Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3902 al 3931 
AsuntoAutor
Orimulsión Jorge Hi
Subsidencia petrol Jorge Hi
LAS ENFERMEDADES ( interfaz
LA LIBERTAD Julio Ce
Taller sobre "Dive Maria Pa
Coordinadora por l Jorge Hi
Seminario - Taller Maria Pa
El Plan de Negocio Jorge Hi
el paradigma de la interfaz
Invitación: Taller Maria Pa
"Miradas jóvenes s JAPM
Tecnologia utopica interfaz
DOMINGO 16 DIALOGO Maria Pa
escuelas, computad interfaz
la escuela y el in interfaz
RV: "AVISO DE PROR JAPM
DECLARACION DE SAN Julio Ce
Favor difundir est coyuntur
Revista la Era Ec Manuela
RV: Consulta públi mariatun
Consulta pública d Nicla Ca
(1) ingenieria gen interfaz
(2) reflexion sobr interfaz
(3) tecnologia dev interfaz
(4) Ecologia liber interfaz
(5) computadoras + interfaz
PDVSA: aumentar la Jorge Hi
PDVSA: aumentar la Jorge Hi
Y sin embargo se m Édinson
Re: Sobre nueva Mi Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4313     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] escuelas, computadoras, niños...
Fecha:Sabado, 15 de Noviembre, 2003  12:03:23 (-0400)
Autor:interfazamazonica <interfazamazonica @.....net>



http://www.el-mundo.es/magazine/m30/textos/bebes1.html

Antes que padre, Clifford Stoll fue reputado astrofísico y pionero de
Internet. Hace unos años se despertó con el chip cambiado y decidió reducir
drásticamente su contacto con la alta tecnología. El nacimiento de la
pequeña Zoe fue la última vuelta de tuerca: "Ningún ordenador nos va a
enseñar ni a mi hija ni a mí lo que es caminar por un bosque cuando llega
la primavera. Nada podrá sustituir nunca al mundo de las sensaciones". 


Zoe tiene ahora cinco años, y el suyo es un caso atípico de esta generación
de niñ@s que nacen con un ordenador debajo del brazo. Su padre ha puesto un
especial empeño en llenar su vida de experiencias reales. Para ratones, los
de campo, que ya tendrá tiempo cuando crezca para practicar el click y el
doble click. 

Lo que prima es el juego, la imaginación, la colaboración y otras
asignaturas no escritas que Zoe absorbe en una escuela alternativa Waldorf,
San Francisco, donde la tecnología se queda en la puerta. Que espere.

"No entiendo esta obsesión por imantar a los niños a unas máquinas que
estimulan el copiar y pegar", dice Stoll. "Si queremos que lean y escriban
¿por qué les ponemos delante de un invento que es hermano de los
videojuegos y primo cercano de la televisión?". Stoll no se define como
tecnófobo; en todo caso, hereje de la alta tecnología (como se titula su
reciente libro sobre el tema). "Me preocupan muchísimo los efectos que los
ordenadores pueden tener sobre la mente de los más pequeños", se explica.
"En cierto modo, pertenezco a la vieja escuela, y pienso que el aprendizaje
requiere disciplina, responsabilidad y atención. No comulgo con esta
sospechosa fusión de educación y entretenimiento".

En La Créme de la Créme, una de las ciberguarderías punteras que tanta
pasión despiertan entre los padres norteamericanos, no comparten las
teorías de Stoll. Los niños de dos años tienen todos los días 30 minutos de
informática frente a un teclado a su medida, adaptado para juegos
educacionales. Los de tres y cuatro aprenden a leer y a escribir con la
vista en la pantalla. La Créme está en Marietta (Georgia), el estado que ya
se adelantó con otra medida pionera en esto de la revolución educativa:
suprimida por decreto la media hora de recreo, para que los chavales
aprovechen más el tiempo. ¡Ja!

Obcecados por mejorar el rendimiento escolar desde la edad más tierna, los
norteamericanos han decidido que la respuesta la tienen los ordenadores. El
programa E-rate, auspiciado por Bill Clinton y Al Gore, ha conseguido que
Internet llegue ya al 99% de los colegios y al 63% de las clases.

En centros públicos como el Mantua Elementary School, de Virginia, los
niños de 12 años tienen un compañero electrónico: un ordenador portátil
cedido por la escuela durante todo el curso. Los niños no sabrían ya qué
hacer sin su e-mate, que lo mismo les sirve para escribir una redacción,
que para bucear en Internet o intercambiar información con los alumnos de
otra escuela en Georgia, con la que están trabajando en un proyecto
conjunto sobre la vida submarina. Sarah Skerker, profesora aventajada, ha
tenido que pasar por un cursillo de adaptación para ponerse a la altura de
sus alumnos. "Estamos asistiendo a un cambio de los estereotipos", advierte
Sarah. "Los niños toman las riendas del aprendizaje, y los profesores
estamos no tanto para enseñar como para orientar. Yo he vivido el tránsito
entre la educación convencional y la asistida por ordenador, y es increíble
comprobar el cambio de actitud en los chavales. No creo que el ordenador
sea la panacea de los males de nuestras escuelas, pero está claro que son
muy útiles".

En otra escuela pública, la Nuuanu Elementary, de Honolulú, las hileras de
pupitres han dejado paso a las baterías de ordenadores, alineados frente a
la pared como en una oficina. Ocasionalmente, el profesor convoca a los
alumnos ante una pantalla gigante, conectada a un ordenador, que hace las
veces de pizarra.

La escuela tiene incluso una Oficina de Tecnología Educacional y una
ciberadministradora, Linda Roberts, convencida de haber marcado un hito no
sólo en la reciente historia de Hawai, sino en la del país entero: "Toda
América debería aprovechar al máximo la tecnología como nosotros, desde la
guardería hasta sexto grado".


EL FUTURO.

Los ordenadores están aquí para quedarse, eso está claro. En el futuro, que
comienza hoy mismo, es difícil pensar ya en una profesión en la que uno no
tenga que vérselas -para bien o para mal- con una pantalla. Pero ¿cuál es
la mejor edad para sentar a un niño frente al ordenador? ¿no conviene
esperar a que sepa leer y escribir? He ahí un dilema que enfrenta a las dos
escuelas de pedagogos. Unos son partidarios de sentar a los niños en el
regazo y enseñarles a manejar el ratón apenas hayan cumplido los tres años,
o incluso antes. Otros aconsejan esperar, al menos, hasta los siete años y
alertan contra las posibles consecuencias de la precocidad informática:
"Iniciar a un niño demasiado pronto en los ordenadores es mucho peor que
iniciarle demasiado tarde".

Suscribe Jane Healy, psicóloga experta en la infancia y los medios
audiovisuales, autora de un célebre alegato contra la televisión (Mentes en
peligro) y de un libro cuyo título lo dice casi todo: Failure to connect
(Fallo de conexión). "El tiempo que los niños pasan delante del ordenador a
edades tempranas es un tiempo que dejan de emplear en otras tareas vitales
para su desarrollo", argumenta Healy. "Y no sólo eso: el ordenador, con su
permanente estímulo visual, puede crear malos hábitos de aprendizaje y
disminuir la motivación".

"El cerebro inmaduro no necesita que lo programen. En nuestro deseo por
acelerar el aprendizaje de los niños con estos fetiches electrónicos nos
estamos olvidando de que el aprendizaje es precisamente el motor de su
existencia. Y un niño necesita aprender en el mundo real, explorándolo con
todos sus sentidos", añade la psicóloga.

Healy aconseja a los padres que no cedan ante los profetas de las nuevas
tecnologías ni a las presiones comerciales. "Los ordenadores, tal y como
los usamos hoy, no son necesarios, ni siquiera deseables, para la mayoría
de los niños menores de siete años", concluye. ¿Por qué los siete años?
"Porque hasta esa edad, un ordenador no tiene ninguna utilidad. Porque un
niño necesita tiempo para construir su propio cerebro antes que enfrentarse
a uno artificial. A partir de ese momento, una vez asimiladas ciertas
nociones básicas, el ordenador sí puede tener un uso constructivo y
complementario". Las inquietudes de Jane Healy las comparten muchos otros
expertos que viven la experiencia desde dentro. Hablamos de científicos
como David Gelernter, de la Universidad de Yale: "Estamos en el medio de
una catástrofe educativa: en lugar de enseñarles los conocimientos más
básicos, les damos una herramienta para que se pierdan en un mar
fragmentado de datos y más datos".

Lowell Monke, profesor de Informática, está convencido de que "este
constante empeño de inundar los colegios con ordenadores a la larga va a
perjudicar más que beneficiar". "Manejar un ordenador es una tarea mecánica
y se aprende en poco tiempo. Lo que no se aprende en unas semanas son las
Humanidades, las Artes y otros conceptos elementales que se están dejando
de lado para hacer sitio a la tecnología", dice Monke.

Ahí tenemos a las fuerzas del marketing, empeñadas en conectarnos a
Internet incluso desde la cuna (y llegado el caso, desde el útero). Atrás
quedan los primeros juguetes electrónicos al estilo VTech, o de los vídeos
para bebés de seis meses con los sugerentes y engañosos títulos de Baby
Shakespeare y Baby Einstein. Desde hace cinco años, la guerra se ha
desatado en el incipiente mercado del software para mocosos (8.000 millones
de pesetas de facturación en 1999, con más de un centenar de títulos en
circulación sólo en EEUU). El filón empezó con Barrio Sésamo, después
vinieron Reader Rabbit y la versión informatizada de los Teletubbies. Hoy
no hay quien haga sombra al osito de peluche que ha convertido Jumpstart en
el programa más deseado entre los niños americanos de dos años.

Los web sites enganchan a los pequeños antes de que empiecen a hablar. El
de mayor éxito es Mamamedia.com. America Online ha creado un área de
contenidos para niños de 2 a 5 años, después de que el 25% de los padres
confesara que sus hijos han empezado a darle al ratón con los pañales
puestos.


¿ADIOS A LA TV?

Es pronto para decir aquello de el ordenador mató a la televisión, pero lo
cierto es que la caja tonta empieza a resentirse. En 1985, los niños
americanos de entre dos y once años veían 26 horas semanales de televisión:
ahora andan por las 21, con la red robando horas de ocio doméstico. "La red
es la antítesis de la televisión, y el impacto que tendrá en esta
generación va ser aún superior al que la tele tuvo en su tiempo", vaticina
Don Tapscott, autor de Growing Up Digital (Creciendo digital), padrino
virtual de todos estos incipientes viajeros del ciberespacio. "Asistimos al
nacimiento de auténticos exploradores intelectuales. Los niños que respiran
tecnología se mueven en ella como si fuera su medio natural, sin los
temores de los adultos", dice Tapscott.

La generación @ (o net generation, según Tapscott) se refugiará cada vez
más en la red y en sus derivados por lo que tiene de indescifrable a los
ojos de sus viejos y de los profesores, a remolque siempre de los chavales.

Tapscott le ve incontables ventajas y poquísimos peros a la implantación de
los ordenadores en las aulas. "El aprendizaje no tiene por qué ser una
tortura; también puede ser entretenido. Con el ordenador se recupera esa
magia del aprendizaje que la educación formal suele aniquilar. El centro de
gravedad se desplaza del profesor a los estudiantes, y la enseñanza es más
personalizada".

"El mismo esfuerzo que se hizo para paliar el analfabetismo de la población
debería hacerse ahora para que toda la población acceda al alfabetismo
informático", insiste Tapscott. "Si no, habrá un bache tecnológico cada vez
más grande, y eso se traducirá en mayores diferencias económicas y
sociales". Pero Tapscott pasa de puntillas por temas tan espinosos como la
violencia en la red, la pornografía, la ciberadicción o la
ciberdelincuencia, en la que los niños también juegan con ventaja (reciente
aún el caso de Dennis Moran, quien con 17 años saboteó decenas de web y
reconoció que se pasaba 16 horas al día en Internet, enganchado desde los
tres años).

Llamamiento a los padres: tener siempre un ojo puesto en la vida virtual de
los hijos, equiparse con software para bloquear los web indeseables y
vigilar su correo electrónico. Douglas Rushkoff, autor de Playing the
Future (Jugando al futuro), da un penúltimo consejo: "Si el niño usa el
ratón tanto o más que el teclado, significa que el ordenador le está usando
a él, y no al contrario".

Aunque toda esta polémica quedaría zanjada con una irrebatible propuesta,
la del escritor Tom Wolfe en una conferencia sobre el futuro de la
educación: "El Gobierno debería detener inmediatamente la instalación de
ordenadores en las escuelas públicas y decretar su sustitución por tableros
de ajedrez".  					  	




_______________________________________________________________________
Visita nuestro patrocinador:
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~
¿Sabes por qué Cruz Roja está en todo el mundo?
  Gracias al apoyo que millones de personas
 han dado a Cruz ROja durante más de 100 años

       .Hazte socio de Cruz Roja.
 Haz clic aqui -> http://elistas.net/ml/128/
~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~^~