Asunto:[LEA-Venezuela] Veinte años de la tragedia del Limon
Fecha:Jueves, 6 de Septiembre, 2007  18:12:39 (+0200)
Autor:Maria Parada <ceadalistas @.....es>

El Consejo de Educación Ambiental del Estado Aragua INFORMA A las 4:00 de la tarde del domingo 6 de septiembre de 1987, un extraño estruendo se dejó escuchar en la localidad de El Limón. Hoy se Cumplen Veinte años... El día 06 de septiembre de 1987 a eso de la 13:00 horas ocurrió una de las inundaciones de mayor magnitud sucedidas en áreas urbanas en Venezuela y fue cuando el Río Limón de Maracay, Estado Aragua se desbordo por motivos de una inusual creciente motivada a las fuertes lluvias caídas en Serranías entre Ocumare y Maracay, zonas de cabeceras y nacientes de la cuenca del referido río en el cauce se encuentran las urbanizaciones: El Limón, El Progreso, Mata Seca, y Pán de Azúcar que fueron zonas de desastres todo quedo inundado y anegado las fotos testifican de una manera objetiva el suceso, cientos de muertos, desaparecidos, heridos y perdidas multimillonarias en infraestructuras. Evacuación y Rescate Una isla rodeanda de barro y árboles Todo bajo las aguas Carreteras y vías destruidas Cruzar una calle bajo la fuerte riada Hace veinte años, el 6 de septiembre de 1987, el estado Aragua y el país entero se estremeció con una tragedia natural y humana vivida en esta entidad, la cual afectó a comunidades como Ocumare de la Costa, El Limón y Maracay. Las intensas y continuas lluvias que cayeron durante varias semanas sobre estas zonas causaron una sobresaturación de los suelos, lo cual provocó el desprendimiento de grandes masas de tierra, vegetación y rocas que se vinieron abajo, varios ríos y quebradas se desbordaron. Otros, desviados por la mano del hombre, buscaron sus cauces naturales. La construcción indiscriminada, en muchos casos sin planificación adecuada, de viviendas en zonas de alto riesgo como las márgenes y los lechos de ríos se conjugó con el fenómeno natural para producir la tragedia. Miles de temporadistas quedaron atrapados y aislados en el litoral aragŁeño. Barrios enteros fueron barridos por el torrente y cientos de vehículos fueron arrastrados por las aguas y enterrados bajo el barro. La naturaleza no obedeció a otra cosa que no fuera su ley. Fue inclemente y generó una espantosa tragedia en la historia de Venezuela. Inundaciones, jamás vistas, dejaron bajo las aguas gran parte de los sectores La Candelaria, El Progreso, Mata Seca, Los Rauseos, Arias Blanco, Valle Verde, Las Mayas, entre otros, transformando estas zonas y el conocido para ese entonces como el Parque Los Apamates prácticamente en un camposanto. La temporada de lluvia había sido agresiva en todo el país durante ese año, en especial para las cabeceras de las montañas, lo que finalmente desató una enorme crecida del río El Limón. Los daños resultaron indelebles para la historia. El río llegó a causar estragos no sólo en el Municipio Mario Briceño Iragorry, sino en Maracay y Ocumare de la Costa. Más de cien muertos, 90 desaparecidos, 300 heridos y lesionados y miles de damnificados fue el saldo de la tragedia. Nadie podía creer lo ocurrido, fueron días de llanto, dolor, incertidumbre y miedo. Troncos y rocas gigantes bajaron por la montaña del Parque Nacional Henri Pittier y arrastraron todo a su paso. La zona recreacional de Guamita, donde se encontraba una de las casas de Juan Vicente Gómez, desapareció totalmente. Las secuelas fueron devastadoras, pero nunca faltó la solidaridad del venezolano. Bomberos, Protección Civil, ONGs, médicos, paramédicos y la comunidad en general abrieron sus brazos para ayudar a levantarse a quien pudo sobrevivir a esta catástrofe. A veinte años del alud de tierra, la tragedia de El Limón refleja que los hechos ocurridos en la población de El Limón pudieron prevenirse como ahora pueden evitarse otras tragedias en la región. En múltiples análisis se puede observar que la principal causa de este fenómeno fue natural, pero también se trató de la intervención de la mano del hombre, que ocupó los terrenos al margen del río, edificó viviendas, permitio incendios forestales, y al saturarse las cabeceras, los ríos y quebradas recuperan sus cauces y si encuentran obstáculos los arrasan a su paso. La educación tiene importancia y prioridad, porque si el hombre no adquiere, desarrolla y manifiesta conciencia, conocimientos, comportamientos, actitudes y participación en cuanto a los riesgos de desastres, no será capaz de prevenirlos. Es importante lograr que la educación contribuya y facilite el logro de una cultura de prevención, y que la población y las comunidades se preparen y actúen frente a los desastres. 2007 Año del 70 Aniversario de Nuestro Parque Nacional Henri Pittier Consejo de Educación Ambiental del Estado Aragua María Parada. Vicepresidenta. Dirección: Museo de Antropología e Historia, entre calles Mariño y Soublette, Maracay, Estado Aragua, República Bolivariana de Venezuela. Telefax: 0243-2467243. Móvil: 0416-3435192 , 0424-3005560. Correos Electrónicos: ceada2002@... mariaparadave@... --------------------------------- Sé un Mejor Amante del Cine ¿Quieres saber cómo? ¡Deja que otras personas te ayuden!. -~--------------------------------------------------------------------~- -~--------------------------------------------------------------------~-