Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6392 al 6421 
AsuntoAutor
Retiran material c Jorge Hi
(sin asunto) pefaur
MAESTRÍA EN DESA pefaur
BBCMundo.com: Chin Édinson
Gripe Aviar: el gr pefaur
Gripe Aviar: las r pefaur
LAS ORGANIZACIONE amigos g
saludos maibely
Culminó la muestra Jorge Hi
Amazonía: pulmón v pefaur
Latinoamerica en c pefaur
Numero 25 de la Ca Andrei.J
Chávez ofreció fin amigrans
Canjes de deuda p amigrans
Venezuela: Los te amigrans
Cuando se destruy amigrans
EL ENEMIGO DE LA N interfaz
Deuda Ecológica co Jose Rod
Venezuela: Se dupl letras d
Rv: Que Salvador ediluzar
Tomo la palabra... Jorge Hi
Carbozulia/Corpozu Jorge Hi
Monsanto y los sui amigrans
Saludo de Navidad Maria Pa
FELIZ NAVIDAD Domingo
Feliz Navidad y Me Jorge Hi
Re: Feliz Navidad aldo
CHILE: A sincerars pefaur
Diversas ofertas d Moigis
RV: SHORT FILM FES JAPM
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6861     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] =?iso-8859-1?Q?Deuda_Ecol=F3gica_con_el_Lago_de_Maracaibo?=
Fecha:Jueves, 14 de Diciembre, 2006  12:06:15 (-0800)
Autor:Jose Rodriguez <jrodrige @.....com>

Exxon, Shell, Chevron: su deuda ecológica con el Lago Maracaibo (Venezuela)
 
Podemos definir como deuda ecológica al conjunto de daños y desequilibrios
ambientales ocasionados por la actividad económica de agentes, individuales o
colectivos, nacionales o extranjeros, ejercida sobre uno o varios ecosistemas
determinados y cuya responsabilidad, económica y ambiental,  en el saneamiento 
de dichos ecosistemas no ha sido asumida.
Desde la 2ª década del siglo pasado varias transnacionales del petróleo
iniciaron actividades en la cuenca del lago de Maracaibo. La Royal Dutch Shell a
través de sus filiales Caribbean Petroleum Company y la Venezuela Oil Concessions
(V.O.C). La Standard Oil of New Jersey (antiguo nombre de la Exxon) del viejo
John Rockefeller, explotó el petróleo venezolano a través de sus filiales Lago
Petroleum Corporation, Creole Petroleum Company, Vacuum Oil Company, Standard Oil
of Venezuela y Richmond Petroleum. Otra de las grandes transnacionales del
petróleo que operó por aquellos años en la cuenca del lago fue la Gulf Oil
Company a través de su subsidiaria la Mene Grande Oil Company; en el año de 1984
la Gulf fue adquirida por la Chevron que a su vez se fusionó con la Texaco en el
año 2001.
El 14 de diciembre del año 1922 reventó el pozo “Barroso No 2”, situado en las
cercanías de las riberas del lago, en el sector La Rosa de la población de
Cabimas, lanzando diariamente al entorno más de 100.000 barriles de crudo durante
un lapso de 9 días. El sabio Henry Pittier, que casualmente visitaba en esos días
la zona, describió el desastre ecológico de esta forma: “el pozo se hallaba en la
inmediata proximidad de una pequeña cañada, se formó inmediatamente un río de
petróleo que fue a parar al lago, a poca distancia de Punta Icotea, formándose en
la superficie de aquel, una capa que se extendió ulteriormente hasta Maracaibo”.
¡¡Una mancha de petróleo cubriendo el lago desde Cabimas hasta Maracaibo!! (Por
un siniestro similar, el derrame del Exxon Valdez en Alaska, la Exxon fue
condenada a pagar indemnizaciones ambientales por más de 7.000 millones de
dólares). A partir de ese momento, y por más de 50 años, estas transnacionales
explotaron los recursos petroleros de la cuenca del Lago de Maracaibo de la
manera mas salvaje e irresponsable posible para con este ecosistema.
En el Lago de Maracaibo se ensayaron por primera vez en el mundo técnicas de
perforación aguas adentro, lo que conllevó, como era de esperarse, a un
inimaginable número de accidentes y sus respectivos derrames. Estas corporaciones
cubrieron el lecho lacustre con más de 24.000 kilómetros de tuberías y la cuenca
del lago con casi medio millón de kilómetros de las mismas. En su momento
llegaron a contar con más de 450 estaciones de flujo para almacenar y bombear el
crudo y toda una flota de tanqueros, gabarras, lanchas, remolcadores y todo tipo
de embarcaciones complementarias para este tipo de actividad. 
En la industria petrolera siempre se ha sabido que los accidentes “graves” como
el ya señalado caso del pozo Barroso No 2 o el siniestro del buque Nissos
Amorgos, hace pocos años atrás, representan apenas el 10% de la cantidad de
hidrocarburos que son vertidos al medio lacustre, el 90% restante se origina en
las operaciones “normales” de la industria, esto es, perforación, bombeo,
mantenimiento de pozos y descarga de aguas de lastre de tanqueros, entre otros.
Habría que preguntarse entonces: ¿Cuánto petróleo, derivados de éste y
sustancias tóxicas asociadas a su búsqueda, perforación, producción y transporte
vertieron estas transnacionales en el lago de Maracaibo y en los suelos y cursos
y espejos de agua de su cuenca entre 1914 y 1975?
¿Cuántas decenas de miles de fosas o depósitos de desechos tóxicos (lodos
corrosivos, aguas de producción con una salinidad 6 veces superior a la de mar,
metales pesados y restos de hidrocarburos) provenientes de las perforaciones
dejaron a lo largo y ancho de la cuenca del Lago, contaminando por siglos suelos
y aguas subterráneas? ¿Cuántas miles de hectáreas de bosque de manglar, de selvas
vírgenes y de humedales destruyeron o degradaron para siempre? ¿Cuántos
ecosistemas quedaron divididos y aislados, y por ende, condenadas muchas de sus
especies a la desaparición como consecuencia de los trazados cuadriculares de
vías de prospección y tendido de oleoductos y gasoductos sin ningún tipo de
consideración hacia el medio por parte de estas transnacionales?
Como consecuencia del dragado del canal de la barra del Lago para permitir el
ingreso de tanqueros de gran calado de estas empresas, se favoreció el  ingreso
de grandes volúmenes de agua de mar que alteraron para siempre las condiciones
del ecosistema lacustre, situación esta que, aunada a los procesos de
contaminación antes descritos, han determinado que más del 80% de la fauna
autóctona del Lago (peces, mamíferos y reptiles, en muchos casos endémicos de
éste ecosistema) se haya extinguido.
¿No debe considerarse todo lo anterior como un crimen contra los zulianos en
particular y los venezolanos y la humanidad en general?
 Gobiernos de la 4ta República (Caldera y su ministro de Cordiplan Petkoff) al
momento de privatizar las empresas básicas de Guayana aceptaron hacerse cargo de
las mil millonarias deudas por pasivos ambientales que estas empresas habían
acumulado a través del tiempo, pero estos mismos gobiernos, ni por guardar las
apariencias, incluyeron el tema de los pasivos ambientales como descargo a las
multimillonarias indemnizaciones que Venezuela tuvo que pagar a estas
corporaciones dentro del proceso de pseudo nacionalización petrolera de la década
de los 70.
En estos días cuando se habla de reforma constitucional es interesante explorar
la posibilidad de modificación del artículo 24 de nuestra carta magna para
establecer la retroactividad de las normas que establecen la responsabilidad
ambiental, siguiendo  el ejemplo de los propios estadounidenses que con su
“Comprehensive Environmental Response, Compensation, An Liability Act” (CERCLA)
han creado un instrumento legal dirigido a hacer efectiva, inclusive de forma
retroactiva, la responsabilidad de aquellas personas o empresas que han
contaminado espacios o han depositado residuos peligrosos en el ambiente. Los
ambientalistas de Venezuela debemos tomar la palabra.
Joel Sangronis Padrón, Profesor UNERMB
http://www.portaldelmedioambiente.com/html/gestor_ecosistemas/ver_ecosistemas.asp?id=330



____________________________________________________________________________________
Do you Yahoo!?
Everyone is raving about the all-new Yahoo! Mail beta.
http://new.mail.yahoo.com 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
 
-~--------------------------------------------------------------------~-