Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6024 al 6053 
AsuntoAutor
¿Coherencia dónde? Jorge Hi
La burocracia ha u Jorge Hi
GASODUCTO...INTEG AMIGRANS
¿Proteccion al ind Jaime E.
Se derriten los hi Jaime E.
Protección para la Jaime E.
CONVOCATORIA PREM JAPM
Amazonas y Whale s JAPM
Genomics Workshop- Jaime E.
Transgenicos Jaime E.
Producción Animal Jaime E.
Líderes indígenas AMIGRANS
AMBIENTALISTAS EXI AMIGRANS
El carbon "paga" l Jorge Hi
Chile: Bachelet y Jaime E.
Buques, Agua de La Jaime E.
Congreso de =?UTF- =?UTF-8?
Congreso sobre la Jaime E.
Controlada velocid Jaime E.
Un ratón excepcion Jaime E.
Primer cosmonauta Jaime E.
Re: Sergio H
Foro Desarrollo So Jorge Hi
Boletin In La Cienc
Lula aprueba una p AMIGRANS
Pagina web: Primat Carlos A
Gasoducto continen AMIGRANS
Re: Gasoducto cont Domingo
Boletin Especial La Cienc
Una y otra vez ma AMIGRANS
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6487     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Líderes indígenas rechazan gasoducto en Venezuela
Fecha:Miercoles, 8 de Marzo, 2006  10:41:39 (-0400)
Autor:AMIGRANSA <amigrans @........ve>

 
----- Original Message -----
From: AMIGRANSA
Sent: Wednesday, March 08, 2006 10:40 AM
Subject: Líderes indígenas rechazan gasoducto en Venezuela

Líderes indígenas rechazan gasoducto PDF Imprimir E-mail
miércoles, 08 marzo 2006

Image
Nuevamente el futuro de la Gran Sabana está en juego por un proyecto de inversión multinacional
Rechazo total... esa ha sido la respuesta de dos líderes indígenas del estado Bolívar, que están convencidos que el proyecto de construcción del Gran Gasoducto del Sur -como lo ha definido el presidente Chávez- impactará negativamente el hábitat y la calidad de vida de todos los asentamientos autóctonos que hay en el Parque Nacional Gran Sabana. Aunque oficialmente no se han emitido detalles sobre la ruta que seguirá el ducto, voceros que pidieron el anonimato por temor a represalias, informaron que ya está lista toda la ruta de este proyecto que partirá desde el Complejo Criogénico de Jose, seguirá hasta Puerto Ordaz y de allí seguirá hacia Brasil por la misma ruta del Sistema de Interconexión Eléctrica a Brasil, también conocido como el Tendido Eléctrico.

Ivonne M. Rincón Moreno
"> irincon@correodelcaroni.com

  Representantes indígenas aseguran que la planificación de un gasoducto sin consultar a las comunidades indígenas asentadas en el sector oriental del Parque Nacional Gran Sabana repercutirá negativamente tanto en el equilibrio ambiental de la zona, como en la calidad de vida de las comunidades que se ubican a la largo de la troncal 10.

 La semana pasada se reunieron a puerta cerrada en Caracas, los ministros de Energía de Venezuela, Rafael Ramírez; de Brasil, Silas Rondeau Cavalcante y de Planificación de Argentina, Julio De Vido; junto a una delegación total de 70 personas, para realizar los estudios iniciales del proyecto que el presidente Chávez ha denominado: el Gran Gasoducto del Sur.

 Aunque oficialmente no se han emitido detalles sobre la ruta que seguirá el ducto, voceros que solicitaron el anonimato por temor a represalías,  aseguraron que ya está lista toda la traza y que la ruta partirá desde el Complejo Criogénico de Jose, seguirá hasta Puerto Ordaz y de esta ciudad seguirá hacia Brasil por la misma ruta que siguió el Sistema de Interconexión Eléctrica a Brasil, también conocido como el tendido eléctrico, “para aprovechar el informe de impacto ambiental” de ese proyecto de interconexión que se inició en la época del presidente Rafael Caldera. Al salir de la Gran Sabana el gasoducto continuará su ruta impactando la Amazonia brasileña y de allí continuará el recorrido hasta llegar a Argentina.

 Este proyecto impulsado por los gobiernos de Venezuela, Argentina y Brasil impactará negativamente el Parque Nacional Gran Sabana y también los extensos bosques de selva nublada que se extienden hasta la parte baja de América del Sur.

 Se estima que el proyecto del Gran Gasoducto del Sur tendrá una extensión de 8 mil kilómetros y proveerá de gas a gran parte de la región, cruzando todo el Amazonas. Su costo se estima en 20 mil millones de dólares, pero los costos ambientales, sociales y económicos del proyecto aún no han sido cuantificados.

 Hasta ahora el Gobierno no ha propiciado con las comunidades indígenas asentadas en el Parque Nacional Canaima un debate en el que se les explique cuáles serán los riesgos, consecuencias y beneficios de esa nueva vulneración a una zona protegida bajo la figura de parque nacional y que fue declarado por la Unesco Patrimonio Natural de la Humanidad, en 1994.

Sin diálogo
 Ítalo Pizarro, presidente de la Federación Indígena del estado Bolívar, lamenta que siempre que Venezuela va a suscribir convenios internacionales que afectan a las comunidades indígenas de Bolívar, sean precisamente los habitantes naturales de esta región los últimos que se enteren de los detalles del proyecto, así como sucedió con el Sistema de Interconexión Eléctrica hacia Brasil.

 Pizarro explicó que las comunidades indígenas no tienen una información precisa sobre el proyecto de Gasoducto del Sur, porque “no hemos sido consultados y eso ha estado como un plan. Y ahora estamos viendo que aparentemente el gasoducto pasará por la troncal 10, por el área donde está el tendido eléctrico y se ha dicho que también pasará por allí la red de Telecom, pero han sido comentarios y no tenemos información oficial”.

 El presidente de la Federación Indígena del estado Bolívar apuntó que  la mayoría de las comunidades indígenas asentadas en la Reserva Forestal Imataca y en la Gran Sabana se verán afectados, “por supuesto que de alguna manera, y si es por la misma vía del tendido, será distante en algunas zonas pero en otras no pasa a más de 1 kilómetro, por lo que es muy cerca, y eso afectará a las comunidades”.

 “No nos han informado nada de ese proyecto ni las empresas, ni las personas responsables, por lo que tememos que vamos a caer en lo mismo que representó el tendido eléctrico. Hay muchas comunidades que están preocupadas porque el impacto será grande, primero fue el tendido eléctrico y ahora un gasoducto. Además se tendrán que construir carreteras de acceso a las tuberías y se habla también de una vía férrea, por lo que las comunidades deberían ser consultadas”.

Violando las leyes
 Nuevamente los derechos indígenas se quedan en letra muerta, a pesar de que en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se le reconoce a los pueblos indígenas su derecho a las tierras y el respeto a su cultura, con este proyecto de inversión internacional nuevamente se pasa por alto la “participación de las comunidades” en la toma de decisiones.

 “Ese proyecto debía ser consultado e informado a las comunidades, y si vemos el marco legal tenía que informarse a las comunidades sobre las ventajas y las desventajas de ese proyecto que, aunque es un desarrollo del Gobierno y del Estado, pero el Estado debe consultar a las comunidades indígenas porque así está establecido en la Constitución, en la Ley de Pueblos Indígenas y en la Ley de Demarcación y Hábitat de los Pueblos Indígenas”, dijo Pizarro.

 Otro elemento que genera malestar entre los pueblos indígenas es que son muchos los puntos del memorando de entendimiento para la construcción del tendido eléctrico hacia Brasil que luego de seis años aún no se han cumplido, uno de ellos es la demarcación de las tierras indígenas.

 “La interrogante que nosotros tenemos es que el 95% de los puntos de entendimiento no se han cumplido, empezando por la demarcación y titularidad de las tierras, que se ha alargado. Y vemos con bastante preocupación que en vez de concretar lo que se firmó con el Ejecutivo nacional, más bien se están creando nuevos proyectos sin haber cumplido con la ley”.

 Pizarro está convencido de que el Ejecutivo nacional debería sentarse con las mismas comunidades indígenas para atender esas viejas deudas, como por ejemplo la demarcación de tierras. “Siempre ha habido un peloteo en las instituciones, el Ministerio del Ambiente y después se creó la Misión Guaicaipuro… en fin no hay una política concreta del Estado venezolano de atención a los problemas indígenas. Vemos este nuevo acuerdo internacional con muchas dudas y nos preocupa que hay deudas pendientes”.

 “El Estado como responsable de este proyecto debería tomar cartas en el asunto y presentarse ante las comunidades para buscar alternativas, porque de lo contrario vamos a caer en lo mismo que con el proyecto eléctrico”, dijo.

Sin consultas
 El presidente de la Federación Indígena del estado Bolívar explicó que por la misma falta de información que existe la representación indígena no se ha sentado a discutir este punto con los diputados indígenas ante el Consejo Legislativo del estado, ni con los parlamentarios ante la Asamblea Nacional.

 “No nos hemos sentado a estudiar esto, porque se ha hablado mucho del proyecto, pero estamos pendientes de reunirnos y ver lo que se plantea, sobre todo evaluar la información que tenemos aunque no la hemos recibido directamente de los responsables del proyecto, continuó. Tanto en la Asamblea Nacional como en el Consejo Legislativo del estado Bolívar tenemos que concretar la discusión, pero también estamos muy pendientes del proceso de demarcación que ha sido la demanda porque han inventado tantos programas y tantas misiones como para intimidar o entretener a las comunidades indígenas. No es que estamos en contra de las misiones, pero nuestra demanda principal ha sido la demarcación de tierras, que siempre ha estado pendiente y nunca se ha hecho”.

 Advierte que según la Ley de Pueblos Indígenas, la demarcación  de tierras de pueblos indígenas tenía que haberse hecho dos años después de aprobar el marco legal, y ya han pasado casi 6 años y no se ha avanzado en ese tema. “La demarcación de hábitat y tierras indígenas son algunas fallas que vemos que no está bien, porque la ley tiene que aplicarse como debe ser”.

Cuestionando programas

 - ¿La Misión Guaicaipuro le ha generado beneficios a la comunidad indígena?
 - No, esos son programas del Gobierno que no han llegado a todas las comunidades indígenas, o puede ser que las personas responsables muchas veces no cubren las expectativas con la creación de esas misiones. Y eso también lo vemos porque hay una descoordinación institucional que muchas veces se politiza mucho, igual ha pasado con la Misión Ribas, Robinson… aunque algunas sí han funcionado. Son programas buenos, no podemos decir que son malos, pero no cubren las necesidades de la población porque hay una descoordinación institucional que ha fallado mucho.

 La Federación Indígena del estado Bolívar está programando para los próximos días una serie de encuentros con las diferentes comunidades del estado para discutir el tema del gasoducto y otros que también son prioritarios. “Tenemos que hablar y discutir de muchos temas, entre ellos el gasoducto, para determinar qué cartas vamos a tomar en el asunto, conversar, dialogar. tenemos que buscar una alternativa y sentarnos a discutir de todos estos temas, e incluso del tema de la minería, porque la situación se ha complicado bastante y no sabemos dónde va a parar la situación de la minería, porque se aprueban programas y proyectos que no sabemos en qué van a ser beneficiosos para las comunidades”, aseveró.

 Pizarro concluyó señalando que a pesar de que este gobierno aprobó una serie de leyes que reconocen los derechos de los pueblos indígenas, “lo importante es que esas letras de las leyes se lleven a la práctica, porque de repente todo puede estar bien ahí, pero es como si no pasara nada, porque nadie las cumple. Incluso si las mismas instituciones no manejan bien esos términos, no sirve de nada. Pero ese reconocimiento se dio no sólo porque el Presidente quiso, sino porque hubo una lucha perenne de las mismas comunidades que pedían ser incluida en la Constitución… pero hay que llevarlo a la práctica”.

Contra la ley
 Por su parte, el ex alcalde del municipio Gran Sabana y líder indígena de Bolívar, Ricardo Delgado, alerta que ahora el “delito” que se quiere cometer en el Parque Nacional con la construcción de un gasoducto es más grave, por cuanto antes de negociar internacionalmente ese proyecto tenía que haberse consultado con la población indígena, tal y como lo establece la Constitución.

 “La gran preocupación es que se hacen anuncios y compromisos internacionales, y no solamente en el caso del gasoducto, sino también de otras negociaciones como el subsidio a una compañía bancaria que está quebrada. La Constitución establece que debe realizarse un referéndum consultivo para que la gente participe y decida. Y en el caso del gasoducto por este territorio, ya Rafael Caldera lo hizo con el tendido, y él no estaba obligado por la Constitución, pero con esta nueva Constitución y con la Ley de Pueblos y Comunidades Indígenas el Estado está obligado a consultar y a informar antes de hacer el gasoducto que piensa atravesar”.

 Delgado considera que lo que se está haciendo con el anuncio del gasoducto es un “delito público”. Acotó que “es igual como si estuvieran expropiando una propiedad sin consultar a nadie. En las comunidades del sector oriental hay una gran preocupación, más aún después del trauma del tendido eléctrico”.

 Apuntó que entre las comunidades no hay mucho optimismo con respecto a esta obra y a un posible diálogo con el Gobierno, pues si “el entendimiento para el caso del tendido eléctrico no se ha cumplido a cabalidad y cualquier entendimiento para el nuevo proyecto pasa por el cumplimiento de los compromisos anteriores… incluso antes de que se pueda llegar a cualquier entendimiento. El diálogo será muy cerrado: que no hagan más nada hasta que me cumplas lo primero que me prometiste”.

 Delgado considera que en todas las comunidades del sector oriental del Parque Nacional Gran Sabana están preocupadas por el impacto que tendrá una tubería por este reservorio natural, que además es hábitat de muchas comunidades indígenas. “Nos preocupan las consecuencias que tiene que ver con el hábitat de las comunidades y pueblos indígenas, porque el tendido eléctrico ya se sabe que en cualquier momento una torre puede caer, pero un gasoducto es peligrosísimo y ya hemos visto casos cuando en la Autopista Regional del Centro explotó un gasoducto y arrojó daños considerables, imagínese que eso pueda ocurrir en el parque nacional cerca de una comunidad indígena o que se puedan dañar los ecosistemas frágiles que hay en el parque… ese  proyecto atenta contra la propia vida de las comunidades”.

 Recalcó que si no se abre un debate a las comunidades indígenas, la alternativa que quedaría es acudir ante el Tribunal Supremo de Justicia, tal y como se hizo con el tendido eléctrico.

Mirándonos en un espejo
 La selva de Yungas es uno de los últimos y más importantes refugios vegetales de Argentina, constituida básicamente por bosques de selva nublada, allí cohabitan poblaciones de aborígenes y campesinos.

 Es una zona en la que desde 1995 impulsó el desarrollo de represas hidráulicas y en 1997 se empezó a hablar del inicio de las obras del Gasoducto Norgas, un ducto de 1.062 km de longitud que vincula los yacimientos gasíferos del departamento de San Martín con el norte chileno.

 Esta obra atraviesa áreas de Yungas entre las localidades de Orán y San Andrés y comprende el tendido de una tubería de 20" de diámetro, con capacidad inicial de 2.1 millones de m3/día y una máxima de 7.6  millones de m3/día, suponiendo una inversión de U$S 500.000.000.

 Sin embargo ese ducto no representó desarrollo para esta reserva natural argentina sino todo lo contrario, pues el 8 de marzo del 2001 y el 27 de enero del 2002 se registraron  dos fuertes explosiones en el gasoducto que generaron 2 fuertes incendios en la reserva y la última explosión generó un “cráter” de 70 metros de diámetro.

 Cuando se construyó se había prometido proveer de gas a las poblaciones cercanas, sin embargo, los habitantes de la zona nunca recibieron los beneficios de esta intervención. Esas promesas sólo se utilizaron como excusas para admitir su traza y generar la menor oposición posible al proyecto.

 Usualmente en los proyectos de construcción de un gasoducto se contempla también un camino para mantenimiento, estaciones intermedias y un mayor tránsito por la zona.

 Los riesgos que se corren con este tipo de obra en un área protegida van desde derrames y pérdidas, explosiones y la contaminación de aire, suelo y agua,

Fuentes: http://www.jaguares.com.ar/yungas/problemas.ht

 
-----------------
 
La Sociedad de Amigos en defensa de la Gran Sabana es una asociacion civil sin fines de lucro,constituida en abril de 1986 para la preservación, conservación y defensa del patrimonio ecológico y cultural de la Gran Sabana-Parque Nacional Canaima (Tierra de Tepuyes) y de todas aquellas áreas pertenecientes al Macizo Guayanes.
 
Nos hemos sumado a esta causa por un profundo amor a la naturaleza y porque estamos convencidos que el respeto al mundo natural y a las leyes ecológicas, son una de las vias primordiales hacia el bienestar y la supervivencia de la humanidad.
 
AMIGRANSA la integran un grupo de profesionales de distintas disciplinas,jóvenes, estudiantes y una amplia red de colaboradores formada por habitantes de la Gran Sabana, cientificos y otros amantes de la naturaleza. El trabajo en AMIGRANSA esta basado en el voluntariado


[Adjunto no mostrado: pdf_button.png (image/png) ]
[Adjunto no mostrado: printButton.png (image/png) ]
[Adjunto no mostrado: emailButton.png (image/png) ]