Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 600 al 629 
AsuntoAutor
Agradecimiento Pub INTERFAZ
Tortugas muertas e vitae
Ataques Infructuos Edinson
Consulta sobre Est juan And
LOS ATLETAS QUIMIC Julio Ce
EL AGUA Fernánde
Re: Consulta sobre INTERFAZ
Posible Indigena H INTERFAZ
Un Indigena y un m INTERFAZ
"The World's Water Amigos e
Día internacional Amigos e
Informacion desde INTERFAZ
Detuvieron a Silvi jorge pa
Campaña anti-Trill vitae
Fwd: Felicitacione Alberto
Mas datos: Amedent jorge pa
Informacion de los INTERFAZ
INTRODUCCION AL CO INTERFAZ
INTRODUCCION AL CO INTERFAZ
Fallece fundador d vitae
El incidente con l anna pon
EL NACIONAL LE HEC Julio Ce
NO A LAS ARMAS (Pa INTERFAZ
Re: EL NACIONAL LE anna pon
Gran Sabana: Lucha Eukarys
Fw: Solidaridad qu INTERFAZ
Fw: solidaridad de INTERFAZ
Caso de la gabarra vitae
Informe técnico de vitae
"Aportes Ambienta Bio-Mari
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1001     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] LOS ATLETAS QUIMICOS
Fecha:Miercoles, 21 de Marzo, 2001  17:21:57 (-0400)
Autor:Julio Cesar Centeno <jcenteno @..........ve>

 

Los atletas químicos

Eduardo Galeano*

Hace un par de años cayeron muertos, en plena carrera, dos de los caballos que competían en el Palio. Uno era Pluma Blanca, el campeón de esta fiesta que se celebra, desde la Edad Media, en la gran plaza de la ciudad de Siena. Los caballos murieron por sobredosis de anfetaminas.

En otros lugares de Italia, mientras tanto, marcharon presos los 20 dueños de feroces pitbulls que eran las estrellas de las peleas clandestinas de perros. Los canes estaban dopados. Los esteroides anabolizantes les habían multiplicado la musculatura y la energía.

Al mismo tiempo, el fiscal Rafaele Guarinello sentó en el banquillo de los acusados a los clubes de fútbol de primera, segunda y tercera división: los clubes habían suministrado a un centenar de jugadores, con supuestos fines medicinales, fármacos que en realidad servían para aumentarles artificialmente la resistencia y la potencia. Los controles antidoping estaban mal hechos o desaparecían por milagro. Un año antes, a mediados del 98, el director técnico del club Roma, Zdenek Zeman, había denunciado que las drogas eran de uso frecuente en el fútbol italiano.

Mientras, en el país vecino se disputaba el Tour de France, y los ciclistas avanzaban esquivando jeringas. Michel Drucker, periodista deportivo, comentó: "Estamos en plena hipocresía. Cualquiera sabe que es imposible soportar, con un tubito de vitamina C, una carrera tras otra: el Clásico belga, el París-Roubaix, el Milán-San Remo, el Tour de France y el Giro d'Italia. Y lo mismo vale para todos los deportes. Sobre las espaldas de los atletas profesionales, pesa el dineral de los sponsors".

Joao Havelange, monarca jubilado de la FIFA, advirtió: "Todos los ciclistas se dopan. Pero en el fútbol, eso es raro. Dejen en paz al fútbol". No opinaron lo mismo dos astros de la selección francesa campeona del mundo. Emmanuel Petit declaró: "Se juega un partido cada tres días. Ningún atleta puede soportar tanto esfuerzo. Yo no quiero que las drogas sean cosa cotidiana en el fútbol; pero hacia eso vamos". Y Frank Leboeuf coincidió: "Ahora los jugadores se queman temprano. Me preocupan los jóvenes. A este paso, no van a durar más que cinco o seis años".

Algunos años antes, el célebre guardameta alemán Toni Schumacher había sido acusado de traición a la patria cuando reveló que los jugadores de la selección de su país eran farmacias ambulantes, y que no se sabía si representaban a Alemania o a la industria química germana.

Muy pocos atletas cayeron atrapados en las pruebas antidoping, el año pasado, durante las Olimpíadas de Sydney. Jacques Rogge, uno de los dirigentes del Comité Olímpico Internacional, lo explicó así: "Cayeron por estúpidos, porque se doparon por cuenta propia, o porque vienen de países pobres. Los países ricos tienen un sistema sofisticado de dopaje, que cuesta mucho dinero, con drogas caras, supervisión especializada y chequeos secretos. Los pobres no pueden pagarlo".

El Comité Olímpico Internacional consagró a Carl Lewis como el atleta del siglo. En Sydney, durante la ceremonia, el rey de la velocidad y el salto largo expresó su opinión, un poquito diferente: "Los dirigentes mienten. Los controles antidoping no funcionan. Ellos pueden controlar, pero no quieren. El deporte está sucio".

Sea como sea, por habilidad científica o por vista gorda, o por obra y gracia de las dos, resulta perfectamente posible enmascarar la eritropoeitina sintética, las hormonas artificiales de crecimiento, los esteroides anabolizantes y otras drogas. Aplicadas masivamente a los deportistas, pueden producir medallas de oro, trofeos internacionales, infartos, apoplejías, alteraciones del metabolismo, trastornos glandulares, impotencia, deformaciones musculares y óseas, cáncer o vejez prematura.

Según las investigaciones publicadas por las revistas Scientific American y New Scientist, todo esto no es más que un juego de niños comparado con lo que vendrá. En diez años, se anuncia, tendremos atletas genéticamente modificados. Al precio de la hipoteca del cuerpo, porque nada viene gratis en este mundo, el doping de genes artificiales hará maravillas de velocidad y fuerza con una sola inyección, y será imposible descubrirlo en la sangre o en la orina.

En estos días, mi amigo Jorge Marchini, recién llegado de Finlandia, me trae de regalo el reglamento del fútbol infantil y juvenil en ese país. Así me entero de que en Finlandia el árbitro no sólo saca la tarjeta amarilla, que advierte, y la tarjeta roja, que castiga, sino también la tarjeta verde, que premia al jugador que ayuda a un adversario caído, al que ofrece disculpas cuando golpea y al que reconoce una falta cometida.

En el fútbol profesional, esto de la tarjeta verde parecería ridículo o resultaría inútil. Por ley del mercado, la mayor rentabilidad exige mayor productividad, y para lograrla vale todo: la deslealtad, las trampas y las drogas, que forman parte del juego sucio de un sucio sistema de juego.

En el fútbol, como en todo lo demás, el deporte profesional está más dopado que los deportistas. La obligación de ganar es enemiga del placer de jugar, del sentido del honor y de la salud humana; y es la obligación de ganar la que está imponiendo el consumo de las drogas del éxito.

Hace medio siglo, Uruguay venció a Brasil en el estadio de Maracaná y se consagró, contra todo pronóstico, contra toda evidencia, campeón mundial de fútbol. El principal protagonista de esa hazaña imposible se llamaba Obdulio Varela. Él se dopaba con vino. Le decían Vinacho. Eran otros tiempos.

* Escritor y periodista uruguayo, autor de Las venas abiertas de América Latina y Memorias del fuego.

Escribe para la agencia de noticias Inter Press Service (IPS)

 
EL NACIONAL - DOMINGO 4 DE MARZO DE 2001