Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4570 al 4599 
AsuntoAutor
Para retirarse de Jorge Hi
Invitación Taller Maria Pa
DIARIO DE UN TORTU Julio Ce
La cuña salina es Jorge Hi
Lenteja llegó a Sa Jorge Hi
Ministerio del Amb Jorge Hi
PRODUSAL - MARN - Edinson
Lemna: Pescadores Jorge Hi
La desaparición de Jorge Hi
Curso Posgrado en JAPM
Costas Maracaibo c Jorge Hi
Costas de Lagunill Jorge Hi
Reproducción viole Jorge Hi
"Inaceptable infor Julio Ce
Becas de Postgrado Jaime E.
Mediten! Jaime E.
Revistas Digitales Jaime E.
Universidad y ran Jaime E.
Cargo de Biólogo Jaime E.
LA SALVACIÓN DEL L Jorge Hi
Emerge conflicto p Jorge Hi
Sobre la mancha ve Jorge Hi
Desproporcionado p Jorge Hi
Becas o ayudas par Geuca Ve
Crecimiento de la Jorge Hi
Monsanto y la Cort Jorge Hi
LENTEJAS Edinson
Fw: Errores del E Jaime E.
Re: Becas o ayudas Jaime E.
Comisión de la AN Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4976     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] La desaparición de la flora
Fecha:Lunes, 17 de Mayo, 2004  05:34:27 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

La desaparición de la flora

Texto: Ivonne Faría

D urante milenios los árboles y demás vegetales estuvieron preparando el planeta para que pudiéramos habitarlo, sin embargo, nunca como ahora la naturaleza había sido agredida con tanta saña y perversión. El patrimonio verde de la Tierra, y con ello la trama de la vida, ha sido vulnerado en los cinco continentes, y vemos cómo en extensas regiones vírgenes del globo terráqueo sus "pulmones vegetales", como en el caso de la Amazonia, están siendo saqueadas e incendiadas.

Cabe destacar un fragmento de la carta que le escribió el jefe indio Seattle al presidente de los Estados Unidos en el momento que este pretendía comprar las tierras ocupadas por los indios en el año 1875: "cuando el hombre blanco se convenza de que la Tierra no le pertenece, sino que es él quien pertenece a la Tierra, cuando sea una parte de la naturaleza y no se crea su dueño, entonces podrá progresar". Hoy, muchas especies de plantas -un 20 por ciento, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza- están sometidas a algún tipo de peligro.

Cuando se valora la flora hay que tomar en cuenta los vegetales que se extinguen sin ser catalogados, y también a los que aún quedan por descubrir, pero ¿por qué se extingue una especie? Son muchas las causas que precipitan a una especie vegetal a su desaparición, no obstante, es el factor humano el que más contribuye a la degradación del recurso flora de un país o comunidad. Sin duda, hemos tratado mal a los bosques, talando y quemando grandes extensiones de ellos. Últimamente ha aumentado la deforestación para acelerar la agricultura tradicional y la cría, también para dar paso a la explotación maderera y minera. Algunos otros agentes perjudiciales de origen humano son la extensión de los monocultivos que debilitan las especies, la contaminación atmosférica -óxidos nitrosos, sulfatos, ácidos sulfúricos- por otro lado, el incremento de las plagas y enfermedades que afectan a las plantas está provocado por el trasplante de especies de un lugar a otro.

También están en el banquillo de los acusados las obras públicas mal planificadas que al remover las tierras modifican las condiciones del suelo y obligan a los vegetales a encontrar nuevos asentamientos a muchos kilómetros de su hábitat, la fiebre urbanizadora, la construcción de embalses que a la postre mueren por sedimentación y falta de mantenimiento, la minería a cielo abierto; todos estos factores generados de manera absurda por nosotros mismos, producen igualmente movimientos de tierra perjudiciales para nuestra flora. Mención especial merecen los graves daños que causan al ecosistema los turistas inconscientes que dejan de recuerdo su huella contaminante en los sitios que visitan: gran cantidad de basura y desperdicios de todo tipo que se enredan entre la vegetación a lo largo y ancho de las carreteras y paisajes nacionales.

De igual forma está causando decadencia en la flora, especialmente en el sur del país, la sustracción masiva e indiscriminada, para su industrialización, de especies con propiedades medicinales. Y por último, se observa la acción devastadora de los coleccionistas y mercaderes de plantas y flores; en Venezuela tenemos el caso patético de nuestra flor nacional: la orquídea, que por ser la más bella y exótica del reino vegetal, se le ha perseguido hasta el punto de que existen zonas donde antes crecían abundantemente y en las que hoy apenas pueden vérseles. En ocasiones hasta se han talado árboles solamente con la intención de extraer una flor, la cual se vende por unos miles de bolívares, aparece de nuevo la figura irracional del turismo depredador.

Resulta paradójico que esta devastación ambiental suceda en el país que ha albergado en su seno a tantos y tantos pioneros de la protección de nuestra flora, a saber: Pittier, Tamayo, Phelps, Rohl, Lasser, Tejera, Humboldt y muchos otros. Ellos predicaron la defensa de la naturaleza cuando las selvas de Turén, Caparo, Ticoporo, Imataca, Turimiquire y el Macizo Guayanés no conocían la planta depredadora del hombre, y ellos, los pioneros, nos dijeron que la única alternativa que teníamos para preservar esta tierra de gracia era sembrar en todos los estamentos de nuestra población una conciencia nacional de protección a la naturaleza. ¿Cómo? mediante la organización de las comunidades en pro de la solución de sus problemas, pero principalmente mediante la educación. Sólo de esta manera podremos acceder al desarrollo ambientalmente sustentado que tanto necesitamos y merecemos.

ivonnefaria@hotmail.com

Tomado de Panorama, 17 de Mayo de 2004