Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4978 al 5007 
AsuntoAutor
Rusia aprueba la r Jorge Hi
ORGANIZACIONES DE coyuntur
SOLICITUD DE SOLID Franco M
TRANSGÉNICOS al dí Jorge Hi
POR LA DEFENSA DE Jorge Hi
La mentira en Sina J. Hines
Aparece más lemna J. Hines
Twenty top concern J. Hines
Jornada Continenta J. Hines
Una iniciativa int J. Hines
Para los alumnos d J. Hines
Lemna: ¿ reacción J. Hines
Provea. Nota de pr coyuntur
Proliferan ratas e J. Hines
RE: SOLICITUD DE S Rafael N
PLANTEAMIENTOS GEN francisc
Encuentro por la D francisc
Re: Encuentro por Carlos A
Más Allá de la Int J. Hines
Diferencias políti J. Hines
portal anticapital letras d
PIDHDD: Plataforma coyuntur
FW: Periodico Actu FRANCISC
IV Congreso Venezo J. Hines
Secuestran a Indym J. Hines
Invitación I Congr Maria Pa
derechos indigenas francisc
conferencia on-li J. Hines
Simposio: Semiótic J. Hines
CINCO SIGLOS DE PR J. Hines
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 5435     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] La mentira en Sinamaica tiene forma de serpiente/Texto:Mar ía Alejandra Carrillo
Fecha:Domingo, 3 de Octubre, 2004  07:15:30 (-0400)
Autor:J. Hinestroza M <vitae @......com>

LA CRÓNICA
Sinamaica: Sed entre agua

La laguna sobre la cual se erigen 3.000 palafitos "es un purgante", sentencia Pedro Vílchez, un paraujano de 82 años al hablar de la peor de las sequías, la del pueblo de agua que sobrevive con la sed a cuesta. Una multitud de historias en canoa narran la paradoja.



Texto:María Alejandra Carrillo

Hace 50 años y miles de promesas, los más de 3.000 palafitos de la Laguna de Sinamaica se encontraban rodeados de agua. Hoy, el líquido que permite desplazar los cayucos por el cuerpo de agua "es un purgante".

Así describe Pedro Vílchez, un paraujano de 82 años, el líquido que le calmaba la sed cuando era niño: "Nací y me crié en esta agua que ahora no me atrevo a beber. Antes se podía pescar, cocinar; la gente se bañaba".

Era la época cuando la recordada Josefa Medina, la matrona añú quien murió a los 110 años en 2001, decía: "Si la laguna se enferma nos enfermamos todos, porque venimos de ella".

El anciano fue el primero en remar en las aguas verdosas hasta el tanque de concreto que les da agua potable a los paraujanos, desde la represa El Brillante, los lunes, miércoles y viernes.

A las 5:00 am sus ocho garrafas vacías ya habían atravesado el camino hacia el muelle: "Me tengo que parar a las 4:00 am, porque vivo en El Barro. Soy hipertenso, por eso le huyo al calor; me voy antes de que salga el Sol. Así seguiré hasta que me muera o termine este engaño".

La mentira en Sinamaica tiene forma de serpiente. No sólo por los malos presagios indígenas sobre el animal, sino porque desde hace un año mangueras negras flotan frente a cada una de las casas de mangle y concreto donde viven unas 5.000 personas, más de 2.000 niños.

Las instalaciones corresponden al acueducto prometido por el Gobierno nacional para ser inaugurado el próximo 12 de octubre, con un costo de 1.600 millones de bolívares.

Roberto Márquez, de 74 años supervisa el llenado de los envases laguneros desde que fue contratado por la municipalidad en 1990: "Antes venía un camión cada dos días. Cuando no llegaba nos desesperábamos y salíamos en los carros por puesto a buscar ayuda en el pueblo. A veces no nos quedaba más que pagar".

El anciano encargado del abastecimiento vio funcionar el tanque por primera vez en el año 2000: "Fue cuando el Ministerio del Ambiente nos prometió el acueducto. Hace dos años instalaron los cuatro tanques y pusieron las mangueras negras en frente de las casas. En junio hicieron una prueba y hubo pedazos de plástico por toda la laguna... y los tanques sólo se mojan cuando llueve o cuando los mean los cuervos".

Búsqueda

Los rayos del cielo comienzan a espantar el frío y la plaga, más cayucos se enfilan en la orilla. Es una vista hermosa, los palafitos y su gente siguen siendo atractivos para el visitante, a pesar de que el calor hace brotar los vapores con olor a basura.

Pedro Vílchez rema hacia su choza con las ocho garrafas repletas mientras saluda a sus vecinos. Le espera media hora de recorrido.

Las puntas multicolores de las canoas se alinean cerca del tanque. El ayudante municipal saca la única manguera activa en los 65 kilómetros cuadrados que abarca el espejo de agua y comienza su labor.

La distribución del líquido es desigual. Donay Paz, de 64 años pudo comprar un recipiente para llevar 1.000 litros de agua en un viaje, mientras que Elodia Hernández, de 54 años llena decenas de envases de un galón: "En mi casa somos 12. Debo hacer hasta tres viajes".

Viejos y niños se reparten las tareas de recolección Erkin Fuenmayor, de ocho años, apenas puede con la culebra negra: "Es que el agua de abajo está podrida".

Cuando hay agua, la mañana transcurre entre salida y entrada de canoas al puerto. La decepción ahoga sobre todo los martes, los jueves y los fines de semana porque, en palabras de Elda Medina, con 45 años y nueve hijos: "Al acabarse la reserva nos bañamos con lo de abajo. Por eso hay pocos paraujanos con la piel sana".

"El sucio de los potreros, los troncos que vienen del río Limón, la sal del Lago, todo eso nos lo tragamos".

Recorrido

En el sector El Barro, el más pobre y a la vez más poblado de Sinamaica, el Gobierno nacional decidió ubicar tres tanques. Cuando aparece el primero entre el agua y los palafitos se puede ver inmediatamente el segundo.

El conductor de una lancha para turistas, Wolfang Paz, de 33 años, muestra las estructuras a la par de su descontento: "Los hicieron muy juntos, el otro está en La Boquita ¿y lo demás?".

En ese resto de laguna se encuentra el sector El Japón, donde destaca la casa en tierra de Magaly Semprún, alfabetizadora de la Misión Robinson.

"El proyecto es bueno y nos urge, pero no consultaron a la comunidad. Estoy segura de que el presidente Chávez no sabe lo que han hecho aquí. Los paraujanos vivimos del agua, nuestra cultura nace en ella. Nadie conoce mejor este medio que sus dueños".

Llegando a Nuevo Mundo, casi en el lindero con el Limón se traviesa un manglar que recrea la vista; luego se observan unos 50 metros de manguera enrollados al lado del palafito de Alberto González: "La retiramos porque impedía el paso de los cayucos y los choques con las embarcaciones le hacían huecos. Aquí estará hasta que cumplan".

Al mediodía quedan pocos sin pegarse al tanque de Puerto Cuervito. El viejo Pedro ya hizo lo que su esposa no puede "porque quedó ciega". Lavó la ropa, hizo una sopa y se bañó.

"Lo que queda es para beber y asearnos mañana porque el tanque no bombeará".

Desde el puerto, el ayudante de todos espera "no volver a ver a la ministra del Ambiente retratándose con las mangueras sin que salga agua. Ya basta de engaños a los añú. ¿Cómo se entiende que seamos un pueblo de agua si estamos muriendo de sed?".

MIN-AMBIENTE


Freddy Sifontes: "Hay que esperar, ya falta menos"

En octubre del año pasado, el presidente de la República, Hugo Chávez, anunció, desde el sector el Guacuco, de San Rafael de El Moján, municipio Mara, la inversión de 1.600 millones de bolívares para la recuperación de la Laguna de Sinamaica, a través de la instalación y puesta en funcionamiento del acueducto.

La obra fue ejecutada mas no entró en funcionamiento debido a un error en la elección del material de la aducción, según admite el director regional del Ambiente, Freddy Sifontes.

"No existe otro sistema en el país como ese. La idea es llevar al agua, cada tres días directamente desde El Brillante hasta el tanque hidroneumático y de allí a cada casa. El problema estuvo en que las mangueras se hicieron de polivinil cloro (PVC) y resultaron muy flexibles y propensas a romperse".

Sifontes responde a los pobladores de Sinamaica que "hay que esperar la sustitución de las mangueras por unas de polietileno de alta densidad con juntas resistentes, pero ya lo que falta es menos".

La sustitución de las tuberías, según estima el funcionario, costará 200 millones de bolívares.

Lamentó que el acueducto no pueda estar listo para el próximo 12 de octubre, sin embargo anunció que antes de que finalice el año el sistema debería estar funcionando.

"Este es un compromiso del Presidente con el pueblo añú. Pronto les llegará el servicio".

Todos los niños sufren de parasitosis

En Puerto Cuervito funciona un ambulatorio para los habitantes de la laguna. La médica encargada de la emergencia, María Inés Ruiz, se asombra de que "la gente, y los niños, en especial los lactantes, no esté más enferma por las graves condiciones de insalubridad en las que vive".

"Todos los niños que vienen a este centro padecen parasitosis intestinal. El consumo de agua no tratada es una de las causas del problema y también de enfermedades en la piel como la escabiosis".

DERECHOS

El Director del departamento Socioantropológico de La Universidad del Zulia, Alí Fernández, asegura que "si no se toman medidas urgentes con el abastecimiento de agua apta para el consumo de los añú y con el rescate del espejo de agua, ocurrirá un etnocidio".

El antropólogo describe la cultura paraujana como nacida del agua: "En este principio se fundamentan sus creencias, sus raíces, su mitología y sus actividades cotidianas. El acueducto es necesario, pero también hay que frenar la sedimentación y la contaminación que viene de la deforestación en la cuenca río Limón".