Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7164 al 7193 
AsuntoAutor
Asemblea General d Andrei.J
Conferencia Region Andrei.J
Anencefalia en la Jorge Hi
MTBE Ëdinson
Antioxidantes no m Euro Mur
La migraña no es i Euro Mur
Evita enfermar del Euro Mur
¿A que edad moriré Euro Mur
MTBE EN LA GASOL Julio Ce
TOVAR, AGUA CONTAM Jorge Hi
Energía a partir d Movimien
Desde Plutón hasta Euro Mur
Re: "Nosotros los Euro Mur
Vale la pena oirlo Euro Mur
Denuncian un derra Jorge Hi
Por favor, ayuden Euro Mur
Internet mejor qu Euro Mur
Seguir el ejemplo, Movimien
¿Cuál es la difere Euro Mur
Fw: Taller residuo Luisa Vi
La Anatomía del Euro Mur
La revolucion boli Jorge Hi
La inteligencia Euro Mur
Nave espacial a Euro Mur
¿Por qué somos Euro Mur
Contaminación ambi Jorge Hi
Las abejas saben c Euro Mur
¿Cuánto gas quemam Jorge Hi
Disponible solo en Andrei.J
Altos niveles de c Euro Mur
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7640     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Anencefalia en la zona petrolera 2008
Fecha:Martes, 30 de Septiembre, 2008  06:25:34 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <jlhinestroza @.....com>

Tomado del diario Panorama
 
COL suma 3 casos de anencefalia

Médicos de la COL han reportado, este año, un caso de anencefalia en Ojeda y dos en Cabimas.

Ésta es una anomalía congénita y afectan el tejido que crece en el cerebro y la médula espinal. Entre las causas, el perinatólogo Luis Duque expone: “Se pensó antes que era el vanadio. Se hicieron estudios en Carabobo y oriente, donde hay zonas petroleras también, y no se observa nada. Aquí está una condición multifactorial. O es el ambiente o es algún aspecto muy especial de la población que no hemos detectado”.

Registros del año 1982 revelan altos índices de afectados en las localidades de Bachaquero y Mene Grande.

Bien se sabe que la anencefalia se traduce en niños nacidos sin cerebro y cavidad craneal. Que la malformación corta su vida. Pero pese a los múltiples estudios efectuados en el mundo, su causa es todavía un acertijo para la ciencia. 

En la COL, una de las subregiones con registros históricos de la enfermedad, contabilizan tres casos en los dos principales centros asistenciales público, en lo que va de año. 

Hace dos décadas y media aproximadamente la lupa de los investigadores pasó su vista en los constantes casos registrados en el Hospital Pedro García Clara de Ciudad Ojeda (Hpgc), en Lagunillas.

Aunque las estadísticas de ese entonces asombraron, para este año un caso —hasta la fecha— registra ese centro asistencial, y dos en el Hospital General de Cabimas. 

Algunos señalaron la industrialización de la zona como el detonante de la malformación, a la presencia del coque (producto que se deriva de la refinación del crudo), como también se dijo que el vanadio podía influir y hasta la alimentación de la zona, pero nada fue preponderante. 

Movida por querer encontrar un indicio, la genetista Lennie Pineda junto con otros especialistas de la Unidad de Genética de LUZ, estudió la situación en el Hpgc y sumó en sus análisis condiciones de nacimiento, qué tipo de defecto del tubo neural presentaban, la alimentación y el tiempo de habitabilidad de las madres en la zona.

“Traté de hacer un estudio lo más controlado posible. Me interesaba identificar algo en la zona que fundamentalmente pudiera sugerir la alta frecuencia de ese problema. Me dio una tasa de 2,28 por 1.000 nacimientos totales y revisando el artículo, dijimos: esta tasa es una de las más altas reportadas en el país, incluso en el año 1986 la tasa fue de 5,5 por mil”, detalló Pineda sobre su investigación. 

Pese a que la investigadora reconoce que no establecieron un causal sí notaron, basados en la dirección al momento del parto y la permanencia de la madre en una zona, que los defectos del tubo neural (entre ellos la anencefalia) “se concentran mayoritariamente en Bachaquero y Mene Grande (...) No se pudo establecer la causa, por lo que la única conclusión que pudo sacarse es que algo estaba pasando alrededor de esas dos zonas. Algo puede condicionar que las madres tuvieran ese tipo de defecto”, aseguró Pineda. 

El acertijo supone hasta ahora un reto, donde lo único claro según el perinatólogo y feticultor Luis Duque, es que en la COL intervienen múltiples factores y en ocasiones la incidencia sube por ciclos (años o meses).

“Se pensó en una época que era el vanadio. Se hicieron estudios comparativos en Carabobo y oriente, donde hay zonas petroleras también, y no se observa nada. Aquí está una condición multifactorial. No es genética, no es cromosómica. O es el ambiente o es algún aspecto muy especial de la población que no hemos detectado”, reflexiona el especialista. 

La única similitud entre los casos que ha visto Duque, dos casos este año y cinco en el pasado en su consulta privada, es que “sí hay un lugar común: la condición socioeconómica (baja) y no sabemos por qué en ciertos estratos hay demasiados (casos)”. 

Cuando los reportes de niños nacidos anencefálicos sacudían la subregión, en Maracaibo también hubo indagaciones e incluso en otros estados. 

“A principio de los años 90 publicamos en Investigación Clínica (centro de LUZ), la incidencia en el Hospital Chiquinquirá (Maracaibo), y era de uno por mil”, comentó Humberto Moreno, genetista. 

Reconoce que no existen registros bien exactos y actualizados para la COL aunque refiere que hacia Ciudad Bolívar, el doctor Otto Sánchez mantiene reportes de malformaciones congénitas “y ellos tienen 0,75 casos por mil”. 

Un vistazo actual en el Hospital Chiquinquirá, en Maracaibo, indica igual situación. “No tenemos reporte de casos de anencefalia y las cifras que hemos tenido realmente son muy bajas”, aseguró José Oberto, jefe de ginecobsetricia de ese centro asistencial. 

El año pasado, Adriana Perozo contó a PANORAMA la situación que vivieron ella y su esposo Marcelino Maza, con el tercer embarazo, el único diagnosticado con la malformación.

Expulsó el feto a los cuatro meses en el Hospital General de Cabimas. 

Contó Perozo: “Le sentí un leve llanto y murió. No entiendo por qué ocurrió ésto. Soy ama de casa y no estoy expuesta a trabajos riesgosos”.