Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3678 al 3707 
AsuntoAutor
Amazonía: Patrimon Jaime E.
Re: Amazonía: Patr rrodrigu
El Banco Mundial: Jaime E.
Aplicarán nuevo or Julio Ce
"Informe del cuart Andrei J
COMUNICADO DE LA D Julio Ce
Más carbón explota Jorge Hi
Profundidades de " josempie
Sobre la actual co JAPM
Sobre la actual co JAPM
Re: ONGs ambienta Noemi Ab
Participacion de g Andrei J
Desaparece Playa d Jorge Hi
Re: RV: Sobre la a Jorge Hi
Agenda XXI en la R JAPM
De nuevo la ranita Alberto
Ramar: Día Mundia Jorge Hi
DERECHOS DE LOS PU Julio Ce
Invitación CAFÉ-CO Maria Pa
Lula y la energía Jorge Hi
PLAN COLM: el ries Jorge Hi
Fw: Científicos es Édinson
"Lo peor de la vid Julio Ce
ES URGENTE QUE SAL Jorge Hi
La minería y su gr JAPM
Nueve obreros muer Jorge Hi
Fw: Pequeña liga d Édinson
Abra-cadabra interfaz
1) Dogma y Ritual interfaz
2) Hombres Represe interfaz
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 4078     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] El Banco Mundial: privatización de servicios públicos
Fecha:Martes, 5 de Agosto, 2003  12:11:59 (-0400)
Autor:Jaime E. Péfaur <pefaur @...ve>

 
El Banco Mundial cambia de prédica

Reconoce que la privatización de servicios públicos no siempre funciona

Por Michael Phillips
The Wall Street Journal

WASHINGTON — El Banco Mundial, apóstol de la privatización, está en medio de una crisis de fe.Lo que en los años 90 parecía una idea de cajón —que los países en desarrollo debían vender las empresas estatales que produciesen pérdidas a inversores privados más eficientes— ya no parece tan obvio, especialmente cuando se refiere a energía y gestión de aguas.

Inversores que en algún momento parecían ansiosos por arriesgar su capital en plantas energéticas en Brasil o de alcantarillado en África se están echando atrás. Los proyectos de financiación de los bancos comerciales en el mundo en desarrollo y los países que componían el denominado Bloque del Este, que en 1998 tocaron techo con un total de US$25.900 millones, sumaron tan sólo US$5.700 millones el año pasado, según Dealogic, firma británica de información de mercado.

Los consumidores, decepcionados, asocian cada vez más la privatización con altas tarifas para ellos y mayores beneficios para las compañías extranjeras y los funcionarios corruptos. La subida de tarifas ha impulsado violentas manifestaciones sobre las una concesión de aguas en Bolivia y proyectos energéticos privados en Perú.

Una encuesta de 2001 realizada en 17 países de Latinoamérica por Latinobarómetro, una empresa latinoamericana de sondeos, muestra que el 63% de los participantes opinan que la privatización de las compañías estatales no había sido beneficiosa, por encima del 45% que era de este parecer tres años antes.

El resultado de esta amplia decepción es que en Latinoamérica, África y Asia están renegociando algunos de los contratos de privatización y se ha cancelado un puñado de proyectos centrados en carreteras de peaje, gestión energética y de aguas. Además, cada vez hay menos iniciativas que pongan en marcha nuevos proyectos.

La privatización no siempre ha salido mal. Las operaciones en el sector de telecomunicaciones han tenido, en general, mucho más éxito que en energía o agua. Cuando se trata de teléfonos, la combinación de tecnología y privatización consigue proveer al público servicios mejores y más baratos. La llegada de la telefonía móvil, por ejemplo, ha facilitado introducir competencia en un mercado que antes había sido exclusivamente estatal.

Pero el caso del agua y la energía es más difícil. Ambos mercados tienden por naturaleza al monopolio, no a la competencia. ¿Por qué construir sistemas paralelos de alcantarillado o electricidad para competir? Y dado que el público a menudo considera el acceso a electricidad y agua baratas un derecho y no un privilegio, la privatización ha sido centro del descontento popular.

Este inesperado giro ha dejado a los entusiastas de la privatización en el Banco Mundial —que es la principal herramienta que tienen las naciones ricas para influir en las políticas económicas de los países pobres— preguntándose qué salió mal.

"Ciertamiente, se está reflexionando mucho al respecto", dice Michael Klein, vicepresidente del Banco Mundial para desarrollo del sector privado.

Cada caso, por supuesto, tiene sus particularidades, pero se puede utilizar un proyecto eléctrico en Armenia como botón de muestra. En un estudio reciente del caso, el Banco Mundial concluyó que su propio personal había subestimado radicalmente cuánto subirían los precios de la electricidad —casi un 50%— y cuánto caería el consumo —un 17%— cuando la eléctrica estatal se adaptase a condiciones del mercado para prepararla para una posterior venta.

Al final, el Gobierno no recaudó ni con mucho los nuevos ingresos que había previsto, mientras que los pobres —supuestos beneficiarios de los proyectos del Banco Mundial— cada vez tenían más probabilidades de retrasarse en el pago de sus facturas eléctricas. Muchos acabaron saliendo en busca de leña para calentar sus hogares, provocando daños medioambientales imprevistos.

El caso de Armenia cayó como una bomba en el Banco Mundial; implicaba que la ideología de libre mercado se había impuesto al razonamiento lógico cuando el Banco Mundial había empujado al Gobierno armenio a privatizar la compañía energética."Nunca ha existido una política en sí que diga que uno debe privatizar todo lo que se mueve", dice Klein respecto de la estrategia del Banco Mundial de la última década. "Pero alguna gente lo interpretó así".

Y así es cómo muchos países interpretaron los consejos del Banco Mundial, que lleva detrás el peso del mundo occidental, sin mencionar una gran cantidad de efectivo. El Banco Mundial, por ejemplo, impulsó al archipiélago de Comoros, en la costa este africana, para que pusiera su compañía energética bajo gestión privada; un acuerdo que terminó en una amarga pelea. "No teníamos otra opción que privatizar", dice Mahmoud Aboud, encargado de negocios en la misión del país en la Organización de Naciones Unidas. "Cuando vimos que no funcionaba, terminamos con ello".

Los funcionarios del Banco Mundial han decidido ahora que no importa tanto si la infraestructura está en manos públicas o privadas. Lo que importa es que esté dirigida con un estilo privado de gestión, quizás combinando más frecuentemente la propiedad pública y la gestión privada.

Pero, sobre todo, dicen ahora, los burócratas, inversores y, sí, también el Banco Mundial, deben prestar mucha más atención a las encendidas políticas de privatización y especialmente al efecto de la subida de precios sobre los pobres y los que disienten.

De media, las tarifas impuestas por las compañías de aguas estatales en el mundo en desarrollo eran tan bajas que a principios de los 90 cubrían sólo el 30% de los costes, mientras que las energéticas recuperaban sólo el 60% de sus gastos, según datos del Banco Mundial. Los Gobiernos aportaban la diferencia, consumiendo las arcas públicas. Cuando una compañía servicios públicos se pone bajo disciplina comercial es casi inevitable que suban las tarifas.

Al final, depende de cuán aceptables a nivel político sean esas tarifas. "Ese es el asunto", dice Peter Woicke, al frente de la división de financiación empresarial del Banco Mundial, la International Finance Corporation. "Alguien tiene que pagar por ello: los usuarios, el contribuyente, los donantes... o las generaciones futuras".

En el futuro, cuando el Banco Mundial cante las alabanzas de la gestión o la propiedad privada de las infraestructuras, también pregonará probablemente las virtudes de conceder subvenciones atinadas para ayudar a aquellos que no podrán ya permitirse el pago de esas necesidades básicas para vivir.

Updated July 20, 2003 4:03 p.m.




¡ REFUNDACIÓN YA !

 

sin nombres

estudiantescriticos@hotmail.com




Hasta la Victoria, Siempre.

Para cancelar su suscripción a este grupo, envíe un mensaje de correo-e a:
bolivarianos_hoy-unsubscribe@gruposyahoo.com



Su uso de Yahoo! Grupos está sujeto a las Yahoo! Condiciones de Uso.

Yahoo! Groups Sponsor
ADVERTISEMENT
click here

Para borrarse de la lista, envíe un mensaje a:

fbu_ula-unsubscribe@yahoogroups.com



Your use of Yahoo! Groups is subject to the Yahoo! Terms of Service.