Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4570 al 4599 
AsuntoAutor
Para retirarse de Jorge Hi
Invitación Taller Maria Pa
DIARIO DE UN TORTU Julio Ce
La cuña salina es Jorge Hi
Lenteja llegó a Sa Jorge Hi
Ministerio del Amb Jorge Hi
PRODUSAL - MARN - Edinson
Lemna: Pescadores Jorge Hi
La desaparición de Jorge Hi
Curso Posgrado en JAPM
Costas Maracaibo c Jorge Hi
Costas de Lagunill Jorge Hi
Reproducción viole Jorge Hi
"Inaceptable infor Julio Ce
Becas de Postgrado Jaime E.
Mediten! Jaime E.
Revistas Digitales Jaime E.
Universidad y ran Jaime E.
Cargo de Biólogo Jaime E.
LA SALVACIÓN DEL L Jorge Hi
Emerge conflicto p Jorge Hi
Sobre la mancha ve Jorge Hi
Desproporcionado p Jorge Hi
Becas o ayudas par Geuca Ve
Crecimiento de la Jorge Hi
Monsanto y la Cort Jorge Hi
LENTEJAS Edinson
Fw: Errores del E Jaime E.
Re: Becas o ayudas Jaime E.
Comisión de la AN Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4989     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Sobre la mancha verde, el lago y su gente / Biol. Nicanor Cifuentes
Fecha:Jueves, 20 de Mayo, 2004  07:20:39 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

 

Desde un primigenio asombro, ante tanto suceso preocupante que nos circunda es importante decir algo, manifestar deseos y alternativas. Tanta muerte y engaño nos acostumbran al silencio más letal y preocupante: el silencio del alma.
 
Arrojo a sus buzones estas ideas muy sentidas ante un fenómeno que  preocupa mis accionares y el de muchos compañeros en estos días de asumir posturas.
 
Espero críticas, espero voces en sucesivos diálogos, por este o cualquier otro medio.
 
Mi respeto más profundo.
 
Siempre...
Nicanor A. Cifuentes G.
Lic. en Biología (LUZ)


Sobre la mancha verde, el lago y su gente

Por muy escueta que haya sido la consideración del Ministerio del Ambiente de no declarar al estado Zulia en estado de emergencia ambiental por la famosa "lenteja de agua", que invade cual mancha verde gran parte de la superficie lacustre. Por mucho que las comisiones ambientales, que desde el ICLAM y el Ministerio del Ambiente y "empresas filiales" se hallan desplegado por los cuatro confines del lago, y que arrojaron en sus pormenorizados informes que la situación está en franco proceso natural de autorregulación. Creo que es pertinente promover un debate regional y nacional sobre el alarmante estado de eutroficación cultural por el cual atraviesa nuestro reservorio principal de agua: El Lago de Maracaibo.

Porque es que solemos los ecologistas y los estudiosos del tema del ambiente fragmentar tanto las múltiples realidades del sistema lacustre que desviamos la atención de temas importantes como la deforestación en las cabeceras de los ríos que drenan sus aguas al lago.

Nadie pareciera destinar, ni siquiera las instituciones ambientales encargadas de ello, esfuerzos por evitar que el tema de las concesiones de explotación carboníferas sean sometidas a debate público, con los actores del conflicto social y político (indígenas, empresas trasnacionales, estado nacional y regional, universidades de la región y del país, intelectuales, "gente de a pie", Corpozulia, Hidrolago, medios de comunicación alternativos, etc.) en un mismo espacio y tiempo.

Nadie expone en alarmante discurso (afín a la realidad) la lamentable situación de la Cuenca del Guasare, pulmón hídrico y asentamiento natural de la más variada e inexplorada diversidad biológica, actualmente amenazado por el lucro de unos cuantos que ven en el carbón, en su traslado a puertos en el lago "hacia el primer mundo" la única salida desarrollista y lógica que tiene nuestro estado, históricamente minero y petrolero. Ni hablar de opciones para la sociedad.

Allí en el Guasare, nos topamos con la amenaza cada vez más inevitable de perder bosques y ríos, de perder diversidad genética por el afán terrofágico simplista y primitivo de unos pocos empresarios apátridas camaleónicamente esparcidos en el aparato gubernamental regional.

Explosiones, escombreras, ruido y polvo azufrado. Cualquiera hablaría del Infierno de Dante, pero bastaría analizar las escasas fotos que la empresa Carbones del Guasare ha dejado colar de sus inmensos aparatos de poder, para poder vislumbrar el impacto (a modo de un cráter ocasionado por un meteoro) que genera la extracción en minas a cielo abierto, del carbón del piedemonte perijanero.

Nadie toca el tema, nadie establece el vínculo, la interrelación, entre el uso grosero de pesticidas y fertilizantes (ricos en nitrógeno y fósforo) en las múltiples haciendas que se encuentran en la cuenca del Lago de Maracaibo con el fenómeno del verdín que actualmente estalla como alarma regional y amenaza con impactar socio-culturalmente a miles de pescadores de las riberas occidentales y orientales del lago.

Nadie habla de como el uso de estos pesticidas, fertilizantes; como la erosión generada por la cada vez más alarmante deforestación de los bosques del piedemonte perijanero; como el inmenso volumen de aguas todavía no tratadas genera, en un ambiente global de desórdenes y de incertidumbres climatológicas, un proceso explosivo de eutroficación como nunca antes se había observado en nuestra región y nuestro país.

Esta alga que aparece actualmente en los medios de comunicación como especie vegetal maligna, no es más que un elemento biológico del sistema lacustre que siempre ha estado asociado al mismo.

Sólo durante estos meses, al verse incrementadas las lluvias y al aumentar la fuerza de arrastre de las aguas que bañan los suelos de las haciendas (y que vía riparina llegan al lago con los productos nitrogenados y fosfóricos) la especie reacciona en consecuencia a todas estas condiciones propicias: descenso de la salinidad y disponibilidad de recursos alimenticios.

El alga, con capacidad destacada de reproducción (cada 48 horas aprox.) aumenta su área de permanencia en el lago generando en las aguas un enturbiamiento del sector que ocupa. Consecuencias: Disminuye la entrada de los rayos solares al cuerpo de agua, por ende, se ve afectada la biota que allí se encuentra y se crea un escenario alarmante de competencia por el oxígeno disponible entre las algas y la fauna lacustre en el cual éste último grupo las lleva todas de perder.

Esta alga es solo un ser vivo que como cualquier otro; que reacciona ante condiciones favorables propicias disparando su capacidad reproductiva.

Como resultado: grandes mortandades de peces, afectación considerable de la migración del camarón blanco (Litopaeneus schmitii) y del cangrejo azul o "jaiba" (Callinectes spp.), fuentes importantes de la ecología y economía del Lago de Maracaibo.

El resultado de políticas y acciones genuflexas en el tema ambiental se ven reflejadas en este manchón verde asfixiante de la fauna lacustre. Mientras exista un irresponsable uso de fertilizantes agrícolas en las haciendas que se encuentran a lo largo de los estados que conforman la Cuenca del Lago de Maracaibo...Habrá más verdín!!!

Mientras los grandes terrófagos que explotan y lucran con el carbón sigan deforestando "pulcramente" y sembrando especies exóticas como el Nim (Azadirachta indica) y el eucalipto (Eucalyptus sp.) en el piedemonte perijanero que literalmente arrasan...Habrá más verdín!!!

Mientras las autoridades ambientales no velen por el cumplimiento de las normas que la Constitución de la República Bolivariana en el tema de los derechos ambientales promueve...Habrá más verdín!!!

Mientras sigan considerando al Zulia como un estado que posee un lago que auto regula sus explosivas manchas de algas y no se vaya más al fondo político y económico verdadero... Habrá más verdín!!!

Mientras se considere al entorno natural como fuente de materias primas que a posteriori se posicionan en el mercado…Habrá más verdín!!!

Mientras haya comisiones que evalúen, de manera unilateral, el impacto del alga en sus lanchas con motores fuera de borda y en sus labores cotidianas… Habrá más verdín, más hambre para los pescadores, más incertidumbre ambiental!!!

Es hora ya de asumir liderazgos puntuales. Si no se establecen multas considerables a aquellos hacendados y dueños de empresas camaroneras que descargan sus productos (fertilizantes y desechos biológicos) en las inmediaciones del lago o directamente en él, seguirá esta situación de "corre-corres mediáticos" y de burla a la sociedad con respecto a lo que acontece en este lago.

Está en juego, con el grave hecho de la explotación del carbón, y es vital acotarlo, la pérdida de la flora que mantiene y regula el balance hídrico en los embalses que surten de agua a la cada vez más creciente y consumista población marabina y localidades aledañas. Está en el tapete la protección de la biodiversidad que allí en la sierra y en la cuenca del lago hace esfuerzos por seguir asombrándonos.

Las trasnacionales estadounidenses y holandesas, los intereses apátridas ven con jocosa mueca estas apariciones de la ministra del ambiente y de sus discípulos locales cuando solo "miran" de soslayo la tronera que se hace en nuestros suelos y la inmundicia que se descarga en nuestras aguas.

Se recogerá el alga, se compensará a los trabajadores del lago (tanto pescadores como aquellos que la misma PDVSA-Occidente comisione) pero allí no termina esto. Las poblaciones de manatíes (Trichechus manatus) y delfines (Tursiops truncatus; Sotalia fluviatilis), de tortugas marinas (Chelonia mydas; Eretmochelys imbricata) (animales considerados en peligro crítico, amenazados o en vías de extinción) que habitan en el Lago se encuentran a la espera de firmes decisiones que en lo sucesivo se tomen con firmeza (o mueca, allí las dos opciones) desde los centros de Poder Ambiental.

La fauna lacustre, el rico potencial pesquero que casualmente se exporta al "primer mundo" desde nuestro lago, no está lejos de pasarnos factura. No será raro apreciar en días siguientes la mortandad de peces tantas veces inflados de tanto abandono e ineficacia en la gestión ambiental.

Miles de peces en las orillas de nuestro lago, testigos mudos de la carencia de oxígeno, de la abundancia de algas y de la absoluta insensibilidad que se pavonea por entre las universidades y sus más connotados académicos que no suelen apreciar de lo natural sino lo que más les acomoda para sus curriculum vitae.

Es duro formar parte del grupo de biólogos en la región que pareciera estar preso de la sordera y el apatismo más fuerte que jamás se vio frente al tema local ambiental. Es duro promover alternativas locales y colectivas que permitan crear mejoras ambientales, sociales y económicas, promovidas desde las bases populares, sin ni siquiera sentirse uno respetado como disidente del desparpajo ambiental que pareciera reinar en tanta coyuntura política centrada en el presente inmediato.

Es aquí, llegados a estos niveles visibles de indolencia para con el entorno natural, donde uno llega a preguntarse el por qué de esta vocación que destina la más sentida desolación frente a los centros de poder que siguen mandando y aconsejando, que siguen llevándonos a las más brutales de las incertidumbres. Porque cuando se trata de los ríos, del agua, del tema agrícola mal asesorado, se habla del futuro, de supervivencia humana sin más.

Se exige una auditoria ambiental y sociocultural seria ante el desarrollismo "mediático" y "pantallero" que pretende seguir socavando la Sierra de Perijá, desmembrando a los grupos étnicos que allí hacen vida o por lo menos lo intentan.

Se exige una auditoria ambiental y sociocultural seria ante el gravísimo problema que en la Costa Oriental del Lago genera la empresa Cargill (Produsal S.A.) que afecta tanto al Humedal de la Ciénaga de Los Olivitos (Reserva de Pesca, Refugio de Fauna, zona de anidación y migración del flamenco -Phoenicopterus ruber- en el Caribe) como a sus pobladores ancestrales.

En el estado Zulia se desvían ríos de sus cauces, se tala indiscriminadamente los bosques húmedos tropicales, se merma la capacidad de carga de los ecosistemas que interrelacionan con la Cuenca del Lago de Maracaibo, se explota a cielo abierto carbón ante la mirada genuflexa y permisiva de las autoridades ambientales.

Aquí se obvia el rol ecológico que juegan las notables poblaciones de delfines que se ubican en todo el sistema lacustre. Ni hablar de la penosa y frágil autoridad que se ejerce toda vez que se sabe de fuertes amenazas industriales sobre las zonas de alimentación en el Golfo de Venezuela de dos especies de tortugas marinas consideradas mundialmente en vías de extinción.

Basta ya de ser convidados de piedras de este infierno de toxicidad al que nos tienen sometidos desde hace años!!!

Se exige y promueve con rigor y decencia la puesta en marcha de planes serios que den muestra de que acá, en el país, manda y lideriza la causa ambiental un gobierno creyente de los poderes creadores del pueblo, respetuoso de la cosmovisión de las etnias Bari, Yukpa, Japreria y Wayuú.

Que el verdín no nos confunda!!! Esto de la eutroficación es un problema altamente estudiado y pareciera no importar. Elevamos pues nuestra protesta ante las pulcras academias que para nada se pronuncian con contundencia sobre estas realidades ecológicas gravísimas, que alejan cada vez más y de modo irrevocable a la población zuliana del tan mentado y vital desarrollo sostenible.

Es vital acercarnos en las próximas horas a los medios impresos así como aquellos radiales y televisivos para gestar un fuerte contingente de almas que decididamente generen alternativas a este desmadre ambiental tantos años obviado o ligeramente analizado.

Es la hora de incluir y debatir, de promover discusiones serias y puntuales que sean avaladas por los mentados centros de Poder ambiental, tan en mora con la gente que en el Zulia y el país respeta al Lago más allá de la sensiblería gaitera decembrina.

Con humilde respeto

Nicanor A. Cifuentes G.

C. I. 14.208.465

Lic. en Biología de la Facultad Experimental de Ciencias

La Universidad del Zulia.

ncifuentes@hotmail.com

nicanorcifuentes@latinmail.com

Maracaibo, 10 de mayo de 2004


Esta versión corrige una que circuló informalmente en LEA recientemente.