Inicio > Mis eListas > mutantes > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5851 al 5900 
AsuntoAutor
2a.Parte - 17 Cong Gustavo
si estás en Colomb SusanaG.
RE: si estás en Co Enrique
SI ENTONCES HUBIER Gustavo
Grabación/Programa Gustavo
MILAGRO DE AMOR Gustavo
RE: Grabación/Prog Enrique
RE: Todavía un poc Enrique
Seminario Ayurveda SusanaG.
RE: Grabación/Prog Jorge A.
RE: Grabación/Prog Enrique
**MALA EDUCACIÓN* Riquinha
RE: **MALA EDUCAC Enrique
Re: **MALA EDUCAC Riquinha
"caminos" Riquinha
mensaje del campes firenze
la rejilla y el ad firenze
Alteración del cli José Gar
importante firenze
agendá 5 de octubr SusanaG.
"EL BUSCADOR" LiebeLic
LABERINTOS (El Bus LiebeLic
LOS OTROS (El Busc LiebeLic
"El nacimiento y e Riquinha
RV: ORACIÓN ESENIA Gustavo
EL MUNDO (El Busca LiebeLic
UNO (El Buscador) LiebeLic
Las Claves de Enoc Gustavo
Regalitos para el LiebeLic
Fwd: FW: Fwd: ojal FATIMA E
RE: Las Claves de fgirones
El Amor - Camino I LiebeLic
21 de septiembre D SusanaG.
Re: Fwd: FW: Fwd: Celia Mo
algo sobre el ego. LiebeLic
"Sosiego" LiebeLic
si les interessa LiebeLic
RE: Las Claves de fgirones
The Kabbalah Centr LiebeLic
El Centro de Cabal LiebeLic
por que la gente g firenze
arcángeles firenze
SSJuan Pablo II firenze
interessante y ant LiebeLic
relaciones ideales firenze
Amar al Prójimo Gustavo
Frases de la Madre Gustavo
Fwd: leelo FATIMA E
CREANDO ABUNDANCIA LiebeLic
De dónde provienen LiebeLic
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MUTANTES
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12315     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mutantes] UNO (El Buscador) "FIN del libro"...y gracias por vuestra atencion.
Fecha:Miercoles, 17 de Septiembre, 2003  13:48:01 (EDT)
Autor:LiebeLicht <LiebeLicht @...com>

UNO 
 
33. Intuición de la unidad 
 
Hay signos visibles para reconocer si avanzas en tu 
camino  
o si en cambio te detienes y regresas. 
Recuerda cuando eras niño: 
obrabas en unidad 
hacías, sentías y pensabas la misma cosa 
y en el mismo momento. 
Si deseabas o rechazabas algo 
lo hacías con el cuerpo y con el alma. 
Recuerda los recuerdos más felices de tu vida: 
fueron tales porque en ellos eras sólo uno contigo mismo 
es decir que hiciste lo que tu corazón 
y tu razón 
decidieron hacer. 
Y esos instantes marcaron en ti una huella imborrable 
sin la mancha del arrepentimiento. 
 
Pero esa unidad fue transitoria. 
Después, de modo incomprensible 
comenzaste a separarte en tu interior. 
Es así como de adulto sueles sorprenderte 
haciendo una cosa 
sintiendo otra 
y pensando una tercera. 
Y esta separación se da aún en los momentos más íntimos 
por eso a veces dices te amo o te odio 
aunque en realidad tu intención vuela en sentido contrario. 
Digamos que es un proceso natural que se da en todas las 
personas  
no debes castigarte por ello. 
Los momentos de los que te sientes culpable son como las 
curvas del camino: 
hacen girar al caminante pero permanecen inmóviles. 
Descubrirás, buscador, que el secreto de un sendero recto 
Reside en sus curvas interiores 
por eso no necesitas negar aquello que consideras retrógrado 
en ti: 
la auto negación es una idea equivocada 
es mejor que digas "yo soy yo y no hay socio en mi" 
porque negarte es como tener dos personalidades: 
una es la que niega 
la otra es la negada. 
Y esto es separación. 
Tú eres uno solo y no estás en combate con la vida 
mejor esfuérzate en reunir los fragmentos de tu alma 
bajo un manto de unidad y alegría 
en vez de forjar castigos y separaciones. 
 
Buscador 
no creas que la luz es bien y la sombra es mal. 
Innumerables veces he visto la luz del sol 
disolverse en la oscuridad de la noche 
y otras tantas veces he visto la noche fundirse  
en el abrazo de la madrugada. 
Por eso sé que luz y oscuridad son la esencia doble 
y única 
de la vida 
y sé que no hay sagrado y no hay profano 
porque si todo es parte de un gran todo 
no hay separación 
sino unidad. 
Lo sacro y lo profano es sólo una visión parcial 
y perversa 
del ojo humano. 
 
Claro, hasta aquí es mucha la senda recorrida 
y ya no puedes 
ni quieres 
volver atrás. 
Tu búsqueda te ha llevado allá o aquí 
hacia días memorables o paisajes despiadados 
y en cada giro de tu marcha hubo un motivo 
a veces insospechado 
que después se reveló fundamental. 
Por esta misma causa 
tu historia no es una procesión de momentos sin sentido 
ya que desde su pequeño tiempo 
desde su diminuto espacio 
un buscador sabe que cada instante de la vía 
es una ocasión para aprender. 
 
Y en tu andar poco a poco descubres: 
que la rueda de los días no gira en vano 
que de algún modo todos tus pasos están unidos 
que siempre existe una causa para cada acto 
y para cada ser 
que el complemento de la noche es el día 
y el de medio fruto su otra mitad 
así como que el complemento de tu camino 
es lo que resta por andar. 
Por eso puedes contestar a la pregunta: 
¿cuál es la otra parte de ti? 
La respuesta que brota es tan simple como enorme: 
tu otra mitad es el universo. 
¿Te suena esa palabra? 
Uni-verso. 
Por eso, cuando te despiertes y mires en torno 
podrás vislumbrar la existencia de un plan 
de una geometría 
de un dibujo universal que incluye todos los momentos 
y todas las cosas. 
Intuirás que la unidad es ver en unidad 
hablar en unidad 
oír en unidad 
comprender en unidad. 
Entonces álzate y proclama tu derecho a completarte 
a re-unirte 
a saberte uno con todas las cosas 
con todos los seres 
y con el mismo organismo cósmico 
que pulsa con los días y con las noches. 
 
34. Fe 
 
Existen restos de lo que alguna vez fueron caminos 
verdaderos  
y también otros que se ofrecen a buen mercado. 
Hay senderos exóticos o imitativos 
y falsas vías que prometen sabiduría y bienestar 
en pocas lecciones. 
Mira un poco a tu alrededor: 
está lleno de buscadores que giran entre ruinas 
de antiguas creencias 
son como ciegos que palpan paredes rotas 
imaginando como fue el edificio derrumbado. 
Sin embargo hay algo que los unifica 
un rasgo en común: 
todos ellos dicen tener una fuerza que llaman fe. 
 
Un buscador tiene fe en su camino 
confía en que su andar lo llevará hasta la meta. 
Pero si te preguntas 
¿qué es la fe? 
debes saber que esa palabra suena distinta 
según el corazón que la pronuncie: 
ya que existe la fe de los fanáticos 
que oscurece y anula todo a su alrededor. 
Y también la fe de los ingenuos 
que acepta sin preguntar. 
Y la fe de los miedosos 
que creen protegerse de futuras condenas. 
 
En cambio la fe del buscador es la certeza 
de creerse en el rumbo correcto 
porque sabe que la médula de su creer 
el eje de su fe 
está en la búsqueda. 
Y que tal vez el camino no termine nunca. 
Por eso camina tranquilo. 
 
35. Lo inmortal 
 
Si comprendes que la única vía 
es la que se abre delante de ti 
también entiendes que es inútil seguir nutriendo ilusiones 
y sostener los castillos que fabricaste en el aire. 
 
Dando un paso al costado de tus creencias 
verás derrumbarse tus ideas sobre el destino 
el fatalismo 
el karma 
la rueda de las encarnaciones. 
También caerán tus teorías sobre la iluminación 
el nirvana 
el éxtasis 
la contemplación 
y la gracia divina. 
Dejarás entonces de ambicionar la inmortalidad 
moneda antigua que encandila a los mortales escépticos 
y a los mortales creyentes 
porque si has comprendido lo dicho hasta aquí 
descubrirás lo absurdo de buscar lo que ya se posee. 
 
Si el camino se abre a cada paso 
sabes que en verdad nada sabes 
por lo tanto dejas de pretender la sabiduría 
y admiras la inteligencia directa de los árboles que crecen 
y de todo lo que te rodea. 
Descubres que 
así como el agua gira sin cesar en su ciclo eterno 
en el infinito círculo de su voluntad elemental 
tu cuerpo respira porque existe una voluntad que lo hace 
respirar 
y lo mantiene vivo. 
Sólo si esa voluntad se disuelve tu cuerpo muere 
mientras esa energía está allí 
no puedes morir. 
Es una fuerza que funciona sola 
y no depende de ti 
pero si puedes reemplazar esa mecanicidad 
por una voluntad verdadera 
si esa fuerza llega a ser permanente 
entonces la muerte ya no puede existir. 
 
En fin 
cuando dejes de ambicionarlo 
te descubrirás inmortal. 
 
 
 
36. Tu mirada 
 
Cuando tu mirada era inocente 
una nube era una nube. 
Después en ella comenzaste a ver 
un gigante con los brazos alzados 
un dragón de cien cabezas 
una muchedumbre de seres extraños 
un puente entre el cielo y la tierra 
y tantas miles de formas 
como miles de veces miraste 
esas manchas blancas en el cielo. 
 
Ahora escucha bien: 
tu puedes morir a tu viejo mundo 
es decir a tu viejo modo de ver el mundo. 
Esta es la buena noticia 
esa es la muerte y la resurrección 
de la que escuchaste hablar a tantos buscadores. 
Piensa qué curioso: 
para que comprendas debo decir 
"tu viejo modo de ver la realidad" 
pero en realidad tu no ves lo real 
sino lo que crees que es real. 
Tu no ves lo que es 
sino lo que no es 
porque aquello que tus ojos toman por cierto 
está filtrado por la niebla de tu mirada. 
Estos son los velos de los que sentiste hablar 
ésta es la diversidad y la separación: 
cada mirada responde más a los ojos de su dueño 
que a la realidad de lo existente. 
 
Buscador, para quien ve de verdad 
las apariencias nunca son engañosas: 
donde hay luz ve luz 
y donde hay sombras ve sombras. 
Por eso cuídate bien de interpretar la vida 
a través de los ojos de otro 
y también de empujar a los otros 
para que vean el mundo que tu mente crea. 
Es mejor que tomes por real lo que tu ojo ve 
y no lo que tú ves de las cosas. 
Observa el diente del tigre 
colmillo feroz que ostenta el brillo del sol 
que mata y no asesina 
él es más real que cualquier laberinto teórico 
y que todas las filosofías que juegan a cazar la verdad. 
Observa lo justo del azar 
es más exacto que el azar de la justicia. 
Observa la nube que llueve 
el suave desgano con que el agua moja el camino. 
Observa la cara oculta de Dios 
y tu lado de luz. 
Observa la poesía del gesto 
la fuerza del silencio cuando acaban las palabras 
la pólvora del vientre cuando se enciende y estalla. 
Te digo que allí hay más verdad 
que en todos los discursos sobre la verdad. 
 
Gracias a un cambio gradual de tu mirada del mundo 
puedes cambiar el mundo 
mejor dicho: tu comprensión del mundo. 
No es un proceso mágico ni instantáneo 
pero mañana 
cuando tus ojos sean de nuevo tus ojos 
y tu mirada haya aprendido a ver la unidad 
de todas las cosas 
la nube será nube otra vez 
mas entonces sabrás que ves en unidad 
lo sabrás con tal fuerza 
que nada importará el objeto de tu mirada: 
estarás ausente de lo que ves 
pero presente en la verdadera realidad. 
 
 
37. Atención y presencia 
 
Algunos buscadores hablan de ejercer la atención 
como si fuera una virtud 
y es verdad 
ya que uno es 
según el sentido que imprime a su esfuerzo consciente. 
Pero tu mente menor sólo posee esa capacidad en  
pequeña medida 
y casi siempre es dominada por aquello que le gusta 
o que no le gusta 
de modo que tu atención vaga sin rumbo 
como un animal perdido en el bosque 
hasta que algún señuelo la atrae 
y la hace prisionera. 
 
Observa cuánto esfuerzo debes hacer 
para mantener tu atención sobre cualquier cosa: 
puedes comenzar a atender con facilidad 
pero al poco tiempo tus fuerzas decaen. 
¿Por qué? 
Porque eres débil 
y pierdes demasiada energía 
en una infinidad de pensamientos simultáneos 
aún en este momento 
mientras escuchas estas palabras. 
Mira alrededor: 
Está lleno de objetos y de personas que quieren capturar tu 
atención 
te dejas llevar por su confusión sin poder despegarte de  
ellos 
pierdes toda objetividad 
y a veces hasta das consejos 
sin percibir que estás sumergido en ese estado. 
No pienses que un día de estos pasará por tu vida 
alguien que te dirá cómo ser más consciente 
y tampoco creas que desde mañana estarás más atento. 
Si es así sólo estás soñando. 
¿Te suena extraño sentirte decir que tu atención es débil 
y que pierdes fuerza por el camino? 
Te lo explico de otra manera: 
en realidad no tienes voluntad ni intención 
estás siempre pendiente del juicio de otros 
ansioso por sentirte importante 
o por recibir cortesías. 
Y eso vale para todas las personas. 
Pero si logras estar cada vez más y más presente 
empezarás a ver los momentos en los que ese animal 
cae en la trampa 
y descubrirás la forma de liberarlo. 
No digo que debes estar presente en ti 
y ausente del mundo que vives 
ni que debes renegar de sentir lo que sientes 
afirmo que el mar de tus sentimientos 
no tiene que ser más alto que el faro de tu presencia. 
¿Por qué? 
Porque pierdes fuerza 
energía útil para despertar. 
 
Buscador: 
si reconoces este proceso en ti 
por cierto preguntarás qué puedes hacer 
y sentirás la necesidad de entrar en contacto con tu 
desnudez esencial. 
Para ello debes apretar y aflojar el vestido de tu alma 
hasta que lo estrecho o lo holgado carezca de sentido. 
Comienza ahora 
con las diminutas situaciones de lo cotidiano 
con las sensaciones que te manda el cuerpo 
con los sonidos que te llegan del mundo 
con tu respirar. 
Verás que en ti asoma un observador imparcial 
que dará la alarma cuando tu atención se identifique 
demasiado con el mundo cotidiano. 
Poco a poco este observador se transformará en guardián 
de tus percepciones 
entonces tu mirada irá desde lo externo a lo interno 
y dejarás de ser víctima de procesos mecánicos 
y de tensiones emotivas. 
 
La atención consciente 
es un elixir que disuelve los velos de lo irreal 
acumula tu energía e impide que se disperse. 
Además posee cualidades sanadoras: 
basta observar con verdadera atención un conflicto 
para que deje de existir como tal 
y se transforme en lección de vida. 
Este proceso se llama presencia. 
No es una idea 
ni una opinión 
ni una cuestión de fe 
sino algo práctico. 
Es algo que, cuando deviene en el pan de cada día 
se transforma en un conocimiento 
y en un valor. 
 
La presencia es una forma de energía 
y la desperdicias cuando vives solamente en el mundo de 
las cosas exteriores 
cuando estás pendiente de ellas. 
Es como "entrar afuera" de ti mismo 
y perder el contacto con tu ser profundo 
como abandonar el quieto lecho del mar 
para oscilar con el vaivén de las olas. 
La presencia es un estado de conciencia 
que va más allá de lo que tú entiendes por conciencia 
enriquece tu estar en el mundo 
aquí y ahora 
y es la clave para acceder a tu potencial adormecido. 
Es una roca firme que te hace ver tus apegos 
tus deseos 
y el juego de pensamientos que ellos generan. 
Este esfuerzo 
este trabajo interior 
te permite vivir cada vez más libre 
y evita que te devoren los hechos de la jornada. 
 
Mientras más sutil es el objetivo que percibes 
más sutil debe ser tu esfuerzo por percibirlo. 
Los músculos que accionas para mover una roca 
no son aquellos con los que acaricias un pétalo de rosa 
debes regular tu potencia 
no es una competencia para músculos de hierro 
ni para la estática inmovilidad de las estatuas 
no necesita la tensión del soldado antes del combate 
pero tampoco el dormir de los osos durante el invierno. 
La presencia es una atención impecable 
y también un dejarse llevar por el viento de lo infinito. 
 
A través de la presencia constante armonizas tu pensar 
tu sentir 
y tu hacer 
evitas pérdidas inútiles de energía 
y usas esa fuerza para elevar tu estado de vigilia. 
Si aprendes a activarla 
descubrirás que vas más allá de lo que creías ser 
porque es un estado que te libera de la separación. 
Y esto te hace en cierto modo invulnerable 
Porque entiendes que puedes vivir 
sin las limosnas de afecto que tu egoísmo pretende. 
Esta es la puerta angosta de la que algunos buscadores te 
hablaron.  
 
Tu ser profundo no es tu yo mecánico 
por eso estar presente no quiere decir que tú eres más 
importante 
sino que algo asoma a través de ti. 
Si logras desarrollar tu presencia en el mundo 
no significa  que recibirás un premio 
o que los otros te aplaudirán. 
Cuando estés presente 
comprenderás que el control de ese instante 
no está en manos de ese personaje que se llama igual a ti 
y tiene tantas máscaras como personajes representa 
sino que pertenece a tu esencia 
aquello a quien no le importa de tus pequeñeces  
mundanas. 
Ese ser respira cuando estás presente de verdad 
no se cree importante 
no siente envidia ni rencor 
no tiene la mínima idea de tus ilusiones 
y ni siquiera le importan tus triunfos o tus fracasos 
porque está disuelto en la profundidad de las  
profundidades 
en la más luminosa de las luces. 
 
La atención es un atributo de la presencia 
y la presencia es una cualidad del ser. 
Al inicio del camino 
el único esfuerzo posible es tratar de estar atento. 
Esto puede conducirte a una presencia permanente 
y a través de ella 
dejar respirar a tu ser profundo. 
Esa presencia logra que tus pensamientos compulsivos 
pierdan fuerza 
ya que dejas de alimentarlos con tu mecanicidad. 
Así, libre de espectativas, juicios y miedos habituales 
tu esencia puede brillar con todo su esplendor. 
Significados nuevos y perdurables 
comienzan a reemplazar a los limitados esquemas 
con los que te explicabas el mundo. 
Y no hay fin para este crecer 
no hay límite. 
 
En ese momento de presencia 
te conviertes en testigo y testimonio 
te desnudas de ti 
y eres lo que eres realmente. 
Y basta ese solo infinito instante 
para comprender por siempre 
la razón de tu existencia sobre el planeta. 
 
 
38. Mente menor, mente mayor, corazón 
 
La mente menor es tu pequeña conciencia 
lo que llamas personalidad 
lo que se identifica con tus dudas y certezas 
lo que crees conocer de ti. 
En cambio aquello que llamas inconsciente 
lo ves como un abismo 
formado de recuerdos y sensaciones extrañas 
o como el lecho de un mar desconocido y misterioso. 
Hagamos un trato: 
por hoy te invito a llamarlo corazón 
fuente de sabiduría y de percepciones sutiles. 
 
Este corazón trabaja sin cesar 
detrás de la bruma de tu mirada 
pero comparado con tu personalidad 
el corazón es de dimensiones infinitas 
es eso que te conecta con las otras mentes menores 
y con la mente mayor que une todas las mentes 
o sea ese tejido conectivo que toca y penetra todo 
lo que está en ti 
y fuera de ti. 
Visto en este modo 
el corazón no es un tambor que bate en el pecho de los 
hombres 
no es un grupo de músculos que empujan la sangre 
en su viaje por el cuerpo 
o un imaginario lugar de pasiones y tormentos 
sino un nivel de lo que llamas conciencia 
lo que percibe la unidad con todas las cosas. 
 
Si tu mente menor domina 
y tu camino se identifica con la vanidad 
o con las ilusiones que ella provoca 
serás esclavo del sueño 
estarás en el mundo y pertenecerás al mundo. 
Pero la vía en que te encuentras 
no es para desarrollar tu personalidad 
sino tu persona 
porque ser un buscador no significa reforzar tus pequeños 
yo 
sino liberarte de ellos 
y dejarte guiar por aquello que trasciende todos los yo. 
 
Buscador: 
no confundas el corazón con tus emociones 
la emotividad es un caballo loco 
en cambio el corazón es tu memoria profunda 
es un jardín lleno de semillas 
al que le debes brindar la justa luz 
y abonar en la justa medida 
si así no lo haces 
su potencial de vivir puede quedar latente para siempre. 
Sentimientos como la fraternidad verdadera 
la humildad, el afecto, la sinceridad 
tienen su base en la necesidad de la búsqueda 
y de los buscadores. 
 
Ahora 
si entiendes que tu corazón 
se conecta con los otros corazones 
también comprenderás cuánto es limitada 
e ilusoria 
la idea de llegar a una meta sin la ayuda de los otros 
o sin ayudar a los otros. 
Esa comunión con los otros buscadores 
es alimento para que esas semillas germinen en ti. 
 
Tu modo de percibir el mundo 
depende de tu comprensión del mundo 
y tus ideas son manos que moldean aquello que llamamos 
realidad. 
Cuando estás en conflicto contigo 
o con los demás 
la voz del corazón canta esporádicamente 
y la puedes oír sólo a través de una lluvia de ideas 
y pensamientos 
que inundan tu mente menor. 
Pero cuando estás en armonía 
tu mirada absorbe nuevos significados del mundo 
y aquella voz se escucha mejor y más alta. 
Quien sabe, buscador 
tal vez un día esa voz que canta en ti 
puede ser parte del coro donde cantan todas las voces 
la fuente inagotable de toda la música 
la única gran voz que vibra en el mundo entero. 
 
 
 
 
39. Morir 
 
Buscador 
cuando llegues al centro del laberinto 
que tu mente inferior ha creado 
encontrarás aquello que pone fin a tu idea de felicidad 
y al mismo tiempo 
por paradoja del camino 
la alimenta. 
Hablo del temor por la propia muerte 
temor que hace nacer el deseo de trascender ese momento 
y que a lo largo de la historia generó religiosos y escépticos 
creyentes y ateos 
conformistas y buscadores. 
 
El miedo de perder la vida 
tu cuerpo 
tu historia personal 
el pensamiento de perder para siempre 
aquello que llamas tu ser 
son motivos de preocupación para tu mente menor. 
La idea de desprenderte de aquello que crees poseer 
genera sufrimiento en tu interior 
pero sucede que hasta tu mismo sufrir 
lo consideras una íntima posesión 
algo a través de lo cual te reconoces. 
 
Morir no es caer en un abismo oscuro 
es sólo otro paso en tu marcha por el camino 
por eso muchas cosas pueden comenzar 
cuando entiendas que debes morir 
no porque estás enfermo 
sino porque tu vida terminará algún día 
al igual que todas las cosas vivas. 
Tu mirada no puede ir más allá del horizonte 
pero es el horizonte lo que te hace pensar en un después. 
Así, todo límite empuja a superarlo. 
Tu idea de la muerte puede dejar de ser sufrimiento 
para convertirse en estímulo 
en una búsqueda que vaya más allá de ese momento. 
Si, es en el negar o aceptar la propia muerte 
que puedes encontrar la salida de tu laberinto. 
 
Vi a las plantas que crecen a la orilla del río 
tomar su alimento del agua y florecer. 
Vi que un día la corriente las arrastra 
y ellas no lo advierten porque van todas juntas 
como una isla flotante 
enredadas con sus raíces. 
Después el río acelera su marcha y precipita en el mar 
las plantas se sueltan 
la isla se rompe 
y termina su viaje. 
Observa: 
ellas se dejan llevar por el agua 
en cambio la gente se agarra de todo y a todos 
porque tiene miedo de soltar y de soltarse 
miedo de abrir la mano. 
 
Cuando a tu paso encuentras una moneda 
la tomas y la haces tuya 
y lo mismo haces contigo: 
un día te levantas, te miras al espejo 
y te posesionas de ti. 
De allí en adelante tendrás nombre y apellido 
con amigos, casas y monedas propias 
pero cuando piensas en la muerte 
y entiendes que todo lo que tienes dejará de pertenecerte 
y que tu nombre será sólo un recuerdo 
bueno, ese es otra cosa: 
empiezas a sufrir. 
Sufres porque perderás lo que consideras tuyo. 
La idea de la muerte te da miedo 
porque morir significa soltar 
abandonar todo lo que uno cree que es de uno 
hasta la propia personalidad. 
Pero en el momento del último combate 
no vale de nada todo lo que crees poseer 
por eso un buscador marcha ligero de equipaje 
y suelta mientras tiene tiempo de abrir la mano 
y el corazón. 
 
Cuando libres esa batalla 
cuando llegues a tu meta 
serás juzgado 
no por lo que consideras que has hecho de bueno 
o de malo 
ni pondrán tus acciones en una balanza 
para ver si te toca el infierno o el paraíso. 
Y ni siquiera debes preocuparte por lo que te espera allí 
porque encontrarás lo mismo que hallas hoy 
en el espejo de tu vía. 
Cuando llegues el camino que empieza 
donde todos los caminos terminan 
el mundo que verás será una proyección del mundo que 
llevas dentro: 
ese será tu veredicto. 
O sea más o menos igual que ahora 
pero de un modo más amplio 
porque no habrá confines entre lo que serás 
y lo que es el resto del mundo. 
 
El buscador no tiene miedo de la muerte 
porque sabe que la vida es una serie de muertes 
y de resurrecciones. 
Y también sabe que los golpes y el dolor 
llegan por una razón bien precisa 
por eso aprende a soltar con la mente y la emoción 
y así se libera del sufrimiento pasivo 
y de sus falsas posesiones. 
El buscador tiene clara su meta 
sus ideas son limpias 
y su cuerpo flota en la vida como una flor en el agua. 
Sabe que no habrá límites 
ni entonces ni ahora 
porque se siente vivo en todo lo que lo rodea 
en todas las cosas 
en toda la gente. 
 
 
40. Unicidad 
 
A veces percibes el mundo como un absoluto 
innombrable y perfecto. 
Te imaginas integrado al lugar y al momento donde estás. 
El sentido de individualidad se disuelve 
el sentido de causa y efecto no existe 
y te sientes ausente de metas 
sin necesidad de metas 
sin intención. 
Comprendes que el mundo es uno solo 
desde las células hasta las galaxias 
y cada cosa 
aún tu camino 
es una onda en ese río infinito 
un movimiento de agua que corre. 
Sólo que a veces lo olvidas 
e imaginas estar separado de los demás 
porque has aprendido a ver la vida de esa forma: 
pero detrás de su aparente solidez 
ese mundo que crees ver 
ese mundo donde estás separado de ti 
y de los demás 
es sólo un reflejo que tomas por real. 
 
Un día entenderás para siempre 
que todo habla de otra realidad donde cada persona 
es el reflejo de todas las personas. 
Una realidad donde las cosas y los hechos se relacionan 
más allá de tus limitadas ideas sobre el espacio 
y el tiempo. 
Una realidad donde todos los puntos del universo 
están unidos por una red 
un tejido de nada 
que los comunica entre sí más rápido que la luz. 
Ese día sabrás del impulso que conecta a todos los átomos 
y a todos corazones que existieron antes 
y que existirán después. 
Por eso el mundo no está allá y tu no estás aquí 
de algún modo estás unido por una cuerda invisible 
y eterna 
que te alía al resto del universo. 
Porque si una cosa continúa a la otra 
si todo es apenas parte de un gran todo 
entonces el espacio y el tiempo que te separan de los otros 
es una ilusión. 
 
Cuando llegues a comprender que esa división no existe 
te sentirás invadido por una fuerza enorme: 
sentirás tu cuerpo expandiéndose más allá de tu piel 
como una esfera que crece desde tu interior. 
Y verás que ese lazo une a todas las personas 
porque aunque parezcan separadas 
forman parte del mismo océano 
de un solo y único ser 
que vive en todas las vidas. 
 
 
Epílogo 
 
Era ya de noche cuando la piedra terminó de hablar. 
Por un momento todo fue silencio 
hasta que, por última vez, se oyó su voz milenaria: 
 
"Aquí termina mi canto, buscador. 
¿De qué podríamos seguir hablando? 
Siento que te dejo con más preguntas que respuestas. 
No te preocupes: 
las contestarás a medida que avances hacia la meta. 
Pero si alguien te pregunta: 
¿Cuál es el sentido de la vía? 
Responde que no hay sentido en la vía 
si todo termina con la muerte. 
 
Antes que continúes tu camino 
una cosa quiero pedirte 
larga fue mi espera, prolongada mi expectativa. 
Siento que en esta noche, quizás, puedas ayudarme 
así como mis palabras te servirán para tus días. 
Te pido que abras mi ser 
así como tus pies abren el camino. 
Nada más que eso, sólo un pequeño esfuerzo para ti 
y un paso enorme para mi." 
 
Entonces el buscador alzó la piedra sobre su cabeza 
y la arrojó con fuerza entre las otras piedras del camino. 
Ella se abrió en dos 
y en su interior brilló un diamante 
que la luz de la luna besó de inmediato 
mientras en el aire se escuchó su canto final: 
 
Oración del Buscador 
 
Tu eres lo que no tiene principio ni fin 
el aquí y el ahora 
la creación 
y aquello que ha creado todas las cosas 
y todos los seres 
visibles e invisibles 
 
Tu nombre es música sagrada 
 
Tu permites que lo real se manifieste en nosotros 
 
Tu voluntad se cumple 
en lo alto y en lo bajo de todos los mundos 
 
Tú nos das o nos niegas 
de acuerdo a cómo nosotros damos o negamos 
 
Tú no permites que caigamos en el error 
de creernos separados de ti 
 
Y siempre estás 
entre nosotros 
y todo el mal 
 
Porque no hay poder 
y no hay gloria 
fuera de ti 
 
 
"EL BUSCADOR" 
Mario Corradini 
Life Quality Project Argentina. 
 
 
.......... 
................... 
................................FIN......................... 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador:  
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
                 !!Todo lo relacionado con el MOTOR!!  
                        !!A un solo click!! 
        Seguros, compra-venta, concursos, rallys, directorios, etc. 
Haz clic aquí ¡YA! -> http://elistas.net/ml/122/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~