Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3541 al 3570 
AsuntoAutor
Curso "Métodos de Jorge Hi
ABSORBENTE DE QUIM Ing. Osc
Exigen traslado de Jorge Hi
Excluido EEUU de C Julio Ce
The Inequities of Jorge Hi
DISCURSO DEL CANCI Julio Ce
Importancia del ag Andrei J
¿Tendremos la Sier Jorge Hi
Conversación entre Edinson
CECILIA TODD En M Jaime E.
Fw: EL ROSTRO DE M Jaime E.
Dia del Padre Edinson
S.O.S DESDE LARA ¡ JAPM
Geojuvenil Argenti JAPM
RV: Suspendido... Fundació
REVELACIONES DE CH Julio Ce
att-1 Edinson
Ecología familiar Jorge Hi
(1/5) El sabotaje Jorge Hi
(2/5 ) El sabotaje Jorge Hi
(3/5 ) El sabotaje Jorge Hi
(4/5) El sabotaje Jorge Hi
(5/5) El sabotaje Jorge Hi
Globalización y ha JAPM
Re: (3/5 ) El sabo Ing. Osc
Documento completo Jorge Hi
Re: Documento comp Carlos M
IV Congreso Iberoa Maria Pa
Áreas de trabajo, Jorge Hi
El doble parto de Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3967     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] El doble parto de las zulianas
Fecha:Domingo, 22 de Junio, 2003  06:05:03 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

Diario Panorama, Maracaibo, domingo 22 de junio de 2003
 
Escasez de insumos afecta a maternidad de Maracaibo y San Francisco
El doble parto de las zulianas

Antes de dar a luz la mitad de las pacientes debe comprar los materiales para ser atendida. Presupuestos de las instituciones no corresponden con el elevado volumen de parturientas. Área de autogestión de la maternidad "Armando Castillo Plaza" compite con las clínicas privadas.


Texto: Moisés Arévalo

Las repetidas contracciones en el vientre de Sonia González se convirtieron en desesperación, cuando en la emergencia del Hospital Materno Infantil de El Marite le exigieron traer dos pares de guantes y cuatro soluciones para atenderle el parto.

La sensación de rompimiento en el hueso de la cadera y el aumento de la presión sobre la zona vaginal, le indicaban que la salida del muchacho no esperaba por requisitos.

Caminando como pudo salió al estacionamiento y entregó el récipe a su marido. "Eso lo vende un calvo que está en la parte del frente, porque yo fui ahorita", comentó un hombre que esperaba en las afueras del centro de salud.

De regreso a la emergencia la mujer de 39 años fue pasada a preparto y 15 minutos más tarde, cuando apenas llegaron los materiales solicitados, se produjo el alumbramiento.

Carencias

El caso de Sonia es el reflejo del doble parto que deben enfrentar por lo menos la mitad de las 98 parturientas promedio que acude a diario a los centros materno infantiles de Maracaibo y San Francisco: traer una criatura al mundo y procurar los insumos para ser asistida.

Exceptuando la maternidad "Armando Castillo Plaza", donde tanto médicos como pacientes admiten contar con la provisión suficiente, en el resto de las maternidades las carencias se han hecho insalvables.

"La asignación no crece, pero el volumen de pacientes y los costos de los materiales siguen disparados", comentó la subdirectora de El Marite, Haidee Boscán.

Aseguró que en la institución no se le niega la atención a ninguna mujer y cuando disponen de los insumos se les suministra todo lo que requieran, pero al agotarse los inventarios se ven obligados a pedirles que compren los materiales.

Colapso

Las edificaciones de los centros materno infantiles de El Marite, Cuatricentenario y San Francisco son arquitectónicamente iguales.

Una sala de parto con tres camillas o burros, dos pabellones, sala de séptico para curetajes, sala de preparto (revisión) y de recuperación, conforman el área obstétrica, y dos módulos de habitaciones integran la de hospitalización.

Pisos limpios, paredes recubiertas de cerámica y aire acondicionado central aportan un toque de dignidad, aunque las pacientes deben llevar la lencería, la comida y los medicamentos.

Dos médicos residentes, un obstetra, un interno y un anestesiólogo, atienden todos los casos que se presenten durante las guardias de 24 horas.

"El jueves pasado atendimos 30 partos. Era extenuante, yo me asomaba a la puerta de la emergencia y pedía que salieran los familiares para despejar el lugar y todas se quedaban, porque venían a parir", refirió la médica residente de San Francisco, Yanella Morales.

"Una vez limpié el escritorio, porque si llegaba otra paciente tenía que atenderla allí mismo", adicionó el jefe de obstetricia del centro sureño, José Silva.

Esta maternidad es sitio de referencia para los municipios falconianos Dabajuro y Mene Mauroa, Costa Oriental del Lago, La Cañada, Machiques y Rosario de Perijá.

Contraste

Un ventilador de techo, dos bombillos, paredes desconchadas, cerámicas rotas, cielo raso manchado y sucio, conforman el hospedaje de Any Ríos y su bebé, luego de haber sido sometida a cesárea en la Castillo Plaza.

Nueve madres con sus criaturas comparten la incómoda situación. La única sala sanitaria disponible a lo largo del pasillo, donde se alojan otras 30 pacientes, tiene cuatro pocetas de las cuales sólo una está en funcionamiento.

A diferencia de Sonia, quien debió comprar los insumos y medicinas, pero recibió buenas condiciones de hospitalización, los gastos de Any fueron cubiertos íntegramente por la maternidad, para luego ser recluida en condiciones de hacinamiento.

"Es una edificación de 1940 para la cual existe un proyecto de recuperación", justificó Rafael Piñeiro, jefe de la división de ginecología y obstetricia.

"Ofrecemos una atención óptima, a pesar de las deficiencias y el alto volumen de pacientes. Tenemos déficit de personal, necesitamos una ambulancia, una planta eléctrica de emergencia y vigilancia, pero no devolvemos pacientes", puntualizó.

Autogestión

Capítulo aparte merece el área denominada de "autogestión" donde la paciente es ubicada en una habitación privada con aire acondicionado, closet, televisor, baño y cama para acompañante.

El costo del parto normal es de 180.000 bolívares y la cesárea 320.000, lo que garantiza no sólo la atención sino la cobertura de todos los insumos y medicamentos que requieran la madre y el niño. Una histerectomía con cura de prolapso está tarifada en 500.000 bolívares.

"El propósito es recuperar costos para ayudar a financiar a las pacientes que no tienen recursos. Además tenemos 16 camas disponibles por si acaso se satura el área pública. Si alguna mujer pide ser trasladada debe pagar 50.000 bolívares por el uso de la habitación", recalcó Piñeiro.

De vuelta en su hogar, Sonia González, recuerda las peripecias que rodearon el nacimiento de su octavo hijo y el susto que pasó cuando en el ambulatorio de Cuatro Bocas le dijeron que no tenían cómo atenderla.

Las angustia vivida es sólo una anécdota, ante la felicidad de tener en sus brazos al saludable retoño. Como ella, otras cuatro a cinco mujeres enfrentan el doble parto de alumbrar a sus hijos en las maternidades marabinas.

MADRES

ARELIS CHIRINOS 22 años. Ama de casa. "Me hospitalizaron porque tengo un embarazo de alto riesgo y ya estoy en los días de parto. "No es justo que una maternidad tan importante como la Castillo Plaza esté tan deteriorada".

EDILSA CERMEÑO 30 años. Ama de casa. "Pagué Bs. 360.000 por el servicio de autogestión y me hicieron cesárea con corte de trompa. La atención es excelente. Hasta las sábanas las ponen, uno se siente halagada".

RUBIANI URDANETA 19 años. Ama de casa. "Es mi primer parto y como me tuvieron que hacer cesárea preferí pagar Bs. 320.000 para entrar en el área de autogestión. Aquí se preocupan mucho por uno y por eso estoy satisfecha".

YOSELÍN YÉPEZ 20 años. Estudiante. "Tuve mi primer hijo y no pagué nada, pero como me controlé por aquí la doctora me pasó para las habitaciones con aire. En realidad me atendieron mejor de lo que había imaginado".