Inicio > Mis eListas > mutantes > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5450 al 5499 
AsuntoAutor
Y SERAS LA SIMIENT Gustavo
UNA REALIDAD INCON José Gar
Presentacion Juan Jos
Re: Presentacion Claudia
Re: Los niños prob José Gar
RE: Presentacion Gustavo
RE: Los niños prob Gustavo
1 remedio para el Riquinha
Re: Presentacion Ricardo
Re: Presentacion Juan Jos
Re: Presentacion Juan Jos
Re: Presentacion Riquinha
Presentacion Juan Jorge A.
Re: Presentacion Miriam L
Re: Presentacion J Ricardo
Re: Presentacion firenze
Re: Presentacion firenze
sfc firenze
Re: Presentacion ekim ari
otro interesante Castro,
RE: Presentacion Fer
Re: Presentacion raquel c
RE: Presentacion Castro,
SFC Gustavo
Re: SFC Claudia
RE: SFC Castro,
Re: SFC FATIMA E
RE: Presentacion Celia Mo
RE: SFC Gustavo
RE: SFC Castro,
Fwd: sobre sanacio Riquinha
Re: SFC Juan Jos
Re: RE: SFC Juan Jos
Re: Presentacion Ricardo
Re: SFC Juan Jos
Re: SFC Claudia
Re: Presentacion Claudia
Re: Presentacion Ricardo
Nos duele profunda Riquinha
A María. José Gar
POR CONVICCION Gustavo
Los Guerreros de l Gustavo
Re: 1 remedio para pietrani
Sindrome de pánico Fer
RE: Sindrome de pá Castro,
Re: Sindrome de pá Ricardo
RE: Dudais?... Ric Fer
RE: Sindrome de pá Gustavo
Re: Sindrome de pá Riquinha
RE:Sindrome de ric Fer
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MUTANTES
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 11918     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mutantes] Fwd: sobre sanacion...
Fecha:Jueves, 3 de Julio, 2003  14:20:22 (EDT)
Autor:Riquinha <Riquinha @...com>

 




_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
         ¿Deseas conocer a alguien al otro lado del mundo...?
                ¿...al otro lado de la esquina?
                  ¿Deseas hacer nuevos amigos?
  !!Conoce la mayor red de contactos y amistades hispana en Internet!!
Haz clic aquí -> http://elistas.net/ml/117/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~



[Adjunto no mostrado: message/rfc822 ]
Asunto:sobre sanacion...
Fecha:Jueves, 3 de Julio, 2003  14:18:44 (EDT)
Autor:Riquinha <Riquinha @...com>


LA MEDITACION

http://www.mundonuevo.cl/Paginas/Revista/Articulos%20mayo%202002/meditacion.htm



La meditación alinea y pone a tono con todos los vehículos y los funde con la fuente interior de la luz, del amor y de la energía.
-T. Saraydaraian



El Poder del Pensamiento

   Occidente no ha despertado aún al poder del pensamiento. El pensamiento conscien-te de la influencia de fuertes "personalidades", de la sugestión masiva por medio de eslogans y comerciales, y hasta de una "atmósfera" en ciertos lugares, se deja al estudio de algunos psicólogos de avanzada para apreciar el poder del pensamiento en la salud y el carácter.

   Sin embargo, ¿cuántos de ellos alcanzan una aceptación intelectual y mucho menos conocen el sentido del primer verso del Dhammapada: "Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado".



   Éste se fundamenta en nuestros pensamientos; está hecho de nuestros pensamientos, ¿y orientan las velas de su investigación de acuerdo con esto?

   La realidad es así. Todo lo que somos y hacemos es el resultado de lo que hemos pensado, y la acción, buena o mala, puede describirse como pensamiento precipitado. No se puede llevar a cabo ni un solo acto voluntario sin un movimiento precedente de la mente, aunque sea "instantáneo". Desde alzar un pie hasta la planificación de una ciudad, cada acto existe como un pensamiento en la mente antes de que ese pensamiento aparezca como un acto.

   Nuestro comportamiento, entonces, es el resultado de nuestros procesos mentales; lo que somos, pero lo que somos en el momento depende de lo que hicimos en el pasado. Por lo tanto, el pensamiento no sólo decide lo que hacemos, sino lo que somos, es decir, ese manojo de cualidades conocido como carácter, como karma o como alma.

   Si las diestras manos del alfarero pueden modelar un poco de arcilla en la misma forma que su pensamiento, cuánto más puede un pensador de cierto alcance -y un pensador entrenado en gran medida- modelar más materia sutil de pensamiento en forma definida según decida a voluntad. De aquí nace el dicho "los pensamientos son cosas" y también el significado de la palabra "imaginación", que quiere decir "construcción de imágenes". El poder de tales pensamientos varía, por supuesto, con la intensidad con la que son creados y repetidos una y otra vez. La mayoría de ellos se desvanece suavemente; otros permanecen, para tener su inevitable reacción, para bien o para mal, en la mente que los concibió. Un pensamiento de odio contra un individuo crecerá y crecerá hasta que se convierta en un cáncer en la mente del pensador; un pensamiento de amor a un ser amado ausente estimula al amante a amar aún más. Pero el efecto de la forma-mental no termina con su creación. Así como las ondas de radio pueden captarse dondequiera que uno sintonice su banda, los pensamientos que elaboramos a cada momento del día van al mundo para influir, ya sea positiva o negativamente, en cada una de las otras mentes humanas. Aquí se origina el fenómeno de la psicología popular y la telepatía, y también el poder de sugestión que es tan poco entendido y del que se abusa tan terriblemente.

   Se atrae y engendra lo semejante, y los pensamientos, buenos o malos, se unirán y producirán más de lo mismo. Aquí se genera el fenómeno de la tentación o "conversión", según sea el caso. Si un hombre juega con el pensamiento de robar, está fortaleciendo su movimiento hacia el robo, y mientras pondera la estupidez de una conducta previa, se está fortaleciendo en su resolución de alejarse de ella. Como pensamos, así nos volvemos.

    El desarrollo mental, entonces, ya sea que la meditación se vuelva hacia afuera o hacia adentro, es un tema que merece un estudio muy cuidadoso y una práctica incesante, hasta que los frutos mismos proclamen su valor. Que esa práctica es ardua y, aun a veces fastidiosa, no se puede negar, pero que es finalmente necesaria, es el testimonio de todas las épocas, y su recompensa es el fin del sufrimiento.

La Importancia del Motivo Correcto

   "Prepárate, porque tendrás que seguir el viaje solo. El maestro sólo puede señalar el camino." La limpieza del corazón no es tarea ligera y, como muestran estas palabras de La Voz del Silencio, es un camino largo y solitario. Necesariamente es difícil, porque los caballos no entrenados de la mente deben ponerse bajo control, y la más leve "ofensa afectuosa" debe traerse a la luz y eliminarse para que no surja más.

   
El premio, sin embargo, hace que todo valga la pena: liberarse uno mismo de la tiranía de las limitaciones terrenales, y con un alma que "preste oído a cada llanto de dolor, como la flor de loto descubre su corazón para beber el sol de la mañana", unirse a esa hermandad invisible, cuya sabiduría espiritual forma el muro guardián de la humanidad. Sólo con un motivo así, sin importar como sea formulado, es sabio empezar la práctica del desarrollo mental. El conocimiento -y el poder que confiere- es una fuerza neutra que se vuelve buena o mala según su aplicación. Correctamente usado, es la carretera a la perfección; su abuso puede crear un infierno más allá de lo humanamente imaginable. Entre los dos extremos: la benevolencia pura y el egoísmo absoluto, yace una variedad de motivos, todos los cuales deben ser erradicados de la mente tarde o temprano.

    Por lo tanto, hay que dejar que el corazón y la mente sean uno en propósito antes de empezar el viaje y, sobre todo, permitir que el motivo sea puro. Que la práctica de la meditación tiende a remover los grilletes del sufrimiento al elevar la conciencia a un nivel por encima de su vaivén, es el testimonio de todos los que la practican, pero no es el motivo que conduce a la Meta.

Meditación y Oración

   La mayoría de los occidentales nacen y se educan en el cristianismo, y se les inculca desde los primeros años la práctica de la oración. La palabra tiene muchos significados, que varían de acuerdo con el desarrollo espiritual del individuo, pero -excepto en los verdaderos místicos- su esencia es siempre una súplica hacia un ser o poder externo. En la meditación, sin embargo, no existe el importunar o suplicar por lo que uno no tiene. A lo más, el método de oración es una inquietud del corazón. La meditación, por otro lado, reorienta a la mente, produciendo así el conocimiento por el cual se adquiere todo lo que se desea correctamente. El meditador no pide ser guiado, porque sabe que una mente purificada puede llamar a la sabiduría que yace en su interior; no pide virtudes, porque sabe que en la meditación puede adquirirlas y lo hará; tampoco intercede por otros cuando por sus propios esfuerzos, sin ayuda, puede asistirlos tanto como sus propios karmas lo permitan. En resumen, la oración es, en el mejor de los casos, el acercamiento del corazón y produce al místico; la meditación, con el servicio sabio que la acompaña, produce al conocedor. Hay un punto, sin embargo, donde los dos métodos se encuentran. Si por oración se entiende "una elevación de sí mismo al nivel de lo Eterno" o, incluso, si el deseo es impersonal, "el deseo sincero del alma, expresado o no", deja de ser oración en el sentido ordinario del término y se eleva al nivel de meditación. Es el elemento de súplica a un poder externo, distinto de una unión consciente con el Dios interior, lo que las distingue.

La Naturaleza del Ser

   "Conoce a tu propio ser" dice el oráculo de Delfos. El camino de la meditación es el camino del conocimiento, y el objetivo de todo ese conocimiento es encontrar e identificarse uno mismo con el Ser interior. Por lo tanto, es de extrema importancia poseer cierto conocimiento de la naturaleza del Ser y sus vehículos, con el fin de que el propósito y la técnica de meditación se entiendan. El análisis más simple es aquel de san Pablo sobre el cuerpo y el alma.

   El alma es el asiento de la conciencia, es la voluntad al bien inteligente del principio amor, el centro de fuerza espiritual por el que pueden realizarse los Planes de Dios. Toda forma, de cualquier clase, ya sea un átomo, un ser humano o un planeta, tiene -o es un alma. El alma, o principio de conciencia, aunque es idéntico en naturaleza en todos los seres humanos, varía sin embargo en el grado de desarrollo alcanzado.

    El alma humana incluye a la personalidad o vehículo a través de la cual la vida se expresa, pero no está limitada por ella. Por medio de la meditación y la contemplación, y a través del propósito sostenido, el alma ilumina la mente e inspira al corazón que, a su vez, transmiten com-prensión y sabiduría al cerebro.
El mecanismo del alma o personalidad es una mezcla o fusión de energías: la energía de la sustancia misma que toma la
forma del cuerpo físico, más la vitalidad que lo anima, y la energía de ese cuerpo que llamamos astral, caracterizado por la sensibilidad, la actividad emocional y esa fuerza magnética denominada deseo. Por último, tenemos la energía de la mente misma. Estas tres clases de energía forman lo que llamamos el yo personal inferior; y lo que vincula subjetivamente esta personalidad con el alma es el aspecto mental superior.

Meditación

   Lograr controlar la dispersión de la mente es el primer paso para alcanzar la meditación, cuyo propósito es regresarla a su verdadera naturaleza, esa calma estable a la cual se llega por el desarrollo de la atención y la concentración.

   Como vemos, la meditación es, ante todo, la orientación de la mente, lo que produce comprensión y reconocimiento, y se convierte en conocimiento formulado. Es un proceso por el cual la mente se reorienta hacia la Realidad y, correctamente empleada, puede llevar al ser humano a otro nivel de conciencia y del Ser; es decir, a otra dimensión existencial, porque es la ciencia que permite llegar a la experiencia directa de Dios, que por este medio deja de ser una aspiración o símbolo de una posibilidad divina, para convertirse en algo que reconocemos cuando hemos llegado a ser uno con nuestra propia alma.

    El dualismo da paso a la unidad, y la personalidad, así integrada, es transcendida mediante el proceso ordenado del desenvolvimiento del alma, alcanzándose la unificación consciente del yo inferior o personal, con el yo superior o divino.

Cómo Meditar

   La base de la meditación es integrar su práctica a la vida cotidiana, convirtiéndola en una forma de vivir. Lo verdaderamente importante, al dedicarle con perseverancia determinado tiempo diariamente siguiendo tal o cual método, es el estado mental en que nos encontramos después de terminarla. Ese estado de calma estable que alcanzamos es lo que debemos prolongar a lo largo de todo cuanto hacemos.

   La meditación es una disciplina practicada desde siempre en todas las religiones y escuelas de desarrollo interior. Es un proceso mental de reflexión, que se inicia a partir de la concentración, mediante el cual, por observación y análisis, llegamos a conocer, hasta absorbernos en ella, la esencia de las cosas, bien sean éstas concretas o abstractas. Esta práctica está fundamentada en que cualquier pregunta trascendente puede ser contestada solamente desde el ser interno del hombre, donde todo se encuentra.


  
Se dice que Buda enseñó múltiples maneras para domar y pacificar los pensamientos y emociones, y existen incontables métodos de meditación diseminados entre todas las escuelas. Sin embargo, las variaciones entre un sistema y otro son solamente de forma, puesto que todos tienen un objetivo común, y éste es la integración del ser humano consigo mismo, lo que habrá de llevarlo después a la integración consciente con la creación total o, lo que es lo mismo, con Dios, el Todo.



Delineamiento Sugerido para Meditar


Primero, encontrar un momento y lugar donde pueda hacerse el trabajo sin interrupción o distracción. Por la mañana temprano es el mejor momento, antes de que la mente llegue a estar preocupada por los asuntos mundanos del día.  La regularidad diaria es importante.
Sentarse en una silla con respaldo recto, teniendo bien derecha la columna vertebral, aunque con el cuerpo confortable y relajado. Poner las manos, con los dedos entrelazados, sobre las rodillas. Efectuar algunas respiraciones lentas y profundas al tiempo que la conciencia se vacía de todo aquello que podría causar ansiedad y distraer la atención.
Elevar la conciencia, a través de la imaginación creadora, hacia un punto focal fuera y por encima de la cabeza. Considerar ese punto como la mente inferior, la mente analítica, crítica, tranquila y sin movimiento, como un tranquilo estanque de luz. Proyectar una línea de luz hacia arriba al centro del alma, viendo al alma como un sol brillante, una fuente radiante de energía. Este es el Yo espiritual real.
Prolongar la proyección de la línea de luz en dirección a la mente superior o abstracta, es decir, el aspecto más inferior del Yo divino. Mantener este alineamiento iluminado en la imaginación por medio de la visualización. Esto debería llevar tan sólo unos pocos minutos.
Hacer una pausa o intervalo, consciente de la luz y la energía del alma como el punto central en la conciencia. Así, manteniendo la mente firme en la luz, meditar durante unos pocos minutos (no más de cinco) sobre un pensamiento simiente, por ejemplo, "Que el alma controle la forma externa, la vida y todos los acontecimientos. Que el amor prevalezca. Que todos los hombres amen".
Examinar primero las palabras con la mente analítica; después, tratar de penetrar en el significado interno real. ¿Qué significaría si el alma controlara toda la vida sobre la tierra y si el amor fuera la energía que relaciona a todo el género humano?
Visualizar, entonces, el flujo y la precipitación de energía en todo el planeta, desde el punto más elevado de la vida divina al punto más inferior de la manifestación física.
Detenerse unos momentos para reflexionar sobre las vías y medios de emplear las energías de luz y amor en todos los dominios de la vida humana, en todas las partes del mundo.
Finalmente, actuando como un canal para la transmisión de energía y como un acto de servicio a la humanidad, derramar las energías liberadas durante la meditación. Utilizar la Gran Invocación para visualizar la luz, el amor y el poder irradiando e inspirando la conciencia humana

LA GRAN INVOCACION

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya Amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder
restablezcan el Plan en la Tierra.


OM OM OM



http://www.mundonuevo.cl/Paginas/Revista/Articulos%20mayo%202002/meditacion.htm