Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 5413 al 5442 
AsuntoAutor
Fw: Cuidado con el Edinson
Fw: I Encuentro Re Edinson
Concierto a benefi letras d
RE: Fw: I Encuentr Ender Yn
Fw: I Encuentro Re Edinson
Curso en metodos d Jaime E.
Congreso Educación Jaime E.
Congreso Salud y M Jaime E.
Arañas Jaime E.
CUBA SOLICITA INVE Julio Ce
"Premio de Reporta JAPM
Realizado conciert letras d
Invitación: Taller Maria Pa
La monilla del cac Jaime E.
PALEOBIOLOGIA NEOT Jaime E.
"Nuestro petróleo letras d
Invitation Blanca V
No caeremos en pro Jorge Hi
Provea: "Derechos coyuntur
Fw: Noticia de Reb Edinson
Fw: RE: Que peligr Ivonne M
Fw: FW: Rv: A Edinson
Convocatoria ONGs Maria Pa
Eclipse Solar en l Jaime E.
Fw: Fwd: OPUS DEI Edinson
Presentación y Val Jaime E.
CARACAS: Conversat letras d
Fw: invasiones par Edinson
Entrevista con Gab letras d
manejo de la infor Jaime E.
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5893     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Entrevista con Gabriel Muzio
Fecha:Jueves, 28 de Abril, 2005  23:59:49 (+0000)
Autor:letras director <periodicoletras @.......com>
En respuesta a:Mensaje 5882 (escrito por Jorge Hinestroza M.)

Entrevista a Gabriel Muzio, realizador de “Nuestro petróleo y otros cuentos”
“El silencio favorece al enemigo no la crítica”

Rafael Uzcátegui
www.nodo50.org/ellibertario

Gabriel Muzio es un activista de origen italiano cuyo interés por América 
latina se ha traducido en la realización de cuatro documentales. Junto a 
Elisabetta Andreoli, Sara Muzio y Max Pugh, ha producido “Venezuela: otro 
modo es posible”, “Bolivia no se vende”, “Cómo Bush ganó las elecciones en 
Ecuador” y “Nuestro petróleo y otros cuentos”, esta última recientemente 
estrenada en el país y motivo de una aguda polémica. El Libertario quiso 
sondear directamente la opinión de sus realizadores, a lo que Muzio accedió 
a nombre del equipo haciendo un espacio en la apretada agenda de videoforos 
realizados para difundir el film.

Gabriel descubrió tardíamente su vocación por el documentalismo. Graduado de 
economía en Inglaterra, se especializó en el tema del desarrollo económico 
para los países de América del sur. Por esta razón se traslada entre los 
años 1983 y 1984 a Colombia para trabajar en un proyecto de cooperación 
binacional con Italia: “era justamente los años en que había  estallado la 
crisis de la deuda externa, ahí comencé a entender la importancia de 
comprender lo que había pasado y por qué”. Tras pasar al área financiera y 
empezar a trabajar como banquero en París, Muzio fue testigo de excepción en 
la mutación del capitalismo bursátil: “tuve mucha suerte de encontrarme allí 
en aquella época porque vi nacer el nuevo sistema financiero internacional 
(…) Conocí  desde adentro lo que son capaces de hacer los bancos y el 
sistema financiero con la participación directa e indirecta de entidades 
multilaterales”. Después de más de una década de trabajar en la banca, 
ahorrando todo lo posible, se dedica a los asuntos que realmente le 
interesan: desenmarañar la ideología del desarrollo económico, interactuar 
con otras profesiones y, especialmente, con otras culturas. Con la mochila a 
la espalda, vuelve a Latinoamérica para trabajar sobre biodiversidad, 
involucrarse con el movimiento que orbitaba en torno a Porto Alegre y 
amplificar en Europa las luchas que se desarrollaban en el continente.
	Para septiembre del 2002 Muzio trataba infructuosamente de llamar la 
atención de la izquierda de su país para que enfocara su atención sobre 
Venezuela. En ese momento tiene la suerte de toparse con Max Pugh a su 
regreso de la Cumbre de la Tierra en Johannesburgo, teniendo un documental 
grabado sobre el evento en 48 horas. “El nos mostró como se puede hacer una 
película muy rápidamente, con recursos básicos limitados, una cosa de 
calidad. Nosotros la presentamos 5 días después en una reunión en Milán ya 
habiéndole puesto subtítulos, etc.  Y vimos el impacto que la cosa tuvo 
frente a 300 personas: fue un impacto 100 veces más fuerte que cualquier 
charla, cualquier discurso. Fue ahí donde nació la idea: haremos una 
película sobre Venezuela”. El resto de la trayectoria hasta hoy forma parte 
de la historia del videoactivismo mundial.

- Dentro del área audiovisual existe mucha discusión sobre los géneros 
fílmicos. ¿Consideras que haces documentales, denuncias o periodismo?
- Creemos que estamos haciendo documentales. Sabemos que no somos objetivos 
en el sentido que hemos decidido de forma absolutamente subjetiva cuales son 
las cosas que nos interesa cubrir. Por ejemplo, mucha gente nos criticó en 
el 2002 sobre “Venezuela: otro modo es posible” el hecho que nosotros no les 
habíamos dado campo a la oposición en la película. Nuestra respuesta fue: 
“los medios ya están llenos de declaraciones de la oposición. Nuestra 
película es justamente una película de contrainformación”. Entonces en este 
sentido nuestra preocupación no es la objetividad. Nuestra preocupación es 
si acaso ofrecerle una oportunidad a gente que normalmente no entra en los 
medios.
Este documentalista italiano responde a quienes ven en el documental una 
veta hipercrítica que no ayudaría mucho al “proceso”: “Nosotros con la 
película estamos intentando proveer algunas herramientas que puedan servir 
para debatir. Hay que enfrentar  estas cosas. Seguramente lo que hay que 
evitar es la autocensura diciendo: “ah bueno no se puede hablar de esto 
porque esto es una crítica, la crítica favorece solamente al enemigo”. No, 
yo creo que el silencio favorece al enemigo no la crítica. Sobre todo si la 
crítica es documentada”.

Sensibilidad por Venezuela
Muzio vivía en Colombia en 1989 y 1992 cuando Venezuela fue escenario de dos 
momentos álgidos de su historia: el “Caracazo” y el golpe de estado 
protagonizado por Hugo Chávez, por lo que siguiendo de cerca los 
acontecimientos desarrolló una sensibilidad especial por nuestro país. 
“Después no supe mucho más. Después del 98 me enteré que Chávez había ganado 
las elecciones y me pareció entrever ahí una posición original de un 
presidente”. Cuando los sucesos de abril del 2002 se encontraba en Italia: 
“cuando el 13 yo supe que la gente se había rebelado contra el golpe, dije 
“ahora si voy a ir a Venezuela es un compromiso hacerlo”. Entonces vine mes 
y medio después, 5 días nada más en Caracas. Me convencí que había cosas 
originales que estaban pasando, me dio la impresión que habían movimientos 
sociales incipientes importantes”. En octubre vuelve a pisar Maiquetía con 
la idea de su primer documental en la cabeza: “la película se hizo muy 
rápidamente. Desde el primer día de filmaciones hasta el estreno de la 
película pasamos 5 semanas nada más. Y la película rodó por todo el mundo y 
realmente nos demostró que  el medio audiovisual tiene una fuerza enorme que 
vale  la pena de explorarlo e utilizarlo en términos de vehículos de 
contrainformación”.

- “Otro modo es posible” fue su primera experiencia fílmica. Pero el tono 
que ustedes expresan en esa película es bastante diferente al tono de 
“Nuestro petróleo y otros cuentos”. ¿Porqué 2 documentales sobre Venezuela y 
sobre el tema petrolero en especial?.
- A finales de 2002 era momento de movilización social bastante grande en 
Venezuela. Nosotros percibíamos en aquel momento que la situación pudiera 
ser objeto de una contra-revolución, una reacción fuerte a nivel inclusive 
internacional. Nos pareció que la gente estaba bastante organizada para 
hacer frente a esto. Era importante que la gente de afuera conociera esta 
realidad. Nuestra película se convirtió de cierta forma en una especie de 
bandera y comenzaron a mirar a Venezuela a través de ella, creyendo que lo 
que estaba en la película realmente representaba una realidad dinámica, en 
movimiento. Entonces, que al transcurrir del tiempo había sencillamente que 
mejorar las cosas; una visión un poco teleológica de la historia. No se 
preocupaban mucho de investigar qué estaba pasando en la actualidad y 
comenzaron a ver la situación de Venezuela acríticamente.
He pasado por el país muchas veces después. Y en el tiempo, sobre todo en el 
2004, he visto cosas que no me han gustado. Me ha parecido que se estaba 
alejando este proceso de formas de autonomía, de hipótesis de poder popular 
hacia una situación de la cual la burocracia de los partidos políticos son 
los que realmente dispensan favores y el poquito de delegación de poder. 
Todo al revés de lo que uno había pensado en el 2002. Y al mismo tiempo una 
desarticulación de las organizaciones populares: “Ahora hacemos la campaña 
sobre reparos de las firmas, ahora la campaña electoral para el referéndum, 
ahora la campaña electoral para las elecciones de alcaldes y gobernadores”, 
son agendas que no son del pueblo, son impuestas. Además, el tema petrolero 
que no estaba nada resuelto, porque se hablaba “PDVSA es del pueblo”. Pero 
al mismo tiempo qué estaba pasando: Había acuerdos internacionales que se 
estaban firmando sin consulta con la gente.  En Bolivia a finales del 2003 
hubo una especie de revolución popular en contra de la entrega del gas a 
Estados Unidos. Sacaban al presidente los bolivianos, pero aquí en Venezuela 
se estaba en el mismo momento firmando la entrega  de la Plataforma Deltana 
donde hay más gas que en toda Bolivia a una empresa transnacional como la 
Chevron-Texaco y nadie hablaba de esto. Esto fue parte del motivo por el 
cual volvimos a  Venezuela a hacer una película. Y en parte porque realicé 
mi primer viaje en zona petrolera el año pasado y me quedé absolutamente 
asombrado frente a lo que vi en términos de miseria por un lado, de 
resignación de la gente y de problemas de salud pública de pasivos 
ambientales absolutamente impresionante. Si todos seguimos pensando que el 
modelo que siempre rigió en Venezuela, que es un modelo de economía 
extractiva debe ser lo que rige hoy, entonces yo no veo el cambio. Entonces 
fue una película bastante diferente de la primera, inclusive a nivel de su 
propósito. Mientras que la primera la hicimos para hacer contra-información  
hacia el mundo, esta ha sido hecha para hacer contra-información adentro de 
Venezuela.


- Una de las primeras cosas que se muestra en el documental es el logotipo 
del CONAC. ¿Qué tipo de apoyo recibieron del gobierno?
- Nosotros éramos bastante conocidos en  Venezuela a raíz de las 3 películas 
que hicimos, incluyendo por algunas personas en el CONAC. Una persona que se 
ocupaba de la sección de cine pensó que como el CONAC tenía un programa de 
coproducción de obras documentales, podíamos calificar para este apoyo. 
Construí una propuesta, que fue aprobada, entonces el CONAC participó en la 
producción de esta película  con más o menos la mitad del presupuesto total. 
No se cual era exactamente la expectativa de ellos. Porque la propuesta que 
entregué al CONAC contenía prácticamente todo lo que terminó siendo el 
contenido de la película. La única diferencia es que mi manera de ver la 
situación era también intentar introducir algunos ejemplos de alternativas. 
Entonces había pensado en la pesca artesanal y en la agricultura 
sustentable. En el curso del rodaje nos dimos cuenta que esto debería ser 
objeto de otra película.

- ¿Hubo otras cosas que se modificaron en el transcurso de la investigación 
o realización del documental?.
- Tenía ya bastante ubicado las temáticas en términos generales, 
evidentemente después no la estructura sino los contenidos que sacas 
dependen mucho de los que te encuentras en el camino. Yo por ejemplo pensaba 
encontrar mayores ejemplos de organización popular de los que encontramos. 
En la película hay un poco de ausencia de ejemplos contundentes de 
movimientos, de organizaciones sociales. Pero esa es la realidad, por lo 
menos la que nosotros encontramos. A partir de las experiencias que habíamos 
tenido en Caracas a finales del 2002 pensábamos que 2 años después esto 
hubiera debido fortalecerse.

- ¿Cómo valoras la reacción que ha tenido el documental?.
- Muy buena. Estuvimos sorprendidos porque estamos concientes que este 
documental pueda representar para mucha gente un golpe en el sentido que 
quizás por primera vez se reúnen tantas temáticas importantes de las cuales 
poco se habla. También había la posibilidad de causar una reacción de 
rechazo por parte de la gente que no quiere encontrarse con, digamos, malas 
noticias. Pero a nosotros nos pareció  que la gente, yo diría un 90 % de los 
que se expresaban verbalmente en los cine foros asumieron esto con enorme 
fortaleza. Diciendo “eso demuestra que es absolutamente fundamental que 
tengamos toda la información para poder participar en todas las decisiones 
pertinentes”. Y esto me parece un elemento muy positivo por que esto era el 
propósito de la película: no de quitarle a la gente esperanzas y energías 
sino de realmente darle una herramienta para poderse mover hacia delante a 
través de un apoderamiento.

Sobre la declaración de Encontrarte
- Aporrea tiene una sección cultural donde sacaron  un pronunciamiento sobre 
el documental que no sé si conoces. Básicamente no hace cuestionamientos de 
fondo, pero el que más nos llamó la atención… te lo leo textualmente: “no se 
hace la más remota referencia a lo que el petróleo de PDVSA está 
posibilitando para el desarrollo de programas sociales, misiones y 
producción de cultura, la Venezuela real de carne y hueso”.
- Ahí hay un pequeño lapsus porque dicen el petróleo de PDVSA, a mí ya esta 
concepción me parece que ya es muy manifiesta lo que esta gente de 
Encontrarte piensa: Que el petróleo es de PDVSA y con mucha magnanimidad 
esta distribuyendo los beneficios. Estamos en dos posiciones difícilmente 
conciliables porque nosotros creemos que el petróleo es del pueblo. Segundo 
punto, alguna gente nos han mandado a decir “porque ustedes no hablaron de 
lo bueno”. Es decir, de las misiones que son posibles gracias al petróleo. 
Nosotros decimos: porque esta película está ofreciendo una visión  alterna 
de contrainformación sobre cosas que suceden alrededor del petróleo. Las 
misiones son cubiertas ampliamente en los medios venezolanos, entonces 
nosotros no consideramos que sea necesario agregarle más propaganda. Me 
parece que esto es un pretexto para descalificar la película, para no querer 
confrontar lo que son los temas que sí están en ella. Quiero agregar algo 
sobre esta cuestión con Encontrarte de Aporrea, que a nosotros nos ha dejado 
un sabor muy amargo no por las opiniones expresadas porque cada quien tiene 
derecho de decir su cosas, pero por la manera  absolutamente abusiva e 
inaceptable como ellos manejan un espacio que supuestamente es una página 
colectiva de información  revolucionaria. Ellos están monopolizando este 
medio porque este artículo del cual tu hablas aparece en la portada de 
Aporrea. Entonces ¿que sucede? que toda la gente inmediatamente va a este 
artículo. Pero hay mucha gente que ha escrito a Aporrea protestando contra 
esto, dando sus  propias visiones de la película o no ha sido publicada, o 
solamente se han publicado como 3, pero he recibido en nuestro correo mucho 
mas de estos. Entonces hay una censura, un filtro. Esto es realmente una 
explotación de una posición de poder por parte de los editores de 
Encontrarte y creo que debería ser vigorosamente criticado por los 
movimientos de populares diciendo: así no se hace.

_________________________________________________________________
MSN Amor: busca tu ½ naranja http://latam.msn.com/amor/


 



-~--------------------------------------------------------------------~-
         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net