Inicio > Mis eListas > mutantes > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 8651 al 8700 
AsuntoAutor
RV: Sorprendente - Presiden
Amar a los Padres sweet sw
PREDICCIONES PARA Presiden
LA ONDA ENCANTADA sweet sw
RV: ESPERANDO LA S Presiden
Un mensaje de Osy Escuela
SOLO SEAN - Para Presiden
Los signos Zodica sweet sw
TODAS NUESTRAS PAL Presiden
Quien pueda, vea e sweet sw
Darme de baja Adriana
Por favor dar de b Adriana
LA FUERZA DEL PENS Presiden
RV: Apoyo Internac Presiden
RE: Por favor dar Presiden
Rv: Desde el Centr sugg
Reenviar: RV: URGE Manuela
CUANDO VIENEN LAS sweet sw
RV: Si no tuviera Presiden
RV: EL MUNDO DE LA Presiden
INSTRUCCIONES PARA Presiden
RE: Reenviar: RV: svetlana
FW: para todas mis FATIMA E
Amor en Acción sweet sw
SECRETOS DE LA NAV sweet sw
RE: FW: para todas svetlana
=?UTF-8?Q?Dentro_d gabriel
Amig@s del conocim proyecto
RE: Amig@s del con Omar Cen
LA ONDA ENCANTADA sweet sw
¿JUSTICIA DE DIOS? Presiden
RV: ATENCION, INFA Presiden
LA ESTRELLA DE BEL Presiden
Re: RV: ATENCION, Mistica
Re: RV: ATENCION, Ricardo
Informacion?.....q proyecto
LA ALEGRIA Y LA FE Presiden
RV: guerreros del Presiden
UN-SUSCRIBIR NELSON G
LA LEY DEL DES-APE Presiden
Generación N sweet sw
UN-SUSCRIBIR NELSON G
Invitación a la Pr sugg : \
RE: Invitación a l ekim ari
RE: Invitación a l Daniel T
CRISTO MISTICO sweet sw
Nuestro Ser Esenci sweet sw
NUEVA ENERGIA PLAN sweet sw
UN-SUSCRIBIR NELSON G
FW: Estoy buscando sweet sw
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MUTANTES
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15097     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mutantes] SOLO SEAN - Para leer y reflexionar...
Fecha:Miercoles, 6 de Diciembre, 2006  12:38:44 (-0600)
Autor:Presidencia Corporativa <gglezl @..................mx>

Enviado el: Sábado, 02 de Diciembre de 2006 03:22 p.m. 
 
Asunto: El Boletín Cuántico de Noviembre 2006 - 2da. parte 
 
  
 
SOLO SEAN 
 
Por Gillian MacBeth-Louthan 
 
  
 
Cuando estábamos en espíritu, todas nuestras elecciones parecían sumamente 
fáciles, sin que necesitásemos hacer ningún esfuerzo. Sabíamos que 
elegiríamos correctamente sin problemas, sabíamos que cada elección tenía 
una conexión divina y una contrapartida. Cuando entramos en este aspecto 
sólido de divinidad, la Tierra tridimensional, el cuerpo, todos comenzamos a 
olvidar que teníamos amnesia planetaria. Nos volvimos holográficamente 
limitados y temerosos. Dimos pasos de bebé, no los pasos gigantescos que le 
habíamos prometido al universo. 
 
  
 
En el ómnibus que nos llevaba, la Tierra, el conductor habló del helado Ben 
& Jerry, del chocolate Godiva, de montones de sexo y todos los bienes 
tangibles que podíamos esperar en nuestra estadía en el planeta. El 
conductor nos dijo que olvidaríamos de dónde veníamos, que nos olvidaríamos 
de sólo ser, que permaneceríamos enredados en la red terrestre del olvido y 
que a veces nos sentiríamos abandonados, desesperanzados y solos. Y que 
entonces llegaría el día en que recordaríamos una vez más quiénes éramos y 
por qué estábamos aquí en la Tierra y todo el cielo cantaría de alegría. 
 
  
 
A todos nos entusiasmaba mucho venir a la Tierra, sentir emociones, sentir 
amor, besar y saborear todo lo que la Tierra tenía para ofrecer. No 
escuchamos al conductor, no escuchamos con el corazón. Así que todos nos 
bajamos del hermoso ómnibus amarillo y entramos en este mundo gritando y 
pataleando. Algunos nos quedamos, otros se marcharon a casa de inmediato.  
 
  
 
Hasta que cumplimos unos cinco o seis años, todavía podíamos recordar 
bastante bien. Todavía podíamos ver a nuestros ángeles y nuestros maestros 
de luz; ellos eran nuestros amigos invisibles y jugábamos con ellos y 
hablábamos con ellos en la mesa a la hora de la cena. Muy pronto comenzaron 
a llegar cataratas cósmicas que nos impidieron recordar, mostrándonos las 
así llamadas limitaciones de este planeta, de este mundo. 
 
  
 
Nosotros éramos los maestros de luz, los que se ofrecieron para guiar a la 
Tierra hacia su próximo paso, hacia la próxima luz, hacia su estrellato. 
Algunos de nosotros nos aferramos firmemente a los pequeños recuerdos, a los 
pedacitos de Cielo que aún residían en nuestro corazón. Nuestras visiones 
eran tan poderosas y eran un tesoro tal que nadie podía arrebatárnoslas. Las 
sosteníamos silenciosamente, sabiendo que algún día se manifestarían 
plenamente. 
 
  
 
Nos adiestraba y enseñaba la Madre Tierra misma. Les hablábamos a los 
animales; ellos escuchaban y oían nuestro grito. Las flores conocían 
nuestros pensamientos mismos, el viento nos sostenía como una madre amorosa. 
Cada noche, después de dormirnos, volábamos por nuestro vecindario. Las 
estrellas nos enviaban recordatorios de quiénes éramos en forma de vehículos 
estelares y luces en el cielo nocturno.  
 
  
 
Los demás niños de la Tierra veían que éramos diferentes y no escondían que 
lo sabían. Nos herían con sus palabras y sus palos y sus piedras, haciendo 
que nos encerrásemos aún más en nosotros mismos, alejándonos más de lo que 
era terrenal. Nos mirábamos en el espejo intensamente, más allá del cuerpo, 
nos mirábamos a los ojos y en el reflejo que teníamos ante nosotros, 
preguntándonos ¿Quién eres? ¿Dónde estoy? 
 
  
 
Durante muchos años, el cuerpo pareció una carga y no un templo. Muchos de 
nosotros nos sentimos como extranjeros en tierra extraña –sólo queríamos 
volver a casa. No queríamos participar más en este juego de ser humanos, nos 
dolía ser humanos. Dolía sentir la tristeza y el dolor de todas las cosas y 
todas las personas que nos rodeaban. Todos habíamos nacido con empatía, 
sentíamos intensamente, hasta la médula misma de nuestro ser. Nuestros 
padres y nuestros compañeros lo veían únicamente como melancolía y creían 
que lo superaríamos, pero nunca lo hicimos.  Así que nos volcamos más y más 
hacia nuestro interior, escondiéndonos de nuestros sentimientos, 
escondiéndonos de nuestra humanidad y escondiéndonos de lo que nos hacía 
especiales. 
 
  
 
Durante años hicimos cuanto pudimos para olvidar, todos nosotros sólo 
queríamos olvidar que éramos distintos. Sin importar cuánto intentásemos 
ahogar nuestra luz interior, la llama nunca se extinguía. De hecho, cuanta 
más edad teníamos, más brillaba nuestra luz a través de todos los 
dispositivos de ocultamiento. Ya no podíamos escondernos de lo que éramos 
por más tiempo. Estábamos comenzando a recordar una vez más. Estábamos 
recordando que teníamos una misión importante, una promesa y una tarea que 
cumplir. Una y otra y otra vez escuchamos retumbar estas palabras en nuestra 
mente y nuestro corazón: Sólo ama, simplemente ama a esas personas. 
Muéstrales amor. Recuerda, sólo amor.  
 
  
 
De vez en cuando nos atrevíamos a aventurarnos en el mundo real. Tratábamos 
intensamente de mostrarles a otros qué era verdad, qué era luz, qué era 
amor, tal como lo conocíamos, tal como lo recordábamos. Nuestras palabras y 
acciones caían en oídos sordos y en corazones ciegos. No estaban listos para 
oír la verdad, para ver la luz, para aceptar el amor. Y nos lo hacían saber 
fuerte y bien claro. 
 
  
 
A lo largo de nuestro camino, el Universo envió ángeles y hermosas visiones 
para mitigar el dolor de lo humano. A medida que envejecíamos, nuestros 
dones comenzaron a amplificarse. Sin importar cuánto tratásemos de 
alejarlos, ellos irrumpían a través de la etapa cristalina del letargo y 
demandaban más de nosotros, aproximándonos  más a nuestra luz. Las visiones 
nos hablaban de un tiempo en la Tierra en el que finalmente todos se 
refregarán el sueño de los ojos y despertarán al recuerdo de su divinidad. 
Las visiones nos decían que no estábamos solos en la Tierra, nos hablaban de 
verdades que serían desveladas y reveladas. Las visiones nos hablaban del 
tiempo en que seríamos los conductores de la luz y guiaríamos a las personas 
de la Tierra de regreso a la Fuente, a la Luz Original, a la singularidad, 
un Dios, una luz, un corazón. Un tiempo en el que cada rostro que mirásemos 
reflejaría la luz que residía en su corazón. Un tiempo en el que nuestro 
corazón se convertiría en un catalizador y encendería el punto de luz 
dormido en todas las personas que encontrásemos.  
 
  
 
Nos aferrábamos firmemente a esas visiones sabiendo que eran verdaderas. Nos 
las daban para sustentarnos, para amarnos y sostenernos, hasta que les 
llegase el momento de manifestarse en el ahora. En ese tiempo de espera nos 
reunimos con nuestra propia divinidad, cultivamos nuestra propia luz y 
aprendimos a amar a este cuerpo humano. En 1987, se emitió el primer llamado 
de alerta a la humanidad. Todos los corazones de la Tierra se alinearon y 
proclamaron que había llegado el momento. Los hijos de la Tierra dieron su 
primer paso de bebé hacia la fe. En 1992, se emitió otro llamado de alerta, 
la Constelación de la Paloma y la Estrella de la Paloma emanaron la 
Conciencia Crística a la Tierra, despertando al profeta dormido en toda la 
humanidad. El portal 11:11 se abrió y ya no se puede volver atrás. Desde 
entonces, han despertado millones de personas y han visto su luz interior. 
Han despertado a su divinidad, reconociendo el rostro de Dios que 
representan. 
 
  
 
Día a día obtenemos un atisbo de lo que vendrá. Nos sentamos ansiosamente, 
esperando las promesas de un Creador amoroso. Ahora sabemos que nada fue en 
vano en nuestro viaje porque todo fue parte de la oración de luz. Nosotros 
fuimos los sustantivos, los pronombres, los verbos y los adjetivos. Ahora 
sabemos que en realidad nunca olvidamos, que todo fue una ilusión, como lo 
es nuestra humanidad, como lo es nuestra limitación. Ahora sabemos que la 
luz vive siempre en cada molécula de existencia. 
 
  
 
 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
 
-~--------------------------------------------------------------------~-