Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3541 al 3570 
AsuntoAutor
Curso "Métodos de Jorge Hi
ABSORBENTE DE QUIM Ing. Osc
Exigen traslado de Jorge Hi
Excluido EEUU de C Julio Ce
The Inequities of Jorge Hi
DISCURSO DEL CANCI Julio Ce
Importancia del ag Andrei J
¿Tendremos la Sier Jorge Hi
Conversación entre Edinson
CECILIA TODD En M Jaime E.
Fw: EL ROSTRO DE M Jaime E.
Dia del Padre Edinson
S.O.S DESDE LARA ¡ JAPM
Geojuvenil Argenti JAPM
RV: Suspendido... Fundació
REVELACIONES DE CH Julio Ce
att-1 Edinson
Ecología familiar Jorge Hi
(1/5) El sabotaje Jorge Hi
(2/5 ) El sabotaje Jorge Hi
(3/5 ) El sabotaje Jorge Hi
(4/5) El sabotaje Jorge Hi
(5/5) El sabotaje Jorge Hi
Globalización y ha JAPM
Re: (3/5 ) El sabo Ing. Osc
Documento completo Jorge Hi
Re: Documento comp Carlos M
IV Congreso Iberoa Maria Pa
Áreas de trabajo, Jorge Hi
El doble parto de Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3959     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] (4/5) El sabotaje tecnológico de PDVSA y los derra mes petroleros en el Lago de Maracaibo.
Fecha:Martes, 17 de Junio, 2003  22:57:30 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

La situación ambiental del Lago de Maracaibo y la provocación deliberada de derrames petroleros.

Durante el mes de enero de este año fueron publicadas alarmantes denuncias de derrames petroleros en volúmenes inusitados en aguas del Lago y campos adyacentes. Hay que señalar que las noticias publicadas por la prensa nacional han sido  presentadas de una manera inapropiada, y por demás, errónea, desordenada y confusa, presentándose mensajes deformados de la situación. Los relatos noticiosos señalan cantidades de derrames sin ofrecer marco de referencia alguno, tales como “Ya suman 79 los accidentes ocurridos en las instalaciones petroleras en 42 días de paro cívico” publicado por Últimas Noticias  el 14 de Enero de 2003, agregando que “El gobernador del Zulia, Manuel Rosales, precisó que se han producido 17 derrames de crudo en las aguas del Lago de Maracaibo. siendo el más grave de ellos el del pozo 13A1174, ubicado en Bachaquero, que vierte mil barriles de hidrocarburo por día. Asegura que el chorro de petróleo sobrepasa los doce metros de altura.” También el 16 de enero se publicó que “Desde que se inició el paro, un promedio de 1,8 accidentes ocurren a diario en la industria petrolera; 82 en total, en 45 días de paralización. O el publicado por la Revista Petrofinanzas el 24 de enero, como sigue: “en los 53 días de paro en la industria petrolera se han producido 25 derrames en la zona de Occidente” . Uno de los titulares del diario  Ultimas Noticias, en forma simplista presentó una sentencia tan terminante como tendenciosa: “Hasta 10 años tomará revertir daños ecológicos” (Últimas Noticias Jueves 16 de Enero de 2003). Esta versión de los eventos ambientales denunciados no se tomó el cuidado de señalar algún tipo de precisión sobre la magnitud, sensibilidad y ubicación de los biotopos perturbados por los derrames, por lo que los mensajes presentan una información de baja calidad por su carácter genérico e inexacto.   Esta información, en nada contribuye como avance para una investigación pormenorizada, ya que, como es sabido, en estos casos, resulta obligatorio y responsable ofrecer, como mínimo, información puntual de las áreas concretas afectadas y su sensibilidad ecológica específica.  Lo cual era esperable considerando la experticia de los informantes, y las supuestas bases éticas de su denuncia. Inclusive, si tomáramos por separado algunos datos presentados en los mensajes publicados por los medios podríamos arribar a las ya conocidas conclusiones oficiales, de que los derrames mencionados solo alcanzarían un impacto moderado o bajo.

 

A pesar del escaso valor técnico de la información manejada, algunas organizaciones ambientalistas, tales como Audubon de Venezuela, Vitalis,  Azul, y otras, “confirmaron” lo dicho por el Gobernador del Zulia. Inclusive, se difundieron comunicados firmados por varias organizaciones ambientalistas con sede en Caracas, que apoyaron esta supuesta alarma ambiental en el Lago de Maracaibo, tales como Fujucavi (Fundación Venezolana Jurídica para la Defensa de la Calidad de La Vida), Fundación Científica Los Roques, Fundación La Era Agrícola, Fundación Museo Del Mar, Fundación Proyecto Maniapure, Fundhonat (Fundación Hombre Y Naturaleza), Nodo Ambiental de La Red de Veedores, Sociedad Ecológica Venezolana Vida Marina y la organización Vitalis, ya mencionada.

 

De hecho, la observación de las fotografías que se publicaron para ilustrar las “denuncias” arroja un escenario muy distinto, cuya interpretación resulta incoherente con el contenido alarmante de las declaraciones. Tal es el caso de la denuncia de Juan Fernández, de “Gente de Petróleo - Coordinadora Democrática”, acerca de un derrame que supuestamente alcanzó una extensión de 30 kilómetros.

 

En general, asombrosamente, las versiones suministradas por las organizaciones y expertos, publicadas en la prensa, radio, y televisión nacional y regional, adolecen de incoherencias y contenidos errados, cuyo mayor exponente fue el caso ya mencionado del pozo BA-1174 (Bachaquero. erróneamente referenciado en otras noticias con el Nº 13A1174) que a través de un chorro que alcanzaba unos ocho metros de altura (El Universal, jueves 16 de enero, 2003 (otros diarios señalaban una altura de doce metros), que los denunciantes se atrevieron a lanzar la desmesurada afirmación de que “está dejando escapar alrededor de mil barriles de petróleo por día”, contradiciendo las realidades conocidas acerca de la verdadera capacidad productiva de los pozos lacustres, sin contar que en este caso el pozo mostró evidencias de haber sufrido una tracción destinada a provocar la rotura del cabezal, de manera que el crudo cayera directamente al Lago. Junto a esto, la evidencia resaltante del alevoso sabotaje de este pozo es que el mismo se encontraba fuera de servicio, es decir, sin operación alguna que pudiera ofrecer accidentabilidad por impericia de sus supuestos operadores, como se quiso hacer ver. De hecho, la violenta operación que logró quebrar el cabezal del pozo hubo de utilizar una fuerza de tracción solo posible desde una embarcación de gran potencia y utilizando una gruesa cuerda del tipo utilizado para atraque de remolcadores y grandes embarcaciones, o bien con una cuerda de acero o “guaya”.

 

Después de analizar la conducta pública asumida por la organización “Gente del Petróleo - Coordinadora Democrática” en los medios de comunicación privados donde diariamente fueron vitoreados los “logros” de la paralización petrolera, y contrastarla con nuestra observación independiente de los hechos y condiciones en que se verificaron los eventos de contaminación ambiental, explosiones, incendios, accidentes de transportes, etc., no podemos menos que creer que los perniciosas efectos de este sabotaje fueron dirigidos a acreditarse el triunfalismo del llamado “paro cívico nacional”. La gestión de riesgos a la salud y ambiente en la industria petrolera merece especial atención en relación a esta situación provocada por este paro petrolero gerencial, ya que involucró el abandono total de los planes de contingencia de los servicios operacionales y contra derrames de hidrocarburos. Los planes de contingencia son procedimientos operativos específicos y preestablecidos de coordinación, alerta, movilización y respuesta ante la presencia o la inminencia de un fenómeno peligroso particular para el cual se tienen escenarios definidos con anterioridad.

 

El plan de contingencia contra derrames petroleros, diseñado para combatir derrames de crudo desde seis hasta sesenta mil barriles, se encuentra expresado en el llamado Plan Nacional de Contingencias contra Derrames Masivos de Hidrocarburos (PNC), cuya coordinación en el área zuliana se incluye en la denominada  Área 1 cuya coordinación tiene su sede en Tía Juana.

 

“El Plan Nacional de contingencia contra Derrames Masivos de Hidrocarburos en Aguas (PNC) fue implantado en 1984 con la participación de Petróleos de Venezuela y los ministerios de Relaciones Exteriores, Relaciones Interiores, energía y Minas, Defensa, Transporte y Comunicaciones y Recursos Naturales Renovables. En 1986 se ratificó la coordinación de PDVSA mediante un decreto presidencial. Está diseñado para combatir derrames que involucren entre seis y 60.000 barriles de crudo o de productos de hidrocarburos. Para la aplicación del PNC el territorio nacional está dividido en 7 zonas, de las cuales la zona 1, con coordinación en Tía Juana, corresponde al Lago de Maracaibo, la zona 2, con coordinación en Cardón, corresponde al Golfo de Venezuela y la zona 7 con coordinación en Lagunillas/Casigua, abarca la Cuenca del Río Catatumbo desde la frontera colombiana hasta el Lago. El equipamiento del plan incluye barreras flotantes de contención, recolectores (desnatadores) movibles y autopropulsados, material absorbente de diferentes tipos, tales como rollos, chorizos y mantos. En otras zonas se emplean dispersantes, pero éstos están prohibidos en el Lago de Maracaibo. Además de diversas embarcaciones y gabarras de servicio, el plan cuenta en el Lago con una unidad especializada, la OLAMAC. Como apoyo se cuenta con programas de computación que simulan derrames y permite predecir su trayectoria y mapas de sensibilidad que indican en tierra las áreas pobladas, playas recreacionales y turísticas, manglares, zonas de moluscos y avifauna, y en el agua los vientos, corrientes, batimetría, corales y zonas de pesca.” [ Rodríguez, 2000]

 

Por su naturaleza, la dirección y ejecución de los planes de contingencia recaen fundamentalmente en el personal gerencial, precisamente el mismo personal con cargos de dirección en PDVSA que ejecutó las acciones de paralización de la empresa, bajo la dirección de “Gente del Petróleo”. Esto les coloca en una particular posición de responsabilidad técnica, política y moral, del proceso que condujo a la paralización de esta industria con las conocidas secuelas de daños y perjuicios acarreados al ambiente natural, la industria misma y al país, con evidentes implicaciones legales de responsabilidad penal y civil.

 

En general, el objetivo de estos planes de contingencia es asegurar la continuidad operacional de la industria petrolera ante eventos que puedan ocasionar perturbaciones en la producción. En caso de paro laboral, es decir, paralización de actividades por parte de trabajadores de la nómina contractual, las actividades destinadas a contrarrestar el paro laboral implican una distribución previa de responsabilidades operacionales en el personal de nómina mayor, y, entre otras tareas, la protección de instalaciones críticas en tierra  y lago, complejos de plantas y centros de control. Este plan incluye un conjunto de premisas operacionales ligadas al ejercicio de guardias rotativas, aseguramiento de los servicios rutinarios en operaciones lacustres (transporte, suministro de materiales, combustibles, etc.) producción regular de crudo, suministro de gas a las plantas eléctricas y complejos de procesos, suministro de electricidad, agua, y otros. Además, implica el control riguroso de entrada a centros de operaciones automatizadas (COA), junto con el uso regular de los equipos telemáticos para el control y protección tanto de la producción como del ambiente y las personas. Otra acción necesaria incluye el manejo estratégico del sistema de radio troncalizado para información confidencial.

 

 

Muchos de los mecanismos y procedimientos que se encontraban bajo la responsabilidad estratégica de la nómina mayor para la ejecución de los planes de contingencia, cuyos principios operativos se fundamentan en factores clave de seguridad, protección ambiental e insumos de la producción, fueron sistemáticamente desmantelados, entorpecidos o destruidos. A este esquema de sabotaje se sumó la falla deliberada de los servicios contratados de embarcaciones  tales como lanchas y remolcadores en los diferentes muelles del lago, y de transportes terrestres, cuyas funciones involucran el transporte de personal, de materiales y equipos, combustibles, y actividades de mantenimiento y protección ambiental. Salta a la vista la responsabilidad de las empresas contratistas que se sumaron a este sabotaje.

 

 

Los planes de contingencia fueron anulados en gran medida, en tanto las opciones preventivas dirigidas a contrarrestar eventos como toma de las instalaciones y paro de contratistas, no pudieron ser ejecutados con esfuerzo propio, por el abandono ilegal de responsabilidades. Obviamente, la ejecución de las operaciones previstas en el plan de contingencia de los servicios operacionales corre pareja con el respectivo plan de contingencia contra derrames (PNC), el cual, como ya mencionamos, también sufrió los efectos del abandono de labores de los ejecutivos a su cargo, ya que los servicios operacionales también ofrecen apoyo de transporte, comunicaciones, combustibles, etc. necesarios para ejecutar las medidas de prevención, mitigación de riesgos y daños a las instalaciones y las personas en la industria y comunidades circunvecinas.

 

 

El caso de la afectación ambiental de los ecosistemas del Lago de Maracaibo reviste una significación especial, en tanto el violento sabotaje de instalaciones de alto riesgo como son los equipamientos que manejan los hidrocarburos, puso de relieve la nulidad del papel del Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales (MARN) como garante de la protección del equilibrio ecológico  del principal cuerpo de agua interno del país, y como vigilante de las actuaciones de la industria frente al ambiente natural.

 

Una vez más, se demostró la incapacidad crónica del MARN para ejercer un monitoreo continuo de las actividades petroleras. Ya conocida la situación de los derrames de crudo causados deliberadamente como parte del plan de atentados que se describe en este documento, el Ministerio del Ambiente manejó la situación en forma genérica y ligera. La versión de que los derrames petroleros causados no superaban el nivel de contaminación habitual y la infeliz frase de que la situación ambiental del lago era “normal” no hizo sino profundizar la imagen cotidiana y tradicional que muchos zulianos hemos tenido de PDVSA como una “caja negra” que esta por encima de cualquier auditoría gubernamental, mientras se consolidó la idea predominante de que la industria petrolera mantiene una situación de derrames crónicos, conocidos por los vecinos del lago y en general por quienes hemos mantenido una relación vivencial permanente con la vida del Lago de Maracaibo. Inclusive, personeros de ese ministerio hicieron declaraciones muy explícitas en torno a la tradicional relación de exclusión institucional que ha mantenido PDVSA, evitando la supervisión de la gestión ambiental petrolera por parte del ejecutivo.

(sigue 5/5)