Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3481 al 3510 
AsuntoAutor
sin palabras (alta interfaz
EL ACUERDO Julio Ce
Ecocidio en el rio Jorge Hi
Aspectos ambiental Jorge Hi
Participacion de g Andrei J
BECAS Biosafety T Jaime E.
Taller de Consulta Maria Pa
Manifiesto por la Jorge Hi
Interesante Martin P
¡¡Cursos gratuitos euroesta
EL ABUELO Julio Ce
DERECHOS HUMANOS E Julio Ce
Fw: Fwd: RV:_Discu Edinson
XII congreso naci Jaime E.
OBSERVACIONES PREL Jorge Hi
Imagenes satelital Jorge Hi
ZONA PETROLERA CON Julio Ce
A proposito de la JAPM
Formarán una coope Jorge Hi
Oreo Jaime E.
Casi 600 muertos p Jorge Hi
Proyecto de Ley de Julio Ce
Un nuevo virus po Jaime E.
Capitolio exige r Jaime E.
DERECHOS HUMANOS E Julio Ce
San Gaviria Jaime E.
El relámpago del C Jaime E.
Libro Electrónico interfaz
¡ ¡TEXACO, NUNCA AMIGRANS
¡TEXACO, NUNCA M AMIGRANS
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3893     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Imagenes satelitales de derrames de crudo durante el paro petrolero (NASA)
Fecha:Domingo, 1 de Junio, 2003  09:49:28 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae3 @..........ve>

A continuación, se presenta una copia parcial de la pagina web
 
 
de la NASA donde se observa una imagen satelital con derrames de crudo en el Lago de Maracaibo tomada el 26 de diciembre de 2002 junto con el texto explicativo que acompaña la fotografia.
 
Mas abajo, se transcribe un extracto del documento titulado El sabotaje tecnológico de PDVSA y los derrames petroleros en el Lago de Maracaibo realizado por un equipo de La Universidad del Zulia, bajo la coordinación del suscrito.
 
El documento completo será  puesto a la disposición de los miembros de LEA en el área de descarga de documentos  en http://www.elistas.net/lista/lea/ficheros/ 
 
Jorge Hinestroza       
Coordinador de LEA                    
 

 
NASA's Earth Observatory
Earth Observatory HomeNASAEarth Observatory HomeData and ImagesFeaturesNewsReferenceMissionsExperimentsSearch
 
 
 
 
Earth Observatory Navigation BarNews
  New Oceans Images

Oil Slicks on Lake Maracaibo, Venezuela

Oil Slicks on Lake Maracaibo, Venezuela Click here to view full image (379 kb)

browse image of orbit 16081 (310 KB JPEG)

Several oil slicks occurred on Lake Maracaibo in northwestern Venezuela between December 2002 and January 2003, and were observed by various satellite instruments. These images from the Multi-angle Imaging SpectroRadiometer (MISR) provide new information relating to one such event near the center of Lake Maracaibo on December 26, 2002.

In unpolluted areas, the water surface is “ruffled” by wind and the resulting wave facets divert reflected rays into many directions. An oil film dampens the presence of small wind-driven “capillary” waves, resulting a smoother, more mirror-like surface. Also, oil is more strongly absorbing than the surrounding water. Therefore, at most viewing angles, a surface slick will appear darker than the surrounding unpolluted areas, whereas near the specular angle (the angle at which a perfect mirror reflects light) it will appear brighter. Simultaneous observation at multiple view angles therefore enhances the reliability of oil-slick detection using optical imaging.

An example of how the optical contrast of an oil film on a water surface changes as a function of viewing angle is illustrated by these false-color MISR images, comprised of near-infrared, red and blue spectral data at three different angles, using the vertical-viewing camera (left), the 26°-forward-viewing camera (center) and the 46°-forward-viewing camera (right). A swirly area in the middle of the lake appears darker than the surrounding waters at both the nadir and 46° views, but brighter than the surrounding waters at the 26° view. Of the three images, only the 26° camera observes close to specular reflection angle.

Lake Maracaibo is the largest lake in South America. The lake is somewhat saline, since it is connected to the Gulf of Venezuela by a narrow strait in the north. Venezuela is the largest oil producing nation in the Western Hemisphere, and the Lake Maracaibo basin includes the largest oil fields and almost a quarter of this nation's population.

The Multi-angle Imaging SpectroRadiometer observes the daylit Earth continuously from pole to pole, and every 9 days views the entire globe between 82 degrees north and 82 degrees south latitude. The MISR Browse Image Viewer provides access to low-resolution true-color versions of these images. These data products were generated from a portion of the imagery acquired during Terra orbit 16081. The panels cover an area of 72 kilometers x 225 kilometers.

Image courtesy NASA/GSFC/LaRC/JPL, MISR Team. Text by Clare Averill (Acro Service Corporation/JPL)


 

 
 


  


  


  

   

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La situación ambiental del Lago de Maracaibo y

la provocación deliberada de derrames petroleros. 

Tomado de:

"El sabotaje tecnológico de PDVSA y los derrames petroleros en el Lago de Maracaibo

 

Durante el mes de enero de este año fueron publicadas alarmantes denuncias de derrames petroleros en volúmenes inusitados en aguas del Lago y campos adyacentes. Hay que señalar que las noticias publicadas por la prensa nacional han sido  presentadas de una manera inapropiada, y por demás, errónea, desordenada y confusa, presentándose mensajes deformados de la situación. Los relatos noticiosos señalan cantidades de derrames sin ofrecer marco de referencia alguno, tales como “Ya suman 79 los accidentes ocurridos en las instalaciones petroleras en 42 días de paro cívico” publicado por Últimas Noticias  el 14 de Enero de 2003, agregando que “El gobernador del Zulia, Manuel Rosales, precisó que se han producido 17 derrames de crudo en las aguas del Lago de Maracaibo. siendo el más grave de ellos el del pozo 13A1174, ubicado en Bachaquero, que vierte mil barriles de hidrocarburo por día. Asegura que el chorro de petróleo sobrepasa los doce metros de altura.” También el 16 de enero se publicó que “Desde que se inició el paro, un promedio de 1,8 accidentes ocurren a diario en la industria petrolera; 82 en total, en 45 días de paralización. O el publicado por la Revista Petrofinanzas el 24 de enero, como sigue: “en los 53 días de paro en la industria petrolera se han producido 25 derrames en la zona de Occidente” . Uno de los titulares del diario  Ultimas Noticias, en forma simplista presentó una sentencia tan terminante como tendenciosa: “Hasta 10 años tomará revertir daños ecológicos” (Últimas Noticias Jueves 16 de Enero de 2003). Esta versión de los eventos ambientales denunciados no se tomó el cuidado de señalar algún tipo de precisión sobre la magnitud, sensibilidad y ubicación de los biotopos perturbados por los derrames, por lo que los mensajes presentan una información de baja calidad por su carácter genérico e inexacto.   Esta información, en nada contribuye como avance para una investigación pormenorizada, ya que, como es sabido, en estos casos, resulta obligatorio y responsable ofrecer, como mínimo, información puntual de las áreas concretas afectadas y su sensibilidad ecológica específica.  Lo cual era esperable considerando la experticia de los informantes, y las supuestas bases éticas de su denuncia. Inclusive, si tomáramos por separado algunos datos presentados en los mensajes publicados por los medios podríamos arribar a las ya conocidas conclusiones oficiales, de que los derrames mencionados solo alcanzarían un impacto moderado o bajo.

 

A pesar del escaso valor técnico de la información manejada, algunas organizaciones ambientalistas, tales como Audubon de Venezuela, Vitalis,  Azul, y otras, “confirmaron” lo dicho por el Gobernador del Zulia. Inclusive, se difundieron comunicados firmados por varias organizaciones ambientalistas con sede en Caracas, que apoyaron esta supuesta alarma ambiental en el Lago de Maracaibo, tales como Fujucavi (Fundación Venezolana Jurídica para la Defensa de la Calidad de La Vida), Fundación Científica Los Roques, Fundación La Era Agrícola, Fundación Museo Del Mar, Fundación Proyecto Maniapure, Fundhonat (Fundación Hombre Y Naturaleza), Nodo Ambiental de La Red de Veedores, Sociedad Ecológica Venezolana Vida Marina y la organización Vitalis, ya mencionada.

 

De hecho, la observación de las fotografías que se publicaron para ilustrar las “denuncias” arroja un escenario muy distinto, cuya interpretación resulta incoherente con el contenido alarmante de las declaraciones. Tal es el caso de la denuncia de Juan Fernández, de “Gente de Petróleo - Coordinadora Democrática”, acerca de un derrame que supuestamente alcanzó una extensión de 30 kilómetros.

 

En general, asombrosamente, las versiones suministradas por las organizaciones y expertos, publicadas en la prensa, radio, y televisión nacional y regional, adolecen de incoherencias y contenidos errados, cuyo mayor exponente fue el caso ya mencionado del pozo BA-1174 (Bachaquero. erróneamente referenciado en otras noticias con el Nº 13A1174) que a través de un chorro que alcanzaba unos ocho metros de altura (El Universal, jueves 16 de enero, 2003 (otros diarios señalaban una altura de doce metros), que los denunciantes se atrevieron a lanzar la desmesurada afirmación de que “está dejando escapar alrededor de mil barriles de petróleo por día”, contradiciendo las realidades conocidas acerca de la verdadera capacidad productiva de los pozos lacustres, sin contar que en este caso el pozo mostró evidencias de haber sufrido una tracción destinada a provocar la rotura del cabezal, de manera que el crudo cayera directamente al Lago. Junto a esto, la evidencia resaltante del alevoso sabotaje de este pozo es que el mismo se encontraba fuera de servicio, es decir, sin operación alguna que pudiera ofrecer accidentabilidad por impericia de sus supuestos operadores, como se quiso hacer ver. De hecho, la violenta operación que logró quebrar el cabezal del pozo hubo de utilizar una fuerza de tracción solo posible desde una embarcación de gran potencia y utilizando una gruesa cuerda del tipo utilizado para atraque de remolcadores y grandes embarcaciones, o bien con una cuerda de acero o “guaya”.

 

Después de analizar la conducta pública asumida por la organización “Gente del Petróleo - Coordinadora Democrática” en los medios de comunicación privados donde diariamente fueron vitoreados los “logros” de la paralización petrolera, y contrastarla con nuestra observación independiente de los hechos y condiciones en que se verificaron los eventos de contaminación ambiental, explosiones, incendios, accidentes de transportes, etc., no podemos menos que creer que los perniciosas efectos de este sabotaje fueron dirigidos a acreditarse el triunfalismo del llamado “paro cívico nacional”. La gestión de riesgos a la salud y ambiente en la industria petrolera merece especial atención en relación a esta situación provocada por este paro petrolero gerencial, ya que involucró el abandono total de los planes de contingencia de los servicios operacionales y contra derrames de hidrocarburos. Los planes de contingencia son procedimientos operativos específicos y preestablecidos de coordinación, alerta, movilización y respuesta ante la presencia o la inminencia de un fenómeno peligroso particular para el cual se tienen escenarios definidos con anterioridad.

...///...

Los daños habituales a la ecología lacustre y terrestre: un gigantesco, creciente e inauditado pasivo ambiental

 

Como lo declaró la titular del Ministerio del Ambiente, los derrames ocurridos en el Lago durante el paro petrolero no presentaron una frecuencia muy superior a los períodos anteriores y fue observada una situación habitual en ese sentido.

 

Los recientes daños ocasionados a las instalaciones petroleras de tierra y lago, la biota lacustre, esencialmente representada por el fito y el zoo plancton, principales eslabones de la cadena trófica, así como los moluscos, crustáceos (invertebrados) y los peces cartilaginosos (rayas) y óseos (vertebrados) fueron objeto de desequilibrios puntuales en lo que respecta a la sobrevivencia y migración debido en esencia a los derrames de crudo y otros derivados que, a modo de cerco altamente tóxico y letal, asfixiaron específicos espacios de vida en el sistema lacustre. Sin embargo, es necesario señalar que la historia de las agresiones al ambiente natural en nuestra región ha acompañado permanentemente el desarrollo de la industria petrolera, petroquímica y carbonífera, por lo que este caso no es una excepción a la conocida caracterización de los efectos de estas industrias en los ecosistemas, en el mundo entero.

 

Para ser específicos y responsables con estos señalamientos, pese a que en la actualidad ninguno de los organismos e instituciones públicas o privadas han difundido el resultado o cuantificación del coste ambiental que significaron estos actos de irresponsable y fascista signo, podemos citar algunas referencias provenientes del libro “El Sistema de Maracaibo” editado por el Dr. Gilberto Rodríguez (Centro de Ecología—IVIC) cuando, en el capítulo 7 del mismo, dedicado al manejo de los recursos naturales del Sistema de Maracaibo destaca en relación a los efectos del petróleo sobre los seres vivos lo siguiente:

 

“El daño del petróleo y sus componentes a los organismos puede ser por efectos mecánicos o químicos. Los efectos químicos son ejercidos solamente por los compuestos solubles en agua. La solubilidad de los hidrocarburos es notablemente baja; sin embargo, las parafinas de cadena recta hasta 8 átomos de carbono y varios compuestos aromáticos tienen una solubilidad considerable; benceno 880 ppm; tolueno 470 ppm; pentano 360 ppm; hexano 138 ppm; heptano, 52 ppm. A parte de los compuestos fenólicos que son muy solubles en agua, los elementos más tóxicos son los hidrocarburos aromáticos más volátiles.

 

(a)Peces: El efecto del petróleo crudo sobre los peces es principalmente mecánico. Sin embargo, la superficie externa del cuerpo, así como la boca y cámaras branquiales están recubiertas de mucus que es repelente del petróleo. Los fenoles irritan las branquias, causando fuerte secreción y destrucción de la membrana mucosa; también afecta el sistema nervioso central y el sistema endocrino. El límite de toxicidad para los peces parece estar cerca de 20 ppm.

 

(b)Moluscos: La experiencia obtenida del estudio de grandes derrames ocasionados por accidentes de barcos en el Mar del Norte y en la Costa de los Estados Unidos, muestra que los moluscos sufren fuertes mortalidades en esas ocasiones. En particular los ostrales (Crassostrea sp. —género de las ostras de mangle-) pueden ser obliterados cuando el petróleo se hunde en masa.

 

Examinando esta situación a la luz de las acciones dirigidas como palancas políticas, a perturbar la estabilidad económica nacional, no podemos menos que notar la ausencia de valores éticos ecológicos en ese movimiento político dentro de PDVSA que involucró a factores de alto nivel técnico, que llegaron a  atreverse a desertar de sus responsabilidades en el plan de contingencias contra derrames y permitieron la ejecución de atentados contra el Lago de Maracaibo, y pusieron en peligro a las comunidades adyacentes a las instalaciones petroleras.

 

Esta nefasta acción contra el ambiente con fines políticos por demás ilegítimos, no solamente trajo como consecuencia nuevos impactos negativos contra el lago, sino que constituyó también una mayúscula violación de la confianza que la población quiere sostener ante la gestión de los funcionarios encargados del manejo y protección de nuestras riquezas naturales y su preservación para las futuras generaciones. En este panorama moralmente desolador se revela el carácter espurio de las relaciones públicas corporativas con que se manipuló aquella hermosa frase “Cuidar es querer” por líderes que dirigieron a PDVSA por muchos años y que hoy, con su movilización antinacional, demostraron querer poco, y lejos de cuidar, prefirieron dañar.

 

Al lado de ese deshonroso desempeño gerencial, queremos resaltar y apoyar lo que parece emerger como una nueva manera de plantear la ética de las relaciones públicas ante el entorno comunitario regional, expresada en diversas declaraciones públicas de Félix Rodríguez, Gerente de PDVSA Occidente, en el sentido de que la población debe conocer la verdadera realidad de los riesgos de la producción petrolera y contribuir a la protección de las instalaciones, a esto sumamos las declaraciones de la Ministra del Ambiente Ana Elisa Osorio, quien señaló que la gestión ambiental de la industria petrolera nacional se hará mas transparente en su gestión ambiental y el Estado retomará su autoridad de supervisión sobre la misma.

 

Asimismo, queremos hacer un reconocimiento a aquellos empleados de las diferentes nóminas de PDVSA que contribuyeron a reactivar y mantener activa la industria petrolera aún a riesgo de su propia integridad, como lo evidenciaron los ataques y afrentas personales que encararon gerentes, supervisores y trabajadores de diferentes áreas, donde se llegó inclusive a atentados con armas de fuego, ataques a vehículos en plenas labores, disturbios en campos petroleros, instalaciones, etc., como llegó a ocurrir en la Costa Oriental del Lago y otros lugares del país.