Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4201 al 4230 
AsuntoAutor
Taller "Sensibiliz JAPM
Una catedra ecológ Jorge Hi
Reiniciada recuper Jorge Hi
Misión Guaicaipuro Jorge Hi
Sobre la presunta Jorge Hi
Fw: 040131final.ht Edinson
(TRANSGÉNICOS)2 + F. Eduar
Nueva amenaza sobr Alberto
Brasil tendrá la p Jorge Hi
Derrame de 20 barr Jorge Hi
RV: Amina está en JAPM
"Informe de la reu Andrei J
Desarrollo Sosteni letras d
Fw: VI Taller Inte Jorge Hi
Scientists' Statem Jorge Hi
Río de la Plata" S Jorge Hi
CARBOZULIA: Mas Ca Jorge Hi
Domingo Labarca y Jorge Hi
Demasiada sal /CNN Jorge Hi
Ya no deseo recibi jenny ni
Continúan denuncia Jorge Hi
Pescadores de espe Jorge Hi
Concursos ambienta JAPM
MARN: Refuerzan al Jorge Hi
Pesca de arrastre F. Eduar
La revolucion del letras d
La Orimulsión es m Jorge Hi
sobre el financiam letras d
Curso Internaciona JAPM
PIDO LA BAJA!!!!! secreta
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4616     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Domingo Labarca y el Sur del Lago / Ramon Alberto Escalante
Fecha:Viernes, 13 de Febrero, 2004  05:38:32 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

Domingo Labarca y el Sur del Lago

Texto: Ramón Alberto Escalante

E l doctor Domingo Labarca Prieto murió en una tierra que no era propiamente la suya. Porque más exactamente que zuliano fue del Sur del Lago, el escenario preponderante de su actividad productiva y docente, subregión a la cual dedicó su afán ciudadano, su quehacer periodístico e intelectual.

Domingo Labarca amó con denuedo al Sur del Zulia y se dedicó a estudiar y promover el Río Escalante como una de las principales riquezas naturales del estado. Soñaba ver al río más protegido en sus cuencas y afluentes, y lo concebía como el canal idóneo para la navegación, la siembra y el desarrollo integral de la subregión.

Su nombre está asociado a la Unesur, la universidad local que ha vivido tantos avatares para seguir adelante. Alguna vez le escuché decir que la tragedia de Unesur es que nacía y moría cada año, porque en cada presupuesto nacional iba la posibilidad de seguir abierta o cerrar indefinidamente.

Este amor entrañable por su tierra habla de su autenticidad. Ya como profesor titular de LUZ, con su estabilidad económica y un nombre público, pudo quedarse tranquilo en Maracaibo, pero por el contrario, siguió bregando sus luchas entre las inmensas desolaciones del Sur del Lago.

Ahora mismo, me conmueve recordar que lejos de comprar un resort en el exterior, Domingo Labarca se fue hasta San Cristóbal y en la falda del Parque Nacional "Chorro del Indio" construyó su casa de reposo, que luego convirtió en posada. Invertir en turismo para el Táchira es arriesgarse a muy largo plazo, pero él lo hizo con fe. Duele pensar que no le alcanzó la vida para el fruto de su esfuerzo.

Pero como el Sur del Lago era para él una obsesión, a la fría posada del Táchira también la bautizó "Río Escalante", y yo propongo que para reconocer su coherencia bauticemos con el nombre de Domingo Labarca al principal puerto o embalse o proyecto agroindustrial y ecoturístico que se desarrolle a partir del río.

Domingo Labarca fue un intelectual preocupado, con estudios históricos y un interesante quehacer académico. Pero entre sus diversas facetas destacó la del regionalista positivo que no se limitó a la fastidiosa repetición de lugares comunes, sino que le aportó en concreto a su entrañable terruño.

Al Zulia y a Venezuela le hace falta más hombres como él, que se especialicen en un área, que asuman una bandera puntual y definida y hagan de esa lucha un proyecto de vida. En el caso de Domingo Labarca, muere muy lejos de la meta, con el río Escalante aún devastado, pero los zulianos del sur, en las próximas generaciones, deben enarbolar como propias las banderas del buen profesor.

Tal es la verdadera dimensión de la actividad pública. Al montón de políticos que buscando notoriedad deambulan de emisora en emisora, buscando una frase feliz, les sugeriría que adoptaran una causa perdida y poco conocida y se consagraran a ella por el resto de sus vidas.

¿De qué sirve el renombre y la repetición si es vacía e intrascendente? De nada vale la frecuencia, el volumen y la fanfarria si carece de contenido. Vale más una labor de hormiguita, tesonera, profunda y trascendente que una pose estereotipada, hueca y artificial.

Otros temas y problemas graves del Zulia esperan por hombres de fuelle que los internalicen como propios. Allí está la Laguna de Sinamaica sedimentada, y la Ciénaga de los Olivitos cada tanto tiempo profanada, el triángulo Cachirí-Guasare-Socuy, talado por la explotación carbonífera, la Sierra de Perijá fatalmente amenazada por la explotación minera en las Carmelitas y por la inexplicada represa del Diluvio (¿de veras se justifica?). Y la explotación maderera en las márgenes del río Catatumbo, las tragedias de las etnias bari, yucpa y añú (paraujana). Y el mayor desastre del siglo XX, lo ocurrido con el Lago de Maracaibo.

Siendo el Zulia un estado tradicionalmente devastado por los desarrollos mineros, industriales y urbanísticos, los políticos del futuro deberían ser esencialmente conservacionistas. El primer problema del Zulia, de ayer y hoy, es definitivamente la contaminación ambiental y la destrucción de sus espacios naturales. Con la particularidad de que ese problema discurre un tanto silenciado por la actividad política y resulta a la postre peor que la inflación y el desempleo.

Hoy despedimos a un zuliano que tuvo visión del futuro. Un hombre de discreta pero sostenida actuación, cuyo aporte minucioso y firme adquiere ahora dimensiones heroicas. En un mañana irrenunciable cuando el Sur del Lago adquiera mayor autonomía, quizás con una Corporación de Desarrollo Subregional o una mancomunidad municipal que tenga rango de vice-gobernación, el nombre de Domingo Labarca Prieto será enaltecido como uno de los grandes defensores de sus supremos intereses.

raescalante@hotmail.com


TOMADO DE:
Panorama, Maracaibo, viernes 13 de febrero de 2004.