Inicio > Mis eListas > militante > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 167 al 186 
AsuntoAutor
¡BASTA DE REPRIMIR Plenario
Ante los brutales UADH Ros
ALGO PARA RECORDAR Plenario
RADIO ABIERTA: A 9 UADH Ros
20 DE DICIEMBRE: U UADH Ros
Boletín del PLENAR Plenario
La esclavista Nide Plenario
OBJECION DE INCONC UADH Ros
Campo ciudad, gana Plenario
Micro Radial: Pres UADH Ros
PARO LABORAL TOTAL UADH Ros
LA PAYASADA DE LOS UADH Ros
Micro Radial: Baja UADH Ros
Jornada Presos Pol UADH Ros
CENTROS DE TORTURA UADH Ros
Invitación reunión Plenario
Pedraza y un artíc Plenario
GATILLO FÁCIL (Mic UADH Ros
Denuncia de VACAP UADH Ros
Otro más, Aliverti Plenario
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Militante
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 187     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: Otro más, Aliverti.
Fecha:Lunes, 28 de Febrero, 2011  23:51:19 (-0300)
Autor:Plenario Obrero y Popular <obreroypopular @.....com>

Otro más, Aliverti

OTRO MÁS, ALIVERTI.

Lo decíamos en nuestro anterior comunicado:

Uno se pone a pensar cuando lee artículos como el de Wainfeld "Qué suerte la mía, de nuevo en la vía", en esto de los cagatintas que pululan, y se vuelve loco de odio. Donde hay algo que ocultar, ensuciar, achicar; donde haya algo que requiera un escriba que lo explique de manera consistente con el sistema, allí están ellos. Aparecen por miles diariamente y decir miles no es literario, es literal. (http://obreroypopular.org/pedraza_p12).

Ayer nomás aparece Aliverti en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-163205-2011-02-28.html con “Pedraza y sus alrededores”, otro artículo dirigido al sostén de la burocracia sindical.

Aliverti siempre fue el empleado del mes del estalinismo más recalcitrante, a punto tal que se convirtió en más papista que el Papa y cuando en enero de 1989 se da el asalto al cuartel de genocidas de Villa Martelli, fue tan repulsiva su propaganda contra los muertos y desaparecidos que hasta “el Partido” salió a contradecirlo por excesos en el cumplimiento de línea. Cuando “el Partido” se vuelve kirchnerista, el también.

Francamente un tipo deleznable, de esos que han hecho plata hasta compartiendo programas con periodistas de la derecha más infame, con lo que, supuestamente, se reivindica la condición democrática y pluralista que también supuestamente, engalana.

Nos detuvimos en sólo un párrafo, aunque el resto es tan despreciable como el elegido.

Es que la línea progre burocrática tiene una completividad envidiable. No deja punto de los que le conviene sin abarcar.

Escribe Aliverti hablando de la detención de Pedraza.

De ahí se saltó a revolver –sin necesidades de mayor esfuerzo investigativo, por supuesto– en el descomunal nivel de vida del “sindicalista” Pedraza. Su vivienda en Puerto Madero, su declaración de que gana apenas 25 mil pesos por mes, su reloj o sus mersas apliques de oro. No importa. Es un tema que debería conducir a la pregunta de si acaso es casualidad que estos descubrimientos vean la luz sólo cuando hay un avatar judicial de por medio (verbigracia por el porqué de que nunca se revisa el origen de la fortuna de empresarios varios, definidos formalmente como tales). Y que, por lo tanto, redirecciona a interrogantes complementarios. ¿Se trata de destruirlo a Pedraza porque se lo merece, y claro que se lo merece? ¿O de asentar la construcción de discurso contra cualquier cosa que simbolice actividad gremial, sindicatos, sindicalistas, corrupción anclada únicamente ahí? Como dice Daniel Santoro, el artista, si el negro Hugo Moyano, ya sea por negro o por Moyano, viste alguna vez un Armani (que tampoco, encima), todos se preguntan de dónde sacó la plata para comprárselo. Pero a cualquiera de los que visten 150 trajes de ésos, y a quienes solamente dedican notas sobre sus internas y miradas institucionales, nadie les pregunta nada. En un punto, es lo que se llama derrota cultural. Sindicalista, sospechoso a priori. Empresario, dispensado a priori.

Este párrafo es la complicidad más descarada con sindicalistas y políticos enriquecidos con la actividad sindical y política.

Ninguno de los trabajadores nos preguntamos con asco por qué un compañero vive pobre, medianamente pobre o más o menos. Lo sabemos: por desocupación, por los salarios miserables, porque ganan un poquito mejor o se rompe el lomo haciendo extras, por alguna ayuda familiar que le tocó en suerte. Por esas cosas ordinarias de la vida de la familia proletaria y sus mínimas diferencias de condiciones de vida.

Pero cuando vemos que el Secretario o lo que fuera de un sindicato pasa a vivir, no digamos como Pedraza, sino simplemente rodeado de cosas que requieren por lo menos un sueldo igual a 10 veces la categoría más alta del convenio; o quizás menos; si vive simplemente como si cobrara dos o tres o cuatro -y es sindicalista- nos preguntamos y nos respondemos. Porque nos damos cuenta inmediatamente que está currando.

¡Pero claro que nos preguntamos! . Cómo no hacerlo. No confundamos nuestra debilidad de movimiento con pelotudez de clase, que como buen pequeño burgués nos atribuye Aliverti.

Respecto de los burgueses, por supuesto que están dispensados de preguntas y sabemos que pasa a priori, como dice Aliverti. Ya conocemos muy bien y anticipadamente que la plata que se gastan proviene de la explotación. ¿Qué le vamos a sospechar?. ¿La pilcha?. Si eso es parte del lujo que da el lucro sobre la explotación y la miseria de de la clase obrera. ¿Adonde, en qué planeta envejeció este tipo que ni la vio?.

Pero la sospecha (más bien la seguridad) sobre un sindicalista no es a priori. Es a posteriori de constatar las exteriorizaciones concretas de su enriquecimiento. No es un prejuicio, como pretende este defensor de los burócratas, es una sentencia con todas las del razonamiento, incluso de la Constitución burguesa (es decir, un juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso) y la condena ya llegará el día que los pasemos por las armas directamente.

¿Y cual es la ley obrera al respecto?. Que nadie puede enriquecerse, lucrar con la traición. Es más: que un representante de la clase obrera no puede ser jamás un rico, no puede siquiera vivir desproporcionadamente mejor que sus compañeros. Y podrán decir algunos que esto no es así, que no se cumple. Claro que no se cumple y por eso estamos como estamos. Ahora bien, venir a querer decirnos que porque hay muchas violaciones hay que ser un violador, eso es por lo menos ser un hijo de puta.

Escribe Aliverti:

Como dice Daniel Santoro, el artista, si el negro Hugo Moyano, ya sea por negro o por Moyano, viste alguna vez un Armani (que tampoco, encima), todos se preguntan de dónde sacó la plata para comprárselo.”

Por supuesto que sí. Esa pregunta la hacen los trabajadores, porque los burgueses lo preguntan por chicanear a los burócratas, pero saben que sale de los honorarios por traición que pagan las patronales. Pero la hacemos los trabajadores como un reproche, no porque no sepamos que el burócrata cobra por traicionar.

Afirma el periodista:

En un punto, es lo que se llama derrota cultural. Sindicalista, sospechoso a priori. Empresario, dispensado a priori

Seamos claros: la derrota -y no cultural porque para el caso lo cultural es una estupidez simplemente- sino de clase, política; es que lo sepamos y no hayamos podido cortarle el cogote a estos tipos. Pero esa es una cuestión en la que Aliverti no tiene por qué meterse, porque si a él le cabe un rol entre los trabajadores en algún momento, es el de subordinarse a órdenes de los comités clasistas. Todo otro es una atribución de pequeño burgués que lucra también como los burócratas haciendo estas cosas, como es alivianarles la acusación. Por eso no tiene que meterse entre los trabajadores, porque mientras no se subordine, todo lo que hace y hará será contra los trabajadores.


CUANDO SE JUNTAN EL HAMBRE CON LA NECESIDAD DE COMER.

Nos quiere convencer con un argumento de la traición que pone en boca de un artista:

Como dice Daniel Santoro, el artista, si el negro Hugo Moyano, ya sea por negro o por Moyano, viste alguna vez un Armani (que tampoco, encima), todos se preguntan de dónde sacó la plata para comprárselo.”

Digánnos si no es para escupirlos a ambos. Parecieran haber enloquecido. Claro, si estuvieran las rutas llenas de camioneros arremangándose el Armani para tantear las gomas o arreglar una pérdida en el motor...A ver: ¿cuántos camioneros andan con trajes Armani?. Camioneros, pero camioneros camioneros digamos. Por bueno que les parezca a algunos el sueldo que cobran. No le atinó siquiera al ejemplo puesto.

Pero tampoco nos impresiona lo Daniel Santoro, que a lo sumo es un ilustrador de las tropelías de los “gordos” de cualquier denominación cegetista. ¿Qué punto de vista obrero puede sostener un tipo que dice en un reportaje lo siguiente?:

Daniel Santoro: –Me dijeron eso acerca del cuadro Evita devorando las entrañas del Che Guevara. Aby Warburg resumía los íconos occidentales en dos figuras: la ninfa erecta maníaca y el dios fluvial depresivo. Eva es la ninfa que mete sus manos en el río, que es el dios fluvial, y saca su alimento. La idea de una izquierda depresiva me pareció interesante. Tengo muchos amigos trotskistas. Y cuando envejecen se vuelven depresivos. Me parece que el cuadro refleja algo de la relación de la izquierda con el peronismo, esa circulación de energía, esa vitalidad que surge de la frustración. Pero mi cuadro causó bastante indignación (risas).

Pocas veces se puede ver tanta saña contra el Che y los compañeros que intentan seguir su ejemplo. Pocas veces alguien rebusca tanta palabra que de brillo intelectual para terminar burlándose del Che con esas risas.

Y esto está sacado de la publicación en internet de la patota que miente a sueldo que la inflación no existe y le hace números truchos al Gobierno, dando vuelta lo del diario que le hacían a Irigoyen, porque es ahora la Irigoyena la que nos hace el diario a todos.

En http://indecquetrabaja.blogspot.com/2010/10/horacio-gonzalez-y-daniel-santoro.html, encabezan con esto:

ESTE ES EL ESPACIO DE UNA MAYORÍA SILENCIOSA: LOS QUE SIEMPRE TRABAJAMOS Y DEFENDEMOS AL INDEC, COMO DEBE SER, DESDE NUESTROS LUGARES DE TRABAJO, Y NO EN LA VEREDA, TOCANDO EL BOMBO O SALIENDO POR TV. LOS TRABAJADORES QUE REALMENTE TRABAJAMOS EN EL INDEC SOMOS LAS VERDADERAS VÍCTIMAS DE ESTE CONFLICTO, PORQUE NOS HEMOS CONVERTIDO EN BLANCO DE LAS AGRESIONES Y MATONEADAS DE ALGUNOS SUPUESTOS GREMIALISTAS QUE DICEN DEFENDERNOS, Y DE LA BURLA DE UNA PRENSA SÓLO INTERESADA EN EL ESCÁNDALO.

Con tipos como estos se rodea Santoro, que ni siquiera se privan por pudor de reivindicar un concepto de la derecha más siniestra como es el de la famosa “mayoría silenciosa”.

¿Y que podemos decir? ¿que Santoro no es un ilustrador de tropelías?. En ese párrafo (hay más y peor aún) les ilustra , cagándose de risa de la lucha de muchos compañeros del INDEC, lo que dicen los fachos, como es concretamente servir a señalar a los compañeros de izquierda en general y a los trotskistas especialmente, que participan activamente de las peleas contra el demantelaniemto funcional del INDEC, pretendiendo presentarlos como unos imbéciles.

En esta condición de facho coincide plenamente con Aliverti. Comparemos.

Ha dicho Daniel Santoro:

La idea de una izquierda depresiva me pareció interesante. Tengo muchos amigos trotskistas. Y cuando envejecen se vuelven depresivos. Me parece que el cuadro refleja algo de la relación de la izquierda con el peronismo, esa circulación de energía, esa vitalidad que surge de la frustración ...(de los trotskistas, obviamente).

Dice Aliverti, su admirador:

Los trotskistas, o estos troscos, podrán equivocarse y vivir afuera de la realidad, compulsivamente, en torno de las recetas para los males que denuncian. Podrán ser o semejar a una secta. Podrán confundir al enemigo. Podrán ser funcionales a la derecha....

Como se ve, hay una plena identificación de ideas y es palmario que el progre kirchnerista Aliverti se alinea, como tantos otros conversos, en los términos de la derecha peronista que sí es coherente con su negras propuestas: como hace años, como cuando los compañeros de los 70 luchaban en el período más ejemplar de la militancia obrera Argentina, la consigna de esta gente es “ni yanquis ni marxistas, peronistas”.

Terminan en esto unificadamente, como dice el periodista Guillermo Saccomanno al cual citamos más adelante, “ para neutralizar a cadenazos a la izquierda descarriada.”.

Tal como es de su naturaleza, tal como lo conocimos en los años 70, tal como no pueden dejar de ser porque sino serían otra cosa, de los cadenazos al asesinato a tiros hay un paso. Y estos lo dieron con las Tres A.

Santoro es un típico integrante de lo que siempre fue: un Guardia de Hierro, su originaria militancia. Lo que siempre llamamos un facho.

Y pongamos de ejemplo este cuadro que él toma como una diablura y festeja con risas en el reportaje que transcribimos:

(Dirección de la imagen

http://1.bp.blogspot.com/_yJPq58F9cSo/SSVg1GYVYwI/AAAAAAAAAFM/dVTOoHGZ0Es/s320/evita+y+el+che.jpg)


lapiedad

Se llama La piedad – Eva Perón devora las entrañas del Che Guevara”.

Al respecto viene bien poner en boca de otro que no seamos nosotros, los indignados, una apreciación del mismo.

Explica en http://mgdocumentales.blogspot.com/2008/11/daniel-santoro-civilizacin-y-barbarie.html, Guillermo Saccomanno, aludiendo incluso a su relación con Santoro.

Nuestros encuentros son siempre casuales. Y los dos estamos convencidos de que hay, además de una simpatía recíproca, un orden en este azar, conversamos unos minutos largos, dejamos que reverberen unas ocurrencias sobre arte y política y hasta la próxima. Una de las últimas veces, creo que el año pasado, cambiamos unas ocurrencias sobre el Che Guevara como díscolo muchacho de la izquierda al que Evita habría hecho chas-chas. La Evita ortodoxa de rodete versus la Evita montonera pelo al viento. El Che habría hecho rabiar a la Evita del rodete. La semana pasada me lo cruzo a Santoro en la esquina de Maipú y Córdoba, la esquina de Estímulo de Bellas Artes. Santoro me muestra el catálogo de su exposición de estos días: Civilización y barbarie - El gabinete justicialista. Se entusiasma Santoro con el catálogo recién salido de imprenta. Abriéndolo, me recuerda nuestro último encuentro y me pide que vea lo que hizo con aquella ocurrencia de Evita y el Che. El resultado supera la ocurrencia y deviene una auténtica verdad justicialista: el derechismo. La imagen es de un humor escalofriante: La piedad. Eva Perón devora las entrañas del Che Guevara. El texto dice: “El peronismo y la izquierda en un ritual de comunión, una recirculación de energía visceral que nos remite a los viejos rituales de canibalismo, habituales en muchas culturas originarias de América”. Evita sentada en las escalinatas de la Fundación está nimbada por una aureola que la santifica. Sobre sus rodillas tiene el cadáver del Che, boca abajo, y de una abertura sangrienta en su espalda le arranca las tripas y las come con fruición chupándose los dedos. Las tripas parecen formar un rosario. Detrás de la facultad, crepuscular, alcanza a verse imponente el edificio de la CGT. Por si no queda claro: Santoro no proviene de la militancia de izquierda del movimiento. Nada en su obra va por el lado reivindicador de la Jotapé y el montonerismo. Pero, a la vez, hay que destacarlo, su lectura de la historia es realista: el peronismo sindical es el que reivindicaba la ortodoxia, el ala derecha del justicialismo que el viejo caudillo impulsaba en su gobierno de los ’70 para neutralizar a cadenazos a la izquierda descarriada”

Entonces, ¡cómo no citarlo a este facho de Santoro justificando a la burocracia sindical de la cual es un admirador!.

En esas cosas caen tipos como Aliverti.

LA DEFENSA A ULTRANZA DE LA BUROCRACIA SINDICAL.

Pero más sustancial que lo que veníamos exponiendo, es su siembra de veneno contra los que supuestamente atentan contra el sindicalismo, que por otra parte, él identifica estrictamente en la burocracia sindical. Ni se le ocurre hablar de los miles de compañeros organizados en distintas tendencias antiburocráticas y de los cientos de conflictos habidos más en contra que al margen de la burocracia sindical. De los cientos de atropellos y patoteadas que sufren casi diariamente esos compañeros.

Resulta que ahora, porque el asesino de un militante de izquierda fue detenido en “ Su vivienda en Puerto Madero” que es un piso 15 de MILLONES DE DÓLARES, y se conoció “su declaración de que gana apenas 25 mil pesos por mes....” mientras ostenta “ su reloj o sus mersas apliques de oro...”, hay que preguntarse si “¿Se trata de destruirlo a Pedraza porque se lo merece, y claro que se lo merece? ¿O de asentar la construcción de discurso contra cualquier cosa que simbolice actividad gremial, sindicatos, sindicalistas, corrupción anclada únicamente ahí?.”

La verdad es que los compañeros organizados sabemos que por los miles de millones que apropian estos burócratas pueden tener cuánto quieran. Cien departamentos en Puerto Madero si quieren. Pero muy pocas veces vemos algo así, digamos en vivo y en directo. No somos el pequeño burgués que se las conoce todas. Es más, nos enteramos por ellos que van y sacan fotos y escriben descripciones, etc., que es tan así la cosa. Ni hablar de tantos compañeros que jamás vieron algo así, a no ser las casas de los ricos que salen por televisión.

Así que no nos parece que no haya que ilustrar los hechos con su contexto. Pedraza salió de un departamento de millones de dólares con un bolsito que le armó la doña de casa y haciéndose el boludo con su camisita y su pantaloncito... con pinta de salir de una modesta casita del conurbano. Dejemos de embromar. Salía y está bien que se sepa, de ese departamento de Puerto Madero.

Lo que Aliverti en realidad está proponiendo -con la lógica más mafiosa que se puede concebir- que los capos oculten sus bienes porque hay medios que los escrachan con todo. Pero como sabe que en eso no va a tener éxito por la lógica misma de las contradicciones entre facciones patronales, y ya que de todos modos se seguirán viendo estas escandalosas ostentaciones por televisión y en los diarios y se escuchará en las radios, intenta imponer una mordaza a todo aquel que denuncie por su obscena exteriorización de la riqueza por parte a los burócratas. Y esa mordaza consiste en levantar una barrera: el que pregunta de donde sacó tanta guita tal o cual burócrata sindical, es un zurdo que está “contra cualquier cosa que simbolice actividad gremial, sindicatos, sindicalistas”, y además una porquería que ha sufrido la “derrota cultural”.

Esto pretende Aliverti. Una condena a los luchadores antiburocráticos que no tenemos otra que valernos de lo que se filtra de los secretos financieros en que se mueve el peculio de la traición. Ni siquiera esas fotos de las migas de la torta que se comen los burócratas, amasada con nuestra sangre, nos quiere dejar.

No debemos asustarnos por las palabras descalificadoras de los pequeño burgueses que se hacen pasar por amigos del pueblo. Debemos seguir preguntando y denunciando, debemos seguir firmemente para extender el clasismo de los años '70, y por supuesto, seguiremos siendo como no quiere esta gente que seamos: antiburocráticos y anticapitalistas.


logo

28/02/2011