Inicio > Mis eListas > mutantes > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7801 al 7850 
AsuntoAutor
Re: Mensaje para e Ricardo
Re: Mensaje para e firenze
DANZAS PARA DIOS Gustavo
MENSAJE PARA VIVI Gustavo
ATENCION !!!! Raquel B
meditación masiva Susan G.
RE: ATENCION ! Gustavo
Re: ATENCION ! Ricardo
RE: ATENCION ! Gustavo
QUE PASA EN EL PLA Gustavo
La Sexta Ola de lo Gustavo
Re: Re: ¿y tu que Miriam L
***Taller de Prosp Susan G.
RV: Más materia gr Gustavo
RECEN POR FRANCIA Gustavo
Carlos A. Madrazo firenze
informe confidenc Gustavo
Fragmento de Mensa Gustavo
Signos en el ciel Gustavo
Tepoztlan 2005! / Ricardo
RV: Siembra Amor.. Gustavo
EL PERDON NOS DA Gustavo
¿Que eligiria VER Raquel B
El Dinero y los T Gustavo
Alimentos Transgé Gustavo
RV: Kwan Yin: 'la Gustavo
Celdas alotrópicas Francisc
Celdas Javier W
Terapias de Elect Gustavo
DIA DE ACCION DE G Gustavo
RV: Luz y Sabidurí Gustavo
Boletín EAT noviem Escuela
CEREMONIA DE LUZ - Gustavo
CEREMONIA DE LUZ ( Gustavo
Florecimiento del Raquel B
Psicoterapia e Hip ecsand
RV: Tecnologia Ter Gustavo
EL EJE DE LA ARMON Gustavo
RV: PROGRAMACION D Gustavo
Masaru Emoto defi Gustavo
Las energías de D Gustavo
SUEÑOS DE SEMILLA Gustavo
Celia Fenn - Dail Gustavo
RV: mandalas ... Gustavo
El Desafío de las Gustavo
BUEN HOGAR.... Gustavo
Petición Gustavo
A propósito de la Gustavo
EL ADN ES INFLUENC Gustavo
MENSAJE DEL JEFE J Gustavo
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MUTANTES
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 14243     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mutantes] DANZAS PARA DIOS
Fecha:Lunes, 7 de Noviembre, 2005  09:46:30 (-0600)
Autor:Gustavo Gonzalez Lewis <gglezl @..................mx>

Dios está aquí y sus milagros surgen todos los días.
Confía en El.
Saludos cariñosos de Rita Calderón

 Danzas para Dios
Por Miriam Coronado







Jennifer e Isaías , dos ángeles en la tierra


HOY HE CONOCIDO GENTE BELLA


Hoy he conocido gente bella,

portales de luz que iluminan las almas,

cristales que me recuerdan el rostro de Dios cuando sonríen

cuando estrechan sus manos con las mías.



Hoy he conocido gente bella,

 los que llenan mis ojos de alegría cuando sus sonrisas bañan  mi alma,

 y entonces recuerdo que más allá de una pena mía,

 está la esencia de la vida  latiendo al  compás de aquellos que en su
entrega,

van dando su ejemplo a medida que caminan.



Hoy he conocido gente bella,

 dos luceros que en el cielo de la esperanza han buscado su propio brillo,

 y tras cada huella, van recorriendo las que tú y yo no hemos caminado
todavía.



 Y desde el altar de mi alma,

 elevo un soplo de amor que en su recorrido,

 vaya escribiendo poco a poco:

¡Gracias Jennifer e Isaías! por enseñarme el verdadero valor de la vida.




Miriam Coronado



Despuntaba el sol en un día de noviembre, los amaneceres son siempre un
inicio, cada día gesta una esperanza.

Omaira una joven de 21 años gestaba también en su vientre una nueva vida, a
tan corta edad ya estaba casada, la espera de su primer hijo representaba
una alegría inmensa, esta emoción era algo diferente a los anhelos de
cualquier madre, pero cómo entenderlo si nunca antes lo había experimentado.

Una tarde de ese mismo mes nació Isaías. Sus primeros meses de vida
transcurrieron entre delicados cuidados de salud, hasta que en el noveno mes
el diagnóstico fue más preciso: había nacido con parálisis cerebral.

Enfrentar este reto no es fácil a tan corta edad, pero Omaira lo asumió, era
su hijo y su responsabilidad, así lo entendió, tal vez por eso aceptó
proporcionarle a Isaías el calor de una compañía, y así fue como un año mas
tarde, nacía Jennifer, una bella niña de grandes ojos que venía a ser un
apoyo para su hermanito, misión que ha cumplido con mucho amor aunque ella
también nació con parálisis cerebral.

Omaira extremaba los cuidados, los médicos decían que solo vivirían hasta
los 18 años, las dificultades económicas no les permitían asistir a las
instituciones especializadas, hizo una gran promesa a Dios: -“Señor, me
entrego a ti para darle a ellos la felicidad y aquello de lo que fueron
privados en la vida, porque ellos no pueden ser como otros niños, me
dedicaré hacerlos feliz, a llenarlos de amor”.

Tenían 6 y 5 años cuando Omaira pudo entender  las conversaciones que Isaías
y Jennifer decían tener con la Virgen  y con el Maestro Jesús, se retiraban
a sus cuartos y allí pasaban en vigilia de oración desde las 10 p.m. hasta
la 1 a.m.

Y llegó la recompensa: el sacerdote  Gerardo Tardí debía rezarle tres veces.
Ambos niños llevaban siete y seis años con continuas infecciones, las cuales
cesaron al término de los tres días de oración.

A partir de ese momento la calma retornó a Omaira quien ahora poseía una
certeza y fe en Dios de que sus hijos cada día estarían mejor ¡Cuánto cuesta
alcanzar la confianza del amor del Padre!

Tres años más tarde Isaías sorprende a su mamá al pedirle con mucha firmeza
la Biblia ¿de donde la conocía? Señaló un párrafo y le preguntó: ¿Qué me
mandó a decir Papá Dios? Ahí estaba la frase: Pronto, vendrás a bailar
tambores conmigo”. En ese momento comenzó la angustia de Omaira, quien le
pareció entender en esas palabras que a sus hijos les quedaba poco tiempo de
vida.

Su inquietud aumentó cuando una mañana ellos se quejaban de dolor muy fuerte
en sus cuerpos, no podían levantarse de sus camas ¿Qué hacer?. Fue  entonces
cuando Isaías la tranquilizó diciéndole que “anoche lo había venido a buscar
Papá Dios”, pidió nuevamente la Biblia y allí decía: “anoche Dios me llevó a
una nube, dancé como David” ¡habían estado toda la noche danzando para Dios!
y era obvio que sus cuerpecitos estuvieran cansados.

Como  traviesos angelitos su mamá descubrió que  ellos se juntaban en un
mismo cuarto para rezar el rosario ¿Quién les enseñó a rezarlo? - Papá Dios
me lo puso en la mente, contestaba Isaías.

La Justicia Divina a veces se disfraza de peligro. Un ataque de asma sufrido
por una primita a altas horas de la noche pone en alerta nuevamente a
Omaira, estaba sola con los niños, no podía llevarla a un hospital de
emergencia, la niña ya estaba blanqueando los ojos cuando escucha decir a
Isaías: -mamá tráemela aquí. La niña fue puesta sobre sus piernas,  él puso
una mano sobre la niña y la otra sobre el pecho de él, inició su oración, la
niña comenzó a calmarse, dejó de blanquear los ojos, empezó a respirar bien
y se quedó dormida.

Así, a sus 15 años de edad Isaías inicia su servicio de sanación junto  a
Jennifer, quien decide  acompañarlo en esta noble misión, comienzan a llegar
aquellos que buscan mitigar sus dolores físicos, la voz se corre entre los
que son sanados, aparecen los testimonios de quienes nunca antes habían
tenido fe pero que luego de cada curación se han entregado devotamente a
transformar sus corazones en verdaderos templos de Amor Crístico.

Aun siete años después de esta iniciación, sus cuerpos mostraban la
deformación con que habían nacido, sus ojos, manos y pies torcidos, el
cuello no lo controlaban, así como tampoco los movimientos involuntarios que
tienen las personas con parálisis cerebral. Isaías tenía sus pies
completamente torcidos, Jennifer no se sentaba, no controlaba la parte
cervical de su columna, había que ponerles almohadas para poderse sentar.
Nuevamente los misterios de Dios se manifiestan de forma enigmática.
Jennifer enfermó, los médicos ordenaron operación de emergencia, la columna
estaba a punto de hacer presión hacia el pulmón, el corazón, el riñón y el
intestino, la niña se podía morir. – Estuve 3 días sin  saber que decisión
tomar, la operación era tan costosa- comenta Omaira, pero entonces Isaías me
dijo: -te mandó a decir Papá Dios que no la vas a operar. -Confié nuevamente
en su mensaje, no la operé. En la última tomografía salió la cara de Isaías
quien sólo expresó -yo me fui hasta allá en espíritu.

No se sabe como pasó, poco a poco comenzaron a enderezarse ¡pareciera que
fue de la noche a la mañana! ayer estaban torcidos, hoy  listos para prestar
desde sus sillas de ruedas sus servicios a Dios, porque tal como lo
exclamará aquel Padre Gerardo ¡Estos niños son cuerpos del Espíritu Santo!

Y así, siguen estos ángeles dejando sus huellas en la arena de nuestros
corazones, para que las sigamos, con la confianza de que perseverando en la
luz  continuemos construyendo juntos  el cielo en la tierra.



(Actualmente Isaías y Jennifer a sus 32 y 31 años respectivamente siguen
cumpliendo servicio de sanación en su casa del Hatillo en el estado
Miranda - Venezuela)







Periódico Canal de luz Nº 5 /Venezuela












-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net



-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net