Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6478 al 6507 
AsuntoAutor
Bolívar: Medida co letras d
¡Presidente Chavez Jorge Hi
Paria: Condenada a Jorge Hi
La Familia Bush y euras33
Invitación Foro: D Maria Pa
Revolucion Ecologi interfaz
Revolucion Ecologi interfaz
Revolucion Ecologi interfaz
Revolucion Ecologi interfaz
Revolucion Ecologi interfaz
PROGRAMA PARA HACE interfaz
Perturbación Ambie Jose Rod
Perturbación ambie Jose Rod
FW: Fwd: RV: Convo Narlis C
Biocombustibles: ¿ Jorge Hi
!Lo nuevo ante est Jorge Hi
Solicitud pasante Luisa Vi
CENTRO DE ECOLOGIA Jorge Hi
Resistencia Indíge Jorge Hi
Gobierno y multina Jorge Hi
Transgenicos al di Jorge Hi
Anencefalia en la Jorge Hi
Foro: Desastres So Maria Pa
Indígenas y ecolog Jorge Hi
Ministra del ambie Jorge Hi
Imagenes de la mar Jorge Hi
¿Gasolina, etanol Jorge Hi
argumentos antinuc Jorge Hi
El triunfo recient Jorge Hi
EL BLUFF DEL ETANO leonmora
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6935     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Revolucion Ecologica (1) - RECLAMANDO NUESTRO PODER
Fecha: 12 de Marzo, 2007  13:38:51 (+0200)
Autor:interfazamazonica <interfazamazonica @.....net>

Traducción del libro: CUANDO LAS CORPORACIONES GOBIERNAN EL MUNDO
Escrito por: DAVID C. CORTEN

Parte VI  -  RECLAMANDO NUESTRO PODER

Capítulo 21 - LA REVOLUCIÓN ECOLÓGICA

"Al cambiar deliberadamente la imagen interna de la realidad, la gente puede
cambiar el mundo".
--Willis Harman

"Yo creo que el mundo se ha movido cerca de la unidad y más gente se ven unos a
otros como uno con el otro ... Es posible tener nuevos pensamientos y nuevos
valores comunes para los humanos y las otras formas de vida".
--Wangari Maathai, coordinador del Movimiento Cinturón Verde de Kenia.


 
Ninguna persona busca un mundo dividido entre miles de millones de personas
excluídas viviendo en absoluta pobreza y una pequeña élite guardando su riqueza y
lujo detrás de paredes y fortalezas. Nadie se regocija ante el panorama de vivir
en un mundo donde colapsan los sistemas sociales y ecológicos. Aún así
continuamos poniendo a la civilización humana y hasta la supervivencia de nuestra
especie en riesgo principalmente por permitir que más o menos un millón de
personas acumulen dinero más allá de cualquier necesidad concebible. Continuamos
dirigiéndonos audazmente adonde nadie quiere ir.

Ahora estamos llegando a ver que la globalización económica ha llegado con un
precio muy alto. En el nombre de la modernidad estamos creando sociedades que no
funcionan bien y que están alimentando comportamientos patológicos -violencia,
competencia extrema, suicidio, abuso de drogas, avaricia y degradación ambiental-
en todas partes. Tales comportamientos son una consecuencia inevitable cuando una
sociedad falla en satisfacer las necesidades de sus miembros para vincularse
socialmente, para confiar, para sentir afecto y compartir un significado sagrado.
La crisis triple de la profundización de la pobreza, la destrucción ambiental y
la desintegración social es una manifestación de esta disfunción.

No hay nada de inevitable en la locura colectiva de perseguir políticas que
aumenten esta disfunción. La idea de que estamos atrapados en las garras de
fuerzas históricas irresistibles e imperfecciones humanas inherentes, ante las
cuales no tenemos alternativas sino adaptarnos, es una completa fabricación. La
globalización económica está siendo avanzada con elecciones concientes hechas por
aquellos quienes ven el mundo através de los lentes del interés corporativo. Hay
alternativas humanas, y quienes ven el mundo através de los lentes del interés
humano tienen tanto el derecho como el poder para elegirlas.

Las sociedades saludables dependen de comunidades saludables y empoderadas que
construyan relaciones de cariño y cuidado entre las personas y nos ayude a
conectarnos a un pedazo particular de la tierra viva con el cual nuestras vidas
están entrelazadas. Tales sociedades deben ser construídas através de acciones a
nivel local, casa por casa y comunidad por comunidad. Sin embargo hemos creado un
contexto institucional y cultural que desempodera lo local y hace tales acciones
difíciles, si no imposibles.

Para corregir la grave disfunción, debemos desprendernos de las ilusiones de
nuestro trance cultural colectivo, y reclamar el poder que hemos dejado a las
decadentes instituciones, tomar otra vez responsabilidad por nuestras vidas y
tejer otra vez la tela básica de familias y comunidades cuidadosas para hacer
lugar para la gente y otros seres vivos. Está dentro de nuestras posibilidades,
pero requerirá transformar el sistema de creencias, valores e instituciones
dominantes de nuestras sociedades -una Revolución Ecológica comparable a la
Revolución de Copérnico que nos introdujo en la era científica industrial. Los
paralelos son instructivos.


-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-