Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 421 al 450 
AsuntoAutor
Presentacion Noemi Ab
Re: Despues del pr Jaime E.
RE: Despues del pr Noemi Ab
Relanzamiento de l ALFREDO
Denuncia contra el jorge pa
INVITAN A LA CONFE Jaime E.
Denuncia contra el Héctor B
Noticias y Novedad Damiann
RV: Ahora el turno Armando
El reciclaje de vi JAPM
Mortandad de Chipi Edinson
Educacion Ambienta JAPM
Las amenazas indí JAPM
¿Yaguares maracaye Alberto
RV: Globalización Héctor B
Sobre represas anna pon
Re: Ecologia en se Profesor
¿Virus en LEA? Alberto
incorporación en l Andre de
Flamencos fuera de Edinson
Postgrado en Ecolo VITAE *
Respaldo a las luc jorge pa
Pobres parques nac Alberto
no apto para dogmá Héctor B
NUEVO SITIO DE *** VITAE *
La Problematica de Nicla Ca
Emergency Action : Palmer <
Codigo Orgánico Am VITAE *
Sentencia de muert Jaime E.
TRILLIUM-SAVIA PAG Jaime E.
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 831     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] ¿Yaguares maracayeros?
Fecha:Martes, 30 de Enero, 2001  00:31:44 (-0400)
Autor:Alberto Fernández Badillo <alfernan1 @..........ve>

YAGUARES MARACAYEROS

Cuántas veces he leído páginas sobre los orígenes del nombre de Maracay!!! Y
cuántas veces pensé: ¿Por qué tantos historiadores nunca han consultado a
algún zoólogo venezolano para que se quiten la idea de que los jaguares o
yaguares no habitaron en lo que hoy es Maracay!!! Bueno, leyendo en el
Diario El Siglo del domingo 28 de enero del 2001, volví a tener la
oportunidad de leer, ésta vez de la pluma de nuestro respetado cronista
Oldman Botello, la negación de la existencia del mayor felino neotropical en
los alrededores del caserío que luego tomaría el nombre de Maracay y la
posibilidad de que el nombre "Maracay" pueda derivar de este hermoso felino.
No puedo discutir que "maracaya" sea voz caribe y que pueda significar
"cunaguaro" y no "yaguar", porque no conozco de lingüística indígena; pero
he leído líneas de Botello, donde acepta que significa "felino" y que debe
tratarse del cunaguaro y no del jaguar, porque éste último no habita en esta
región. Lo que deseo aclarar es que por todas estas tierras, otrora
cubiertos de espesa vegetación, tal como lo dice el propio Botello,
existieron y todavía existen aunque replegados a las montañas lejos de las
escopetas de los seres humanos, todas las especies de felinos venezolanos,
cuatro de ellos pintados y dos de color uniforme, entre ellos el mayor de
todos, el imponente jaguar. Para los interesados en relacionar los felinos
pintados con el nombre maracaya y por ende con el de nuestra ciudad, vamos a
aclarar que las seis especies, hasta hace poco consideradas del género
Felis, son el puma o león americano (Puma concolor) y la onza (Herpailurus
yaguaroundi), ambos de color uniforme, no pintados, por lo que nunca se han
llamado tigres o cunaguaros. Las otras cuatro son pintados de negro y
amarillo y popularmente si se conocen como tigres o cunaguaros y son, de
menor al mayor, el tigrillo o margay (Leopardus tigrinus) del tamaño de un
gato doméstico; el cunaguaro (Leopardus wiedii) de tamaño algo mayor; el
otro cunaguaro o tigre manigordo (Felis pardalis) y por último el más grande
y poderoso, el yaguar (Panthera onca). Para alguien que los ve en el bosque
es difícil distinguir, por ejemplo las dos especies de cunaguaros entre si o
un tigrillo podría confundirlo con un cachorro de las otras. Las seis
especies aparecen como presentes en los estudios más recientes del Parque
Nacional Henri Pittier y los más comunes son la onza, el puma y el tigre
manigordo o cunaguaro. Hace años atrás tuve la oportunidad de ver un yaguar
asesinado por unos cazadores en las montañas cercanas a Cata y en los
alrededores de Rancho Grande y en las cimas más altas, además de ver las
otras especies, hemos encontrado excrementos que siendo analizados presentan
abundantes pelos de báquiros, la presa preferida del yaguar, no del puma.
Los venados que Botello señala abundaban en los alrededores de Maracay y
efectivamente todavía pueden verse en algunos lugares, son presa preferida
de yaguares y pumas, pero nunca de los cunaguaros. Muchas crónicas del siglo
XVIII y XIX señalan la abundancia de yaguares en los alrededores del Lago de
Valencia o Tacarigua. Si eran comunes para entonces, imagínense como serían
antes de la misma llegada de los españoles. Por ejemplo, el naturalista
Cristian Antón Göering, en sus andanzas por las ciénagas del Zulia en el
siglo XIX, tuvo un encuentro nocturno con un yaguar y al respecto escribe:
"... en mis muchos viajes, apenas en otra ocasión recibí una visita nocturna
del jaguar; fue al sur del Lago de Valencia, cuando nos extraviamos en el
bosque de Cerro Azul. El jaguar y el puma, las dos especies felinas más
grandes de América del Sur, se encuentran en todo el continente, incluso en
las regiones montañosas más altas".  En conclusión "maracaya" puede derivar
de la voz indígena "cunaguaro o tigre manigordo", especie del tamaño de un
perro mediano; pero si la razón para descartar que pueda derivar de
"yaguar", es que ellos no habitaban por estos lugares, debe revisarse mejor
este posible origen lingüístico. Mi motivación a escribir estas líneas sólo
intenta dar a conocer nuestra fauna autóctona y contribuir a evitar errores
imperdonables. Puede ser tonto, pero me duele ver que el símbolo de "tigre"
en nuestro país sea dibujado con rayas y no con pintas, es decir un tigre de
Bengala que sólo habita en Asia, incluso en las cartillas para que los niños
aprendan las letras del alfabeto. Ese Tigre de Bengala es también el
emblema, por ejemplo, de los "Tigres de Aragua" y hasta los narradores de
nuestro béisbol se atreven a referirse a ellos como "los bengalíes". Por
favor defendamos nuestra fauna silvestre y para seguir usando el ejemplo de
nuestro deporte preferido, el Caracas es un león africano, los cardenales se
olvidaron del nuestro y usaron la especie de Norteamérica y los
regionalistas del Zulia muestran con orgullo su águila calva, también
norteamericana, en lugar de una de las tantas hermosas águilas de nuestra
fauna. El básquetbol ha sido más benévolo con nuestras especies.   

Dr. Alberto Fernández Badillo
Universidad Central de Venezuela
Facultad de Agronomía
alfernan1@telcel.net.ve <mailto