Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3556 al 3585 
AsuntoAutor
REVELACIONES DE CH Julio Ce
att-1 Edinson
Ecología familiar Jorge Hi
(1/5) El sabotaje Jorge Hi
(2/5 ) El sabotaje Jorge Hi
(3/5 ) El sabotaje Jorge Hi
(4/5) El sabotaje Jorge Hi
(5/5) El sabotaje Jorge Hi
Globalización y ha JAPM
Re: (3/5 ) El sabo Ing. Osc
Documento completo Jorge Hi
Re: Documento comp Carlos M
IV Congreso Iberoa Maria Pa
Áreas de trabajo, Jorge Hi
El doble parto de Jorge Hi
¿A DONDE VA LA IZQ Jorge Hi
Invitación Encuent Maria Pa
Navegando en busc Jaime E.
Taller "Turismo Re JAPM
Estabilidad democr Ender Yn
Venezuela: el dram Ender Yn
Comienza reunion d Ender Yn
Washington y el ej Ender Yn
"La contaminacion Andrei J
¡¡ Formacion en in euroesta
Invitación Charla Maria Pa
Rv: RV: Cumbre Mun mariatun
Ier Curso Ostras Jorge Hi
Espero que los lib interfaz
Código de Ética pa Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3945     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] ¿Tendremos la Sierra prometida?
Fecha:Viernes, 13 de Junio, 2003  19:36:07 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

¿Tendremos la Sierra prometida?

Texto: Ramón Alberto Escalante

D urante el interminable paro de diciembre y enero, con muy poca gasolina y ausentado a la fuerza del Táchira, subí por primera vez a la Sierra de Perijá. Desde la Concepción, vía El Laberinto, por la zona de El Diluvio, hasta constatar el peor ecocidio que mis ojos hayan visto. Hectáreas y hectáreas de tierra devastada, como si hubiera caído un meteorito, los milenarios troncos arrumados en el piso porque las compañías madereras no se dieron abasto para sacarlos todos y tuvieron que dejar botado a la orilla del camino una cantidad fabulosa de madera de excelente calidad.

Igual la carretera, la cual parece haber sido objeto de un bombardeo. Sólo pasan por esa vía vehículos de doble tracción y eso, lentamente y con mucho cuidado. Un tormento de polvo, pendientes, penosas subidas y el deprimente espectáculo de una "naturaleza muerta", mejor dicho, asesinada, arrasada, tanto que ni aún Matisse hubiera querido pintarla.

Fuimos subiendo y al final llegamos a los Andes zulianos. Se llama San José de los Altos, es jurisdicción del municipio Jesús Enrique Lossada. En línea recta está a 100 kilómetros, sólo 100 kilómetros de Maracaibo. El clima es templado en verano, frío en invierno, helado por las noches. Más arriba hay un sector llamado "La Neverita", en reconocimiento al agradable frío que allí se disfruta. Y cruzando las montañas incluso hay otro "Páramo Zumbador", homónimo de la tierra natal de mi padre.

Sí, estimado lector, querida señora. Maracaibo tiene un Páramo. Dios, que fue tan generoso con el Zulia no sólo le dio el lago azul y dulce de aguas cristalinas. También le dio una Sierra de cordilleras, picos y páramos. Y la puso justo atrás para que cuando el calor nos atosigara, pudiéramos ir y venir, a almorzar o cenar, como hacen los caraqueños con El Ávila, los valencianos con San Esteban y los corianos con Tocópero, paraísos que no vivieron la desgracia de tener petróleo y carbón.

Demás está contarle la conmoción que este descubrimiento me ha causado. Especialmente porque hace muchos años, al sólo graduarme, quise darle a mis hijos un refugio del insoportable calor. He pasado, como usted, media vida en carretera, por los tres estados andinos, desconociendo que justo atrás de Maracaibo quedaba el sitio ideal, la tierra prometida.

La evidencia de que Maracaibo tiene un páramo me ha hecho replantear la concepción estratégica sobre el Zulia. Más allá del petróleo, que como todos sabemos, tiene contados los años como fuente mundial de energía, habría un futuro para todos. El verdadero desarrollo integral: agricultura y agroindustria, ecoturismo, turismo de aventura, piscicultura, vinatería, apicultura y un pasaje hacia la felicidad. Podríamos sustraernos a diario del infierno de cabilla y concreto, desarrollar allí los conjuntos recreacionales, los lugares de retiro, los campamentos vacacionales.

Esta conciencia ha llevado al Centro de Integración Popular a declarar el rescate y recuperación de la Sierra de Perijá como uno de los objetivos fundamentales del Zulia para los venideros años. La explotación carbonífera de las Carmelitas debe ser revisada y evaluada incluso por grupos ambientalistas internacionales. A esta hora pongo en duda incluso la convivencia de que se construya la represa El Diluvio. ¿De veras es imprescindible ejecutar semejante alteración del equilibrio natural para crear un reservorio artificial de agua?

Ruego a los ambientalistas, expertos hidrológicos, a los ingenieros y docentes que ilustren este punto. Siempre dicen que el problema del agua zuliana no es de producción y almacenamiento sino de distribución y mal uso. Siendo así ¿es inevitable el ecocidio que El Diluvio va a producir?

Hasta ahora la Sierra es un enclave, un punto extraño en el Zulia, y el Poder Nacional ejerce su verdadero control. Pues bien, llegó la hora de plantearnos la recuperación de la Sierra de Perijá, que no puede seguir siendo objeto de misteriosas exploraciones geológicas, de fabulosas contrataciones carboníferas, siempre a espaldas del Zulia.

Un pueblo no puede renunciar a su destino. Constituiría un crimen para las venideras generaciones. Yo le juro que la Sierra de Perijá es el destino del Zulia. Nuestra oportunidad de trabajo y desarrollo cuando el petróleo decline en importancia. Es nuestro mayor tesoro oculto. Usando un término bíblico, es la tierra zuliana que fluye leche y miel. Nuestro Edén, nuestro jardín. Nuestra tierra prometida.

DiarioPanorama
Maracaibo, Viernes 13 de Junio de 2003