Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6422 al 6451 
AsuntoAutor
Deuda ambiental vs pefaur
La religión del au pefaur
Agenda 2007/Luis B Jorge Hi
Usemos la web ... pefaur
Canje de la Deuda pefaur
Respuesta a "Deud Jorge Hi
Consejo Comunal Pr Jorge Hi
La Conservacion am Jorge Hi
La Conservacion am Jorge Hi
La Conservacion am Jorge Hi
La Conservacion am Jorge Hi
Accidente en la re Jorge Hi
(sin asunto) pefaur
2007: amenaza cali pefaur
La Política Ecolog interfaz
Ferias del Sol 200 pefaur
La materia oscura pefaur
A las autoridades Jorge Hi
Muerto en explosio Jorge Hi
Gordon and Betty M Moigis
Re: Chávez lanzó M florelia
Reaparece el fanta Jorge Hi
EL PODER SUPREMO T leonmora
Simposio Internaci pefaur
TIGRES DE ARAGUA C Maria Pa
Directorio de revi pefaur
Zonas Protectoras pefaur
Piden apagar la lu Jorge Hi
Día Mundial de los Maria Pa
Propuesta constitu leonmora
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6882     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] La Conservacion ambiental en el socialismo del siglo vei ntiuno/ Dr. Jesús A. Rivas (2 de 3)
Fecha:Viernes, 5 de Enero, 2007  20:57:33 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <jlhinestroza @.....com>

El socialismo y la Conservación

No es sorprendente que los modelos de conservación dentro del sistema capitalista siempre tengan problemas y sean una especie de luchas perdidas con antelación. Existe una contradicción de fondo entre el capitalismo y el ambiente. El capitalismo se basa en la acumulación indeterminada de capital y en un crecimiento económico ilimitado mientras que los recursos del planeta y el planeta mismo son claramente limitados. Algunos intelectuales han hecho la comparación con las células de nuestro cuerpo diciendo que el crecimiento ilimitado es la filosofía de las células cancerígenas. Sabemos las consecuencias que este crecimiento ilimitado trae al organismo y no hay razones para pensar que el capitalismo traiga consecuencias distintas para el planeta. El crecimiento ilimitado de consorcios económicos no puede tener otra consecuencia que el colapso del ambiente. Mas bien la solución debe de ser un sistema económico de moderación y estabilidad. Donde el crecimiento y la acumulación del capital no sean la meta máxima. En realidad en la naturaleza no hay nada que pueda crecer de forma ilimitada. Si algún organismo o parte de un sistema natural empeazara a crecer de forma ilimitada esto tendria que detenerse rápidamente o de otra manera el sistema terminaria en el colapso. La filosofía de la Revolución Bolivariana donde el la acumulación de capital no es la meta ofrece un terreno real donde se pueden experimentar alternativas al fracasado sistema capitalista en el terreno de conservación ambiental. De hecho la revolución Bolivariana esta una posición privilegiada desde el punto de vista ambiental para hacer progresos en la conservación que otros países solo pueden soñar.
La Conservación y la Gente

¿Puede la gente vivir en armonía con el ambiente? ¿Es posible un desarrollo realmente sostenible? ¿Cuál es el nivel de manejo del ambiente que es conveniente y que garantiza la integridad ambiental a largo plazo? ¿Que direcciones se están tomando dentro de la revolución que lleven a un desarrollo realmente sostenible? Antes de analizar estas preguntas vamos a vamos a discutir cuales las alternativas se manejan al respecto.
Conservación extrema

Una posición extrema es la de objetar el uso del ambiente del todo. Esta posición propone que no hay nada más importante que la naturaleza y que el interés máximo debe de ser el ambiente aún por encima de los intereses de la gente misma. Muchos conservacionistas e idealistas pudieran pensar esto. Sin embargo es muy tarde para una posición de este tipo en Sur América. Específicamente es aproximadamente 20000 años muy tarde. Los seres humanos han vivido en Sur América por todo este tiempo y no hay sitio donde no haya gente y donde la gente no viva usando e interactuando con los diferentes elementos del medio. El problema no es la gente viviendo en el ambiente sino el tipo de actividades que esta gente hace. Algunas de ellas le permiten el funcionamiento de los procesos naturales mientras que otras los interrumpen. Antes de la llegada de los colonos Europeos (trayendo con ellos sistemas mas avanzados de capitalismo) los indígenas vivían en la zona usando del ambiente de forma sostenible donde o bien por incapacidad de causar mayor destrucción, por conciencia de uso o por ambos las culturas indígenas vivieron en Sur América por miles de años haciendo mucho menos daño de lo que hemos hecho en lo últimos quinientos años. Uno de los problemas que con frecuencia se confunden es cuales son los problemas intrinsecos que la gente puede producir en el ambiente y cuales son los problemas que pueden ser impulsados por ciertas prácticas (o modos de pensar) capitalistas. Con frecuencia es el último y no el primero lo que produce degradación ambiental.
El Conservacionista Clásico

Una posición que encontramos con frecuencia entre los biólogos y conservacionistas es que no se le puede confiar a la gente el uso de los recursos porque los acabarían. Ellos sostienen que la gente destruye el ambiente porque caza, corta los bosques por la madera o los dilapida por fines agrícolas no sostenibles. En la ámbito de los conservacionistas discuten algo que llaman "La Tragedia de los Comunes" donde lo que pasa es que cuando un recurso no le pertenece a nadie (como el caso de la fauna silvestre que es res nulis) este recurso puede ser usado por quien lo adquiera. Este sistema propone que aquellos que usen el recurso mesuradamente y de forma racional se beneficiarán menos de este que aquellos que abusen de el y lo acaben. Si alguien corta todos los arboles de un bosque y vende la madera se beneficiría del dinero de la venta y aquellos que solo cortaron algunos arboles mesuradamente terminarían sin bosque. La falta de bosque perjudicaria a todos por igual pero aquel que corto el bosque tendrá el capital para invertir en otra actividad e ir a otra zona done aún quede bosque. La Tragedia de los Comunes predice que cualquier recurso que no tenga un dueño será agotado porque no hay quien lo proteja. Esto es cierto dentro de los sistemas que conocemos actualmente donde el campesino esta bajo las presiones y demandas del sistema capitalista. Si la naturaleza no le pertenece a nadie, nadie la protege y cualquiera puede venir extraer más de la cuenta lo que trae el agotamiento del recurso. Es parte de la filosofía subyacente al programa de aprovechamiento de la baba que discutíamos antes. Si la baba le produce capital a los dueños de hatos ellos la protejeran de sobre explotación y la usaran racionalmente. Los pobladores locales se hubieran beneficiado de un uso sostenible que le diera trabajo a largo plazo, los dueños de hatos se hubieran beneficiado de un ingreso extra por concepto de babas sin invertir ningún capital pero los teneros (la mayoría extranjeros) podían extraer cuanto pudieran y llevarse su capital a otro país cuando los recursos fueron agotados. Como los teneros eran los que movían el capital (y por ende el sistema) eso fue lo que paso.
La Solución Socialista

En el socialismo de siglo XXI las demandas sociales y económicas hacia el campesino son distintas. No hay beneficio de sobre explotar el recurso porque un incremento temporal en el capital no es tan beneficioso como lo es dentro del capitalismo. En el sistema capitalista cortar el bosque y vender la madera da recursos para comprar un invertir en otro negocio que continua aumentando las ganancias del que explote el ambiente de esta manera. En le sistema socialista la acciones de las cooperativas proveen recursos que el campesino no tendría de otra forma: educación , salud, una red social de ayuda entre otras cosas. También la comunidad organizada puede evitar que un individuo en particular abuse de los recursos porque esto perjudicaría a todo el grupo lo que produce que cada individuo de la comunidad es un guardián del recurso y no una amenaza para el mismo.

La presencia de infraestructura de educación salud y apoyo económico del estado hace menos necesario obtener ese beneficio de la sobre explotación. No hay necesidad de sobre explotar los recursos para satisfacer las necesidades básicas porque hay una red social de asistencia a los pobladores que evita que algunos pobladores en desepero (algun familiar enfermo, o serios problemas económicos) se vea ne necesidad de abusar el sistema. Obviamente, este cambio de presiones sociales y económicas en el nuevo sistema debe de enseñarse, discutirse e inculcarse a todos los niveles para que también haya un cambio de actitud efectiva que lo acompañe.

El Socialismo del Siglo XXI

La única opción tanto para la gente como para la naturaleza es un pacto socialista espacial y temporal. En otras palabras, el socialismo del siglo XXI sostiene que los recursos del país deben de estar accesibles para las necesidades de todas las personas. La Revolución Bolivariana se caracteriza por inclusión de todos los sectores de la población y garantizar que todos tengan accesso a los recursos del país. En particular los sectores sin representacion que tienden a ser los mas numerosos. Cuando un grupo minoritario toma posesión de un recurso (tierras fértiles, petróleo, aguas etc) y excluye a la mayoría de su uso y disfrute, la revolución toma cartas en el asunto y se asegura de brindarle acceso a todos los venezolanos a este recurso de una forma justa. Se puede hablar de un pacto socialista espacial donde todos los recursos contenidos en el país deben de beneficiar al todos los venezolanos.

¿Cuál es el sector más numeroso y menos representado del país? A simple vista pareciera que el sector menos representado del país son las clases económicas más pobres, con menos recursos y menor educación. Si bien es cierto que esta es una gran cantidad de la masa de venezolanos que tenemos en el país también es cierto que no es el sector demográfico más grande. El sector mas numeroso del país y con menos representación son sin lugar a dudas son las generaciones futuras de venezolanos. Cualquier sistema que tenga esperanzas de permancer a largo plazo tiene que considerar las necesidades de las generaciones futuras, y no solamente como una forma del discurso. La soberania alimentaria, industrial y tecnológica no va a ninguna parte si no garantiza la soberania de las generaciones futuras a los mismos niveles. Este elemento es importante porque añadiendo el elemento futuro al goce de los recursos convierte el socialismo en la única alternativa a largo plazo tanto para la gente como para el ambiente. Claramente, si se explotan los recursos hasta agotarlos en el presente estaríamos robando a las generaciones venideras de las posibilidades de disfrutar de las soberanias que ahora estamos conquistando, esto seria un tipo de exclusivismo temporal incompatible con la filosofía de la Revolución. El explotar un bosque hasta agotarlo y privar a las generaciones futuras del uso de ese bosque es tan abusivo y exclusionista como lo es cuando un grupo de oligarcas se apoderan de las tierras fértiles y excluye de su uso a la mayoría de los campesinos. Un modelo socialista solamente espacial resultaría en un socialismo incompleto y terminaría en la exclusión de un grupo mayoritario de venezolanos, los venezolanos del mañana. Aunque esto es ciertamente mejor que el capitalismo, un sistema de este tipo es solo un socialismo incompleto, que no cumple con el ideal a largo plazo de que la gente es lo mas importante. Es por esto que la única solución realmente socialista es aquella que incluye un pacto socialista espacial y temporal donde los venezolanos del presente así como los venezolanos del futuro tengan acceso justo a los recursos del país.

Este análisis señala que el único tipo de aprovechamiento de la naturaleza que es legítimo dentro del pacto socialista espacial y temporal son aquellos que no involucren ningún tipo de degradación ambiental. Es posible que esto no se pueda instrumentar a todos los niveles en este momento pero esta es sin duda la dirección en la que la revolución tiene que moverse. Dentro de la filosofía de la Revolución Bonita que le da prioridad a las necesidades de la gente es mandatorio diseñar planes de desarrollo que realmente no dañen el ambiente.

El Pacto Socialista Espacial y Temporal

El pacto socialista espacial y temporal garantiza que los venezolanos tanto del presente como del futuro, tenga accesso a los recursos del pais. Si se corta el bosque para usar la madera la erosión incrementará con esto los suelos serán mas pobres, habrá deslaves, e inundaciones o sequías y escasez. El uso de pesticidas y fertilizantes contaminará ríos y caños y terminará en el nivel freático donde también contaminara el agua que toma la gente. La cacería descontrolada de la fauna silvestre acabará el pie de cría y disminuirá los recursos de las generaciones futuras. Inclusive destrucción del paisaje y la diversidad de aquellas especies menores que no tiene uso comercial directo disminuirá la belleza de la zona. Está bien documentado el efecto que tiene en la salud, tanto mental como física, de la gente estar expuesto a paisajes prístinos y naturales en lugar de zonas confinadas de corte artificial. Mas aún, en la diversidad biológica de nuestros bosques se encuentran potencialmente curas para enfermedades y problemas de salud que se perderían si perdemos esa biodiversidad. De manera que si aplicamos el principio de inclusion de la Revolución hacia el futuro vemos que la Revolución ofrece la única forma de hacer desarrollos realmente sostenibles del estilo y alcance con los que los países capitalistas solo pueden soñar.

A manera de ejemplo consideremos un pueblo a la falda de una montaña alta. Los habitantes del pueblo pueden cortar el bosque para obtener leña y sembrar hortalizas y comida o pueden ir a un valle cercano donde el suelo es más estable. Usar el bosque de la montaña es mas cercano y fácil que ir al valle cercano a cosechar en suelo estable. Si deciden cortar el bosque de la montaña corren el riesgo de que el suelo pierda balance porque las raíces de los árboles grandes son los que lo estabilizan haciendo una especie de malla que detiene físicamente el suelo y evita haya deslaves. Además los árboles con su follaje detienen la lluvia y absorben parte del agua que cae y otra buena parte percola dentro del suelo a lo largo de las raíces que penetran hasta el subsuelo. Si un ecosistema ha perdido su cobertura vegetal natural será más susceptible a la erosión y a producir avalanchas de barro cuando viene una lluvia muy cuantiosa. Esto es probablemente lo que paso en algunas partes durante la tragedia del Estado Vargas. Es verdad que cortar el bosque puede producir valiosa madera para la industria maderera y para leña. También se puede producir hortalizas nutritivas que el pueblo necesita pero ¿A que precio? ¿Cuantos kilos de legumbre debemos de sembrar para justificar la muerte de 30.000 personas? En el sistema capitalista el cálculo es muy fácil, se calcula cuantos kilos de papa vale una vida humana y se multiplica por 30.000. Esta opción no es aceptable en un sistema socialista donde el capital no es tan importante. Sin embargo un sistema del socialismo con un pacto de socialismo sólo espacial pudiera decidir que no hay problema de cortar el bosque con tal de que toda la población se beneficie de los resultados. Debido a que los el riesgo de un desastre pudieran estar varias décadas en el futuro, esta decisión pudiera ser aceptable. Sin embargo si consideramos que lo importante es la gente del presente y futuro, el riesgo de perder tantas vidas hace inaceptable que se corte el bosque dentro de un pacto social espacial y temporal.

Consideremos ahora un pueblos donde enfermedades transmitidas por mosquitos estén produciendo muchas victimas y mucha gente esté sufriendo de esas enfermedades. El sistema capitalista recomienda que se rocíe todo el pueblo con DDT porque la gente enferma que no va a trabajar le cuesta dinero al estado y curar a esta gente cuesta dinero también. Al capitalismo no le importa la contaminación de los suelos y aguas ni el hecho de que en algunas décadas ese insecticida aparecerá nuevamente en el agua que se extrae de los pozos produciendo enfermedades, y mal formaciones congénitas entre otros problemas. Un socialismo espacial también podría aceptar la solución del DDT para evitar que la gente se enferme, ya que la salud de la gente es importante. Esta opción no es aceptable para un socialismo espacial y temporal. El socialismo del siglo XXI no puede dar soluciones que produzcan otros problemas. El nuevo socialismo también tiene que darle una solución al problema de las enfermedades transmitidas por mosquitos pero la solución tiene que ir a la raíz del problema de manera de no producir otros en le proceso. Por ejemplo en el caso de las enfermedades trasmitidas por mosquitos el socialismo del siglo XXI hace campañas de educación informando a la gente como evitar producir sitios de cría de los mosquitos, cambiar el comportamiento de gente para disminuir el número de personas mordidas por mosquitos y promover estabilidad del ecosistema que incremente los enemigos naturales de los mosquitos y controle sus poblaciones naturalmente.

La misma situacion la tenemos si se trata de plantas procesadores de celulosa en Uruguay, Explotacion de cobre en zonas pristinas el bosque montano de Ecuador (Intag) or en los glaciares de Pascua Lama en Chile o minas de Carbon en el estado Zulia. El capitalismo amenaza estos sistemas por el dinero que ellos pueden producir. Un socialismo de corte solo espacial pudiera ver a los beneficios económicos que estas actividades pueden producir y que se puden convertir en obras sociales pero la projección del socialismo hacia el futuro hace inaceptable ninguna actividad que produzca el menor daño para el ambiente.

Este compromiso de máximo respeto al ecosistema como única alternativa realmente socialista se extiende también a obras mayores de infraestructura. En la actualidad tenemos gran capacidad de cambiar el hábitat con todas nuestras maquinarias y tecnología pero tenemos muy poco conocimiento sobre el impacto que nuestras acciones traerán a largo plazo en la capacidad de autorregulación del ecosistema. Obviamente los habitantes del pueblo de Naiquatá de principios del siglo 20 y finales del 19 no tenían idea de cortando leña en las faldas del Ávila podían desestabilizar un ecosistema que 80 años después produciría una catástrofe como la del estado Vargas. En los actuales momentos el gobierno esta considerando muchas grandes obras de infraestructura y algunas de ellas pudieran producir cambios irreversibles en el ecosistema. Hemos heredado del capitalismo la arrogancia de creer que sabemos todo lo que tenemos que saber y pensamos que podemos hacer cualquier cambio ambiental que nuestras tecnologías nos permitan hacer sin ninguna consideración con la Pachamama ni ninguna consideración de que nuestra ignorancia sobre los sistemas puede ser aún mas grande que nuestra capacidad para cambiarlos. En vista de nuestro poco conocimiento en esta materia, de la magnitud que nustros errores pueden tener y nuestro compromiso con las generaciones futuras es perentorio que practiquemos prudencia y mesura cuando se planeen grandes obras infraestructura.

Desafortunadamente soluciones que protegen el ambiente al máximo pudieran no ser las más productivas. Es por esto que es importante que se tenga en mente que nuestro compromiso con las generaciones futuras debe de ser de la mayor importancia. Dentro del sistema que solo le interesa la producción de capital, o un sistema que sólo mire a las necesidades del pueblo presente, existe un escenario en donde el sistema pudiera involucrarse en prácticas que a la larga deterioren el ambiente y bajen la calidad humana de las generaciones futuras. Por ejemplo prácticas de agricultura que involucren uso de pesticidas fuertes y fertilizantes, así como canalizaciones de ríos y obras mayores de infraestructura pudieran producir resultados mejores a corto plazo que prácticas orgánicas y un planeamiento más mesurado de nuestro desarrollo. Sin embargo las primeras comprometen el bienestar de las generaciones futuras mientras que las segundas no. Para que un proceso como el nuestro que necesita soberanía alimentaria, será difícil tomar las decisiones correctas para el futuro. Es entendible que no todas las prácticas de la revolución sean 100% compatibles con este esquema en la actualidad pero este es un esquema al que debemos evolucionar.

En el marco de la revolución Bolivariana una lucha real por la protección ambiental tiene mucho mas esperanzas de triunfo ya que lo que realmente beneficia a la gente a largo plazo es la conservación ambiental más que el capital. Un ejemplo de esto es el programa de ofrecer a los mineros en Guayana alternativas distintas de la minería. La minería es un ejemplo de los "intocables" que no pueden ser removidos porque los incentivos económicos que ofrece tientan a los mineros fuertemente y terminan practicando la minería en contra de todas las cosas que realmente les convienen, a ellos y al ambiente. El trabajo de buscar oro es duro e ingrato y acaba con la vida del minero tanto como deteriora el ambiente. En contra de lo que se pueda creer, no da grandes beneficios económicos al trabajador. Un minero puede pasar mucho tiempo trabajando muy duro buscando oro, cuando consigue un cochano lo vende por poco dinero ya que en las zonas remotas donde lo vende no hay mucha competencia entre compradores de oro. Para entonces debe dinero a los proveedores de comida, licor, medicinas y termina gastando la gran mayoría en pagar deudas. De manera que después de la celebración le queda muy poco dinero. El problema no termina ahí la salud del minero y el ambiente también sufren mucho. Para separar el oro se amalgama con mercurio calentándolo sin tomar las medidas necesarias para evitar aspirar los vapores de mercurio que terminan incorporándose al organismo del minero y cobrando su salud. Los desechos producidos por la operación van a los rios donde los peces y otros organismos acuaticos terminan asimilando el mercurio. En regiones lejanas donde no hay actividad minera se han detectado poblaciones indígenas donde los niños tienen altos niveles de mercurio en sus tejidos por el consumo de peces contaminados lo que trae graves consecuencias de desarrollo neurológico. Todo esto es además de la destrucción de bosque donde se saca el oro, y cacería intensiva de fauna para alimentar a los mineros. Hago este resumen porque la minería es uno de los retos que es terriblemente nocivo para la gente y para el ambiente y que no puede ser derrotado dentro del sistema capitalista con metodos de uso sostenible de la naturaleza. La Revolucion Bolivariana, sin embargo, ya ha empezado un programa donde se les da a los mineros la educación, oportunidad e incentivos para cambiar sus actividades hacia la agricultura y ecoturismo lo que les permite preservar sus vidas, su salud y conservar en ambiente. Esto solo es posible en un marco donde el capital no es la meta sino el bienestar de la gente.

Los Retos Ambientales de la Revolución

No hay duda de que El socialismo del siglo XXI ofrece el marco politico económico y social para un desarrollo realmente sostenible pero esto no quiere decir que la revolución este necesariamente yendo en esa dirección en todos sus aspectos. Tampoco es suficiente que Chávez en casi todos sus discursos mencione la importancia de la conservación y de la protección ambiental. Es importante notar que la revolución solo ofrece el marco económico y social para que la conservación ambiental avance junto con en bienestar de la gente. Las necesidades de hacer llegar el socialismo a todos los niveles del país pudiera ser distraido hacia un socialismo de naturaleza solo espacial y no temporal, exluyendo a las generaciones futuras de los beneficios de nuestros recursos. Es importante que no dejemos caer a la revolución en los esquemas viejos de desarrollo que pueden traer como consecuencias el deterioro ambiental, consecuente disminución de la calidad de vida y ultimadamente el fracaso de la revolución. En muchas acciones del nuevo manejo que se le está dando al agro pudiera no figurar esta visión hacia el futuro. Lamentablemente los administradores de recursos con que contamos fueron creados durante la cuarta republica y aunque ellos esten ideolicamente con la revolucion, ellos mismos tienen que hacer su propia liberación cognitiva e innovar por la revolución. Los medios de producción agrícola así como la conciencia de la gente también tienen que ser revolucionados.

A continuación mencionamos algunos de los retos que la revolución tiene que enfrentar y que dependiendo de cómo se manejen puede significar mucho en el futuro de la conservación en el país y a la larga el éxito de la revolución.
“Del dicho al hecho…”

Uno de los problemas que todos los políticos tienen es de convencer a la gente de que lo que dicen es cierto. Aunque este no es un problema que Chávez tenga en Venezuela, otros políticos de la revolución no gozan de la misma reputación. No hay duda de que los lideres de la Revolución tienen sus intenciones y discurso en el mismo sitio pero hay personeros del gobierno que no muestran esa virtud. Algunos por ser relictos de la cuarta república, otros por no haber entendido los motivos fundamentales de la revolución. En ocasiones es simplemente difícil tomar las decisiones correctas como líder. Por ejemplo las minas de carbón a cielo abierto del estado Zulia han sido un problema sin solución desde hace ya algún tiempo. Cuando el carbón se extrae a cielo abierto se remueve la cima de la montaña y se expone la veta. De esta forma es fácil de extraer el carbón pero el tope de la montaña se destruye y todo el material se vierte en los rios de la zona, la erosion de la montaña sin vegetación es máxima y al exponer minerales que habían sido estabilizados bajo tierra por millones de años ofrece el riesgo de que eso minerales puedan ser movilizados contaminando ríos y otros cuerpos de agua. Los habitantes e la zona, los Wayuu (Guajiros), han dejado muy claro que ellos no quieren la mina de carbón, a pesar de los trabajos y activación económica local que esto trae, por el daño ambiental y el deterioro de su calidad de vida que esto involucra. Existe un enfrentamiento entre los intereses de una población local y los intereses económicos gigantescos que produce la industria del carbón. Dentro del sistema capitalista no hay discusión, la mina continua y los Wayuu pierden. Dentro de un sistema socialista espacial existe la posibilidad de que los beneficios económicos a corto plazo creen la apariencia de que el nivel de vida de la gente se incremente y por ende es aceptable que la mina continúe. Alguien podría pensar que los beneficios económicos de explotar la mina podrían financiar suficientes programas sociales que haga el sacrificio de los Wayuu justificable si a ellos se les da una buena solución de vida al mismo tiempo. Esta opción sencillamente no es posible dentro del socialismo espacial y temporal. El privar a los Venezolanos del futuro del disfrute del ambiente prístino, y exponerlos al daño de tanta contaminación y degradación ambiental es tan anti-socialista que la opción sencillamente no puede ser considerada. Dentro del nuevo socialismo no hay otra solución que clausurar la mina y exigir que la compañía repare hasta donde sea posible el daño ambiental hecho. Es comprensible que líderes socialistas actuales duden en tomar esta medida sobre todo si no han planteado una dimesión inclusión social temporal al proceso político debido a que esto involucra un cambio tan radical de los esquemas que hemos venido desarrollando. Esta es quizás una de las necesidades más importantes del proceso: el cambiar los paradigmas y estándares por los que nos guiamos. Una cosa es decir que lo que importa es el bienestar de la gente y otra es renunciar a una cantidad de capital tan importante. Tal renuncia contradice radicalmente lo que hemos aprendido y hecho por tantos años. El paso más difícil no es derrotar a la oposición, ni al imperio sino hacer una revolución interna de valores y principios hacia ideales realmente revolucionarios.