Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4305 al 4334 
AsuntoAutor
Transgénicos_3 F. Eduar
Y que no al neolib Carlos F
Re: Foro Catigo Fí Ing. Osc
Venezuela retiene interfaz
Orcas en Araya Alberto
MISIÓN CHUQUIZACA Jorge Hi
CARTA DE EMBAJADOR Julio Ce
Brigadas de Abu Ha Julio Ce
los amigos? interfaz
Cine y Realidad interfaz
FW: congreso brasi interfaz
Fw: El atentado de Edinson
Invitacion Confere Maria Pa
Abren investigació Jorge Hi
LEY DEL EXCURSIONI interfaz
Indígenas venezola interfaz
FW: Fwd: INFORMACI letras d
Fw: USA: Critican Edinson
Fw: CUBA-ESPAÑA: M Edinson
El corte de corbat interfaz
"90 años de sosten Jorge Hi
cartel de presos p letras d
Pesca sostenible F. Eduar
Demarcación indige interfaz
GRINGOS APLASTAN C interfaz
David y Goliath y interfaz
Re: David y Goliat Carlos F
FW: Fwd: INFORMACI letras d
Respondan el signi interfaz
Neoliberalismo F. Eduar
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4708     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] MISIÓN CHUQUIZACA Y MISIÓN HÉROES ANÓNIMOS/Edwar ds Castillo-R.
Fecha:Sabado, 13 de Marzo, 2004  07:02:59 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

REDACTOR:                            Edwards Castillo-R.

DESTINATARIO:   HUGO RAFAEL CHAVEZ FRÍAS

TITULO:         MISIÓN CHUQUIZACA Y MISIÓN HÉROES ANÓNIMOS

 

El mes de Febrero tiene muchas historias para conmemorar. Algunas para celebrar y otras para rememorar con respeto y dolor. Una de éstas es la tragedia de los Héroes Anónimos de la Brigada Tragahumos de Santa Eduvigis, quienes el 28 de Febrero de 1996 murieron en combate de un incendio de vegetación en el Parque Nacional Henri Pittier, en Maracay.  La fatal historia de una innecesaria y absurda muerte que, como todas las acciones de la democracia cogollo-partidista, mal llamada representativa, protagonizaron las acciones y omisiones de entes públicos. En esta oportunidad el Instituto Nacional de Parques, la fábrica de armas CAVIN del Ministerio de la Defensa y, por supuesto, manos criminales de enfermos piromaníacos que cada año incendian numerosas hectáreas de nuestro primer parque nacional. 

 

Pese a que reiteradamente se ha advertido a las autoridades de instalaciones públicas colindantes con este parque nacional para que eviten quemas de vegetación en sus linderos en época de sequía, no obstante, el incendio surgió de la Compañía Venezolana de Industrias Militares, CAVIN. Ni lo avistaron ni lo combatieron a tiempo, por lo que la Brigada de Voluntarios de Santa Eduvigis fue buscada por INPARQUES para combatir el incendio cuando ya era demasiado grande.

 

La inversión térmica de la tarde, la presencia de mucha vegetación seca, los riesgos de cartuchos, balas, pólvora  y artefactos explosivos descuidadamente  abandonados en las constantes maniobras militares en la zona, o la furia de Pyros, provocaron una llamarada de alta temperatura y gran velocidad, que ascendiendo por la micro-cuenca en el cañón donde la brigada se encontraba, sin poder salir de allí. Vanos fueron los esfuerzos por su rescate y atención médica de urgencia, unido a que no existe aún una sala de cuidados intensivos para quemaduras. La fatalidad los alcanzó. Muchas excusas se usaron para evadir responsabilidades, pero las causas del incendio y de sus muertes se silenciaron impunemente, como se solía hacer en aquella república.

 

Combatir incendios de vegetación es un acto de heroicidad y amor por la humanidad. La vegetación alta es fundamental para evitar los aluviones solifluidales que en las tradicionales lluvias diluvianas azotan la Cordillera de la Costa, como lo dijo Humboldt al ver la Tragedia de Vargas de 1799, o como dijo Henri Pittier al propiciar la creación del primer parque nacional: Sin bosques no hay agua, sino en esas desastrosas avalanchas de las épocas de lluvia. Salvar los bosques de la quema está vinculado a la conservación del agua y a la conservación de los cauces en época de lluvias, para evitar esas tragedias que cotidianamente azotan comunidades en épocas de lluvias en las zonas montañosas del país.

 

Esto lo sabía hasta El Libertador, que en su Decreto de Chuquizaca ordenó proteger los bosques de cuencas altas de las que provee el agua, sembrar árboles en cuencas altas donde no hubiera agua y hacer obras de ingeniería para su conservación. Tan vital es la prevención de incendios de vegetación alta que en muchos países existe una Fuerza Aérea especial para prevención y combate de incendios de vegetación, aún cuando para tales países el problema no es tan grave y evidente como el nuestro.

 

Nuestros Héroes Anónimos se sacrificaron inútilmente, porque cada año el Parque se sigue quemando. Sus familias quedaron víctimas de una acción dolosa y omisión culpable por parte de los órganos del Estado, aún sin indemnizar. Ellos fueron buscados por un órgano del Estado, para apagar un incendio de una instalación del Estado, que solo pudo haber iniciado el personal de esa instalación del Estado y los dejaron allí abandonados a su suerte, sin plan de escape ni recursos. Por si fuera poco, no existe sala de cuidados intensivos para quemaduras.

 

Ese trágico 28 de Febrero de 1996, siete Héroes de la Brigada Tragahumos de Santa Eduvigis de Maracay, valerosos y verdaderos soldados de la Madre Patria Naturaleza, mártires del voluntariado ecológico, ofrendaron sus  vidas para evitar que el fuego llegara a la selva.   Un simple helicóptero habría evitado esa pérdida; pero hoy hace falta una Fuerza Aérea Eológica como la mejor indemnización que se haga al sueño de Chuquizaca y al sueño de estos siete ascendidos luceros, cuyas familias también esperan la justa indemnización

 

Ya es hora que en la Venezuela Bolivariana sea reivindicada esta otra masacre y sean indemnizadas las familias de estos valerosos Héroes Anónimos, lanzados a una guerra que aún no termina. Pero también es hora de crear una nueva y verdadera “Misión Chuquizaca”, para las generaciones futuras y como indemnización a la memoria de estos y tantos otros Héroes Anónimos de las brigadas de combate de incendios de vegetación: Sería hacer realidad el sueño de Bolívar de tener todo un corredor ecológico de las cuencas altas del país, incluso de toda América, con una Fuerza Aérea Ecológica

 

Como dijo Pittier: “Pocas son las personas en Venezuela  que tienen una clara idea del importantísimo papel desempeñado por las selvas en la producción y regularización de las aguas,.. .../.. Esta es la tragedia de Venezuela y de muchos otros países de América: se destruyen los bosques de las alturas, desaparecen las aguas potables y de riego y vienen las destructoras avenidas y la erosión. .../....  El Gobierno debe, mientras quede un rayo de esperanza, declarar del dominio nacional todas las cabeceras de agua, alejar de ellas los conuqueros, …/… y suprimir, hasta el mayor límite posible, las aglomeraciones humanas allí establecidas”.

 

Comandante Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, en nombre propio como ecologista y en nombre de los Héroes Anónimos que han muerto por la lucha contra incendios de vegetación, en tragedias de avalancha solifluidales y por la irremediable sequía que se produce al desaparecer los bosques, me atrevo a pedirle que considere las recomendaciones de Simón Bolívar en el Decreto de Chuquizaca, Alexander von Humboldt (1799), Henri Pittier (1937), Alfredo Rhöl (1948),  y tantos otros ecologistas de como Programa de Estado estas Misiones:

 

v    MISIÓN CHUQUIZACA: La creación de un corredor ecológico en todas las cuencas altas del país para la preservación del bosque tropical, en el cual se prohiba expresamente toda deforestación y quema de vegetación y se proceda a la reforestación intensiva como programa participativo con las comunidades.

 

v    MISIÓN HÉROES ANÓNIMOS: La creación de la Fuerza Aérea Ecológica, cívico-militar, para prevención y combate de incendios de vegetación en épocas de sequía y que en época de lluvias arroje sobre las montañas saquitos de abono orgánico, con semillas de leguminosas y semillas de árboles variados, que las comunidades amorosamente puedan recolectar y preparar. Acompañado de la dotación adecuada y seguridad personal a los grupos del voluntariado en combate de incendios de vegetación.

 

v    Y, como JUSTICIA SOCIAL, la justa indemnización a las familias de aquellos siete Héroes Anónimos que ascendieron entre las llamas un 28 de Febrero de 1996, apagando un incendio de vegetación que nunca debió existir.

 

Edwards Castillo-R.

C.I. 6.355.303. Av. Independencia Nº175, Santa Ana, Maracay. 2103, Edo. Aragua..    edwardscastillo@cantv.net