Inicio > Mis eListas > militante > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 286 al 305 
AsuntoAutor
YO SABÍA/ YO SABÍA Plenario
BASTA DE MENTIRAS. Plenario
A 37 años del Golp Plenario
1º de Mayo OBRERO Plenario
A 127 años de aque Plenario
ADOLF FISCHER - PR Plenario
Samuel Fielden PRE Plenario
ALBERT PARSONS, PR Plenario
Agust Spies, PRESE Plenario
HOY MOVILIZACIÓN D Docentes
Ejemplar jornada d Docentes
Informe Acto 1ero Plenario
LLAMAMIENTO PARA U Plenario
Bolentín de Docent Docentes
Docentes de Base a Docentes
Situación de los t Docentes
URGENTE. AMENAZA D Docentes
Declaración de la Plenario
Designación del Gr UADH Ros
22 de Agosto, 18hs Plenario
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Militante
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 299     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: LLAMAMIENTO PARA UN ENCUENTRO DE TRABAJADORES CLASISTAS
Fecha:Viernes, 17 de Mayo, 2013  20:15:54 (-0300)
Autor:Plenario Obrero y Popular <obreroypopular @.....com>


LLAMAMIENTO PARA UN ENCUENTRO DE TRABAJADORES CLASISTAS


Asistimos hoy como trabajadores, como clase social a un momento de la historia que nos plantea la tarea de recuperar y recomponer nuestra independencia.

Lejos de avizorar un panorama de mejoras, vemos con  total preocupación un ahondamiento y profundización de la miseria.

En términos de las reivindicaciones económicas, podemos concluir en que ninguno de los mal llamados  “aumentos salariales” llega siquiera a ser una mínima recomposición de los mismos.

Que la carestía de la vida aumenta vertiginosamente y nuestros sueldos se deprecian a igual velocidad. Lo cierto es que el salario real, es decir, la capacidad efectiva de compra que tiene el salario nominal, ha caído en la última década.

Que padecemos con mayor  frecuencia y naturalidad la precariedad laboral, la flexibilización y en consecuencia, la superexplotación laboral.

Que hemos retrocedido y perdido conquistas históricas tales como la jornada laboral de 8 hs, la estabilidad laboral, las condiciones de seguridad en nuestros trabajos.

Que vivimos bajo la amenaza permanente de la desocupación.

Que el momento de la jubilación es la sentencia de muerte y hambre.

Que cada vez tributamos más impuestos.

Que vivimos cada vez más hacinados y apretados a medida que nuestras familias crecen. Que se restringe hasta la casi imposibilidad el derecho a la vivienda digna.

Que cada día es más cara y peor la salud.

Que no es posible garantizar un futuro a nuestros hijos porque la educación es privilegio de unos pocos.


Todo esto que enunciamos forma parte del padecimiento que cotidianamente sufrimos como clase.


En nuestro país el Gobierno Nacional, encarnado en el peronismo bajo la figura de Cristina Kirchner, y todos los gobiernos provinciales y municipales se empeñan en imponer un discurso de “lo bien que estamos”, de un “país que avanza” haciéndonos creer que no hay,  o peor aún, que no existe motivo alguno para quejarnos.


Pero la realidad es palmaria y vemos pasar ante nuestros ojos un sinnúmero de leyes que han sido aprobadas para someter aun más a nuestra clase; la modificación de la ley de ART ( que ya de por sí es anti obrera) cerrando  toda posibilidad de llevar las causas al fuero laboral y reduciéndolas a meras disputas civiles deslindando de toda responsabilidad a las patronales si no aceptamos la indemnización miserable que ofrecen; la ley Antiterrorista que nos declara como enemigos de Estado a los que iniciemos la más mínima protesta; la famosa y tan discutida “democratización de la justicia”, por la cual oficialismo y oposición se rasgan las vestiduras por ver quién se queda al mando del tercer poder, lleva consigo la restricción del derecho a huelga y la “suma de todos los poderes” en el Ministro de Trabajo, en este caso Tomada.


Estos ejemplos son al mismo tiempo una lección a la que hay que estar muy atentos, porque si bien vemos  que la clase dominante (es decir patrones, ricachones, terratenientes, comerciantes, industriales, Gobierno) se revuelca en permanentes peleas intestinas para ver quién se queda con la parte más grande de la torta,  Macri vs Kirchner, Carrio VS Kirchner-Macri, Binner vs Kirchner y todos los Vs que vemos que todo el tiempo invaden todo el panorama de noticias y comentarios; al momento de avanzar y avasallar las conquistas obreras y restringir , limitar o eliminar los derechos del pueblo, aprueban a mano alzada  todos sin excepción, las leyes de sometimiento de nuestra clase.


En el plano económico el famoso blindaje cae por su propio peso y la crisis capitalista mundial sacude y recae en los trabajadores quienes ya padecemos sus consecuencias en el aumento de la desocupación a los niveles de los años 90, cierre de fábricas, reducción de puestos de trabajo, jubilaciones y licencias anticipadas, retiros voluntarios y tantas otras artimañas utilizadas por las patronales para encubrir despidos. Como por ejemplo la fábrica Acindar en Villa Constitución que promovió la rotura de un transformador eléctrico y ya lleva más de 45 días funcionando a la mitad de su capacidad productiva.


Por otra parte el aumento desmedido de precios en los artículos básicos de consumo, el aumento de alquileres,  servicios, combustibles, impuestos y la depreciación del salario hacen insostenible la economía doméstica.


Y todo esto no es más que un recortado muestreo de lo que hoy cualquier trabajador podría enunciar como el decálogo de las miserias a las que nos encontramos subordinados.


Lo preocupante es que frente a esta situación no vemos desde la clase obrera una respuesta organizada a tamaño ataque. Y esto sólo se puede explicar porque se evidencia un estado de postración y retroceso político en la clase obrera.


El panorama sindical nos da una idea cabal de esto, hoy como nunca en nuestro país se ha roto con el mito absurdo de la central única de trabajadores; hoy existen 5 centrales y en cada una de ellas, los burócratas representan una variante de los partidos burgueses. Tenemos una CGT Moyano, una CGT Caló, una CGT Barrionuevo, una CTA Yasky y una CTA Micheli. Ninguna de ellas representa los intereses obreros.


Las 5 centrales han demostrado ser solamente variantes de una misma línea, algunas más y otras menos adictas al gobierno de turno. Todas ellas han traicionado una y mil luchas. Un ejemplo paradigmático es el cierre de Paraná Metal. Allí intervinieron al menos 3 de estos cabezones nacionales -Caló, Micheli y Yasky- y obviamente la burocracia de la UOM local, en aquel momento bajo la dirección de Picinini, pero con el aval y consentimiento de la actual conducción. Todos ellos condujeron el conflicto a una derrota anunciada de antemano. Su preocupación se basó en la “defensa de la fuente de trabajo” (o sea la fábrica) y no de los puestos de trabajo. Las consecuencias están a la vista: hoy en Paraná Metal existen 100 trabajadores totalmente precarizados y hay en Villa Constitución 1100 desocupados más. Es decir: la propiedad de la fábrica ha  quedado a salvo y los supuestos beneficiarios de esa “fuente de trabajo”, en la calle.


No existe, y es ilusorio creer, por parte de ninguna de estas representaciones sindicales la más mínima intención de comprometerse en la defensa de los intereses obreros; no nace en absoluto de ellos el cuestionamiento a la explotación, no hay postura antipatronal, anticapitalista o antiimperialista; han borrado de la historia proletaria cualquier principio clasista, han abandonado los más elementales métodos de lucha y reniegan de aquellos que osen levantar la voz proponiendo la más mínima acción de independencia.


Son tantos los vericuetos que nos imponen para la lucha, están tan atados al Estado (Ley de Asociaciones Profesionales) y actúan tanto como socios minoritarios de las patronales que se han transformado en un grave problema para los trabajadores.


Por esta razón rechazamos de plano aquellas propuestas que nos plantean la exigencia de que sean ellos (los burócratas) los que encabecen nuestros reclamos, en una absurda postura que presupone que de esa manera los burócratas quedarán al desnudo, o peor aún, depositando la confianza en esas estructuras anquilosadas y burocráticas. Ni una ni la otra. Hace más de 30 años que son la cabeza de la entrega. Ya es hora de que pensemos por nosotros mismos.


Si no partimos de la base de que hemos retrocedido en nuestros derechos, que frente a la crisis capitalista mundial se profundiza el saqueo y la explotación, aumenta la represión, va  ser muy difícil salir de este atolladero en el que nos encontramos. Debemos asumir conscientemente que la única salida a esta situación está en nuestras manos.

Los trabajadores tenemos la responsabilidad de asumirnos unificadamente como clase, retomar y poner nuevamente en vigencia los principios clasistas que son: independencia, lucha antipatronal, anticapitalista, antiimperialista.


A los activistas, a los militantes de la causa obrera, a los trabajadores conscientes nos cabe  emprender esta tarea, bregar por el encuentro de los trabajadores, convocar a la coordinación de las luchas y reclamos. Resaltar la importancia del papel central de los obreros industriales porque en ellos anida la capacidad de poner en jaque la propiedad patronal, como asimismo destacar la importancia insustituible de los trabajadores de los demás sectores, como los de los servicios, de los estatales, y de los asalariados en general. Exhortar a los estudiantes  a asumir una posición clasista, acompañando a los trabajadores en sus luchas y reclamos, aportando su fuerza.

 

Recomponer el clasismo, significa volver a las fuentes, recorrer la historia de la clase obrera, reanudar la senda de la independencia de clase, romper con las ataduras que limitan nuestras fuerzas, oponerse al Estado burgués, sus leyes y Gobiernos, enfrentar a las patronales explotadoras, romper con la paz ovejuna que nos imponen, rebelarse contra las burocracias sindicales, repudiar el avance del imperialismo,  construir una alternativa que agrupe a los que luchan, a quienes ya están hartos y decididos a cortar sus cadenas. Retomar las formas de organización que nos distinguen.


Estamos frente a una etapa  que nos exige prepararnos para organizar la resistencia a los embates patronales, no podemos seguir depositando la confianza en gobiernos patronales, en burócratas sindicales. Es la hora de confiar en nuestras propias fuerzas, es ya la hora de emprender este camino. Los trabajadores necesitamos otra cosa. En lo estratégico, una auténtica herramienta de lucha que agrupe al conjunto de los trabajadores clasistas, y la misma debe estar regida por  nuestros propios estatutos y reglas, por fuera de los marcos de clase impuestos por La ley de Asociaciones Profesionales y toda legislación antiobrera burguesa. Porque no es convivir con los burgueses lo que necesitamos, al calor del paternalismo de Estado, sino confrontar con ellos hasta preparar las condiciones que nos posibiliten  a los trabajadores ser la clase que instaure un Gobierno Obrero y Popular.

 

 

Llamamos a preparar  un Encuentro de Trabajadores abierto al pueblo, los militantes, activistas, delegados antiburocráticos, luchadores, estudiantes, que se proponga coordinar luchas y reclamos, que pueda definir claramente la situación de los trabajadores y actuar en consecuencia, que tenga la capacidad de llegar a todos los trabajadores con su propuesta y organización.

Llamamos a iniciar prontamente esta tarea impostergable.

img