Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2281 al 2310 
AsuntoAutor
Re: <Red CERA> Des Jorge Hi
Re: <Red CERA> Sal Jorge Hi
SOS. E. Galeano Jorge Hi
Curso de Manejo de Familia
Bush!!! F. Eduar
Encuentro de Comun Jorge Hi
Viejas publicacion Andrei J
Re: Solicitud de t Jorge Hi
Re: Viejas publica Jorge Hi
Pincelada de los j Eukarys
Contradicciones!!! F. Eduar
Re: Bush!!! Héctor B
Peligran más de 1 F. Eduar
La política forest F. Eduar
Curso Sistemas de Carlos P
Disculpen la insis F. Eduar
Le chef RAONI Eukarys
Noticia: Documento Lucas Ri
Curso sobre SINTER Jose Rod
Re: Curso Sistemas wrojas
"La mega-reunión e Jorge Hi
Desechos Eukarys
...y la sal ha esc Jorge Hi
Fwd: Re: Palestra Rosa Gue
Desarrollo y Ambie Jose Rod
CACERIA INDUSTRIAL Jorge Hi
Se incendió otra c Jorge Hi
Pincelada de Los J Eukarys
CERCUS en Agosto JAPM
Corran voz a "hotm Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2700     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] ...y la sal ha esculpido la tristeza en su rostro
Fecha:Miercoles, 28 de Agosto, 2002  06:32:10 (-0400)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae1 @.......net>

Lago de Maracaibo (II)

Texto: Guillermo Ferrer

A ntes fue la semilla, el pájaro en la luna. Antes era la piedra, fosforescente y pura. Era la caja de resonancias mágicas del viento. Era la majayura peinándose en la noche. Era el sol en su rojo poniente con su carga de peces y gaviotas. Era la brisa oceánica con sus reflejos mágicos y su noble abolengo viniendo de Castilla.

Todas las cosas nobles venían de la tierra poniendo en cada puño su invasión poderosa. La tierra repartía sus frutos seculares y en las aguas nacían los crepúsculos rojos. Aposento sagrado de fuegos ancestrales, remanso milenario de planetarias aguas. En su seno vivieron el leopardo y el hombre, comieron de su fruto la torcaza y el trueno, en sus dormidas aguas se aquietaron las aguas imperiales y rústicas del tumultuoso océano.

Todo el viento dormía su alegría en el monte y la lluvia derramaba su topacio en las piedras, los pequeños lagartos venidos de otro mundo tenían en los árboles su transparente imperio. La luna agazapada sobre los copos verdes tenía con su armiño la cintura del lago. Bajo los palafitos era un dios imponente el cacique formado del barro y la paloma.

Hoy las torres de acero forman tu cielo oscuro, y el lodo de las piedras palpita desde el fondo, el alcatraz ha muerto, las gaviotas se fueron, en las palmeras sube la savia del petróleo, hoy las velas inmensas como castillos blancos ya no mueven la estela del bauprés poderoso y la sal ha esculpido la tristeza en su rostro. Lago de los poetas! ¿Por qué tu azul inmenso ya no tienen las mismas transparencias oceánicas de aquellas tibias tardes de dorados crepúsculos? Esperemos el nuevo corazón del futuro, tu añil de inmensa tinta ha de caer del cielo, volverán las gaviotas desde remotos ámbitos y nacerán más puras las huellas de los hombres.