Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3902 al 3931 
AsuntoAutor
Orimulsión Jorge Hi
Subsidencia petrol Jorge Hi
LAS ENFERMEDADES ( interfaz
LA LIBERTAD Julio Ce
Taller sobre "Dive Maria Pa
Coordinadora por l Jorge Hi
Seminario - Taller Maria Pa
El Plan de Negocio Jorge Hi
el paradigma de la interfaz
Invitación: Taller Maria Pa
"Miradas jóvenes s JAPM
Tecnologia utopica interfaz
DOMINGO 16 DIALOGO Maria Pa
escuelas, computad interfaz
la escuela y el in interfaz
RV: "AVISO DE PROR JAPM
DECLARACION DE SAN Julio Ce
Favor difundir est coyuntur
Revista la Era Ec Manuela
RV: Consulta públi mariatun
Consulta pública d Nicla Ca
(1) ingenieria gen interfaz
(2) reflexion sobr interfaz
(3) tecnologia dev interfaz
(4) Ecologia liber interfaz
(5) computadoras + interfaz
PDVSA: aumentar la Jorge Hi
PDVSA: aumentar la Jorge Hi
Y sin embargo se m Édinson
Re: Sobre nueva Mi Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4323     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] (3) tecnologia devoradora
Fecha:Martes, 18 de Noviembre, 2003  21:15:00 (-0400)
Autor:interfazamazonica <interfazamazonica @.....net>


http://webs.montevideo.com.uy/iurisweb/tecnologia_devora.htm

Biotecnología

Dr. Miguel Angel Peña Fernández

Tecnología devoradora 

 
Una máquina, capaz de reproducirse siguiendo los principios de selección
darwiniana, plantea la inquietud de un progreso amenazante. Junto a las
voces de alarma, resurge la interrogante: ¿Puede detenerse el avance
científico y tecnológico? 

¿La tecnología va a devorar al hombre? Cuando se pensaba que la capacidad
de asombro había sido superada, un hecho revolucionario cuestiona el
porvenir de la especie humana. Simulando el mecanismo de selección
darwiniana, un sistema informatizado ha logrado "idear" robots que se
reproducen a sí mismos sin intervención humana. Trabaja sobre cientos de
generaciones de robots seleccionando los modelos más prometedores. ¿Nos
quedaremos al margen del futuro?

¿Dos especies inteligentes se disputarán el futuro?

El año pasado, la prestigiosa revista Nature, dio cuenta de un hecho
revolucionario. Nació en Estados Unidos el primer robot que tiene la
facultad de crear, desarrollar y construir otros robots. "Un gigantesco
paso", según la citada publicación científica.
El proyecto fue desarrollado por los investigadores Jordan Pollack y Hod
Limpson, quienes informaron sobre el exitoso experimento. Se trata de un
robot computarizado, capaz de idear, seleccionar y dar vida a otros robots
prácticamente sin la intervención de seres humanos.
La gran diferencia con los robots existentes, es que esta nueva generación
no ha sido diseñada ni construída por el hombre, sino que evolucionaron en
la "mente" de una computadora. La segunda diferencia fundamental, es que
son capaces de reproducirse. Pero de una manera "estandard" sino siguiendo
pautas que van desenchando unos modelos y privilegiando otros.
La computadora que controla todo el sistema, primero "idea" una serie de
posibles proyectos dando vida a cientos de criaturas virtuales. En la
segunda fase la computadora, simulando el mecanismo de evolución
darwiniana, desarrolla nuevas generaciones de las criaturas virtuales
(hasta alcanzar seiscientas mutaciones) eliminando aquellas que no
respondan a los requisitos del programa.
En la tercera fase transmite la orden a la máquina encargada de fabricar
los modelos reales de los robots virtuales, en base a los prototipos que
han superado la selección.

 El principio

El nuevo proyecto de los investigadores de la Brandeis University de
Massachusetts, es sólo un primer pequeño paso hacia la creación de una
"vida artificial", capaz de reproducirse, un universo de robots con la
capacidad de multiplicarse.
"Este es el primer ejemplo de la aplicación del concepto de evolución a una
máquina, aseguró Philip Husband, un experto en el campo de la inteligencia
artificial.
La reproducción de los robots podrá abrir nuevos horizontes en el futuro de
la exploración de galaxias lejanas o en la búsqueda de otras formas de
vida. Pero también ha desatado duras controversias entre los científicos y
despertado sentimientos de pesadumbre sobre el futuro de nuestro planeta.
Pollack, uno de los autores del proyecto, subrayó que las máquinas capaces
de crear a los robots "tienen por ahora la inteligencia de una bacteria".
El nivel de los científicos está a punto de llegar, en algunos años, "a la
inteligencia de un insecto". ¿Se ha abierto la caja de Pandora? "Los robots
maléficos quedarán confinados por ahora a la ciencia ficción", concluyó
Pollack.
Los robots producidos sin mano de obra humana y sin un alto costo de
maquinaria, son baratos y versátiles y pueden usarse para diferentes tareas
como la limpieza o la composición de otros artefactos. Son los pioneros en
la frontera de la robótica.

Gritos de alarma

Estas experiencias han desatado una oleada de críticas en el mundo
científicos. Los peligros del desarrollo de las nanotecnologías (producción
de microdispositivos), de la robótica y de la genética, han disparado los
sensores de alerta.
"¡Es necesario detener el progreso!". El grito de alarma de Bill Joy, padre
del Java, relanza el debate sobre los riesgos de progreso científico.
Inquietud y decepción en un título tan enigmático como provocador. "Porque
el futuro no tiene necesidad de nosotros". En su número de abril/2000, la
revista estadounidense Wired, verdadera biblia de los apasionados de la
"high tech", publica bajo este encabezamiento, un largo texto de Bill Joy
sobre los peligros que el curso del progreso científico y tecnológica hace
correr a la humanidad. ¿Nuevo panfleto reaccionario o grito de alarma
sincero? Tal es la pregunta que se plantea un informe de Le Monde
(3/7/2000). La respuesta no abriga dudas. Jefe científico del constructor
informático Sun Microsystems, Bill Joy, que ha desarrollado el célebre
lenguaje de programación Java y preside la comisión norteamericana sobre el
futuro de la investigación en el dominio de las tecnologías de la
información, no puede ser tachado de tecnofobia primaria. 
"Si los avances tecnológicos no son más a nuestros ojos que hechos de
rutina o casi, será necesario por tanto ver las cosas frente a frente y
aceptar el hecho que las tecnologías más irresistibles del siglo XXI
(revolución genética, las nanotecnologías y la robótica o GNR) hacen pesar
una amenaza de una naturaleza diferente a la de las tecnologías anteriores.
Concretamente, los robots, los organismos genéticamente modificados (OGM) y
los nanorobots, están unidos por un factor común agravante: tienen la
capacidad de autoreproducirse. Una bomba no explota más que una vez; un
robot, por el contrario, puede multiplicarse y rápidamente escapar a todo
control"
Las revoluciones técnicas (la máquina a vapor, la electricidad) han
suscitado siempre temores y fantasma entre sus contemporáneos.

¿La tecnología fuera de control?

¿Es necesario pensar con Bill Joy que los recelos provocados por los GNR
son más fundados que los que agitaron a nuestros antepasados? ¿Y dudar con
él si estas tecnologías no escapan definitivamente al hombre y no lo
relegan al rango de un accesorio al servicio de la máquina? La tecnología,
¿nos lleva hacia un universo de despotismo mecánico? ¿O anuncia una nuera
era de libertad y de evolución individual? Para muchos, un planteo
simplista, pues la tecnología por sí sola no puede cambiar el destino de la
humanidad si no inciden otros factores de carácter político, económico,
social, filosófico.
Una cuestión que esconde otra, ancestral, y que termina siempre por dividir
a la comunidad científica: ¿Se debe detener el progreso?
Para Bill Joy, la respuesta es categórica "Ha llegado la hora de hacer una
elección entre la investigación con un crecimiento ilimitado y mal dirigido
por medio de la ciencia y de la tecnología y los claros peligros que la
acompañan". Uniendo el acto a la palabra, el jefe científico de Sun
Microsystems, promete interrumpir sus investigaciones en informática el día
que tenga el sentimiento que el fruto de su trabajo puede ocasionar más mal
que bien para sus conciudadanos. ¿Una utópica declaración de principios?

¿Rebelión juvenil?

A pesar de su coraje, esta toma de posición no es menos ampliamente
criticada en el seno mismo de la comunidad científica. "Es un buen ejemplo
de la cultura adolescente de los programadores norteamericanos..." fustiga
Bruno Latour, especialista en la sociología de la innovación.
El británico Hugo de Garris, tecno-profeta autoproclamado de la
inteligencia artificial y de la robótica, ha dicho que "Si Joy tiene el
mérito de examinar ciertas apuestas (o riesgos) políticos y sociales, su
solución, que sugiere restringir la investigación en ciertos dominios, es a
mis ojos tan conservadora como irrazonable".
No es la primera vez que la aprehensión frente a la tecnología, impulsa a
frenar su desarrollo. Por ejemplo en Inglaterra, a comienzos del siglo XIX,
los miembros de los gremios de artesanos se lanzaron a destruir las
máquinas que amenazaban su modo de vida. Tal vez nuestro miedo nos hace
temer que la tecnología haya tomado ya irremediablemente el control.
¿Acaso el género humano ha sido subyugado por la máquina? La búsqueda del
progreso, ¿lo ha llevado a un pacto mefistofélico con la tecnología?
Jacques Ellul, sociólogo francés, ha sido el primero en expresar este punto
de vista ("La technique ou l'enjeu du siecle"). Ellul emplea el término
"técnica" para representar a la vez a la tecnología misma y a los sistemas
de organización que ella alimenta y exige. La técnica, transformada en
autónoma, trastoca el orden natural e impone al hombre su propia estrucura.
Otras visiones no son tan pesimistas. Arthur Clarke, autor de la famosa
"2001 Odisea del espacio", ha escrito: "Después del 2020, cuando la
inteligencia artificial llegue a niveles humanos, habrá dos especies
inteligentes en el Planeta Tierra, una evolucionando mucho más rápido de lo
que la biología permitiría jamás. Las investigaciones interestelares con
inteligencia artificial a bordo se extenderán hasta las estrellas más
cercanas".
¿Sueño o pesadilla? En todo caso una realidad muy cercana que mueve a la
reflexión.

------------------
El ensayo de Bill Joy ("Why the future doesn't need us"), publicado en
Wired en el 2000.
http://www.wired.com/wired/archive/8.04/joy.html




_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
              ¡¡NO TE PIERDAS ESTA OFERTA DE SONY!!
               ¡¡ GANA UN PROYECTOR SONY VPL-CX5 !!
                   Y UNA CLIE PDA A TODO COLOR
                         ¿A QUE ESPERAS?               
 Haz clic aqui -> http://elistas.net/ml/127/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~