Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2701 al 2730 
AsuntoAutor
Voces por la paz: interfaz
Venezuela: el fuel Carlos P
Invoquemos: Frak B Claudia
Re: Re: Todo está hbseco
Las Reglas del Jue interfaz
Version de Imprimi interfaz
Solidariedade ao p interfaz
Urgente, Acuerdo p Maria Pa
Medio planeta está Jorge Hi
Por favor anexarme interfaz
envio Acuerdo Paz Maria Pa
frenar la violenci Claudia
Ingeniero Jesse C Jorge Hi
Venezuela: denunci Jorge Hi
Democracia es Ideo josempie
Rv: ACUERDO POR LA hbseco
Re: Por favor anex hbseco
PROVEA: DERECHOS H Jorge Hi
UNIDOS EN... Eukarys
Chávez ofrece cron interfaz
Gaviria debería de interfaz
Microsoft presiona interfaz
Consecuencias ecol Marcelo
Fw: Boletin 15 - P Jaime E.
Re: Consecuencias F. Eduar
Re: Consecuencias Nicla Ca
RE: Consecuencias interfaz
En ingles: Critica interfaz
En Ingles: 3ra. ca interfaz
Manipulación inter Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3099     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Venezuela: el fuelle del Odio
Fecha:Lunes, 9 de Diciembre, 2002  14:45:49 (+0000)
Autor:Carlos Portillo <carlosportillo @.......com>

> El fuelle del odio
TULIO HERNÁNDEZ

Los sucesos de la plaza Altamira, la abominable aparición en Venezuela de un fenómeno común a otras latitudes pero extraño entre nosotros, el acto terrorista del hombre armado que dispara, criminal y cínicamente, contra la multitud, ha dado inicio a una fase distinta de la espiral de violencia que, como un monstruo de rápido crecimiento, venía instalándose entre los venezolanos.

Las primeras respuestas, reactivas y también violentas –el saqueo y destrucción de la sede del MVR en El Rosal; la golpiza propinada a José Leitte, un vecino de la plaza que nada tuvo que ver con el suceso; los intentos de linchamiento a supuestos infiltrados en la plaza Altamira; los disparos realizados ayer sábado por la mañana contra autobuses que transportaban gente a la marcha oficialista– dan cuenta del estado de ánimo que aquel incidente ha suscitado.

Es verdad que no es correcto acusar directamente al Presidente de la República como autor intelectual de la masacre ejecutada por aquel grupo de fanáticos.

Hacerlo a priori es tan irresponsable como aquello que intenta cierto discurso oficial: adjudicar las muertes a un sector de la oposición que se supone quiere victimizar a los asistentes a la plaza Altamira para darle oxígeno al paro y culpar al Gobierno. Pero lo que resulta inevitable –cognitiva y afectivamente inevitable– es que la primera reacción de cualquier ciudadano común, excepción hecha de un convencido seguidor de Chávez y su régimen, sea la de cargar de manera automática estos muertos y heridos a la cuenta creciente de los desmanes del Gobierno.

Esta operación automática no se explica sólo por el hecho de que los muertos y heridos hayan ocurrido en las filas de la población opositora. Tampoco porque el suceso haya tenido como escenario un sitio ya simbólico, la plaza Altamira, de la insurrección militar antichavista. Ha sido tan intensa la avalancha de mensajes pugnaces y agresivos, emitidos por el Presidente y sus más inmediatos colaboradores, tal el volumen de amenazas y condenas, de descalificaciones y atropellos verbales, de exhibiciones de fuerza ( “esta revolución está armada” ) o de creación de atmósferas bélicas ( “si es necesario entregaré mi propia vida” ), que una acción como la ocurrida parece de inmediato nada más y nada menos que el cumplimiento de una promesa. Y en política, nos lo explicó muy bien Hanna Arendt hace décadas, lo que parece es siempre más importante que lo que realmente es.

Por eso, mirándolo desde la perspectiva de la imaginación colectiva y no de la responsabilidad judicial, la autoría real del crimen pasa a ser un hecho absolutamente secundario. Tan secundario como el esfuerzo del vicepresidente, que nos ruega frente a las cámaras que le creamos su “nosotros no fuimos”, su “a nosotros también nos duele”, o su “a nosotros lo que nos interesa es la paz y el diálogo”. No resulta creíble.

No tiene cabida dentro de la lógica de la sensatez. Parece, me perdonan, un siniestro juego de cinismo.

La población no seguidora del Presidente, incluso aquella que hace esfuerzos concientes para no dejarse atrapar por el fanatismo, ha realizado una ecuación simple:
si tú anuncias que defenderás a fuego y plomo tu revolución, si pasaste meses enteros agrediendo y golpeando a opositores en el centro de la ciudad, si declaraste héroes civiles a los pistoleros del puente Llaguno y le ofreces tarima y liderazgo a personajes como Lina Ron, si no has pedido disculpas ni has tomado medidas disciplinarias por los excesos grotescos de la Guardia Nacional en la semana que hoy concluye (tan cuartorrepublicanos ellos, tan humillantes hacia los ciudadanos como el Plan Unión de otros tiempos), si no has hecho un llamado a tus seguidores para que supriman de sus conductas el gesto violento, entonces yo no puedo evitar ponerte de primero y casi de único en la lista de culpables potenciales del crimen perpetrado.

Incluso si tú no lo cometiste, te hago responsable por haber creado la atmósfera legitimadora, por haber emitido las señales, por haber dado las instrucciones genéricas para que el crimen se cometiera. Esa es la ecuación.

Ya estamos en la nueva fase, se ha abierto el camino para la violencia individual, realizada incluso sin órdenes estratégicas de ningún aparato político o gubernamental.

Más de una cabeza o un corazón debe estar en este momento atormentado por el gusanillo insistente de la venganza, de la retaliación. Más de un cónclave de amigos, o de vecinos o de compañeros de organización debe estar rumiando su amargura y planificando a quién cobrarle la sangre derramada. Es la biología que viene por sus fueros.

Nos queda poco tiempo. El lobo, el monstruo de la violencia, viene de nuevo. O tal vez, desde el 27 de febrero, y gracias a la irresponsabilidad histórica, el egoísmo, la perversión y la decadencia moral de la vieja clase política, el lobo nunca ha dejado de estar entre nosotros. Chávez, quien tuvo la oportunidad histórica de detenerlo, de sacarlo de nuestra realidad, de reunir lo que sus antecesores habían separado, no ha hecho otra cosa que alimentarlo, engordarlo, llenarlo aún de más odio.

Ahora, la mesa del conflicto violento está servida. Ni siquiera los muertos de Altamira fueron suficiente motivo para suspender las marchas de ayer. ¿Dónde está la voluntad de negociación?
¿Dónde el supuesto amor por el país, tan exaltado en estos días?
¿Quién nos puede ayudar, Dios mío? ¿De dónde saldrá la sabiduría para impedir lo que algunos consideran y desean inevitable?
¿Hay que quemar el edifico para salir del inquilino loco? ¿Es necesario aniquilar a la nación para salir de una supuesta oligarquía?
¿Ya no es posible parar el fuelle del odio? Sentarse a negociar, intentarlo hasta el infinito, es nuestro único acto de futuro



==============================================
Br. Carlos Portillo
Departamento de Biologia.
Facultad Experimental de Ciencias-LUZ
0261-7425197
------------------------------------------------------------------


Add photos to your messages with MSN 8. Get 2 months FREE*.