Inicio > Mis eListas > mutantes > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5851 al 5900 
AsuntoAutor
2a.Parte - 17 Cong Gustavo
si estás en Colomb SusanaG.
RE: si estás en Co Enrique
SI ENTONCES HUBIER Gustavo
Grabación/Programa Gustavo
MILAGRO DE AMOR Gustavo
RE: Grabación/Prog Enrique
RE: Todavía un poc Enrique
Seminario Ayurveda SusanaG.
RE: Grabación/Prog Jorge A.
RE: Grabación/Prog Enrique
**MALA EDUCACIÓN* Riquinha
RE: **MALA EDUCAC Enrique
Re: **MALA EDUCAC Riquinha
"caminos" Riquinha
mensaje del campes firenze
la rejilla y el ad firenze
Alteración del cli José Gar
importante firenze
agendá 5 de octubr SusanaG.
"EL BUSCADOR" LiebeLic
LABERINTOS (El Bus LiebeLic
LOS OTROS (El Busc LiebeLic
"El nacimiento y e Riquinha
RV: ORACIÓN ESENIA Gustavo
EL MUNDO (El Busca LiebeLic
UNO (El Buscador) LiebeLic
Las Claves de Enoc Gustavo
Regalitos para el LiebeLic
Fwd: FW: Fwd: ojal FATIMA E
RE: Las Claves de fgirones
El Amor - Camino I LiebeLic
21 de septiembre D SusanaG.
Re: Fwd: FW: Fwd: Celia Mo
algo sobre el ego. LiebeLic
"Sosiego" LiebeLic
si les interessa LiebeLic
RE: Las Claves de fgirones
The Kabbalah Centr LiebeLic
El Centro de Cabal LiebeLic
por que la gente g firenze
arcángeles firenze
SSJuan Pablo II firenze
interessante y ant LiebeLic
relaciones ideales firenze
Amar al Prójimo Gustavo
Frases de la Madre Gustavo
Fwd: leelo FATIMA E
CREANDO ABUNDANCIA LiebeLic
De dónde provienen LiebeLic
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MUTANTES
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12311     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mutantes] LOS OTROS (El Buscador)
Fecha:Martes, 16 de Septiembre, 2003  13:35:47 (EDT)
Autor:LiebeLicht <LiebeLicht @...com>

LOS OTROS 
 
13. Los otros 
 
Cuando te cruzas con otras personas 
y en ellas encuentras virtudes o defectos 
estás viendo el reflejo de algo que navega en tu interior 
algo que duerme y se despierta sin que te des cuenta 
algo que cuando se reconoce en el espejo del mundo 
te habla con un código que percibes como emociones. 
Te digo, buscador, que los atributos que hallas en otros 
ya están en ti 
sino te sería imposible reconocerlos 
porque el alma descubre solo aquello que ya posee. 
Y esto vale para la virtud y para el defecto. 
 
Tus ojos están separados pero tu mirada es una sola 
si miras bien aquello que te separa de los otros 
descubrirás lo mismo que te une a los otros 
lo que te diferencia es lo mismo que te atrae. 
Esa diferencia 
esa cualidad 
actúa como igual fuerza en ambos sentidos: 
aquello que ves en los otros es simétrico a lo que abunda 
dentro de ti 
y así como la boca de un hombre habla de lo que lleva en 
su corazón  
tu mirada hacia el mundo es el destello de tus espejos interiores 
donde aquello que amas y odias en las personas 
es lo mismo que amas y odias en ti. 
Si así no fuera 
¿para qué perderías tiempo y esfuerzo tratando de  
diferenciarte de los demás? 
Tus intentos de separarte son  combates inútiles 
y te hunden en el sufrimiento pasivo. 
Debes aprender que ninguna flor se abre en ese jardín. 
 
Observa: 
hay una moral perversa que educa a los hombres 
para ver lo peor o lo mejor de sí mismos 
nunca las dos cosas al mismo tiempo. 
Y tú, en el afán de avanzar por el camino 
Sientes que debes cambiar algunas cosas en tu interior 
pero mientras sigas combatiendo contigo o con los otros 
mientras sigas desesperándote 
mientras insistas sobre aquello que consideras negativo 
en otros o en ti 
solo lograrás aumentar su poder sobre ti. 
Esos aspectos no pueden anularse trabajando sobre ellos 
sino con sus antídotos naturales. 
Por eso es inútil insistir sobre el miedo 
sobre la culpa 
o sobre el miedo de sentirse culpable. 
Si quieres matar el monstruo déjalo morir de hambre 
no sigas nutriéndolo con la fuerza de tu pensamiento 
porque obrando así solo alimentarás sus enormes fauces. 
 
Esperemos, buscador, que tu camino siga el rumbo de lo 
que crece 
y no de lo que se destruye a sí mismo. 
Más te vale seguir el ejemplo de aquello que se abre hacia 
su futuro luminoso 
como una flor nacida en el desierto 
que no pide permiso al destino 
para asomarse a la vida. 
 
 
14. Cuando los senderos se cruzan 
 
Cada palabra falsa 
cada gesto contradictorio 
cada pensamiento sufriente 
y cada insulto a tu cuerpo 
tienen su raíz en algún profundo temor. 
Esos viejos temores activan un mecanismo mental llamado 
compensación: 
en un plato de la balanza pones tu narcisismo 
y en el otro tu temor a no ser aceptado 
de un lado tu asma 
y del otro tu miedo a respirar. 
 
Este equilibrio ficticio 
te hace decidir más allá de tus conscientes convicciones. 
Sus hilos son tan fuertes como sutiles 
y eligen por ti el rumbo a seguir. 
Puedes verlos actuar 
cada vez que prefieres el cómodo colchón 
al riesgo del novedoso sendero 
cada vez que te detiene una encrucijada 
y tus pies van en la dirección que tu corazón niega 
o cada vez que fuerzas tu pensamiento a justificar tus 
acciones 
sin importar que éstas sean correctas o equivocadas. 
En fin, cada vez que haces lo contrario a lo que sientes 
fuerzas tu alma a seguir un sendero que 
como en un camino circular 
te llevará una y otra vez hacia lugares repetidos. 
Y obrando así solo aumentas los senderos del laberinto 
Privado. 
 
Estos caminos que crees seguros 
forman una especie de mapa 
un dibujo que señala rutas y lugares 
atajos y desviaciones. 
Pero además de los temores 
en el corazón de todo buscador existe una brújula 
indicando siempre el rumbo correcto. 
Es como una lengua que saborea tus decisiones 
y te advierte si lo que comes es bueno para el alma 
o si en cambio terminará por dañarla. 
Sólo que a veces tragas el veneno en lugar de rechazarlo 
y tomas el rumbo contrario al que tu brújula señala. 
 
Debes saber que estas contradicciones tienen sus motivos 
sus raíces penetran en lo más hondo de tu historia. 
Allí, bajo el polvo acumulado por los años 
están tus íntimas frustraciones 
las injusticias de las que te crees víctima 
y una innumerable procesión de momentos amargos 
que tal vez ni recuerdes. 
Todo esto pesa y dirige desde la sombra tus acciones 
Cotidianas 
Aunque no seas conocedor de este engranaje que maneja 
los hilos de tus actos. 
Por eso muchas veces te sorprendes haciendo cosas que 
nunca te creíste capaz de realizar 
o te despiertas en lugares a los que prometiste no volver. 
Y son precisamente tus cuentas pendientes con la vida 
tus particulares fracasos 
los que te empujan aquí o allá 
para compensar su hambre de venganza 
porque para quien se acostumbra a la contradicción 
el futuro es un monstruo alimentado con íntimos rencores. 
 
Abre los ojos: 
son esos espantapájaros de la mente los hambrientos de 
revanchas 
no tú. 
Tú, simplemente estás en sus manos. 
¿Qué quiere decir esto? 
Que tal vez, en un cierto recodo del camino 
has comenzado a confundir tu ser verdadero 
con tus fantasmas personales. 
Has comenzado a alimentarlos con aquella energía 
destinada a tu crecimiento 
olvidando que crecer no significa acumular años 
y años: 
crecer quiere decir ampliar tu percepción del mundo 
agrandar el horizonte de tu camino 
y de tu alma. 
Pero si usas tu fuerza en nutrir espejismos 
tu crecimiento se debilita 
tu horizonte empequeñece 
y tu futuro se cierra. 
 
 
15. El impulso vital 
 
Tus ojos ven aquello que tu mente proyecta 
porque los pensamientos son como imanes: 
atraen situaciones de la vida. 
Es así como inventas tu camino: 
a medida que avanzas en él. 
Y en el camino están los otros 
las personas 
la gente 
el resto del mundo 
en fin, los humanos como tú. 
Es con esos seres que orquestas tu emotividad 
estableciendo un complejo sistema de trueque afectuoso 
donde dar y tomar no es siempre claro y transparente. 
 
Observa con atención este engranaje: 
aquella persona con la cual tienes cuentas pendientes 
se presentará una y otra vez delante de ti. 
Quizás lo hará con otro rostro 
con otro nombre 
en otra ciudad 
pero ese íntimo conflicto resurgirá cíclicamente en ti 
eres tú quien lo atrae. 
Porque funcionas como un imán de los afectos 
por eso tienes la sensación de ser 
al mismo tiempo 
prisionero y verdugo 
por eso te enamoras siempre del mismo tipo de personas 
y te ahogas en los mismos problemas. 
 
Este mecanismo funciona por una razón fundamental 
no está allí para castigarte 
sino para darte una oportunidad. 
Si, todo conflicto desea ser resuelto, 
éste es el momento de su obstinada existencia. 
Por eso, aunque tu marcha te lleve allá o aquí 
tu mundo interno te seguirá como una sombra fiel. 
Enfréntalo y supera aquello que detiene tus pasos. 
¿Sino por qué razón te propones avanzar? 
 
Tus batallas privadas no son casualidades: 
lo que se opone a tu marcha 
aquellos que consideras enemigos 
aquello que llamas mal 
se manifiesta ante ti con mil disfraces 
pero con un único origen. 
Crecerás cuando venzas tus miedos personales 
cuando arranques 
de una vez y para siempre 
las raíces de tu sufrimiento. 
Ahora escucha esta buena noticia: 
tus conflictos tienen la clave para su resolución 
si, tus íntimos huracanes desean mutar en suave brisa de 
primavera 
ya que existe en todas las almas un punto fijo 
un eje 
un impulso que alienta la marcha. 
Es como un soplo 
una intención de tu ser profundo 
que actúa defendiendo su derecho a la vida. 
Es eso cuyas manos invisibles te alzan cada vez que caes 
aquello cuyo aliento nutre la llama de la esperanza 
aunque el camino se deshaga a tus pies. 
Reconócelo y apóyate en él. 
 
Te digo que cuando seas capaz de quitarle la máscara 
a ese personaje que proyecta al mundo 
a eso que dice ser tú 
podrás ver aquello que entorpecía tu andar 
llenaba de humo tus ojos 
y de amargura tu corazón. 
Entonces algo sucederá 
ya que la pulsación de la vida es contagiosa: 
si vences ese combate 
te será devuelta toda la fuerza que creías perdida 
algo se romperá dentro tuyo 
como un río de energía que desborda y te inunda 
como una peste sana que se desparrama y te contagia 
como un viento de liberación que llena tus pulmones 
sentirás la fuerza de la vida circular sin trabas en ti. 
Amor, dicen algunos. 
Unidad, dicen otros. 
Conciencia cósmica, armonía, éxtasis, 
llámalo como quieras. 
Lo cierto es que desde ese momento 
nada será igual que antes. 
 
Tu pasado es inmutable: 
aquello que fue 
fue.  
Pero si logras cambiar tu mirada del pasado 
tu comprensión de lo que sucedió 
entonces tu pasado cambia 
aquello que llamas realidad podrá tomar otro aspecto 
y el día será distinto. 
Aunque tu boca no lo sepa explicar 
en ti se hará presente aquello que sabe a la perfección cual 
es su meta 
y también el trazado de la marcha. 
Y no tiene nada que ver con la muerte: 
ese impulso supera la muerte 
y justifica tu vida. 
 
 
16. Comprometerse 
 
La marcha te llevará a través de pueblos donde la pobreza 
la injusticia 
o el abandono 
han construido sus reinos. 
Sentirás la llama de la solidaridad agitarse en ti. 
Sentirás que tu vida tiene sentido 
si ayudas a cambiar la realidad que ves. 
 
Seguir la vía no significa esconderse en una isla lejana. 
Estás en el mundo para hacer la experiencia del mundo 
no para huir de él. 
Pero algunos buscadores descubren que 
cada vez que pretenden torcer el rumbo de los hechos 
son los hechos quienes tuercen al buscador. 
Sin embargo 
si crees que es tu deber empeñarte en la lucha 
hazlo. 
O también puedes seguir de largo. 
No serás evaluado por tu compromiso 
o por tu ausencia de compromiso 
ya que tu intrínseca convicción de estar en la vía 
impide al huracán de lo cotidiano 
al juicio de los demás 
arrasar contigo. 
 
Si quieres cambiar la realidad 
comenzarás por aceptarla. 
Si quieres ayudar 
no usarás la generosidad como una virtud 
sino como compensación de tu natural egoísmo. 
Si pretendes ser solidario 
no ejerzas la caridad por el solo hecho de ser caritativo 
obrando así alejas el momento en el cual 
aquellos que ayudas 
comiencen a ayudarse a sí mismos. 
¿Te suenan duras mis palabras? 
Te digo que la justicia que quieres imponer 
las ideas que tratas de realizar 
todo lo que desees construir y derrumbar 
flota ya en el mar de tu alma: 
te pertenecen. 
Y todo lo crezca en tu interior crecerá fuera de ti 
por eso, cada vez que avanzas en tu búsqueda 
también colaboras con los otros 
cada vez que eliminas tu sufrimiento inútil 
también ayudas al mundo 
cada vez que te elevas sobre tus límites 
das una mano a la evolución del planeta. 
 
Dime, buscador: 
¿Cuál es tu idea de un santo? 
¿Tal vez la de un ser iluminado? 
¿Alguien con una aureola de luz en la cabeza? 
Te digo que santo es quien es capaz de servir 
quien puede ser útil. 
Esto no quiere decir olvidarse de sí: 
ser humilde no quiere decir humillarse 
ni servir significa ser servil. 
El servicio de los santos verdaderos es un arte 
el arte más difícil 
ellos saben que todos los hombres tienen derecho a ser 
ayudados 
pero nadie puede exigir que lo sirvan 
ni siquiera tú. 
Ayudar a los demás 
quiere decir recordar que eres parte de los demás 
no importa si tu ayuda llega en forma de trabajo 
de comida 
o de oración. 
Pero no se confunda tu pensamiento con tus acciones 
no sea que sueñes con apagar incendios 
y te despierten las llamas. 
 
Una cosa es la realidad de los hechos 
Y otra cosa es la realidad que ven las personas. 
No te olvides: 
los hechos dependen de las personas 
no hagas bailar en tu cabeza la idea de cambiar a los otros 
será un esfuerzo inútil 
e implica pensar que tú eres mejor que los otros. 
Todos ocupan su lugar en el camino: 
no puedes empujarlos ni hacerlos retroceder. 
Es muy probable, además 
que aquellos que intentes cambiar 
se vuelvan en tu contra. 
No proyectes la sombra gris de tus contradicciones 
en una realidad ya bastante oscura. 
De todos modos 
cualquiera sea tu decisión 
mide bien tus fuerzas antes de actuar o alejarte 
pero si ayudas 
no busques recompensa por lo que haces por los otros 
ni dentro ni fuera de ti. 
Ni te desilusiones si los demás no ven tu labor 
y te dicen que nada haces por ellos. 
El sabio, cuando ayuda, no especula con su esfuerzo 
y eso lo hace sabio. 
El tonto, en cambio 
da porque pretende recibir. 
 
 
17. Dificultades 
 
A veces la marcha es tan veloz 
que tienes la sensación de no ser tú quien camina 
y hasta puedes creer que ciertos hechos que te suceden  
tienen que ver con fuerzas superiores a las tuyas. 
Lo llamas destino, suerte, karma, voluntad divina 
Y llegas aún a decir "la vida lo quiso así" 
Pero si observas bien descubrirás que eres tú 
quien crea el sendero por el que vas. 
¿Acaso no te crees merecedor de tu suerte? 
 
Escucha esta historia: 
Había una vez un marinero empecinado en lustrar sus 
zapatos.  
Soñaba bajar a tierra con sus zapatos prolijos y brillantes. 
Estaba sentado en la cabina de la barca. 
La barca navegaba por un océano inmenso bajo el cielo 
azul. 
En el cielo azul soplaba un viento suave y constante que  
inflaba las velas 
y en la cubierta el marinero soñaba bajar a tierra con sus 
zapatos brillantes. 
El timón se movía solo sin nadie que lo guiara 
por lo tanto cada golpe de corriente 
cada cambio del viento 
hacían que la barca girara hacia allí o allá 
sin rumbo definido. 
Pero el marinero seguía lustrando sus zapatos 
Soñando con el día del desembarco. 
 
¿Ves, buscador? 
La vida de tantos hombres se parece al soñar con ese  
momento glorioso 
en el cual puedan llegar a puerto  
con sus zapatos relucientes. 
Pero no toman el timón 
y por eso van a la deriva. 
Han confundido el sentido: 
para ellos valen tanto los zapatos como la dirección de su  
barca. 
 
Acéptalo de una vez: 
tu destino tiene más que ver contigo 
que con el girar de los planetas. 
Puedes lamentarte de la dureza del momento que transitas 
pero ¿podrás aprender si no existieran los escollos 
las trampas 
las dificultades 
y todo aquello que te empuja a superarte? 
Si no existieran frenos en tu marcha 
los tendrías que inventar: 
es el fuego lo que templa el acero de tu espada 
no el candor de los jazmines. 
 
Buscador 
si encuentras un obstáculo que te impide seguir adelante 
observa atentamente la situación 
e intenta diferenciar si se trata de una dificultad 
como atravesar un río 
o si en cambio es una contradicción interna 
y pretendes que el agua retroceda. 
Si es ésta última será mejor que aclares tu pensamiento 
y recuerda el rumbo de tu búsqueda. 
Pero si es sólo un problema dale la bienvenida 
porque sin problema no hay solución. 
Después fabrica puentes, canoas 
aprende a nadar 
busca el modo de superar ese nudo 
sabiendo que en el proceso de superarla está la enseñanza 
 
Observa también si el conflicto se da por una situación del 
camino 
o si en cambio se establece con otra persona. 
Al ver en alguien un obstáculo para tu marcha 
estás juzgando al otro 
estás viendo un reflejo de ti mismo que se opone 
a tu intención de marchar. 
Este tipo de conflicto con los demás alimenta tu ego 
y al dividir a las personas entre quienes odias o amas 
solo te encadenas al sufrimiento. 
 
Siempre que fuerzas la situación aumentas la dificultad 
y tal vez el problema que quieres resolver 
sea mayor que tus fuerzas. 
Entonces no te opongas: 
observa ese río que te detiene 
e imita al sabio fluir del agua que busca su atajo 
o la mínima grieta por donde filtrar. 
Pero si aún así no logras proseguir el camino 
espera con paciencia a que te lleguen más fuerzas 
o a que la dificultad se debilite 
y el río baje de nivel. 
Por ley natural, toma el timón de tus decisiones 
y avanza resuelto. 
Tener coraje quiere decir actuar con el corazón: 
cuando aceptas que son tus pies los que se mueven 
y no la supuesta voluntad de lo adverso 
un canto se eleva dentro de ti 
una melodía que reconoces. 
Este canto, buscador, es la clave de tu búsqueda. 
 
 
18. Desear 
 
Tu, como muchas otras personas, tienes deseos. 
Deseas cosas, objetos u a otras personas 
y esto es normal ya que has sido instruido para desear 
y ambicionar. 
Pero las pretensiones oscilan como un péndulo: 
tiras a la basura tus viejas cosas 
y después lloras por su recuerdo 
hoy deseas fervientemente una amistad 
y mañana la aborreces. 
Lo curioso es que tu deseo 
un accionar o su contrario 
lo haces en nombre de la misma persona 
tú. 
 
Al mismo tiempo que te enseñaron a desear 
también te dijeron que desear puede ser negativo 
así que terminas sintiéndote culpable 
por causa de aquello que deseas 
y tus días transcurren dilucidando estos trabalenguas 
de la falsa moral 
que la educación te ha inculcado. 
Sobre este tema debes saber que existen dos errores  
frecuentes: 
uno es creer que recibir es mejor que dar 
el otro es creer que dar es mejor que recibir. 
La gente dice "cosecharás tu siembra." 
Me permito agregar que todo lo que tomas 
y todo lo que sueltas 
también te toma y también te suelta. 
Te digo que das lo que tienes y recibes lo que das. 
La misma cantidad de fuerza que pones en una intención 
vuelve luego hacia ti 
aunque este retorno tome formas distintas a las que  
imaginabas 
o provenga de una dirección inesperada 
así como el mar regresa en lluvia 
después de haberse evaporado. 
Pero si a nada te aferras 
ni siquiera a la ilusión de cosechar 
entonces no habrá ilusión 
y nada podrá aferrarte. 
 
Tal vez decidas correr detrás del objeto deseado 
pero más allá de que puedas o no obtenerlo 
recuerda que dependes de este juego de la mente 
de las ilusiones del deseo 
de los deseos de la ilusión. 
Por eso reconoce tu desear 
y obsérvalo en toda su entusiasta vitalidad. 
Si quieres te puedes identificar 
o también retirarte 
pero sea cual fuere la opción que elijas 
comprende que este juego forma parte de tu naturaleza. 
Renunciar al objeto del deseo 
sirve solo cuando la renuncia es espontánea 
no cuando huyes para evitar su influjo 
en este caso solo es represión. 
Es fácil rechazar las tentaciones 
cuando no estás delante del objeto que te tienta. 
Además, querer dominar un deseo 
Implica creer que tienes verdadera voluntad 
y las personas carecen de ese tipo de voluntad 
solo poseen el deseo de no desear. 
Esta es otra trampa. 
 
Por eso observa tus deseos sin reprimirlos: 
si aquello que pretendes es realmente necesario para tu 
camino 
se ofrecerá a ti en la realidad inmediata. 
Si en cambio no lo es 
 
se irá como ha venido 
se disolverá en el aire sin dejar rastros. 
Pero no nutras tus deseos con la fuerza que necesitas para 
marchar 
de éste modo terminarán por dominarte. 
Ni tampoco intentes suprimirlos 
porque es una acción contraria a tu naturaleza. 
Dicho intento significa creer que eres diferente de los 
otros  
que estás fuera del mundo 
y así desembocas en la separación 
no en la unidad. 
 
Recibir no es mejor que dar 
ni dar es mejor que recibir. 
Entre estos extremos se halla el equilibrio del buscador. 
 
 
19. Nostalgia 
 
A veces sientes como un arado que barre siempre el 
mismo surco 
y piensas que el trabajo sería más blando si caminaras en 
compañía. 
A veces te enredas en la nostalgia de lo que dejaste atrás 
y, así como el agua busca su nivel 
tu sangre tira y lleva lejos tu memoria. 
Miras por sobre el hombro y recuerdas a tus amigos 
tu vieja casa 
tu ayer 
o ese alguien especial para ti. 
Puedes llegar a maldecir tu decisión de comenzar el 
camino  
y te pierdes en los "como hubiera sido si..." 
 
Otras veces encuentras injusto el precio de tu soledad 
y revuelves en los repliegues de tu pasado 
como quien busca monedas en los bolsillos de un muerto. 
Tu mente menor inventa recuerdos 
y fabrica diálogos que lo expliquen todo: 
respondes a preguntas que nunca te hicieron 
e interrogas a quienes no tuviste coraje de preguntar. 
Pero descubres que no hay risa que devuelva lo perdido 
ni perdone lo llorado 
ni dé verde a lo marchito. 
¿Pero tú, buscador, estás seguro de haber perdido? 
 
Cuidado: 
tú no vives de recuerdos 
sino que los recuerdos viven de ti. 
Son miles de bocas que devoran la fuerza que necesitas  
para seguir adelante. 
Te digo que no existe nada de malo en esos sentimientos 
en tanto no te dejes sofocar por los sentimientos. 
Si esto sucede es porque estás olvidando 
estás no-recordando. 
 
Dime: 
¿De quién te acuerdas cuando te acuerdas de ti? 
¿Del niño que corría entre los árboles 
¿Del joven que soñaba con viajes lejanos? 
¿De lo que fuiste ayer? 
Todas esas vivencias tienen la marca de lo fugaz: 
están escritas en tu memoria 
como la sombra que un pájaro en vuelo deja sobre el agua. 
Pero recordarse de sí no quiere decir tener memoria 
la memoria y el olvido son funciones de la mente menor 
en cambio el recuerdo de sí pertenece al ser profundo. 
Escucha: 
tu no has renunciado a amar por seguir la vía 
sin embargo puede parecer que 
por seguir la vía 
has dejado de amar. 
Recuerda bien, buscador 
no sea cosa que lo que crees haber perdido 
sea sólo otro juego de tu mente 
así como tus recuerdos emotivos 
puedan ser sólo reflejos condicionados 
y la historia que añoras un invento de tu nada. 
 
Observa qué curioso: 
ciertas cosas te llegan cuando ya no las precisas. 
Arriban con un retardo inexplicable 
Cuando la cola de tu ilusión ya dio vuelta en la esquina. 
Un amor demasiado grande 
y por lo tanto insostenible para tu miedo de amar 
nunca te embiste al mismo tiempo que su fulgor. 
Primero te encandila y te hace soñar 
después nace en ti el deseo de poseerlo. 
Entonces desaparece 
se va de tu vida. 
En realidad son cosas que te protegen de ellas mismas 
y te ponen a salvo del riesgo de su presencia 
por eso a veces tienes la sensación 
que alguien golpea demasiado tarde a tu puerta. 
En el fondo se trata de un acto de respeto 
y de protección 
porque el objeto o el afecto que deseabas puede volver a ti 
pero no en el momento del deseo 
sino cuando comprendes 
que puedes vivir sin él. 
 
El buscador no cree en el amor eterno 
sino en el eterno amor. 
Por eso, si recuerdas una gran amistad 
o un gran amor 
hazlo con la delicada alegría de los amigos que amaron 
no con la posesividad de los insatisfechos. 
Abre tus manos del alma y deja andar su recuerdo 
como si liberaras una paloma cautiva. 
Esto también te servirá para aprender. 
 
 
20. El perdón 
 
Las tensiones mentales contraen tus músculos 
la distensión, en cambio, los relaja. 
Músculos e ideas forman circuitos inseparables 
es por eso que cierras la mano cuando intentas poseer 
o las abres cuando dejas ir. 
Recuerda: 
el sufrimiento contrae 
la felicidad suelta. 
Y entre tus recursos de buscador 
Cuando quieres superar las dificultades de la vía 
se halla el poderoso sentimiento de perdonar. 
No hablo del perdón como de una virtud 
que se embandera para que otros la vean 
ni nombro el perdón para ganar una porción del cielo 
porque el perdón raramente interesa al perdonado 
sino al que perdona. 
Estoy diciendo otra cosa: 
te hablo de la actitud interior del perdonar. 
 
Si encuentras el origen de lo que impide avanzar 
y reconoces en ello un temor que debes superar 
trata de comprender las circunstancias que hicieron nacer 
ese miedo en ti. 
A veces el pasado vuelve como un perro rabioso: 
si observas con atención 
comprobarás que las raíces de tu proceder son viejas 
y profundas 
y la savia que alimenta tu conducta 
se esfuma en las hojas de tus días presentes. 
Pero también verás que avanzas cuando logras vencer tus 
temores 
cuando los comprendes en su remota fuente. 
Para ello el primer paso es abandonar las culpas 
ya sea las que atribuyes a las personas 
como también las propias. 
Renuncia a culpar y a culparte. 
Descubrirás que aquello que hoy juzgas negativo 
fue lo único que pudiste hacer en aquél momento 
lo que creíste mejor. 
Entonces perdona y perdónate 
Es decir acepta. 
Reconocerás lo justo de tu proceder porque cuando 
aceptas la verdad 
un vacío se crea en tu interior 
una nada que ni aferra ni toma 
ni cierra ni contrae. 
Como si tu mano y tu corazón se abrieran simultáneamente 
en dos sentidos 
en un despliegue alado que reemplaza imaginarias culpas 
e imaginarios culpables. 
Aprovecha ese viento que barre castigos, castigados y castigadores 
y ayuda a inflar las velas de tu alma 
puede ser una ocasión única para comprender 
una realidad 
una situación  
una vida. 
 
 
21. Revolución 
 
Cada vez que superas un temor 
te quitas de encima una carga de sufrimiento 
y esto te lleva a ver el camino de otro modo 
como si fuera un camino nuevo. 
Pero escucha bien: 
cada juicio que haces 
también implica el hecho de juzgar 
ya que al evaluar las personas y las cosas 
estás dando tu parecer sobre ellas. 
 
A lo largo de la vía el paisaje cambia 
por lo tanto tu juicio de ayer 
no te sirve hoy 
ni tu juicio de hoy te sirve para mañana. 
Es por esto que no cesas totalmente de sufrir 
Cuando logras superar una dificultad 
O sea cuando adquieres una nueva lectura de tu andar. 
El sufrimiento disminuye 
Sólo cuando cambias tu modo de andar por el camino. 
Y esto va más allá de tus juicios 
más allá de tus opiniones y de tu mirada. 
Un cambio verdadero 
un cambio que haga retroceder tu sufrimiento 
y te empuje en el camino 
implica abandonar aquello que te hace juzgar. 
Un cambio real en ti quiere decir 
soltar con la mente y con la emoción 
liberarte y liberar las cosas y las personas 
que has pretendido poseer. 
 
Las revoluciones 
cuanto más silenciosas 
más revolucionarias. 
Esta es tu re-evolución, buscador:  
tu volver a evolucionar. 
Avanzarás veloz y resuelto cuando no lleves en ti 
la carga inútil del sufrimiento. 
Pero esto sucederá si comprendes 
que la libertad es no depender nada ni de nadie 
ya que no hay nada ni nadie que poseer 
ni que tomar 
ni que soltar. 
Solo así se esfumarán los senderos del miedo 
y tu paso será firme 
tu rostro sereno 
y tu futuro abierto. 
 
 
...................... 
................................ 
...........continua........................ 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
_______________________________________________________________________ 
Visita nuestro patrocinador: 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~ 
         ¿Deseas conocer a alguien al otro lado del mundo...? 
                ¿...al otro lado de la esquina? 
                  ¿Deseas hacer nuevos amigos? 
  !!Conoce la mayor red de contactos y amistades hispana en Internet!! 
Haz clic aquí -> http://elistas.net/ml/117/ 
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~