Inicio > Mis eListas > misticismofemenino > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 80 
AsuntoAutor
HOLA SULIDY
Asanas Sinhué
El Amor Tántrico Sinhué
Curso de TAROT Sinhué
Curso de TAROT Sinhué
Importante!!! tarancal
He escrito un libr meli
FUSIÓN... VIVIR SI Meli Mos
Cuando el Ambiente TODO EN
Imperdible Traduct Pack Tra
PROPUESTA DE ENVIÍ Meli Mos
Para Ud. y su trab Para Ud.
compartir antonia
INVITACIÓN antonia
ODIO A LAS MUJERES SALOME
LAS MUJERES NO SIR SALOME
Jorge!!!!! Sol Milo
INVITACIÓN antonia
INVITACION Quintin
HISTORIA DE LA AMO antonia
 << 20 ant. | 7 sig. >>
 
Circulo Mìstico Femenino
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 80     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:circulo_mistico_femenino HISTORIA DE LA AMORC
Fecha:Domingo, 25 de Diciembre, 2005  19:08:06 (+0000)
Autor:antonia Isis <rumaisa15 @.......com>

      

www.amorc.es

www.egrupos.net/grupo/amorc

 

HISTORIA DE LA ANTIGUA Y MISTICA ORDEN DE LA ROSA-CRUZ

La Antigua y Mística Orden de la Rosa-Cruz, conocida mundialmente bajo las siglas de A.M.O.R.C., no es un movimiento filosófico de reciente creación. Su tradición hace que su origen se remonte a las escuelas de misterios del antiguo Egipto. En estas antiguas escuelas, se reunían regularmente los místicos iluminados para estudiar los misterios de la existencia. Precisamente por esa razón se las llamó "escuelas de misterios". En ella se reunían todos los buscadores que aspiraban a una mejor comprensión de las leyes naturales y universales. La palabra "misterio" en la antigüedad, es decir, en el tiempo de las antiguas civilizaciones egipcia, griega, y romana, no tenía el significado que se le da hoy en día. En otras palabras, no era sinónimo de "insólito" o de "extraño", sino que designaba más bien, una gnosis, una sabiduría secreta.

Las Escuelas de Misterios

 Una de las primeras escuelas de misterios del antiguo Egipto fue la Escuela Osiriana. Sus enseñanzas se basaban en la vida, la muerte y la resurrección del dios Osiris. Se presentaban bajo la forma de piezas teatrales, o más exactamente, de dramas rituales. Sólo podían asistir a ellas quienes habían dado prueba de un sincero deseo de conocimiento. En el transcurso de los siglos, las escuelas de misterios añadieron una dimensión aún más iniciática al conocimiento que transmitían. Sus trabajos místicos tomaron entonces un carácter más hermético, llevándose a cabo exclusivamente en los numerosos templos construidos para ese fin. Las enseñanzas rosacruces dicen que las más sagradas a los ojos de los iniciados eran las pirámides de Gizeh. Contrariamente a lo que afirman los historiadores, estas pirámides nunca sirvieron de tumba a ningún faraón, sino que eran un lugar de estudio y de iniciaciones místicas.

Las iniciaciones a los misterios egipcios incluían una fase última en la que el candidato atravesaba la experiencia de una muerte simbólica. Tumbado en un sarcófago y mantenido en un estado especial de consciencia por procedimientos místicos, debía experimentar un desdoblamiento momentáneo entre su cuerpo y su alma. Esta separación tenia como finalidad demostrarle que era un ser dual. Cuando lo experimentaba, ya no podía dudar de la naturaleza espiritual del hombre y de que está destinado a reintegrarse en el Reino Divino. Después de haber hecho la promesa de no rebelar lo que había ocurrido en la iniciación y de consagrar toda su existencia al misticismo, era gradualmente instruido en las enseñanzas más esotéricas que pueda recibir un ser mortal.

  Los Iniciados de antiguo Egipto resumieron una parte de su sabiduría en los muros de sus templos y en numerosos papiros. Otra parte no menos importante era la que transmitían secretamente de boca en boca. El célebre egiptólogo E.A. Wallis Budge, hace en una de sus obras la siguiente cita: "Debió producirse un desarrollo progresivo en las escuelas de los misterios, y parece que algunas de ellas eran totalmente desconocidas en el antiguo reino. No hay duda de que estos "misterios" formaban parte de los ritos egipcios. En cualquier caso, se podía afirmar que la noble Orden de los Kheri-Hebs, poseía conocimientos esotéricos y secretos que los Maestros guardaban celósamente. Si interpreto bien lo que es evidente, todos ellos poseían una gnosis, un conocimiento superior que nunca fue transcrito, con lo que podían incrementar o disminuir su campo de acción según las circunstancias. Por consiguiente, es absurdo esperar encontrar en los papiros egipcios la descripción de los secretos que constituían los conocimientos esotéricos de los Kheri-Hebs".

Cerca de setenta años después, nacía en el palacio real de Tebas el faraón Amenhotep IV. Admitido muy tempránamente en la Orden fundada por Thutmosis III, se convirtió en su Gran Maestro y se dedicó a estructurar sus enseñanzas y rituales. Paralelamente, instauró oficialmente el monoteísmo en una época en que el politeísmo estaba extendido por toda la faz de la Tierra. Entonces cambió su antiguo nombre por el de "Akhenaton", que significa "Devoto de Atón". Además, fue el promotor de una revolución que marcó la religión, el arte y la cultura. Profundo humanista, dedicó toda su existencia a luchar contra las tinieblas de la ignorancia y a promover los más elevados ideales. Poco después de su muerte, que tuvo lugar 1.350 años A.C., el poderoso clero de Tebas restauró el culto a Amón, pero su obra ya formaba parte de la historia.

En ciertas tesis relativas a la historia rosacruz, se cita a un personaje cuyo nombre es "Christian Rosenkreutz" (1378-1484) y se le muestra como fundador de la Orden de la Rosa-Cruz. Pero se trata de un error. La realidad es que la Orden existía desde hacía varios siglos, pero funcionaba por ciclos de actividad de 108 años, seguidos de un periodo inactivo de igual duración. Cuando llegaba el momento de proceder a su resurgimiento, se tomaban las disposiciones necesarias para anunciar la apertura de una "tumba" en la que se encontraba el "cuerpo" de un "Gran Maestro C.R.C." con joyas raras y manuscritos que habilitaban a los autores del descubrimiento a proceder a su despertar para un nuevo ciclo de actividad. Este anuncio era alegórico y las iniciales "C.R.C." no designaban a una persona que existiera realmente. Es a la luz de estas explicaciones como hay que considerar la leyenda e historia de Christian Rosenkreutz.

En el siglo XVII, la Orden alcanza su más alta reputación a partir de la publicación y de la amplía difusión de tres Manifiestos impresos en Alemania y atribuidos erróneamente a Valentín Adreae (1586-1654). Se trata de la "Confessio, Fama Fraternitatis" y de "Las Bodas Químicas de Christian Rosenkreutz", que datan respectivamente de 1614, 1615 y 1616. En realidad, estos tres Manifiestos en los que se mezclan los textos históricos y alegóricos, fueron redactados por un Colegio de Rosacruces marcando el comienzo de un nuevo ciclo de actividad de la Orden, quien a partir de ese momento, se dio a conocer públicamente bajo el nombre de "Orden de la Rosa-Cruz".

  En 1693, bajo la dirección del Gran Maestro Johannes Kelpius (1673-1708), rosacruces de todos los países de Europa embarcaron hacia el Nuevo Mundo a bordo del "Sarah María". A principios de 1694, desembarcaron en Filadelfia donde se establecieron. Unos años más tarde, algunos se desplazaron hacia el Oeste de Pensilvania y fundaron una nueva colonia. Después de haber creado su propia imprenta, editaron un gran número de obras maestras de la literatura mística e introdujeron en América las enseñanzas de la auténtica Rosa-Cruz. Bajo el impulso de estos rosacruces europeos nacieron también numerosas instituciones americanas y el mundo de las artes y de las ciencias conoció un progreso sin precedentes en los Estados Unidos. Personajes eminentes como Benjamín Franklin (1706-1790) y Thomas Jefferson (1743-1826) estuvieron en estrecho contacto con la obra rosacruz de este país.