Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 7134 al 7163 
AsuntoAutor
Por favor responda Euro Mur
¿Qué seria de la Euro Mur
Lista de Ecologia Jorge Hi
Re: PVC en petroca Jose Rod
Aceptando el Reto mpgarcia
Re: Aceptando el R Johnny J
Solidaridad pa' lo Jorge Hi
Conferencia Recurs Jose Rod
Re: Solidaridad pa Carlos A
Complejo Termoeléc Jorge Hi
RE: Solidaridad pa Carlos M
=?ISO-8859-15?Q?De euras33
Víctimas de Planta Jorge Hi
CASO DE LA COMUNID Jose Rod
Video Foro en Mara Jorge Hi
NO ME VAN A CALLAR Jorge Hi
Ante el conflicto Jorge Hi
Demarcarán las tie Jorge Hi
Breve Relato de co Jorge Hi
MOVEV y los Yukpa. Jorge Hi
Cuando el Dinero p Euro Mur
Posicion Movev en Movimien
La ultima frontera Jorge Hi
Combustibles fósil Jorge Hi
Compuestos químico Jorge Hi
Tendido Electrico Gau
FW: Posicion Movev Movimien
Los residuos de ap Movimien
Conclusión: “Comer Euro Mur
Canción de Silvio Euro Mur
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 7611     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Re: PVC en petrocasas y sus peligros
Fecha:Lunes, 4 de Agosto, 2008  06:11:07 (-0700)
Autor:Jose Rodriguez <jrodrige @.....com>



Subject: PVC en petrocasas y sus peligros

Fecha: 03/08/2008 15:42:15
…en torno a la confiabilidad para la salud y el ambiente del plástico PVC en que dichas viviendas presentadas como panaceas se basan.
Ver noticia sobre polémica aparecida hoy Domingo 3-8-08 en http://buscador.eluniversal.com/2008/08/03/pol_art_viviendo-con-el-pvc_973113.shtml
En verdad la polémica se da en forma tardía en nuestro país. Pero mas vale tarde que nunca !
Se trata de una discusión de larga data a nivel internacional.
Este servidor en particular y otros como el ingeniero Fernando Núnez en el pasado vocero de Greenpeace en Venezuela tenemos años alertando en el país  sobre los peligros de este material y la creciente restricción o prohibición del mismo en los lugares del mundo mas serios o responsables (Ver las evidencias presentadas en nuestro libro “Petróleo y Globalización..” y el folleto “El impacto de los Químicos Sintéticos sobre la Salud y el Ambiente: a las Puertas de un Apocalipsis biológico”). Sólo basta incursionar en Internet bajo un tirulo como “PVC toxicidad y contaminación” para ver toda la información que ya existe sobre el tema, y por cierto también sobre el masivo modelo plastificador-petroquimiquizador de la vida que ahora pretende venderse alegremente como “nuevo” paradisíaco mundo revolucionario” !
En nuestro país en los últimos años en nombre de la revolución se le ha pretendido poner de moda de nuevo un plástico tan cuestionado como el PVC, y todo el modelo plastificador-petroquimizador que dicho producto emblematiza, si como embarcarse en nuevas megainversiones para su producción. Una postura anti-histórica e irresponsable coincidente con los nociones mas retrógradas e inescrupulosas de la capitalista industria petroquímica internacional que tanto se ha criticado, e incluso mucho mas primitiva que las mismas !
Valdría la pena que todos los que tengan algo mas que objetar se sumaran al necesario debate público !
Att
F. Bracho
 
 EXPEDIENTE  ver más expedientes 
   
El urbanismo Nuestra Señora de Coromoto, en Guacara (arriba), es el primero culminado de un grupo de nueve experiencias piloto de sustitución de ranchos por casas. (Eduardo Fuentes)
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Viviendo con el PVC
Petrocasa proyecta entregar este año 10 mil viviendas hechas con PVC, un polímero muy cuestionado por ambientalistas pero muy usado por sus ventajas. La discusión local apenas comienza. Por Oscar Medina

Mientras el presidente Hugo Chávez recorría alborozado el recién nacido vecindario Nuestra Señora de La Coromoto, en la muy calurosa Guacara (Carabobo), en Caracas ella saltaba de su asiento sorprendida por los anuncios: las blanquísimas casas que estrenaba la comunidad beneficiada por el convenio entre la estatal Petrocasa y el Ministerio de la Vivienda están hechas principalmente de PVC, un versátil polímero muy utilizado por sus extraordinarias cualidades, pero también muy cuestionado desde la trinchera ambientalista debido al potencial tóxico y contaminante que se le atribuye a algunos de sus compuestos y al proceso mismo de su fabricación.
En ese Aló Presidente del 30 de marzo pasado, la profesora universitaria María Eugenia Gil, directora de Comunicaciones de la Fundación Agua Clara, una ONG que hace parte voluntaria del Comité Nacional para la Implementación del Convenio de Estocolmo, pudo ver al mandatario paseando entre las casas de PVC, saludando a las humildes personas que las levantaron con sus propias manos para sustituir los deplorables ranchos de madera y zinc en los que vivieron hasta hacía muy poco y anunciando que la llamada "revolución petroquímica" impulsará la creación de nuevas filiales de Petrocasa para la fabricación de más viviendas como ésas. La deducción es lógica: Pequiven incrementará su producción de PVC.
Entre abril y mayo la Fundación Agua Clara envió comunicaciones a diferentes instancias nacionales para advertir sobre los posibles riesgos de esta operación que -a su juicio- va en contra de la tendencia mundial. Le escribieron, entre otros, a algunos departamentos del Ministerio de Ambiente (donde se coordina el comité del Convenio de Estocolmo); a la Comisión de Ambiente de la Asamblea Nacional; a Pequiven y a Pdvsa. Pero nadie respondió. Aunque este martes 5, al fin, logró un derecho de palabra ante la subcomisión de Salud de la Asamblea.
"No es que estemos en contra de que la gente obtenga viviendas", aclara Gil: "Pero es que esas casas las están haciendo con un material contaminante desde su propia fase de producción y por eso el mundo está dejando de producirlo y grandes compañías están dejando de usarlo".
En Venezuela los planes apuntan a elevar la cantidad de policloruro de vinilo, PVC, producido por Pequiven. La capacidad instalada es de 120 mil toneladas al año y subirá a 50 mil más el año próximo. La meta es ubicarse en 400 mil toneladas. Y la proyección de Petrocasa es sumar cinco nuevas plantas, contando una que se inaugurará pronto en San Fernando de Apure y otras cuatro por definir: "Si seguimos como vamos, Petrocasa pudiera llegar a 100 mil viviendas anuales", se entusiasma Julio Medina, gerente de Investigación y Desarrollo Tecnológico y del Instituto de Desarrollo, Indesca, de Pequiven; y uno de los padres de este proyecto que en su plan piloto de sustitución de ranchos en Carabobo beneficiará a 2.469 familias, además de otras tantas en Cuba, Perú y República Dominicana.
Medina, claro, tiene otra opinión del PVC: "Es una maravilla". Y asegura que ni en Pequiven ni en Petrocasa ni en estas viviendas hay riesgos: "La verdadera toxicidad está en el manejo que algunos hacen de la información".
¿Son o no son?
El 23 de mayo de 2001 Venezuela firmó el Convenio de Estocolmo y lo ratificó el 3 de enero de 2005, mediante Gaceta Oficial. Con esto, el país se encuentra en el grupo de 156 naciones comprometidas con la eliminación de una lista de Contaminantes Orgánico Persistentes, COP, que son compuestos químicos muy tóxicos que mantienen su efecto a largo plazo.
El Convenio se enfoca en tres grupos de COP: algunos plaguicidas, los bifenilos policlorados, PCB; y las dioxinas y furanos. Y aquí está el detalle: estos últimos se forman de manera espontánea en procesos industriales donde interviene el cloro y por eso algunos ambientalistas los vinculan al proceso del PVC. También se forman por la combustión de plásticos, basura, de desechos hospitalarios y hasta en incendios forestales.
Justamente por la vinculación con las dioxinas y furanos es que se invoca al Convenio de Estocolmo ante el PVC. "Durante su fabricación hay emisiones de dioxinas y furanos", insiste Gil: "Y es así por las altas temperaturas que necesita el material para trabajarse. Luego, para hacerlo flexible y para que se plastifique le añaden sustancias del grupo de los phtalatos, que son disruptores del sistema endocrino y pueden producir problemas respiratorios y de fertilidad. Para estabilizarlo, le añaden un metal pesado, como cadmio o plomo. Y para hacerlo antiinflamable, usan sal de bromo, que también es contaminante".
Medina, sin embargo, hace algunas precisiones: prefiere hablar de mezcla polimérica (3.100 kilogramos por vivienda) y reconoce que ha sido un error llamarlas casas de plástico: "Son casas de concreto con formaletas perdidas de PVC". En la práctica, se trata de armar la unidad con láminas de PVC que se rellenan con concreto y quedan allí, como cubiertas interior y posterior de sus 70 metros cuadrados; lo mismo que en el futuro modelo de edificios de 4 pisos.
"El PVC no está en la lista del Convenio de Estocolmo. Las dioxinas y furanos se producen sólo en la combustión, en la producción de PVC no hay emisiones", señala. No niega la presencia de plomo en el material utilizado en las casas: "En realidad es un compuesto de plomo, no es plomo como elemento. Aquí el plomo, unos 124 gramos por casa, no está suelto, queda completamente reticulado dentro de la resina, forma parte del polímero, lo cual inhibe su liberación al medio".
De cualquier manera, asegura que ya hicieron pruebas para sustituir el compuesto por calcio/zinc a partir de este mismo mes obedeciendo "a la política de Pequiven de no agresión al medio ambiente". Sobre la presencia de los phtalatos también despeja dudas: "Estas son láminas de PVC rígidas, por lo tanto no agregamos phtalatos porque no necesitamos hacerlas flexibles". Aunque sí hay, como en casi todos los hogares, en la cubierta de los cables que van dentro de las paredes: "Pero eso no implica riesgo tóxico, la gente no se va a comer esos cables".
Para Medina, hay que cambiar la óptica: "El cuestionamiento es sobre los phtalatos, no sobre el PVC. Entonces hay que enfocarse en encontrar sustitutos a esos phtalatos".
¿Están expuestos los habitantes de estas casas? No es sencillo encontrar una respuesta precisa porque ante el PVC no hay medias tintas. En Pequiven descartan tal posibilidad. La doctora Maritza Rojas, especialista en toxicología, explica que "la calidad del producto manufacturado va a ser muy importante a la hora de valorar la potencial toxicidad del PVC". Gil no tiene la menor duda de que sí hay riesgos: "Si no le añaden phtalatos el PVC sería muy rígido, así que algo debe tener. Además, no sabemos cómo se comportará ese material en temperaturas como las nuestras. Los problemas son a largo plazo". Luis Ferreirim, de Greenpeace España, lo expone así: "En una investigación que hicimos al polvo de casas convencionales hemos encontrado phtalatos y otras sustancias químicas, por lo tanto imagina lo que se encontraría en una casa de PVC".
Pero hay una dimensión humana inmediata que sólo es comprensible al visitar un lugar en el que antes había ranchos de tablas y ahora hay 459 casas de tres habitaciones y dos baños con todos los servicios. ¿Se están envenenando o alcanzaron una vida mejor? ¿O las dos cosas? Mucho equilibrio hace falta para encontrar la verdad aquí.



Enviado desde Correo Yahoo!
La bandeja de entrada más inteligente.