Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2671 al 2700 
AsuntoAutor
1ª. Cumbre de Muje Sociedad
USA y Protocolo de Jaime E.
Re: NI_soy_ESCUALI Eukarys
"No ha sido afecta Jorge Hi
Adnan Abidar dixit F. Eduar
CONFERENCIA: SITUA Jorge Hi
Desarrollo en la F interfaz
Cumbre Mujeres Ind Jorge Hi
Mi encuentro con.. Eukarys
Deltaven-PdvsaGas: Jorge Hi
CNN para principia Jorge Hi
Operadores interna Marcelo
La huelga general Marcelo
Reporteros sin Fro Marcelo
Todo está normal, Marcelo
Washington Post Marcelo
frenar la violenci Claudia
Re: Todo está norm hbseco
Re: Todo está norm Marcelo
PROVEA: Derechos h Jorge Hi
Re: Re: Todo está hbseco
RE: CONFERENCIA: S interfaz
Apure: Latifundist interfaz
Re: Todo está norm Marcelo
Re: Todo está norm Germán T
Venezuela: Un País Carlos P
Conflicto político Jorge Hi
Fwd: HATHOR: SINER Eukarys
MENSAJE A LOS MEDI Jorge Hi
actualizado site Alfredo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3095     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Fwd: HATHOR: SINERGIA POR VENEZUELA
Fecha:Sabado, 7 de Diciembre, 2002  21:55:38 (-0600)
Autor:Eukarys Colmenares <gransabana2001 @.....com>

 Note: forwarded message attached.



Do You Yahoo!?
Todo lo que quieres saber de Estados Unidos, América Latina y el resto del Mundo.
Visíta Yahoo! Noticias.





[Adjunto no mostrado: message/rfc822 ]
Asunto:HATHOR: SINERGIA POR VENEZUELA
Fecha:Domingo, 8 de Diciembre, 2002  02:35:54 (+0000)
Autor:Eukarys Colmenares <e_colmenares @.......com>

LA CONSTITUCION NACIONAL DE LA REPUBLICA DE VENEZUELA: VIOLACIONES A SUS PRECEPTOS Y MANDATOS.

 El Preámbulo de la Carta Magna, letra portadora de los principios y normas mediante los cuales deberá regirse el Ente Humano venezolano y las instituiciones del país, dentro de un marco de derechos y obligaciones; define principios inspiradores en la justicia, el bien común, la equidad, y las leyes naturales. Acoge los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad y ante todo, el derecho a la vida.

 Escondernos en el silencio por temor a la censura, a pesar del desconocimiento de tales principios y valores, es solapar el orgullo por la patria. Tal conducta nos haría solidarios con el crímen y la violación contínua de los derechos humanos del pueblo venezolano. Un verbo inapropiado y soez unido a un engaño programado, crearon confusión, aumentaron la pobreza, consolidaron el odio entre hermanos y dio primacía al don de mando, ante el bienestar de sus representados.

 Las violaciones a la majestad de la Constitución, tuvieron su inicio desde el primer momento en que se calificó a la Constitución de 1961 (la misma que autorizó la investidura del actual mandatario nacional), con epítetos tales que «moribunda» y «pobre Constitución». Conducta esta que se extiende a la actual Carta Magna, con la denominación de la «bicha». Tal irrespeto por parte del presidente de la República, se agrava ante la interpretación «al voleo»  de sus preceptos. El Artículo 2. de los Principios Fundamentales reza que:

 «Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabiliad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político»

 Reiterados y contínuos acontecimientos fuera de todo orden constitucional como los desarrollados el día 6 de diciembre en la Plaza Francia, del Sector Altamira en el distrito Chacao del Estado Miranda, con saldo de muertos y heridos, son los resultados de una gestión que adolece de idoneidad, ninguna calificación como estadista e irresponsabilidad ante el pueblo soberano y los organismos internacionales. Estos, en los cuales Venezuela es signataria y ha asumidos en los tratados y acuerdos compromisos que la misma Constitutución ordena respetar e incluso «prevalecen sobre el orden interno» (Articulos 22 y 23).

  Nuevamente, delitos de lesa humanidad y violaciones de los artículos 55 y 68 de la Norma Fundamental, han tenido lugar. Aún se recuerda –pues «está prohibido olvidar»- el «Plan Avila» ordenado (en persona ), por el mandatario nacional, el 11 de abril del corriente año, a raiz de una de las primeras protestas pacíficas y legítimas del pueblo que lo eligió.

La actuación del gobierno nacional, se revela una vez mas por encima de los preceptos constitucionales al desconocer abiertamente, el derecho consagrado en el Artículo 68, mediante el cual, «Los ciudadanos y ciudadanas tienen derecho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otros requisitos que los que establezca la ley». Todo ello, asociado a la negligencia, y desconocimiento de lo pautado en el precepto constitucional del artículo 29, el cual obliga al Estado ha investigar y sancionar legalmente los delitos contra los derechos humanos cometidos por sus autoridades... Dentro del mismo contexto, el Artículo 3, establece el mandato a «respetar la dignidad de la persona» y  «el ejercicio democrático de la voluntad popular»

 Si «la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo» como lo dicta el Artículo 5,  y pueblo son TODOS los venezolanos, el presidente de Venezuela viola de manera reiterada la Constitución Nacional, al ordenar a las fuerzas que controla y a los «circulos bolivarianos» nacidos de su invensión, de arremeter y matar a quienes como única arma, utilizan banderas, pitos, lápiz y papel.

 El venezolano que quiera desconocer  el clima de muerte y odio que nació un 4 de febrero de 1992 cuando el actual presidente intentó el golpe de Estado para derrocar en ese entonces, un gobierno legítimamente constituído...ese venezolano es hipócrita consigo mismo y no es imparcial ante la historia y la realidad. No es la identificación política lo que enaltece al hombre; en primer lugar pertenecemos al género humano y los ideales surgen a posteriori con el devenir del tiempo y de las circunstancias.

 Si nos detuviéramos solo en los Derechos Civiles, no es nada difícil corroborar el contínuo irrespeto a la integridad física (todos los muertos y heridos habidos hasta ahora); psíquica (acoso a aquellos que se ubican en un nivel económico que el mandatario califica constantemente de «oligarcas» y «escuálidos»); y moral (las humillaciones a sectores sociales estratificados por él mismo). Toda esta evidente conducta, corrobora la práctica constante en la violación del Artículo 46 y tantos otros preceptos de la Norma Fundamental.

 En esta ocasión sólo hacemos una referencia, al continuo estado de allanamientos, persecusión, sozobra, acoso, instigación y secuestros contra aquellas personas que en la mente del mandatario venezolano no «pertenecen a la clase social que el considera como venezolanos». El soberano sólo estará en deuda con Hugo Rafael Chavez Frías en cuanto a la descomposición político-social creada por él y el estado de miseria económica y espiritual que deja para la posteridad.

  Ese porcentaje medio (de una mitad de venezolanos) que confíaron equívocamente el destino de un país noble, rico y hasta su llegada al poder, uno de las naciones más importantes de Sudamérica entre los Estados llamados del tercer mundo, quizás aún no concientizan su capacidad para comprender el error cometido y el precio desmedido que estamos pagando todos.

 Ante la falta de legitimidad del gobierno actual, principalmente por el desconocimiento de millones de venezolanos a su autoridad (más de dos millones ), el Artículo 350 de la Carta Magna, marca la pauta y el derecho a desconocer el presente régimen y por consiguiente, su autoridad empobrecida e inexistente, producto en parte, del despotismo y quebrantamiento a la tradición republicana del pueblo venezolano.

 «El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos»

 Nuestra Nación no convalida ni legitíma un gobierno dictatorial, aún cuando se encuentre en la magistratura por la vía del sufragio; con menos razón, si existe el precedente de haber intentado el actual presidente, de llegar al poder por la fuerza. Su aparición y gestión, sólo ha dejado muerte y refrendó la pauta para el actual quebrantamiento democrático del país.

 Hermanos venezolanos, los ideales, simpatías o las conveniencias políticas o económicas, no pueden ser pretextos para cegar la realidad y ponerse al lado del autoritarismo, el egocentrismo y la decadencia. Como hemos dicho, primero somos personas dentro del concepto del género humano, luego nacimos o escogimos ser venezolanos y en un tercer lugar, queda el juego de las posiciones dentro del conglomerado social. Un ideal político, no debe anteponerse a la Ley de Dios  ni a la Ley de los Hombres, elaborada por lo demás, invocando los principios sublimes de la Ley Natural.

 Finalmente, dentro de los deberes que nos impone la vigente Carta Magna, está el de «cumplir con las responsabilidades sociales y participar solidariamente en la vida política, civil y comunitaria del país, promoviendo y defendiendo los derechos humanos como fundamento de la convivencia democrática y de la paz social» (Artículo 132, Cap. X). Es decir, se trata de un DEBER a cumplir como venezolano.

 «HATHOR: SINERGIA SOCIAL POR VENEZUELA» sólo te invita a la reflexión y a que despiertes de la apatía y el miedo. Tales sentimientos no se corresponden con la  naturaleza de un Ser virtuoso. «...y cuando os separeis por el mundo, recordad el nexo que os liga en amor y unidad y no otorgueis preferencia a un extraño antes que a vuestra propia sangre» (En Vos Confío. Cap. IX, de «Los Hermanos», p .59)

(hathorians@...)

 web (en preparación)






MSN Search, le moteur de recherche qui pense comme vous ! Cliquez-ici