Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 600 al 629 
AsuntoAutor
Agradecimiento Pub INTERFAZ
Tortugas muertas e vitae
Ataques Infructuos Edinson
Consulta sobre Est juan And
LOS ATLETAS QUIMIC Julio Ce
EL AGUA Fernánde
Re: Consulta sobre INTERFAZ
Posible Indigena H INTERFAZ
Un Indigena y un m INTERFAZ
"The World's Water Amigos e
Día internacional Amigos e
Informacion desde INTERFAZ
Detuvieron a Silvi jorge pa
Campaña anti-Trill vitae
Fwd: Felicitacione Alberto
Mas datos: Amedent jorge pa
Informacion de los INTERFAZ
INTRODUCCION AL CO INTERFAZ
INTRODUCCION AL CO INTERFAZ
Fallece fundador d vitae
El incidente con l anna pon
EL NACIONAL LE HEC Julio Ce
NO A LAS ARMAS (Pa INTERFAZ
Re: EL NACIONAL LE anna pon
Gran Sabana: Lucha Eukarys
Fw: Solidaridad qu INTERFAZ
Fw: solidaridad de INTERFAZ
Caso de la gabarra vitae
Informe técnico de vitae
"Aportes Ambienta Bio-Mari
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1011     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Fwd: Felicitaciones!!!
Fecha:Viernes, 23 de Marzo, 2001  22:30:15 (-0400)
Autor:Alberto Fernández Badillo <alfernan1 @..........ve>

----- Original Message -----
To:
Sent: Friday, March 23, 2001 10:15 AM
Subject: Felicitaciones !!!
Querido y recordada familia:
Nos sentimos muy orgullosos y queremos compartir con ustedes el hecho de que Alberto Fernández Yépez, haya sido escogido como el "Personaje Ambiental del Estado Aragua" por el Consejo Legislativo del mismo. Un abrazo para todos
 
EL ARAGÜEÑO - Viernes 23 de marzo de 2001
Dentro del marco de la celebración del "Día Mundial del Agua" e instalación de las Jornadas Nacionales de Conservación 2001, ayer se realizó un acto en el Consejo Legislativo de Aragua. El evento fue abierto por el Diputado Juan Romero, Presidente de la Comisión de Ambiente, Salud y Calidad de Vida de la Legislatura, luego habló el Diputado Orlando Rivero de la Asamblea Nacional; Valmore Asuaje, Vicepresidente del Consejo Legislativo del Estado Carabobo; Rosa Rodena, Directora Sectorial del MARN y Autoridad Única del Lago de Valencia y seguidamente Alberto Fernández Badillo realizó una exposición sobre la vida y obra ambientalista de su padre; siguiendo su otro hijo, Ernesto Fernández Badillo, quien disertó sobre el Parque Nacional Henri Pittier que fue escogido como el "Símbolo Ambiental del Estado". Luego fue juramentado el Consejo de Educación Ambiental del Estado Aragua y finalmente niñas de las escuelas del Estado brindaron a los asistentes una hermosa representación de danzas del folklore nacional.
 

Anexo la breve biografía de Alberto Fernández Yépez que fue obsequiada a los asistentes al acto.
 
BIOGRAFÍA DE ALBERTO FERNÁNDEZ YÉPEZ
 
Nace en Puerto Cabello, el 9 de diciembre de 1918, hijo de Agustín Fernández Herrera y Doña Isabel Yépez Jankee, de cuya unión nacieron también Maritza, María Teresa, Agustín, Francisco, Trina, Luisa Margarita y María Josefina. Desde su infancia los hermanos Fernández Yépez acompañan frecuentemente a su padre en viajes de cacería por diferentes puntos del territorio nacional. Aún muy joven debió enfrentar la pérdida de su hermana Luisa Margarita y la de su madre, quedando al cuido de su padre y su tía, María Fernández Silva. A pesar de ser cazador, su padre y compañeros, les enseñaban la importancia de proteger a la naturaleza y tenían siempre algunos animales silvestres para criarlos en el patio de su casa como mascotas, junto a las gallinas domésticas que les daban carne y huevos. Este permanente contacto con la naturaleza fue determinante para que en el futuro los tres hermanos dedicaran su vida al estudio de los animales, destacándose Agustín por sus contribuciones al conocimiento de los peces de Venezuela, Alberto a las aves y mamíferos y Francisco a los insectos. Vivían primero en Valencia, luego en Caracas y siempre era costumbre visitar a Maracay para pasar un día en el Zoológico de Las Delicias o visitar las montañas de Rancho Grande, decretado Parque Nacional en 1937. La pasión de Alberto por las aves era tal, que en 1938 decide abandonar sus estudios de medicina en la Universidad Central de Venezuela, para dedicarse a ser miembro del equipo del ornitólogo norteamericano William Phelps, quien estaba elaborando un inventario y una colección de las especies venezolanas (Hoy día la Colección Ornitológica Phelps de Caracas). En esta labor se une al círculo científico de Caracas y comparte interesantes tertulias con muchos profesionales naturalistas. En una de estas conoce al famoso zoólogo norteamericano George G. Simpson, a quien él mismo lleva a Rancho Grande y le enseña las maravillas naturales de sus alrededores, así como a otras regiones del país.

En planificadas expediciones recorre casi todo el territorio nacional para estudiar y coleccionar aves en los más apartados rincones, a bordo de un camión especialmente acondicionado por Phelps, pero muchas veces sobre mulas o a pie que les permitieran llegar a lugares alejados de los centros poblados y de los polvorientos caminos de tierra de la época. Sus compañeros más frecuentes eran el zoólogo Dr. Ventura Barnés y su esposa Carmiña, Fulvio Benedetti y Ramón Urbano. En 1940, el propio William Phelps lo convence que reanude sus estudios universitarios y decide inscribirse en la Escuela Superior de Agricultura y Zootecnia en El Valle (que sería más tarde la Facultad de Agronomía de la UCV de Maracay), donde sus maestros el Dr. Barnés y Ballou, imparten clases de Zoología y Entomología respectivamente. Durante sus estudios se inclina aún más hacia el conocimiento de las aves, en especial aquellas que causan daños a los cultivos y es el primer venezolano en llamar la atención en artículos de prensa sobre el peligro de importar especies de pájaros de ornato proveniente de otros países y que podrían ser futuras plagas en nuestro medio. Con el Dr. Barnés, inicia también una colección de aves y otros animales en la Escuela Superior de Agricultura, la cual con el tiempo formaría el Museo del Instituto de Zoología Agrícola que hoy lleva el nombre de su hermano Francisco, destacado entomólogo que también dedicó su vida como profesor en esta Casa de Estudios.

El 21 de julio de 1943 contrae matrimonio con Rosa Julieta Badillo, vecina también de El Valle y con quien tendrá cinco hijos: Julieta, Alberto, Agustín, Ernesto y Rosa. Para su viaje de bodas escoge el famoso Hotel Jardín de Maracay, desde donde se podían hacer paseos para disfrutar de hermosos paisajes en Turmero, San Mateo, Güigüe, Valencia y por supuesto a Rancho Grande y Turiamo. Establece su residencia definitiva en El Valle, en la casa N° 61 de la Calle Real. Durante estos años realiza varias excursiones con fines de coleccionamiento de plantas y animales, junto a sus hermanos Agustín y Francisco, su cuñado Víctor Badillo y otros naturalistas como Phelps, Pittier, Ballou, Steyermark,  Dupuy, Cruxent, Mondolfi, Vivas-Berthier, Aveledo Hostos, Benedetti, entre otros. Su amor por los animales queda evidenciado por la gran cantidad de pájaros que cría con mucho cariño en su casa, en especial razas de canarios y gallinas. En julio de 1945, al igual que su hermano Francisco, obtiene su título de ingeniero agrónomo en la Universidad Central de Venezuela. Alberto opta también al título de doctor con un interesante estudio del problema del pájaro arrocero en el país.

Como miembro fundador de la Sociedad de Ciencias Naturales La Salle forma parte de la primera expedición científica a la Isla La Tortuga a bordo del barco “El Leandro”, donde se encarga de las anotaciones de avifauna de este inhóspito lugar caribeño. Por sus conocimientos sobre cría de animales el Director de Ganadería del Ministerio de Agricultura y Cría le ofrece el cargo de Director del Jardín Zoológico de Maracay, lo cual finalmente no cristaliza debido a que prefiere no aceptar compromisos con el Partido Demócrata Venezolano (PDV) y muy desilusionado le informa a su padre en una carta a Guanare “Es penoso que en este país le dan más importancia a la militancia política que a los conocimientos”.

En agosto de 1945 obtiene su primer cargo como agrónomo auxiliar en la Sociedad Cooperativa Interamericana de Producción de Alimentos en Caracas, desde donde tiene que viajar con frecuencia a Maracay y Tocorón para revisar silos y encontrar y controlar sus plagas. También es contratado como profesor de Zoología de la Escuela Superior de Agricultura y Zootecnia. Además de cumplir con compromisos de su trabajo en Maracay, con frecuencia visita también Rancho Grande, donde conoce, entre otros, a William Beebe, Jocelyne Crane y Henry Fleming de la Sociedad Zoológica de Nueva York, compartiendo sus experiencias desde 1946 hasta 1949. Estas frecuentes visitas le permiten conocer, acompañado de William Phelps los estudios de migraciones de aves de W. Beebe a través del Paso Portachuelo y quedar enamorado definitivamente de los exuberantes bosques de esta región. Estas tertulias incluyeron largas discusiones sobre las posibilidades de crear una Estación Biológica en Rancho Grande, aunque se oponía a que fuera administrada por organizaciones extranjeras. Beebe logra hacerlo más tarde en la Isla de Trinidad.

En 1950 la ahora Facultad de Ingeniería Agronómica de la UCV se muda de El Valle a Maracay y Alberto continúa su labor como profesor de Zoología, decidiendo establecerse definitivamente en la Ciudad Jardín en 1955 y estableciendo su residencia en una casa alquilada en la todavía angosta Calle 19 de Abril (al lado de donde hoy está la Clínica Lugo). Sus frecuentes viajes a Maracay para dictar clases las aprovecha para seguir visitando Rancho Grande y charlar con su amigo Ernst Schäfer. En San Antonio de Los Altos obtiene una parcela agrícola que comparte con su amigo botánico Ludwig Schnee, donde diseña y construye una pequeña casa vacacional, desde donde aprovecha para estudiar las plagas de los cultivos de las cercanías y su avifauna.  Desde 1952 a 1960 trabaja en Extensión Agrícola en el Consejo de Bienestar Rural (CBR), donde organiza los llamados Clubes 5V y Escuelas de Demostradoras del Hogar para capacitar a los campesinos del Estado. En este cargo debe viajar con frecuencia a diferentes regiones agrícolas del país y en 1954 viaja a Perú para seguir un curso de capacitación en el Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas en Lima. Como Extensionista trabaja y hace amistad con diversos profesionales como José Rodríguez Brito, Diego Serpa, Edmundo Rojas, Evelio Tovar, Dennise de Dabrosky, entre otros. Sus vacaciones o días festivos siempre las combina con labores de estudio y coleccionamiento de especies zoológicas para enriquecer las colecciones de la Universidad, visitando lugares cercanos como Rancho Grande, Turiamo, el club del Lago de Tacarigua (o de Valencia), San Antonio de Los Altos, Carrizales, Higuerote, Cúa, entre otros.

En 1955 funda, con apoyo de estudiantes y algunos profesionales, el I Curso de Extensión Agrícola en la Facultad de Agronomía de la UCV, que alterna con sus clases de zoología. Es nombrado Coordinador del Consejo de Bienestar Rural en el Estado Aragua y se dedica a la creación de Agencias de Extensión en diversos pueblos agrícolas del Estado como Palo Negro y San Francisco de Asís, en convenio con el Ministerio de Agricultura y Cría. También lleva por primera vez mensajes de capacitación para los agricultores de la región a través de programas radiales regionales. Su labor recibe elogios de la directiva internacional relacionada con el CBR y es invitado, junto a su esposa, a conocer diversas actividades agropecuarias de la organización en el Estado de California, donde es recibido por el Dr. Spilbury en su propia casa.

En 1957 se muda en Maracay a su nueva casa que, tal como le gustaba hacer con sus proyectos, fue diseñada por él mismo, ubicada en la recién construida Urbanización La Esperanza, 2° Avenida, N° 10. Allí tiene ahora un cómodo estudio con su biblioteca donde dedica largas horas a escribir sus comunicaciones, opiniones y artículos. Con frecuencia visita el Terminal del Lago Tacarigua (o de Valencia), Guamita, Rancho Grande, Turiamo, la hacienda Mozanga en Guacara y la hacienda Bucarito en Montalban, donde estudia y colecta plagas de cultivos y toma nota de la fauna observada. El 15 de julio de 1960 considera que las decisiones del Convenio MAC-CBR se han politizado alejándose de sus objetivos y decide renunciar voluntariamente por estar en desacuerdo con la separación del Dr. H. E. Law de la Dirección Nacional del CBR. Presiones y ofrecimientos del Partido COPEI lo hacen alejarse aún más del escenario político del país.

Ahora visita con mayor frecuencia Rancho Grande para estudiar su variada fauna y recibe un modesto apoyo que le permite trabajar en los laboratorios y quedarse varios días en la Estación Biológica del entonces Ministerio de Agricultura y Cría. Conociendo los grandes espacios abandonados del edificio de Rancho Grande, emprende una labor para conseguir que le sean donados a la Universidad algunos cuartos para instalar sus propios laboratorios de zoología. Gracias a sus gestiones, el 3 de agosto de 1959 el Ministro de Agricultura y Cría autoriza a la Facultad de Agronomía para que acondicione unos cuartos de la planta alta del edificio. Alberto se dedica personalmente a dibujar los planos de remodelación de esos espacios, los cálculos de ingeniería y los costos, logrando que se inicien casi inmediatamente la anhelada obra, la cual debe detenerse en 1960 por falta de recursos económicos. No desmaya en la búsqueda de otras alternativas y mientras hace nuevas gestiones, consigue que le asignen a la Facultad, en calidad de préstamo, una pequeña casa que se encontraba un poco más arriba del restaurante de Rancho Grande, donde continúan sus estudios sobre la fauna del Parque. Finalmente el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico de la UCV ofrece su apoyo financiero y el 10 de febrero de 1966 se lleva a cabo el acto de inauguración de la Estación Biológica de la Facultad de Agronomía de la UCV, que más tarde llevaría su nombre como homenaje a su esfuerzo. Desde este día ejerce la Dirección de la Estación Biológica y logra atraer el interés de otros investigadores, técnicos y estudiantes de la Facultad que la visitan. Adquiere una parcela en Cata y comienza a visitar esta bahía con frecuencia, tomando nota de su fauna. Continúa destacándose como docente de Zoología Agrícola, por sus lecciones de conservación y por sus investigaciones sobre aves y mamíferos plagas de nuestros cultivos.

En 1962 estudia también las factibilidades de cría de la codorniz como alternativa de consumo de carne y huevos de aves, diseñando y construyendo él mismo unas instalaciones en el Instituto de Zoología Agrícola. Su publicación al respecto es todavía utilizada y muy buscada como guía para la cría de estas aves. Preocupado por el destino de nuestros bosques y fauna, dedica mucho tiempo a dictar charlas sobre conservación y publicar artículos de prensa en su defensa y luego, trabajando con su amigo, el malariólogo Gregorio Ulloa, publica las primeras claves para la identificación de los mamíferos de Venezuela y poco después el primer listado de la distribución conocida para cada especie. Como profesor participa activamente en comisiones, es miembro del Consejo de Facultad y se manifiesta a favor del movimiento para la creación de una universidad propia para Aragua que ya mencionaba como “UVA” o Universidad de los Valles de Aragua. Otra idea similar es propuesta en el Consejo de Facultad por el Decano, Manuel Vicente Benezra pero ella incluye la separación de la Facultad de Agronomía de la UCV, desatándose protestas del estudiantado y parte de su personal docente. Ciertamente la idea de la “Universidad Rural” del Dr. Benezra no es aceptada y años después será la semilla de la creación de la Universidad Nacional Experimental de los Llanos Occidentales “Ezequiel Zamora” en Guanare. Este hecho contribuye a que las ideas de nuevas universidades en Maracay no sean bien vistas.

Preocupado por el deterioro ambiental en Aragua acepta formar parte de la Comisión de Turismo de la Gobernación, donde trabaja por proponer mejoras y hacer infraestructuras acordes con el entorno natural en lugares como la costa aragüeña, las represas de Zuata y Camatagua y el Lago de Tacarigua (o de Valencia). En mayo de 1967 sufre de un infarto que lo mantiene interno en una clínica durante más de un mes. El cargo de Director de la Estación Biológica es ahora ejercido por su hermano Francisco, pero al recuperarse reanuda sus visitas a Rancho Grande, al Paso Portachuelo, Pozo del Diablo y Cata con el mismo entusiasmo e interés por conocer la fauna del Parque Nacional Henri Pittier. Ahora dedica mayor tiempo a la publicación de artículos de prensa para defender los recursos naturales del país, entre los cuales destacan su opinión sobre la eliminación de asignaturas universitarias dedicadas a la enseñanza de la conservación en el país, a excepción de la Facultad de Agronomía de la UCV; su propuesta sobre la necesidad de crear un Centro de Investigación Nacional sobre la Fauna; de realizar un Foro Nacional de Fauna; diversos artículos en defensa de algunas especies particulares amenazadas; la importancia de las aves plagas en el  cultivo del arroz, propuestas para crear reservas de fauna; los efectos del uso indiscriminado de plaguicidas sobre los peces; propuestas en defensa del Parque Nacional Henri Pittier; las posibilidades de explotación racional del recurso fauna; la propuesta de creación de una Estación Biológica para el estudio de la fauna silvestre (incluyendo planos elaborados por él mismo para crear esta Estación en El Limón, donde hoy funciona Profauna); propuesta de un programa nacional de investigación para el recurso fauna; el control de la cacería en el país en función de la conservación de especies y la creación de una Federación de Cazadores; modificaciones a la propuesta de una nueva Ley de Fauna Silvestre; entre otros. Estos artículos fueron publicados en El Nacional, El Universal, la Revista Náutica y Caza y otros diarios y revistas de circulación nacional o regional, contribuyendo significativamente en muchas de las acciones, leyes y organizaciones que hoy funcionan en el país. En 1969 visita la región arrocera y canera del Estado Portuguesa para conocer los daños causados por ratas y un pájaro diferente al tradicional “arrocero”, logrando identificarlo como el llamado bobolink o arrocero negro (Dolichonyx oryzyvorus), también migratorio del norte. En la Universidad Central logra la máxima categoría de Profesor Titular, recibe la Orden José María Vargas y funda y colabora en las primeras clases de zoología de la Universidad Centro-Occidental Lisandro Alvarado de Barquisimeto, donde apadrina su primera promoción de ingenieros agrónomos, distinción que no logra recibir, ya que el 27 de julio de 1970 repite su dolencia cardiaca y fallece en Maracay.

En homenaje a su labor es propuesto como candidato al Premio Nacional de Conservación (el cual no es aceptado supuestamente por otorgarse sólo a personas que no hayan fallecido); el Consejo de la Facultad de Agronomía de la UCV bautiza con su nombre la Colección de Vertebrados del Museo del Instituto de Zoología Agrícola y en febrero de 1987, durante los actos del Aniversario 50 del Parque Nacional Henri Pittier y 21 años de funcionamiento de la Estación Biológica de Rancho Grande, éste Consejo resolvió también bautizar ésta última con su nombre. Hoy, 22 de marzo del 2001, recibe un nuevo reconocimiento al ser escogido como “Personaje Ambientalista del Estado Aragua”.