Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7254 al 7283 
AsuntoAutor
Numero 29 de la Ca Andrei.J
Sé verde y sobrevi Movimien
Contribucion al 20 Movimien
Saludos y una mano Geuca Ve
Movimiento Ecologi Movimien
Zlistas.net" <lea@ Movimien
Bla-bla-bla-bla- c Jorge Hi
Situaciòn de la ba Movimien
Zlistas.net" <lea@ Movimien
Situaciòn de la ba Movimien
Calentamiento glob Jorge Hi
Curso Internaciona Andrei.J
Permisos transable Andrei.J
Hoy vence el permi Jorge Hi
Resultados del Enc Jorge Hi
FORO: RESISTENCIA Jorge Hi
Sumar Voluntades.- Movimien
AMENAZA DE FUMIGAC Movimien
INDÍGENAS-VENEZUEL Jorge Hi
Solidaridad con Ac Claudia
Asma, cáncer pulmó Jorge Hi
SOLO EN *FRANCES*: Andrei.J
Curso Internaciona Andrei.J
Pueblos indígenas claudirg
FW: Rescate global Movimien
Patética vista del Jorge Hi
LA BIOPIRATERIA EN Jorge Hi
Parque eólico de P Jorge Hi
Disponible solo en Andrei.J
Re: Petroquímica y Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7753     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Patética vista del Lago de Maracaibo
Fecha:Domingo, 29 de Marzo, 2009  08:10:36 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza M. - Vitae <vitae @.....net>

        Diario Panorama
28 de marzo de 2009
 
AL VALOR MONETARIO QUE TIENE LA COSTA DEL ESTUARIO SE SUMAN LA LEMNA Y LA INSEGURIDAD
Vivir a orillas del Lago tiene su precio
Texto:

Las riberas están copadas por construcciones y su costo oscila entre Bs F. 300 y 800 mil por parcela.

Vivir a orillas de una playa, con el constante murmullo de las olas de fondo y cobijados por la sombra de una palmera, es el sueño de muchos pero, cuánto cuesta esa parcela de ensueño en la Costa Oriental del Lago y cuál es el precio —más allá de lo monetario— que hay que pagar?.

Como ocurre en otras zonas costeras del país, en la región oriental del Lago de Maracaibo la adquisición de un terreno junto al estuario significa la cancelación de sumas que oscilan entre los 300.000 y 800.000 bolívares fuertes, de acuerdo con la ubicación y extensión del sitio.

“Poco importa si las aguas del Lago son aptas para bañarse, la gente piensa en construir bohíos y piscinas recreativas para solventar esa situación”, explica Lorenzo Armada, agente inmobiliario en el municipio Santa Rita.

La vivienda de Orlando Tancredi, en el sector cabimense La Rosa, resguarda el paisajismo típico de una postal zuliana: “En la madrugada se escuchan los motores de las lanchas que salen del muelle La Salina, y de tarde se puede apreciar la puesta de sol entre las cabrias y las plantas petroleras. Este paisaje no lo cambio por nada del mundo”, dice.

Más allá de la hermosa imagen, la presencia de desperdicios orgánicos y el manto verde de lemna trastocan una belleza capturada sólo en postales de colección.

Al menos así lo reconoce Reina Duarte, quien llegó a La Montañita, Cabimas, hace 45 años, proveniente de las costas de Falcón: “Hasta nos bañábamos en el Lago, ahora no se soporta el mal olor, los derrames y la basura en la zona”.

Aún así, establecer una vivienda en zonas residenciales como Andrés Bello o Ambrosio puede alcanzar la suma de 800.000 bolívares fuertes.

“No importa la condición de la vivienda, todo depende de que tenga playa, lo que permite incluso la construcción de un muelle para lanchas pequeñas”, describió Gonzalo Azpúrua, dueño de una residencia en la avenida Andrés Bello de la misma ciudad.

La inseguridad, igualmente presente, tampoco es considerada un problema, pese a que la presencia de bandas que actúan en el lecho de agua e incursionan en las viviendas costeras es palpable.

En Santa Rita, caracterizada por la pesca y venta de camarones, predomina la adquisición de terrenos para la instalación de embarcaderos de distribución: “Si no tiene casa puede costar 300.000 bolívares fuertes, de lo contrario puede subir hasta 400.000", alega Rafael Pineda, propietario de una área en el sector Pele el Ojo. La presencia de minerales en Ciudad Ojeda, urbe petrolera de la COL, encareció todavía más los espacios, desapareciendo incluso los carteles de venta.

De punta a punta, la orilla está copada por la industria, sus contratistas u empresas conexas. Es Las Morochas, tal vez, expresión viva de esta historia.

En el emplazamiento de contratistas y muelles ubicados en Lagunillas, la llegada de piraguas con alimentos fue reemplazada por lanchas y gabarras: “Ahora la costa es zona privada y los accesos son mínimos, es el precio que pagamos los primeros habitantes: compartir las palmeras con las cabrias y vivir a espaldas del estuario que le dio nombre a todo el país”.