Inicio > Mis eListas > mutantes > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 314 al 363 
AsuntoAutor
: Discurso de Raja sugg.
"Para servir a nue Hector R
Re:cuenta.... para LiebeLic
Re:Re:"Para servir Maria
UN DOLAR MENSUAL Gustavo
RE: Re:Depende Gustavo
RE: RV: ESE ES DIO Gustavo
RE: Re:Re:"Para se Gustavo
RE: "Para servir a Castro,
RE: RV: ESE ES DIO yo
porque querer que yo
RE: porque querer Gustavo
Re: Re:Depende LAR
Re: Re:Depende claudezu
Milagros - mensaje Rita Cal
Re:"Para servir a Maria
RE: RV: ESE ES DIO Rita Cal
platicando con una yo
Re: Re:"Para servi claudezu
Re:Depende Maria
Re: Milagros - men yo
mutantes, luego po yo
Re: Milagros - men claudezu
¿Te acuerdas? LiebeLic
Re: UN DOLAR MENSU Henrique
Re: RV: ESE ES DIO Henrique
"Ascension en Masa LiebeLic
RV: Esta E X C E L LINDA GU
gracias HENRIQUE!! LiebeLic
SABIDURÍA ... LiebeLic
El poder de la ros LiebeLic
un espiritual en l Fabiana
EL CRISTO INTERNO LiebeLic
pensamiento budist LiebeLic
LIBERTAD LiebeLic
El Canto de la Sac LiebeLic
Humanizando la Vid LiebeLic
MANUAL DE LA ASCEN astarot
RE: Milagros - men Rita Cal
RE: mutantes, lueg Rita Cal
RE: RV: ESE ES DIO Rita Cal
Fw: Escucha la voz raquel c
si rita, completam yo
Fw: Mensaje de las raquel c
Re: UN DOLAR MENSU Isaura M
Impersonalidad (In LiebeLic
En La Serenidad .. LiebeLic
Re: Re: una respue Isaura M
RE: UN DOLAR MENSU Gustavo
Haz como el Sol .. LiebeLic
 << 50 ant. | 50 sig. >>
 
MUTANTES
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6796     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[mutantes] Impersonalidad (Indiferencia)
Fecha:Lunes, 4 de Marzo, 2002  13:45:24 (EST)
Autor:LiebeLicht <LiebeLicht @...com>

 




_______________________________________________________________________
                  ~ Visita nuestro patrocinador ~
              SABES QUE CIRCULO DE LECTORES TE OFRECE..
                 ...3 LIBROS POR SOLO 2 EUROS!!
          Hazte socio y descubre la emoción de la lectura !!
     HAZ CLIC AQUI -> http://www.elistas.net/arforce/53/circulo



[Adjunto no mostrado: message/rfc822 ]
Asunto:Impersonalidad (Indiferencia)
Fecha:Lunes, 4 de Marzo, 2002  13:43:15 (EST)
Autor:LiebeLicht <LiebeLicht @...com>

Por Jorge Carvajal Posada
 
Impersonalidad (Indiferenc
ia)


Más allá de la personalidad 
no hay dolor, 
no
 hay sufrimiento 
porque no hay resistencia espiritual
 
y la no resistencia espiritual 
es lo que llamamos d
ivina indiferencia.

Nosotros somos un plan, 
somos un
 programa, 
somos una pauta de evolución 
y de creaci
ón. 

En ese sentido nosotros somos un patrón, 
ese 
patrón espiritual 
que vive en nosotros se refleja so
bre la materia. 

La materia es como un espejo, 
en el
 cual se está reflejando nuestra realidad. 

Nuestro 
cuerpo, 
nuestras emociones, 
mente y personalidad, 
n
o es sino el mundo de la apariencia, 
es el espejo y e
l vehículo. 

Ese vehículo es habitado por un ser es
piritual, 
ese ser espiritual se caracteriza por la di
vina indiferencia; 
porque ese ser espiritual 
solamen
te resuena con el plan de la creación, 
con el progra
ma, 
con el patrón de organización. 

Nosotros somos
 un patrón de organización del creador. 

Somos una 
idea reiterada en nuestro propio patrón 
que llamamos
 el alma, 
por el creador. 

Somos a imagen y semejanz
a del creador, 
en ese sentido somos una parte del cre
ador, 
un componente del creador, 
parte importante de
l programa de la creación; 
no lo es nuestro cuerpo, 

no lo es nuestra personalidad, 
allí simplemente se 
refleja. 

Pero cuando nosotros nos apegamos 
y nos id
entificamos con el reflejo, 
nos olvidamos de nuestra 
esencia. 

Entonces no podemos practicar 
la divina in
diferencia.

Cuando nosotros no nos comprometemos, 
no
 nos conmovemos, 
no practicamos la divina indiferenci
a. 

La divina indiferencia 
nada tiene que ver con la
 inmutabilidad, 
con la irresponsabilidad 
o con la fa
lta de compromiso. 

La divina indiferencia 
tiene que
 ver con el compromiso total 
con el alma que hay en e
l otro. 

Esa indiferencia 
se manifiesta a través de
 la inocencia.

Nosotros partimos 
de la inocencia inc
onsciente. 

Cuando somos niños 
somos fluidos, 
espo
ntáneos, 
somos inocentes 
porque no sabemos 
que som
os inocentes, 
porque no sabemos 
que somos niños, 
n
i que es ser niño, 
ni que es ser hombre. 

Pero lleg
a un punto en que el hombre madura 
y habiendo partido
 de la inocencia inconsciente 
llega a la inocencia co
nsciente. 

Pues bien, 
la consciente inocencia del ho
mbre 
que ha madurado a su realidad espiritual, 
es lo
 que llamamos 
la divina indiferencia. 

Cuando uno es
 inocente 
se deja tocar, 
cuando uno es inocente 
no 
existe malicia, 
no existe expectativa, 
juicio, 
culp
a, 
apego 
ni aversión; 
simplemente 
existe el fluir
 del ser.

La indiferencia 
es permitir que el ser flu
ya 
sin que se identifique 
con el no ser. 

Cuando so
mos indiferentes al no ser, 
nos identificamos 
con el
 ser que ya somos.

La personalidad 
sufre 
porque luc
ha, 
porque se resiste, 
porque huye, 
porque no asimi
la l
a lección de las cosas, 
pero aquí estamos dand
o un paso 
más allá de la no resistencia; 
esta es u
na no resistencia espiritual, 
estamos dando un paso m
ás allá 
siendo indiferentes a nosotros. 

Frecuente
mente 
estamos muy conmovidos 
porque nos duele, 
ento
nces no vemos la lección de amor 
que hay detrás del
 dolor. 

Frecuentemente 
estamos conmovidos 
porque n
os enfermamos 
pero no sabemos que el alma no se enfer
ma, 
lo que se enferma es el cuerpo 
y nos identificam
os 
de tal manera con la enfermedad 
que nos quedamos 
anclados al dolor 
y a la enfermedad. 

Frecuentemente
 
estamos conmovidos 
porque nos sentimos víctimas de
l mundo 
y nos identificamos 
de tal manera con el ser
 víctimas, 
sin saber 
que el alma nunca es víctima.
 

El alma 
es la conciencia 
que en nosotros refleja 
la esencia del creador. 

El alma 
en nosotros 
es la 
potencialidad perfecta, 
el alma refleja el ser perfec
to 
que ya somos.

Al ser indiferentes a la personalid
ad 
conquistamos la plena comunión, 
la cual se conqu
ista 
desde la indiferencia. 

Si yo soy indiferente 

a lo que en ti me hiere 
y aprendo la lección de tu c
omportamiento 
y aprendo la lección de mi dolor 
reve
lando el amor 
y la luz que ellos escondían; 
entonce
s la relación se vuelve comunión. 

Nosotros siempre
 condicionamos la relación. 

Yo me relaciono contigo
 si tú estás bien, 
si tú no me agredes, 
si tú me
 quieres, 
si tú me escuchas, 
pero en la divina indi
ferencia 
yo me relaciono contigo 
porque tú eres chi
spa divina como yo, 
porque tú eres parte de mi misma
 esencia.

Cuando yo te puedo ver 
con los ojos del al
ma, 
estoy practicando 
la divina indiferencia. 

La d
ivina indiferencia 
es la condición de la hermandad. 


La hermandad genuina 
es una hermandad del alma, 
la
 cual se descubre 
cuando a mi no me importa 
de dónd
e vienes 
ni para dónde vas, 
porque estamos los dos 
en presente 
y este presente infinito 
se vuelve una e
ternidad 
cuando logramos comulgar; 
lo que a mi me im
porta 
es tu esencia.

Yo no estoy comprometido 
con t
us dolores, 
con tus culpas, 
con tus arrepentimientos
 o con tus pequeños dramas, 
yo estoy comprometido co
n la lección de tu vida 
y entiendo a través de la d
ivina indiferencia 
que cuanto más pobre estás afuer
a 
y más te lamentas de tu pobreza, 
más posibilidad
 de conquistar la riqueza interior tienes. 

Que cuant
o más dolor tienes afuera, 
posiblemente más cerca e
stés del núcleo de fuego del alma. 
Que cuando tu ap
ariencia es más humilde, 
más riqueza posiblemente a
lbergas en tu interior.

Practicar la divina indiferen
cia 
es el arte de ser sensible a lo esencial, 
es el 
arte de ser sensible 
a lo que tiene sentido.

Hay muc
has vías para encontrar a Dios. 

No importa el camin
o, 
lo que importa es el sentido de aquello que haces.
 

Y el sentido de aquello que haces 
es que a través
 del camino 
estás descubriendo 
que Dios está en tu
 corazón. 

Cuando descubres 
que más allá de las d
iferencias 
se afirman las semejanzas, 
que aquello qu
e nos dividía 
es precisamente lo que nos une, 
que n
uestra diversidad 
es producida por nuestra unidad ese
ncial 
y esa unidad esencial 
está dada 
porque somos
 materia prima divina; 
entonces 
yo me vuelvo indifer
ente 
a la metodología que tú escogiste 
para escuch
ar a Dios. 

Entonces 
la personalidad 
tiene muchos c
aminos 
pero la meta es igual. 

Vale la pena vivir 
c
uando la vida tiene sentido. 

Cuando tenemos sentido,
 
estamos infinitamente ricos.

El camino del sentido 
independientemente 
de lo que tengamos afuera 
es nues
tra inocencia interior, 
la inocencia consciente del i
nterior 
es la apoteosis de la humildad 
y la fluidez.
 

La inocencia 
es el camino de Dios. 

Cuando Cristo
 dijo: 
“Dejad que los niños vengan a mí, 
porque 
de ellos es el reino de los cielos”, 
se está refir
iendo no al niño, 
no a la edad física, 
se está re
firiendo a la edad de la inocencia, 
que es la edad de
 la madurez 
y de la fluidez, 
que no es otra cosa 
qu
e la edad de la indiferencia 
o sea 
el compromiso tot
al 
con la esencia 
y que llamamos 
divina indiferenci
a.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~O~~~~~~~


[Adjunto no mostrado: roses 3 roses.bmp (application/octet-stream) ]