Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4570 al 4599 
AsuntoAutor
Para retirarse de Jorge Hi
Invitación Taller Maria Pa
DIARIO DE UN TORTU Julio Ce
La cuña salina es Jorge Hi
Lenteja llegó a Sa Jorge Hi
Ministerio del Amb Jorge Hi
PRODUSAL - MARN - Edinson
Lemna: Pescadores Jorge Hi
La desaparición de Jorge Hi
Curso Posgrado en JAPM
Costas Maracaibo c Jorge Hi
Costas de Lagunill Jorge Hi
Reproducción viole Jorge Hi
"Inaceptable infor Julio Ce
Becas de Postgrado Jaime E.
Mediten! Jaime E.
Revistas Digitales Jaime E.
Universidad y ran Jaime E.
Cargo de Biólogo Jaime E.
LA SALVACIÓN DEL L Jorge Hi
Emerge conflicto p Jorge Hi
Sobre la mancha ve Jorge Hi
Desproporcionado p Jorge Hi
Becas o ayudas par Geuca Ve
Crecimiento de la Jorge Hi
Monsanto y la Cort Jorge Hi
LENTEJAS Edinson
Fw: Errores del E Jaime E.
Re: Becas o ayudas Jaime E.
Comisión de la AN Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4970     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] DIARIO DE UN TORTURADOR
Fecha:Sabado, 15 de Mayo, 2004  15:12:55 (-0400)
Autor:Julio Cesar Centeno <jcenteno @..........ve>

 
Diario de un Torturador
 


El sargento norteamericano Ivan Frederick fue elegido como carcelero de la infame mazmorra de Abu Ghraib, en las afueras de Bagdad, por sus años de experiencia como carcelero en la prisión de Buckingham, en Virginia. En manos de Frederick cayeron así cientos de prisioneros de las tropas norteamericanas, por resistirse a la invasión de su país por un ejército extranjero. En esta prisión se han reportado terribles vejaciones a la dignidad de seres humanos capturados en su propio país por tropas invasoras.
 
El carcelero Frederick lleva tres meses encerrado en la prisión de Camp Victory, en Irak. Espera ser juzgado en una corte marcial por crímenes y torturas cometidos contra prisioneros iraquíes en la cárcel bajo su comando, la mas temida de Irak bajo el régimen de Saddam Hussein.
 
Frederick alega que ni él ni sus hombres recibieron adiestramiento sobre el tratamiento que se debe dar a los prisioneros de guerra. La primera vez que tuvo acceso a la Convención de Ginebra fue después de haber sido detenido, a través de Internet.
 
Desde que lo detuvieron junto con otros cinco militares, Frederick no ha podido entrevistarse con su abogado, Gary Myers, con quien ha hablado sólo por teléfono.
 
«Les puedo asegurar que el sargento Frederick no tenía ni idea sobre cómo humillar a los árabes hasta que se encontró con militares de alto rango que le enseñaron cómo», declaró Myers.
 
Aunque muchos de los detalles del diario de Frederick fueron divulgados en Estados Unidos por la agencia de noticias Associated Press, la prensa norteamericana inicialmente no se hizo eco de la historia y se limitó a señalar la «indignación internacional» causada por las imágenes de los soldados humillando y torturando a los prisioneros iraquíes.
 
El candidato demócrata John Kerry expresó su «malestar por el tratamiento vergonzoso de los prisioneros iraquíes... Pero no podemos permitir que las acciones de unos pocos ensombrezcan el buen trabajo que miles de soldados están haciendo en Irak y en otros lugares del mundo».
 
Sin embargo, el diario de Frederick está poniendo en dificultades al Pentágono. Ha sido divulgado por su tío, William Lawson, quien acusa al Pentágono de elegir a su sobrino como «chivo expiatorio».
 
Estos son algunos de los extractos contenidos en ese diario.

CONDICIONES DE LA PRISION
 
«Se obligaba a los presos a vivir en celdas frías y húmedas. IM [Inteligencia Militar] nos han mandado meter a un preso en una celda de aislamiento con poca o ninguna ropa, sin retrete ni agua corriente, sin ventilación ni ventanas, hasta tres días».

«En esas ocasiones estaba presente algún agente de IM e incluso del CID [Departamento de Investigación Criminal]. Más o menos la primera semana de enero de 2004 se esperaba que visitara las instalaciones el ICRC [Comité Internacional de la Cruz Roja].Se aceleró el proceso de los presos que aún no habían sido juzgados. Me llevé a un lado al teniente coronel Phillabaum. Le pregunté sobre cómo quiere IM que se hagan las cosas y cómo estaban siendo tratados los presos. Su respuesta fue: 'No se preocupe por eso'.He pedido apoyo al batallón para saber qué hacer respecto a la conducta de algunos presos y no he conseguido nada».

«Tenía unas cuantas habitaciones pequeñas dentro de las galerías...Muchas veces me ordenaban que metiera a alguno en uno de esos cuartos tan pequeños; miden unos 90 por 90 centímetros. Cuando lo saqué a colación hablando con el comandante, me dijo: 'Me da igual si tienen que dormir de pie'».

«Se obligaba a los presos a dormir en zonas no adecuadas, como tiendas en las que había entrado lluvia, con sólo dos o tres mantas para protegerlos de la intemperie. A un preso que se veía que era un enfermo mental le dispararon con proyectiles no letales por estar cerca de la reja cantando, cuando se podría haber usado un medio de coacción menos duro
».

USO DE PERROS
 
«Inteligencia Militar (IM) nos ha animado y nos ha dicho que estamos haciendo un gran trabajo, y que ahora estaban consiguiendo resultados positivos e información. El Departamento de Investigación Criminal (CID) ha estado presente cuando se utilizaron los perros de trabajo del Ejército para intimidar a los presos, a petición de Inteligencia M. Un agente del CID dijo al soldado de [el pabellón] 1A que apretara a un preso todo lo posible, que quería hablar con él al día siguiente. El 18 de enero de 2004 [hubo] un preso rebelde con un brazo roto. Al preso le hicieron una llave de cabeza y lo ahogaron [hasta dejarle inconsciente] en presencia del equipo de agentes del CID».
 
Una fotografía publicada por el semanario The New Yorker a inicios de Mayo 2004 muestra a un iraquí desnudo, contra la pared de una celda, con las manos atadas detrás del cuello, aterrorizado ante el acoso agresivo de perros manipulados por soldados norteamericanos.


MUERTE DE UN DETENIDO
«Allá por noviembre trajeron a 1A a un preso OGA. Le apretaron tanto que el hombre falleció. Pusieron el cuerpo en una bolsa para cadáveres y lo tuvieron en hielo unas 24 horas en la ducha de 1B. Al día siguiente vino el médico y colocó el cuerpo en una camilla, le puso un IV [identidad] falso en el brazo y se lo llevó. Este OGA no llegó a ser juzgado y por lo tanto no tenía número».

INSTALACIONES SANITARIAS
«Había una gran plaga de piojos entre los presos. La única solución eran las maquinillas de afeitar».

«Presos que estaban infectados de tuberculosis fueron alojados en la misma galería que los demás prisioneros y... los soldados serían posiblemente infectados por este virus, que se propaga por el aire
».

LIBERTAD RELIGIOSA
 
«Los presos tienen una mezquita en el recinto, pero no se les permite acudir a ella».

El sargento Frederick sirvió bajo el mando de Janis Karpinski, general de brigada del ejército norteamericano, directora de la prisión de Abu Ghraib. Karpinski fue primero trasladada a otra unidad y luego suspendida de su cargo. Puede ser enjuiciada por su responsabilidad en las aberrantes torturas que ocurrieron bajo su mando.
 
Karpinski ha admitido que agentes de la CIA, agentes contratados de carácter privado y agentes de Inteligencia Militar dirigieron "sesiones" con prisioneros a toda hora, de día y de noche, en la zona restringida llamada Bloque 1A.
 
Frederick ha señalado: "Así es como lo querían. Estaban estableciendo las condiciones físicas y mentales favorables para los interrogatorios de los prisioneros"

Los abogados de los soldados estadounidenses implicados sostienen que durante los abusos en la prisión de Abu Gharib sus clientes recibían ordenes para actuar y vejar a los prisioneros por parte de mercenarios "civiles", que se ocupaban de las sesiones de interrogación por orden del Pentágono.

Sabrina Harman se encuentra entre los militares norteamericanos acusados de torturar a prisioneros iraquíes. Según el Washington Post, Harman afirma que las torturas fueron ordenadas por sus superiores para "hacerles ver el infierno, vencer su resistencia y obligarlos a hablar". Los prisioneros les fueron entregados por agentes de Inteligencia Militar, funcionarios de la CIA y por el personal "civil" encargado de los interrogatorios.

TORTURADORES PRIVADOS

El diario británico The Guardian reveló que el Pentágono contrata empresas privadas de mercenarios de diversos países para realizar interrogatorios a prisioneros de guerra iraquíes. De esta manera evita que sus actuaciones estén sujetas a la justicia militar. No hay leyes internacionales que controlen el funcionamiento de fuerzas armadas privadas. Por ejemplo, cuando el gobierno norteamericano contrata mercenarios de la empresa británica Armour Group, cuales leyes aplican: las británicas, las norteamericanas o las iraquíes?

Los "torturadores privados" han sido descritos como  ex oficiales del ejército y las fuerzas especiales norteamericanas, británicas, israelíes y sudafricanas. The Guardian menciona dos empresas estadounidenses: CACI International Inc. y Titan Corporation, ambas involucradas en las denuncias sobre torturas en Irak.

La empresa Titan tiene base en San Diego y en su sitio en Internet se describe como "un proveedor líder de productos de información y comunicación, soluciones y servicios para la seguridad nacional". Edward Bersoff, director de Titan, es un prominente patrocinador de un grupo de cabildeo israelí en Washington.

CACI tiene su base en Virginia y señala que "ayuda a la comunidad de inteligencia norteamericana a recolectar análisis y compartir información global en la guerra contra el terrorismo". CACI es beneficiaria de un contato por 10 millones de dólares este año. Uno de sus funcionarios, Joe Ryan, declaró haber recibido un curso israelí sobre interrogatirio de prisioneros antes de ser enviado a Irak.

Del informe elaborado por el general Antonio Taguba se desprende que las humillaciones y torturas que se han hecho públicas eran realizadas de manera sistemáticas, y no por "pequeños grupos aislados" como lo señalara inicialmente el Pentágono. 

Informes del Comité Internacional de la Cruz Roja, de Amnistía Internacional y de Human Rigths Watch, coinciden en que los abusos físicos y sicológicos que sufren los prisioneros en Irak están en los manuales del Pentágono, que esas prácticas coinciden con lo que el derecho internacional considera tortura, y que en las fuerzas armadas estadounidenses son una regla, no una excepción.

Un informe de la Cruz Roja, publicado el 10 de Mayo 2004, reseña una serie de atrocidades cometidas por soldados británicos contra prisioneros iraquíes, vejaciones físicas y mentales violatorias de la legislación humanitaria internacional "en algunos casos similares a la tortura". La Cruz Roja señala tajante: "El maltrato a los prisioneros, y en particular loa forma en que son preparados para los interrogatorios, viola las convenciones de Ginebra"

La organización de derechos humanos Amnistía Internacional  acusó al gobierno de Estados Unidos de haber cometido "crímenes de guerra" en relación con el maltrato sufrido por prisioneros iraquíes, según una carta abierta publicada este viernes en Londres y dirigida al presidente George W. Bush. La organización exige el procesamiento de los culpables independientemente de su posición o rango.

En una carta dirigida al presidente George Bush, Amnistía Internacional señala: "El gobierno de los Estados Unidos ha demostrado una consistente violación de la Convención de Ginebra y principios básicos de la legalidad, los derechos humanos y la decencia. Esto ha provocado un ambiente en el que los soldados de Estados Unidos consideran que pueden deshumanizar y degradar a los prisioneros con impunidad"

Amnistía Internacional ha denunciado que las violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas de ocupación de los Estados Unidos y Gran Bretaña no se limitan a los prisioneros iraquíes, sino que se cometen también en Afganistán y en Guantánamo, que la Casa Blanca tiene conocimiento de lo que ocurre en la prisión de Abu Gharib al menos desde Junio del 2003 sin que haya hecho nada para impedirlo.

Abdul Basid Turki sirvió como ministro iraquí de Derechos Humanos bajo la ocupación norteamericana. Dimitió a su cargo en Abril 2004. En entrevista con el diario británico The Guardian, Turki declara que en Noviembre y en Diciembre 2003 le informó al administrador civil de Estados Unidos en Irak, Paul Bremer, sobre los abusos cometidos por las fuerzas de ocupación contra prisioneros iraquíes. Pidió permiso para visitar la cárcel de Abu Ghraib, pero Bremer se lo negó.

Areth, ex-coronel del ejército iraqui, pasó tres meses en la prisión de Abu Ghraib. En declaraciones al diario francés Liberation, Areth afirma que los militares norteamericanos "están especializados en sodomía. Los guardias de la prisión hacen pirámides humanas con los prisioneros, les obligan a masturbarse, violan a los presos, hombres y mujeres, y los maltratan de las más diversas formas".

Según reportajes de Newsweek y el Washington Post, tanto el Pentágono como el Departamento de Justicia de los Estados Unidos aprobaron técnicas de interrogación que violan tanto las leyes norteamericanas como la Convención de Ginebra. Entre otras aberraciones, los prisioneros podrían ser desnudados, privados de sueño y de alimentos, ser sometidos a frío y calor extremos, aislamineto por períodos mayor de 30 días, uso de perros para amedrentar a los prisioneros, ser expuestos a ruidos y música de alto volúmen, a luces intensas, y otros ataques a la percepción sensorial.

El subsecretario de Defensa, Stephen Cambone, confirmó la existencia de tales técnicas ante los legisladores que investigan estos hechos.

El Washington Post acusó al presidente Bush de mentir cuando declaró en Junio del 2003 que Estados Unidos no emplearía la tortura contra los detenidos. Dos meses antes de dicha declaración, el Pentágono había aprobado ténicas de interrogatorio prohibidas por la Constitución norteamericana y violatorias de la Convención de Ginebra.

El senador Ted Kennedy señala: "Es lamentable que en el Medio Oriente el símbolo de Estados Unidos no sea la Estatua de la Libertad, sino un prisionero torturado, con una capucha, una capa negra y cables adosados a su cuerpo"

La brutalidad que ha caracterizado la ocupación de Irak ha servido para ampliar la resistencia y unificar a los diferentes grupos étnicos y religiosos en su resolución de expulsar a los invasores. Crece así la crueldad de la ocupación y se acentúan los métodos criminales para someter a los rebeldes. Mientras perciban al enemigo como bestias, los invasores tienden a comportarse como salvajes.

NUEVO CARCELERO

El general Geoffrey Miller, quien estuvo al mando de la igualmente infame prisión de Guantánamo, ha asumido el mando temporal de las cárceles de Irak. En el campo de concentración de Guantánamo se han reportado atroces prácticas criminales y repugnantes violaciones de la legislación internacional sobre derechos humanos y sobre el tratamiento de prisioneros de guerra. Los prisioneros en la base militar norteamericana de Guantánamo son muertos vivos, sobre quienes se ha tendido una sombra de impunidad para facilitar aberrante vejaciones, torturas y crímenes. Se encuentran detenidos de manera indefinida, sin habérseles formulado cargos, sin acceso a abogados, sin acceso a sus familiares, sin derecho a la defensa, incomunicados, sin derechos de habeas corpus. 

La barbarie desatada sobre Afganistán e Irak, en nombre de la libertad y la democracia, debe ser enfrentada con determinación por la comunidad internacional. Desde Washington parecen dispuestos a extenderla hacia América Latina. Cuba, Colombia, Venezuela y Bolivia serían sus primeros objetivos.