Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 600 al 629 
AsuntoAutor
Agradecimiento Pub INTERFAZ
Tortugas muertas e vitae
Ataques Infructuos Edinson
Consulta sobre Est juan And
LOS ATLETAS QUIMIC Julio Ce
EL AGUA Fernánde
Re: Consulta sobre INTERFAZ
Posible Indigena H INTERFAZ
Un Indigena y un m INTERFAZ
"The World's Water Amigos e
Día internacional Amigos e
Informacion desde INTERFAZ
Detuvieron a Silvi jorge pa
Campaña anti-Trill vitae
Fwd: Felicitacione Alberto
Mas datos: Amedent jorge pa
Informacion de los INTERFAZ
INTRODUCCION AL CO INTERFAZ
INTRODUCCION AL CO INTERFAZ
Fallece fundador d vitae
El incidente con l anna pon
EL NACIONAL LE HEC Julio Ce
NO A LAS ARMAS (Pa INTERFAZ
Re: EL NACIONAL LE anna pon
Gran Sabana: Lucha Eukarys
Fw: Solidaridad qu INTERFAZ
Fw: solidaridad de INTERFAZ
Caso de la gabarra vitae
Informe técnico de vitae
"Aportes Ambienta Bio-Mari
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1019     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] NO A LAS ARMAS (Paquete de Accion)
Fecha:Sabado, 24 de Marzo, 2001  13:34:04 (-0400)
Autor:INTERFAZ AMAZONICA <interfaz @.....net>


Desde 1998 La Alianza Anillo Verde es miembro activo de la Red Accion Por La
Tierra  (Earth Action Network), la cual esta compuesta por mas de 1500
grupos ciudadanos en 144 paises.

El siguiente paquete de accion fue divulgado en su momento, ahora recordamos
todo esto a raiz de los sucesos de represion militar en La Gran Sabana.

Jose Rafael Leal
Alianza del Anillo Verde

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------

INDICE
1.- Mensaje
2.- Antecedentes
3.- Gastos militares globales en el año 1996
4.- Datos clave
5.- ALERTA: Que puede hacer Ud.
6.- Llamado de La Haya por La Paz

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------

1.- MENSAJE

A: Organizaciones Asociadas y Amigos de EarthAction

De: Lois Barber y Nicholas Dunlop, Coordinadores Internacionales Nos
dirigimos a Uds. en relación a un crítico tema global que hoy recibe muy
escasa atención de parte de nuestros gobiernos: la amenaza a la vida y a los
dere­chos humanos que representa el comercio de armas y la gran reserva de
armas 'convencionales' existente a nivel mundial.

Ahora mismo, continúan con pleno vigor 28 guerras en todo el mundo. El año
pasado, los gobiernos desembolsaron más de dos mil millones de dólares
diarios en gastos militares. A nivel mundial, las fuerzas militares
constituyen también una importante fuente de polución, y son significativas
emisoras de gases cau­santes del calentamiento global. Si hablamos en serio
de construir un mundo más pacífico y sustentable en el siglo 21, no es
posible seguir así.

Se requiere una cooperación mundial entre nuestros gobiernos para frenar el
comercio de armas, rebajar los gastos militares y reducir de manera
constante los arsenales convencionales. Pero es poco probable que los
políticos actúen si sus pueblos no lo exigen.

Adjuntamos un Paquete de Acción ('Action Kit') donde les entregamos mayores
detalles de lo que ocurre y lo que necesitamos hacer. Esperamos sinceramente
que Uds. podrán participar en esta campaña.

Por favor no olviden informarnos de las acciones que realicen al respecto.
Les enviamos nuestros mejores deseos por un año 1999 pacífico y saludable.

EARTH ACTION NETWORK
www.earthaction.org

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------

2.- ANTECEDENTES

Diciembre 1998 / Enero 1999
ACCIÓN POR LA TIERRA
EARTHACTION
Una Red Mundial de Acción por el Medio Ambiente, la Paz y la Justicia
Social.


UN CÓDIGO DE CONDUCTA INTERNACIONAL
PARA PONER FIN AL BAZAR DE ARMAMENTOS

¿Qué es el comercio de armas?

Los gastos militares de los países industrializados han bajado desde su
punto más alto durante la Guerra Fría. Pero frente a la disminución de la
demanda interna, los fabricantes de armas buscan continuamente nuevos
mercados -principalmente en el mundo en desarrollo. Las últi­mas cifras
muestran que el comercio internacional de armas crecio en 12% en 1997. Lo
que resulta verdaderamente inquietante es que los cinco miembros permanentes
del Consejo de Seguridad de la ONU, supuestamente responsables de la
mantención de la paz y seguridad internacional, representan un 85% de las
exportaciones de armas.

La venta irresponsable de armamentos puede tener consecuencias devastadoras.
Recientes imágenes televisivas de Indonesia han revelado el uso de tanques,
vehículos blindados y cañones de agua suministrados por Gran Bretaña en la
represión de manifestaciones por la democracia. La situación en el Golfo nos
recuerda escuetamente cómo los mismos países occidentales que armaron a
Saddam Hussein en la década de los 80, hoy ven a esas armas volverse contra
sí mismos. Y la guerra conti­núa en pleno vigor en la República Democrática
del Congo, involu­crando a Angola, Ruanda, Uganda y Zimbabwe, mientras los
recursos que resultarían inestimables si se destinaran a las áreas de salud
y educa­ción se distraen hacia la compra de armas y municiones.


¿Cómo restringir el comercio de armas?

El Dr. Oscar Arias, ganador del Premio Nobel de la Paz y ex Presidente de
Costa Rica, ha llamado a los gastos militares "la más sig­nificativa
perversión de las prioridades mundiales". Él ha calculado que en 1997 los
gastos militares fueron de US$780 mil millones; las cifras en el cuadro de
datos siguiente dan una idea de cómo se podría haber hecho mejor uso de ese
dinero.

El Dr. Arias preside una comisión de ganadores del Premio Nobel de la Paz
que ha redactado un Código Internacional de Conducta para las Transferencias
de Armas. La Comisión está formada entre otros por Amnesty International, el
Arzobispo sudafricano Desmond Tutu, la acti­vista guatemalteca de derechos
humanos Rigoberta Menchu, el dirigente del Timor Oriental José Ramos-Horta,
y el Dalai Lama. El Código de Conducta busca impedir las exportaciones hacia
regiones inestables, así como a violadores de derechos humanos, dictadores y
agresores milita­res, estableciendo criterios que los gobiernos deberán
cumplir para ser elegibles para transferencias de armas. Apunta además a
promover una mayor transparencia y responsabilidad en el comercio de armas.
Todos los países que adopten el Código podrían introducir legislación y
nor­mas nacionales para garantizar su aplicación a nivel nacional. Por
últi­mo, se espera que el Código Internacional de Conducta sea adoptado por
la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En Junio de 1998, los países de la Unión Europea acordaron un Código de
Conducta para las transferencias de armas a nivel regional.

Los países firmantes decidieron no exportar armas hacia aquellos países
donde exista un "claro riesgo" de que vayan ser utilizadas para la
repre­sión interna; si van a provocar o prolongar conflictos armados; o si
per­judicarán el desarrollo sostenible del país receptor. El Código de la UE
ha sido criticado por ser demasiado impreciso: a diferencia del código
propuesto por Arias, no establece una larga lista de prohibiciones
espe­cíficas, y meramente requiere que los países "tengan presente" las
armas que exporten a países con malos antecedentes en el área de derechos
humanos". Pero aunque el Código de la UE tiene sus defectos, al menos
demuestra que sí es posible que muchos países se pongan de acuerdo en normas
y principios relativas al comercio de armas.

El siguiente paso debe ser la adopción del Código de Conducta pro­puesto por
la Comisión Arias, por parte de tantos gobiernos como sea posible a nivel
mundial, particularmente por los principales proveedo­res de armas. Así se
ayudaría a poner fin a las irresponsables ventas de armas que amenazan la
vida y la libertad en aras de las ganancias.

Qué sucede con los arsenales existentes, incluyendo los de las grandes
potencias?

Como ya se ha dicho, crear un sólido Código de Conducta constituye solamente
un primer paso. Resulta igualmente importante abordar el asunto de las
enormes reservas de armas existentes en todas partes del mundo, que incluyen
literalmente cientos de miles de tanques y misiles, decenas de miles de
aeronaves de combate y miles de barcos de guerra.

Hay pocas probabilidades de alcanzar una paz duradera mientras viva­mos
dentro de un sistema internacional donde cada país está armado hasta los
dientes y es libre de atacar a otros en cualquier momento.

Y los gastos militares mundiales -de los cuales más de dos tercios
corresponden a los países industrializados del Norte- representan un obsceno
derroche de recursos que deberían ser destinados a otras prio­ridades, tales
como la protección del ambiente y la satisfacción de las necesidades
humanas.

¿Qué se ha hecho hasta ahora por el desarme convencional?

Las armas químicas y biológicas fueron prohibidas mediante dos trata­dos
distintos que han sido suscritos por la mayoría dc los gobiernos del mundo.
Las armas nucleares también han sido reguladas por diver­sos acuerdos y
tratados de reducción, aunque las potencias nucleares no muestren ningún
interés serio en eliminar sus armas. Los esfuerzos por un desarme
convencional han sido aún más limitados.

Recientemente se acordaron dos medidas destinadas a reducir las armas
convencionales. El tratado de 1 990 sobre Fuerzas Convencionales en Europa
rebajó los niveles de armamento militar estacionado en Europa. Y la
Convención de Ottawa de 1997, si bien no fue suscrita por China, Rusia ni
Estados Unidos (principales fabricantes y exportadores de minas terrestres),
constituyó un paso significativo en el camino hacia un mundo libre de minas
terrestres. Este tratado demostró que los grupos no gubernamentales y los
gobiernos de países pequeños o medianos pueden lograr mucho sin necesidad de
esperar que los países militar­mente poderosos los acompañen. En Ginebra se
encuentra encaminado otro proceso para llegar a un tratado relativo a las
minas terrestres. Si bien éste apunta a reducciones menores a las acordadas
en la Convención de Ottawa, el tratado ha sido suscrito por los principales
productores y exportadores de minas terrestres.

A principios de la década del 60, se llevaron a cabo detalladas
negocia­ciones de un tratado para el "desarme completo y general" entre los
Estados Unidos y la Unión Soviética. Las dos partes incluso produje­ron una
"Declaración Conjunta de Principios Acordados para las Negociaciones de
Desarme", donde se establecen los requisitos esencia­les para un tratado, y
la declaración fue endosada por la Asamblea General de Naciones Unidas en
pleno. Aunque a la partida los gobier­nos que desarrollaban las
negociaciones probablemente no hablaban totalmente en serio, las
conversaciones cobraron una nueva urgencia durante un breve periodo luego de
que las partes estuvieran a punto de caer en una guerra mundial a raíz de la
llamada Crisis Cubana de los Misiles en 1962. Ese sentido de urgencia se
desvaneció rápidamen­te, sin embargo, después del asesinato del Presidente
Kennedy y la remoción del Presidente Khrushchev.

¿Qué se debe hacer?

Hasta 1990, las tensiones entre EE.UU. y la Unión Soviética hacían muy poco
probable cualquier reducción de las fuerzas convencionales de las
principales potencias. Pero hoy eso ha cambiado y el mundo cuenta con una
excelente oportunidad para idear un enfoque integrado y serio al desarme
convencional mundial.

De hecho, al suscribir el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP),
legalmente vinculante y cuya primera redacción data de 1968, los 186
gobiernos firmantes se comprometieron a proseguir con el desarme
convencional mundial. El Artículo VI del TNP compromete a los estados
firmantes a continuar negociando un "tratado para el desarme general y
completo bajo un estricto y efectivo control internacional." Vale la pena
recordarles a los políticos ese compromiso cada vez que se mofen ante la
idea de un mundo mayoritariamente desarmado.

Una coalición de ONG, entre ellas 'Union of Concerned Scientists' e
'Institute for Defense and Disarmament Studies', desarrolló reciente­mente
un programa de largo alcance que ofrece un camino para llegar al desarme
mundial. El programa, conocido como "Acción Global para Impedir la Guerra",
combina el reforzamiento de las actividades dc prevención de conflictos de
la ONU y el fortalecimiento del impe­rio internacional de la ley con
sucesivas rebajas en las fuerzas y armas convencionales a nivel mundial.
Estas metas podrían ser logradas en un período de treinta años, y se
convertirían en ley internacional mediante la firma de cuatro tratados
distintos.

El primero establecería un servicio de mediación internacional y senta­ría
las bases de una fuerza permanente de la ONU que pudiera actuar cuando fuera
necesario impedir agresiones militares o genocidios. Sucesivos tratados
estipularían la reducción constante de los niveles de armamento, a la vez
que se fortalecería la capacidad de la ONU como fuerza alternativa de
seguridad. (Para mayores informaciones sobre la Acción Global para Impedir
la Guerra, por favor visite el sitio web: < globalaction@... >, o
contacte al Institute for Defense and Disarmament Studies (IDDS), 675
Massachusetts Ave., Cambridge. MA 02139, EE.UU.,  Telf:  (1-617) 354 4337,
Fax: (1-617) 354 1450. email: globalaction@... )

Queda un largo camino por recorrer antes de que tal programa se apli­que en
su totalidad, pero si queremos que el próximo siglo sea menos violento que
el actual, debemos comenzar ahora.

Si desea informaciones adicionales acerca del Código Internacional de
Conducta, por favor contacte a:

Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano
Apartado 8-6410-1000, San José, Costa Rica
Tel: 506 255-2955, Fax: 506 255-2244,
email: info@... b: www.arias.or.cr

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------

3.- GASTOS MILITARES GLOBALES EN EL AÑO 1996

AFRICA SUBSAHARIANA: US$ 8.000 millones (1%)

ASIA CENTRAL Y DEL SUR: US$ 18.000 millones (2%)

SUDAMERICA, CENTRO AMERICA y EL CARIBE: US$ 25.000 millones (3%)

EUROPA no-OTAN: US$ 28.000 millones (4%)

MEDIO ORIENTE Y AFRICA DEL NORTE: US$ 50.000 millones (6%)

RUSIA: US$ 69.000 millones (9%)

ASIA DEL ESTE Y AUSTRALIA: US$ 141.000 millones (18%)

OTAN/sin EE.UU.: US$ 192.000 millones (24%)

ESTADOS UNIDOS: US$ 266.000 millones (33%)

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------

4.- DATOS CLAVE

- A nivel mundial se gastan US$780 mil millones al año en mantener ejércitos
y comprar nuevas armas, lo que se traduce en US$2.1 mil millones diarios.

¿Cuánto son mil millones? Si Ud. contara un núme­ro por segundo, sin parar,
se demoraría 11 días y medio en llegar a un millón, y 32 años en llegar a
mil millones.

- El Dr. Oscar Arias calcula que si sólo un 5% (US$40 mil millones) de esos
US$780 mil millones anuales se canalizaran hacia programas de combate a la
pobreza durante la próxima década, el mundo entero podría contar con
servicios sociales básicos.

- Otro 5% proveería durante diez años a cada persona del planeta un ingreso
por encima del umbral de la pobreza.

- UNICEF calcula que gastando solamente siete mil millones de dólares al año
durante la próxima déca­da se podría educar a cada niño sobre la Tierra.

- La mitad de los gobiernos del mundo destinan más recursos a gastos
militares que a la atención de salud.

- Los países industrializados son responsables de 93% del total de
exportaciones de armas. Estados Unidos por sí solo justifica más de la mitad
de ese porcentaje.

- El 72% de las ventas de armas de EE.UU. en 1993 fueron destinadas a países
en desarrollo. De ese porcentaje, casi la mitad se destinó a países que no
eran gobernados democráticamente.

- Los US$200 millones que se han gastado en el armamento de los bandos en
conflicto en Afganistán durante tres años podrían haber servido para
cons­truir 400 hospitales, o educar a 200,000 niños.

Fuentes: Comisión Arias, UNICEF~ Agenda Estadounidense de Control de Armas y
Desarme, Gastos Militares y Sociales 1995, PNUD.

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------

5.- ALERTA: QUE PUEDE HACER UD.

Diciembre 1998 / Enero 1999
EARTHACTION
Una Red Mundial de Acción por el Medio Ambiente, la Paz y la Justicia Social

APOYEMOS UN CÓDIGO DE CONDUCTA INTERNACIONAL PARA PONER FIN AL BAZAR DE
ARMAMENTOS

En el mismo momento que Ud. lee este Alerta, continúan con pleno vigor 28
guerras en todo el mundo-y el 90% de sus bajas son civiles. Desde el final
de la Segunda Guerra Mundial, han muerto en conflictos bélicos más de 25
millones de personas. Pero en lugar de buscar un desarme real, nuestros
gobiernos gastan más de dos mil millones de dólares en ejércitos y armamento
cada día. Y los fabrican­tes de armas del mundo se las suministran
prestamente a regímenes que violan los derechos humanos.

Durante años, y con justa razón, la gente se ha preocupa­do por los peligros
de las armas nucleares. Pero se sabe mucho menos acerca de las enormes
reservas de armas 'convencionales' no nucleares, que casi todos los países
de la Tierra poseen, y que se usan a diario para matar.

El irresponsable comercio mundial de armas, principal­mente desde países
ricos hacia países pobres, está estimu­lando las violaciones de los derechos
humanos, desestabi­lizando regiones enteras y socavando el desarrollo
susten­table. Al mismo tiempo, los gobiernos más poderosos del mundo gastan
enormes sumas de dinero en su propio armamento.

La mayoría de las bajas en la guerra moderna se debe a la proliferación de
las llamadas 'armas pequeñas' -pistolas, granadas, minas, rifles y
morteros-. Las armas pequeñas son fáciles de contrabandear y se reciclan de
una zona de guerra a otra. Prácticamente cualquiera que tenga dinero puede
comprarlas. Dictaduras como la de Indonesia, Burma e Irak han podido
adquirir enormes cantidades de tales armas para utilizarlas contra sus
propios pueblos.

Para enfrentar este problema, es necesario que las ventas de armas estén
regidas por normas internacionalmente acordadas -normas que coloquen la vida
humana por sobre las ganancias. Recientemente, una comisión de Premios Nobel
de la Paz dirigida por el Dr. Oscar Arias, ex-presidente de Costa Rica, ha
redactado el borrador de un Código Internacional de Conducta para regir las
ventas de armamento. El 'Plan Arias', que ha recibido apoyo de alto nivel,
propone un conjunto de normas internacionales vinculantes que serían
endosadas por los gobiernos del mundo para regir las ventas de armamento.

El Código de Conducta estipula que cualquier país que desee comprar armas
debe cumplir con ciertos criterios, entre ellos el respeto por la democracia
y los derechos humanos. Se prohibirían las ventas de armamentos a aque­llos
regímenes que apoyen el terrorismo, o que participen en guerras con sus
países vecinos. Se pondría fin al arma­mento de dictaduras brutales,
déspotas genocidas y regíme­nes opresivos por parte de los países
fabricantes de armas.

Crear un sólido Código de Conducta constituye solamen­te un primer paso.
Para impedir las guerras y poner fin al enorme derroche de dinero en
armamentos, hay que desmilitarizar las relaciones internacionales. Para
hacer­lo, los gobiernos deben acordar un programa internacio­nal que reduzca
constantemente todo tipo de armas, for­taleciendo al mismo tiempo la
capacidad de la ONU de mantener la paz.

De hecho, 186 países suscribieron un acuerdo -el Tratado de No Proliferación
Nuclear- que compromete a todos los firmantes a proseguir las negociaciones
para alcanzar un "tratado sobre el desarme general y completo bajo estricto
y efectivo control internacional." En otras palabras, los gobiernos ya
acordaron trabajar por un desarme real. Ahora es tiempo que lo hagan.

LO QUE UD. PUEDE HACER:

Por favor dirija una carta a uno o más de sus representan­tes en el
parlamento o congreso nacional de su país, solici­tándole que inste al
gobierno de su país a:

- Anunciar públicamente su respaldo a la creación de un Código Internacional
de Conducta para las Transferencias de Armas, y presionar por su adop­ción
por todos los países.

- Llamar a iniciar negociaciones para reducir constan­temente todo tipo de
armas en todo el mundo, como lo requiere el Tratado de No Proliferación
Nuclear.

Tambien puede escribir una carta al director de un diario o periodistas.

MODELO DE CARTA A SU REPRESENTANTE PARLAMENTARIO, O AL DIRECTOR DE UN
DIARIO:
(El primer párrafo es únicamente para cartas a legisladores)

Me dirijo a Ud. a fin de instarle a apoyar nuevas medidas para controlar el
comercio mundial de armas.

Mientras Ud. lee esta carta, veintiocho guerras continúan con pleno vigor en
todo el mundo, y 90% de sus bajas son civiles. Los gobiernos del mundo
desembolsan la asombrosa suma de dos mil millones de dólares en gastos
militares cada día. Un floreciente comercio mundial de armas se las vende al
dictador, déspota o terrorista que ofrezca más. ¿No cree Ud. que sería hora
de poner fin a este verdadero bazar de armamentos?

Para detener el comercio mundial de armas y garantizar que la vida humana
sea puesta antes que las ganancias, los gobiernos del mundo deben acordar
internacionalmente un conjunto de sólidas reglas para regir las ventas de
armamentos. Nuestro gobierno y por cierto todos los gobiernos, deben apoyar
el Código Internacional de Conducta recientemente propuesto por el Dr. Oscar
Arias y otras personalidades laureadas con el Premio Nobel de la Paz. La
adopción del Código Arias por parte de los países fabricantes de armas
garantizaría que en el futuro, el armamento letal no esté disponible para
aquellos regímenes que oprimen a sus propios pueblos, violan los derechos
humanos, apoyan el terrorismo o participan en agre­siones contra sus
vecinos.

Crear un sólido Código de Conducta constituye solamente un primer paso. Para
impedir las guerras y poner fin al enorme derroche de dinero en armamentos,
hay que desmilitarizar las relaciones internacio­nales. Para hacerlo, los
gobiernos deben acordar un programa internacional que reduzca constantemente
todo tipo de armas, fortaleciendo al mismo tiempo la capacidad de la ONU de
mantener la paz.

De hecho, 186 países suscribieron un acuerdo -el Tratado de No Proliferación
Nuclear- que compromete a todos los firmantes a proseguir las negociaciones
para alcanzar un "tratado sobre el desarme general y completo bajo estricto
y efectivo control internacional." En otras palabras, los gobiernos ya han
acordado trabajar  por un desarme real. Ahora es tiempo que lo hagan.

[Sección final únícamente para cartas a legisladores]
Le agradecería hacer un llamado urgente al gobier­no para que anuncie
públicamente su apoyo al Código Internacional de Conducta para las
Transferencias de Armas, instándolo además a ejercer presión para que todos
los países lo adopten. Llame al gobierno a promover negociaciones de un
tratado para reducir constantemente todo tipo de armamento en el mundo.
Todos los países firmantes del Tratado de No Proliferación Nuclear ya se han
comprometido a
participar en tales negociaciones.

En espera de sus noticias, le saluda atentamente,

ESCRIBA SU NOMBRE

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------

LA GUERRA ES DESPERDICIO -Y ESTE ES EL MAYOR CRIMEN AMBIENTAL.
------------------------------

6.- LLAMADO DE LA HAYA POR LA PAZ

Paz En La Tierra, Paz Con La Tierra.


"El siglo veinte podría ser recordado como el más sangriento en los anales
de la historia humana... más de 100 millones de personas murieron en guerras
e incontables cientos de miles fueron mutilados, desplazados o quedaron sin
hogar. El siglo presenció además el desarrollo e introducción de armas de
destrucción masiva que aportaron algo nuevo a la conducción de las
guerras... la capacidad de causar daño universal y perjudicar el
funcionamiento de los sistemas naturales. Efectivamente, el ambiente puede
contarse hoy entre las bajas de la guerra. Es una victima que no posee
maquinaria de reparacion.

Afortunadamente, sin embargo, el siglo veinte fue tambien testigo de algo
fundamentalmente nuevo y sin precedentes en sus alcances e implicancias...
la capacidad de la humanidad de percibir la tierra como un todo. Gracias a
la perspectiva entregada desde el espacio, somos la primera generación así
privilegiada, y cargamos con una nueva responsabilidad: La responsabilidad
por el todo, y de conducir nuestros asuntos de manera que las partes operen
al servicio de la totalidad, como lo hace la naturaleza. La guerra moderna
es incompatible con esta responsabilidad.

El llamamiento de la Haya por la paz es un oportuno recordatorio de nuestro
nuevo estatuto sobre el planeta: ser una sola fuerza con la naturaleza, y de
nuestra responsabilidad comun por el cuidado y la mantencion de nuestro
hogar planetario. Que el siglo 21 sea el mas orgulloso de la humanidad. El
siglo de la restauracion, de la rehabilitacion, la prosperidad y la paz.
Este es el espiritu del llamado de La Haya"

---Dr. Noel J. Brown, ex Director, Programa de Naciones Unidas para el Medio
Ambiente.

-----------------------------------
-----------------------------------
-----------------------------------















_______________________________________________________________________
http://www.eListas.net/
Crea y administra tus propias listas de correo gratuitas, en español.