Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5944 al 5973 
AsuntoAutor
Re: Invitación Con Domingo
Fw: Actividad de l AMIGRANS
Invitación Seminar Maria Pa
RV: DE LA CIVILIZA amigos g
Manifestación mund JAPM
EL MODELO BOLIVAR AMIGRANS
INVITACION Activid Maria Pa
RE: Invitación Sem Maria Pa
El FSM Solicita Vo Maria Pa
EL PROYECTO DEL G AMIGRANS
EL MODELO BOLIVAR AMIGRANS
Taller DNA JAPM
FSM Transformando Maria Pa
Actividades Desarr Maria Pa
Seminario 6 GAT-GC Jaime E.
LA INSOSTENIBILIDA AMIGRANS
Crónica primer dia letras d
Foro Social Mundia Ana Marí
MALDITA SEA LA EFI interfaz
Foro Social Mundia AMRY
RE: Foro Alternati interfaz
RE: Amigransa interfaz
CHILE y la Compa?? =?UTF-8?
BOLIVIA: El proyec Jaime E.
Mérida: su paisaje Jaime E.
Mensaje para el mo interfaz
Violenta operación Jorge Hi
Re: RE: Foro Alter Carlos A
Re: Re: RE: Foro A leonmora
Re: Re: RE: Foro A Domingo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 6419     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] BOLIVIA: El proyecto de poder de Evo Morales
Fecha:Jueves, 26 de Enero, 2006  19:30:08 (-0400)
Autor:Jaime E. Péfaur <pefaur @...ve>



---------------------------- Mensaje original ----------------------------

Asunto: ANALISIS BOLIVIA: El proyecto de poder de Evo Morales
De:     "Marie-Christine Lacoste" <lacoste@...-tlse2ffr>
Fecha:  Jue, 26 de Enero de 2006, 11:33 am
Para:
--------------------------------------------------------------------------

 From: GOVERNANCE
 Boletín IIG

 El proyecto de poder de Evo Morales
 Joan Prats
 http://www.iigov.org/gbz/article.drt?edi=276569&;art=317406

 La arrolladora victoria de Evo Morales, Álvaro García Linera y el MAS ha
removido las capas tectónicas sobre las que se había asentado la historia
boliviana de los últimos 500 años. Se ha activado un proceso largo y
profundo de cambio de los equilibrios de poder y de las estructuras de
propiedad, es decir, un proceso revolucionario. Con la victoria de Evo
todo un mundo históricamente excluido o incluido de forma subordinada no
sólo accede al poder sino a la hegemonía en el ejercicio del mismo. Los
indios, por primera vez en la historia de Bolivia y de América Latina,
han tomado el poder y lideran una amplia coalición en la que se integran
subordinadamente clases medias de izquierda e intelectuales.

 En Bolivia no estamos ante un gobierno más cuyos desafíos puedan verse en
clave sólo de otras políticas públicas sino ante un cambio de régimen, es
decir, del mapa de actores, de las reglas del juego y de los equilibrios
de poder, dentro todo ello del estricto respeto al juego democrático. El
MAS no es ya una fuerza antisistémica sino una fuerza para cambiar
democráticamente el sistema político, económico, territorial, social y
cultural que está bloqueando el desarrollo humano de los bolivianos, una
tarea hercúlea cuya conducción es imposible sin un proyecto de poder.

 El proyecto de poder pasa primeramente por la ocupación necesaria de los
aparatos de Estado. Hay que desplazar para ello a gran parte de la
burocracia actual que es fruto del "cuoteo" y del
patrimonialismo y que se halla enviciada por prácticas corruptas. Con el
tiempo, el mérito y la capacidad deberán irse extendiendo a toda la
Administración Pública, pero gradualmente, pues la universalización
actual del sistema de mérito determinaría nuevamente el monopolio de la
función pública por las clases medias.

 Tan importante como lo anterior resultará definir el modelo de Estado
democrático que se necesita. No es lo mismo construir un Estado Liberal
de Derecho que un Estado Social y Democrático de Derecho. No es lo mismo
construir un Estado social populista que un Estado Social de Derecho. No
es lo mismo construir un Estado unitario descentralizado que un Estado de
las Autonomías. No es lo mismo construir un Estado uninacional que
plurinacional. No es lo mismo construir un Estado que asume un papel
primordial en la economía que un Estado que la deja a las fuerzas del
mercado. Las capacidades requeridas por cada tipo de Estado son
diferentes. En una palabra, si la ocupación de los aparatos de Estado no
va acompañada de una estrategia meritocrática y de un proyecto o Plan
Maestro de Estado, el riesgo de reproducir el patrimonialismo, el
clientelismo y el prebendalismo será muy alto.

 El segundo elemento del proyecto de poder pasa por agregar o articular
los corporativismos gremiales y los movimientos sociales. Sin esta
capacidad de agregación la fortísima representación ganada el 18 D no
podrá garantizar la gobernabilidad necesaria.

 Bolivia es hoy un kaleidoscopio variadísimo de grupos de interés cada uno
reivindicando lo propio en nombre pero sin consideración real del interés
de todos. Leyes, decretos y actos administrativos tienden a excepcionar
para un determinado grupo gremial o corporativo las disposiciones del
régimen general, si es que existen. Subvenciones, exenciones fiscales,
créditos privilegiados, condonaciones, tramitaciones absurdas vinculadas
al pago de derechos a determinados colectivos funcionariales o
profesionales... constituyen una maraña maniatadora de los Gobiernos y de
la iniciativa empresarial. El sistema económico boliviano podría verse
como un agregado de intereses gremiales y corporativos instalado en un
equilibrio que no es ni eficiente ni equitativo. Este tipo de
corporativismo económico es pariente inevitable del clientelismo político
y, a pesar de núcleos tan poderosos y diversos como transportistas o
maestros, su capacidad de resistencia y desestabilización sólo se da en
relación a Gobiernos débiles que no va a ser el caso del MAS.

 Distintos de los gremialismo corporativos son los movimientos sociales
orientados, más allá de la defensa de intereses propios, a situar
determinados temas en la agenda política nacional. Así ha sucedido con
los movimientos de los pueblos indígenas de las Tierras Bajas, con la
movilización por la llamada guerra del agua, con la Federación de
cocaleros, con las Federaciones de campesinos, con los Comités Cívicos y
muy especialmente el de Santa Cruz o con la Federación de Juntas
Vecinales o la Corporación Obrera Regional de la ciudad de El Alto, entre
otros. Los grandes temas de la agenda nacional actual (la nacionalización
e industrialización de los hidrocarburos, la Asamblea Constituyente y las
Autonomías, la reivindicación de tierra y territorio o la reordenación de
los cultivos de coca) han sido incluidos desde las movilizaciones
sociales.

 ¿Por qué son necesarios y cómo son necesarios los movimientos sociales en
el momento actual de Bolivia? Es una impostura democrática aplicar a
países de extrema pobreza y desigualdad como Bolivia los mecanismos
formales de las democracias avanzadas, donde sí hay "agencia",
es decir, capacidad individual autónoma y libre para la participación
política. Cuando, como en Bolivia, faltan los mínimos económicos,
sociales y culturales para la "agencia" individual democrática,
es decir, no existe ciudadanía universal porque la ciudadanía sólo existe
parcial y limitadamente, asumir que el juego político va entre ciudadanos
es sencillamente una impostura.

 En contextos socio-económicos como el boliviano la construcción de
democracia y ciudadanía requiere la organización y la movilización
social. Tomados uno a uno no somos nadie, pero organizados y movilizados
levantamos cabeza y recobramos la dignidad y el respeto que se nos niega
a nivel individual. Los movimientos sociales empoderan a la gente,
constituyen el instrumento más importante para la conquista de sus
derechos individuales y colectivos y, como tales, forman parte destacada
del capital social boliviano. Son hoy por hoy el instrumento más potente
de generación de ciudadanía.

 El MAS cometería un grave error si pretendiera convertir los movimientos
sociales en su correa de transmisión. Pero esto no significa que vaya a
dejarlos a su espontaneidad. Su proyecto de poder exige también su
fortalecimiento como Partido Político presente e influyente en los
movimientos.

 Si el proyecto del MAS derivara hacia un populismo social clientelar de
esos que se llenan la boca de pueblo pero que no hacen nunca ciudadanos,
su conversión en un partido político programático, institucionalizado y
disciplinado, no sólo sería prescindible sino harto inconveniente para el
proyecto populista. El populismo implica proyecto de poder pero no para
un proyecto nacional sino para la perpetuación de un líder, unas
camarillas y unas coaliciones que, aunque accedan al poder
democráticamente tenderán a ejercerlo prebendal y  discrecionalmente.

 Evo Morales hasta hoy no ha mostrado veleidades caudillistas. Ha sido
siempre cuidadoso de rendir cuentas, no ha practicado la arbitrariedad
personal ni las negociaciones secretas. Ha sido un hombre al servicio del
MAS y de los movimientos sociales, no se ha servido de éstos para un
proyecto personal de poder y nada hay que nos haga ver que vaya a cambiar
su lógica de comportamiento. El fortalecimiento del MAS y de los
movimientos sociales forman parte de un proyecto de poder que es
institucional y nacional.

 Finalmente, el proyecto de poder del MAS exige una estrategia de alianzas
y coaliciones en las que apoyar el proyecto nacional. A nivel
internacional, Bolivia va a necesitar socios no protectores, vengan de
donde vengan. La dependencia de la cooperación internacional todavía va a
ser muy fuerte durante bastantes años. Por otro lado, estamos en un
entorno internacional y latinoamericano sujeto a importantes procesos de
cambio y reequilibrio que favorecen una mayor autonomía del Gobierno
boliviano. Las negociaciones comerciales serán asimismo decisivas. Mucho
va a depender de cómo consiga ir resolviendo el Gobierno temas tan
sensibles como la nacionalización de los hidrocarburos o el cultivo de la
coca y la lucha contra el narcotráfico. Asimismo dependerá del entorno de
seguridades que sea capaz de ofrecer para la atracción de inversiones. La
frase feliz y promisoria "socios pero no patronos" tendrá que
ser pronto concretada. Lo que al final está en juego es la inserción de
Bolivia con dignidad en la comunidad internacional. La globalización
vigente es profundamente injusta. Pero el Gobierno deberá elegir muy bien
quiénes son sus aliados en la lucha por otra globalización más justa y
eficiente. Dentro de este panorama la reivindicación marítima y la
negociación con Chile resultan prioritarias. ¿Podrán convertirse los
enemigos en aliados? Nunca hubo mejores condiciones que hoy para hacerlo
con dignidad y reconocimiento.

 En el frente interno, será necesario llegar a pactos políticos puntuales
con una derecha muy debilitada y en grave riesgo de fraccionamiento. No
presentan mayor dificultad. Tomará mucho tiempo a la derecha política el
entender y aceptar la nueva situación, en formular un proyecto nacional
propio, renovador y ajustado al tiempo nuevo y en disponer de un
liderazgo creíble y no contaminado por el viejo régimen. El futuro líder
de la derecha está probablemente acabando la secundaria.

 Otra cosa son los Departamentos. La gobernabilidad del país exige un
pacto de Estado entre el Poder Ejecutivo y los Prefectos departamentales
electos que en su mayoría no son del MAS. Se trata de clarificar y
profundizar competencias y de garantizar "lealtades
institucionales". El pacto podría convertirse en el contenido de una
nueva Ley de Descentralización Administrativa rápidamente aprobada por el
Congreso, que instituiría verdaderos Gobiernos Departamentales Autónomos
sobre las bases de las elecciones habidas y daría seguridad jurídica a la
acción y la cooperación necesaria entre el Ejecutivo y los Departamentos.
Quedaría en pié el tema de las Autonomías.

 La aspiración a la autonomía política de Santa Cruz y algún otro
Departamento debe tener reconocimiento y garantía constitucional y
expresarse en un Estatuto de Autonomía elaborado pactadamente entre la
representación de Santa Cruz y el Congreso. Evo Morales en su exitosa
visita a Santa Cruz ha dado garantías de que así será.

 La derecha está políticamente derrotada pero sigue bien viva en lo
económico, lo social y lo cultural. El MAS es portador de un proyecto de
revolución productiva, de una propuesta de nueva matriz productiva, que
necesita de la colaboración empresarial. Bolivia necesitará decenas de
miles de empresas exportadoras y generadoras de empleo digno para
transitar a la economía de base ancha que se desarrollo requiere. Todo
esto exigirá planificación estratégica a nivel nacional, departamental y
local y, sobre todo, construcción de grandes consensos entre los agentes
económicos, sociales y políticos. La buena gobernanza económica de
Bolivia no será posible sin la contribución y la alianza con el
empresariado. Puede que a través de estas alianzas se acabe contribuyendo
también a la renovación y actualización de la derecha política tan
necesaria para la salud democrática a largo plazo del país.

  ______________________

 Marie-Christine LACOSTE, CNRS, Information Scientifique
 Coordinadora de "RUMBOS"
 Lista de Informacion y Red de Investigadores sobre y de America Latina 
(Ciencias Sociales - Politicas, Economicas, Desarrollo Urbano y Rural...)
Idiomas circulando en la Lista : Espanol, Ingles, Portugues, Frances

 Direccion Postal : Maison de la Recherche, Université de
Toulouse-le-Mirail 5, Allées Antonio Machado - 31058 Toulouse Cedex 9
(France)
 Tél : (33) (0)5 61 50 43 08
 e.mail : lacoste@...-tlse2ffr





























-~--------------------------------------------------------------------~-

-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net