Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2251 al 2280 
AsuntoAutor
ELl Tuqueque 1 (Ma Vitae
Re: <Red CERA> Ant Jorge Hi
Fw: Regional and G Sociedad
DEFORESTACION GLOB interfaz
"LA NUBE MARRON Eukarys
Expertos aseguran interfaz
Fw: MAESTRIA EN GE Jaime E.
Waraos en caracas? interfaz
(sin asunto) AnaChauc
RE: Waraos en cara Fundagre
Re: Waraos en cara F. Eduar
ADOPTA UN TIBURÓN Jorge Hi
Si son Waraos!!!!! interfaz
NEOINDIGENISMO, IN interfaz
El aire que respir Carlos P
Habilitarán otra l Jorge Hi
Entregan Premio de Jorge Hi
RE: El aire que re Dominga
Aragua Presente en Maria Pa
NOSOTROS LOS PUEBL Sociedad
RE: Waraos en cara Fundagre
Re: Waraos en cara F. Eduar
RE: Waraos en cara Fundagre
El programa HAARP. F. Eduar
Avanza desastre pe Jorge Hi
Informacion de int Miguel A
informacion de int Miguel A
Re: Actualizacion Jorge Hi
Moradores de la co Jorge Hi
Un proyecto urbaní Jorge Hi
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2648     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] ELl Tuqueque 1 (Mayo - Junio)
Fecha:Lunes, 12 de Agosto, 2002  07:04:40 (-0400)
Autor:Vitae <vitae1 @.......net>

 

 

 

Nº 2

Julio

Agosto

2002

Contenidos en educación ambiental

Contenido:

 

?                      Editorial

?                      Informe EA

?                      Me conseguí con...

?                      El Baúl

?                      Cartelera: Maestría en Educación Ambiental a distancia

?                      Glosario Mínimo

?                     ¿Qué es un Tuqueque? (Nuevos nombres en Iberoamérica)

 

Simplemente gracias

En este número queremos agradecer profundamente el apoyo, palabras de aliento e importantes sugerencias, comentarios y opiniones que nos han hecho llegar al respecto del Nº 1 del Boletín El Tuqueque.

Algunos de los lectores preguntan sobre la posibilidad de enviar información sobre cursos, postgrados y eventos. Estamos muy interesados en servir de puente entre los educadores ambientales iberoamericanos, por lo que hemos organizado una sección con este fin. Debido al formato del Boletín, la información debe ser redactada de manera sintética, remitiendo a los lectores a una página web o dirección de correo electrónico donde los interesados puedan encontrar más datos y contactos.

Asimismo, recibimos una gran cantidad de sugerencias que en la medida de lo posible iremos incorporando. Por otra parte, una lectora nos pide que aclaremos quién es el autor del artículo aparecido en la sección “Informe EA”. Este es del Editor del Boletín.

Asimismo, este número nace de la opinión de una lectora: Ella comenta que: el proceso participativo debe fundamentarse sobre una base conceptual ambiental que proporcione comprensión sobre los procesos y nexos existentes en el ambiente. Por tal razón es necesario que los programas educativos ambientales, no sólo deben enfocarse sobre los medios, sino establecer los fines e identificar los mensajes (y por lo tanto los contenidos) de estos programas. Esta reflexión es tan importante y pertinente que hemos considerado importante desarrollar este tema en el número 2 de El Tuqueque.

Finalmente queremos informarles que el próximo número estará dedicado al tema de “empoderamiento” en la educación ambiental. Si ustedes desean escribir o tienen algún material sobre este tema, por favor envíenoslo a la dirección: tuqueque@ecojuegos.org

 

Alejandro Álvarez Iragorry

Editor

Informe EA

Contenidos en educación ambiental: ¿una educación ambiental sin ambiente?

En los inicios de la educación ambiental (EA), era fácil definir los contenidos o temáticas que debían ser incorporados en el diseño de los programas educativos. Este campo había nacido como una forma de divulgación del conocimiento ecológico, por lo que buscaba que la población manejara nociones ambientales básicas. Se daba por sentado que el aprendizaje de esas ideas ayudaría a modificar las conductas de la población que causaban el deterioro del ambiente.

Recientemente se produjo un cambio en el discurso ambiental. Los nuevos enfoques señalan que el deterioro del ambiente es causado por los modelos dominantes de explotación y desarrollo. En este contexto, la EA se transformó en una pedagogía de la acción con una perspectiva sociopolítica. Por lo tanto la acción educativa se centró en temas tales como: participación, equidad, enfoque de género, “empoderamiento”, entre otros.

Ahora bien, en este proceso quedó relegado un asunto, a mi modo de ver importante: Cuándo hablamos de problemas ambientales: ¿Qué conocimientos son necesarios para comprenderlos y entender nuestra posición frente a ellos? ¿Cuál es la información que necesitamos para participar en la búsqueda de soluciones?

Estas preguntas no son triviales: Recientemente diversas controversias relacionadas con lo ambiental pareciese que cada vez más dejaran fuera a la gente común que no maneja información técnica. La negación del gobierno de los EEUU a ratificar el Protocolo de Kyoto, la introducción acelerada de organismos genéticamente modificados, la aparición de compuestos tóxicos en los alimentos y la biopiratería, representan situaciones controversiales con características e implicaciones a su vez muy complejas. Es claro que grupos poderosos desean evitar que se tomen decisiones que afecten a sus intereses, y por lo tanto niegan la posibilidad de acceso a la información y conocimiento necesario para entender estas situaciones.

Por otra parte, podemos preguntarnos también: ¿Qué conocimientos necesitan los campesinos, los indígenas o los pobladores de las grandes ciudades para regenerar o revitalizar sus relaciones culturales con lo ambiental, prepararse frente a eventos naturales adversos o encontrar vías para un desarrollo sostenible?

La EA no puede ser ajena a estas preguntas. De lo contrario estamos dejando la EA en manos de los promotores de enfoques que Meira llama “educación ambiental neoliberal”. O quizá en las formas “bonitas” de la EA tales como ciertas campañas de reciclaje o de reforestación que sólo parecen estar dirigidas a desviar la atención de los temas importantes o lavar ciertas conciencias.

Ya hace un tiempo fue propuesto el concepto de alfabetización ambiental o eco-alfabetización. Esta idea fue definida por Fritjof Capra como una educación dirigida  a “comprender los principios de organización de las comunidades ecológicas (ecosistemas) y utilizar dichos principios para crear comunidades humanas sostenibles”.

Por su parte, Edgar González Gaudiano nos dice que una eco-alfabetización crítica debería ayudarnos a entender y construir significados culturales sobre el ambiente que haga el mundo y su salvación inteligible para las personas comunes.

Estas ideas quizás apunten a un nuevo reencuentro de la EA con su base ambiental. Ya no como simple aprendizaje de conceptos, sino como forma de darle significado a la vida y a la acción humana. Por ello posiblemente sea útil la idea de la alfabetización ambiental como una manera de que las comunidades puedan apropiarse del conocimiento ecológico y convertirlo en formas de culturas sostenibles. Quizá sea necesario empezar a decir que la EA deberá “educar para pensar ambientalmente y actuar socialmente”.

 

Alejandro Álvarez Iragorry

Me conseguí con...

El siguiente texto es un extracto del artículo: “El lenguaje de la naturaleza: la base del ecoalfabetismo” aparecido en el Nº 33 del Butlletí del CEIA y que recomendamos leer en su texto completo en http:/terrabit.ictnet.es/butlleti/castella/butllet33.htm

 

... Actualmente hay 880 millones de adultos y más de 110 millones de niños analfabetos en el mundo que se concentran en las regiones más pobres y vulnerables del Planeta. En las zonas más desarrolladas padecemos también, otro tipo de analfabetismo: el eco-analfabetismo.

Y es que, a pesar de conocer cómo se organizan y funcionan los sistemas vivos, no acabamos de asumir que nosotros, las comunidades humanas, formamos parte de ellos. Sobre todo en el Primer Mundo vivimos según las leyes de la economía y no las de la naturaleza, y eso nos ha llevado a un desarrollo no sostenible.

... Con el nuevo siglo que se vislumbra, nuestro gran reto tiene que ser el de crear comunidades sociales y culturales sostenibles, y físicamente un medio ambiente en el cual podamos satisfacer nuestras necesidades y aspiraciones sin disminuir la integridad del mundo natural y las oportunidades de las nuevas generaciones.

En nuestros intentos para construir y educar comunidades sostenibles, tenemos que aprender de las lecciones que nos proporcionan los ecosistemas vivos (plantas, animales y microorganismos) que son comunidades sostenibles.

Para entender los ecosistemas, necesitamos aprender los principios básicos de la ecología: el lenguaje de la naturaleza. Necesitamos convertir ecológicamente la alfabetización, es decir, descubrir la ecoalfabetización.

En la ciencia, esta nueva manera de pensar basada en las relaciones conectadas y contextualizadas de los sistemas vivos, es conocida como “pensamiento sistémico” descubierto cuando los científicos exploraron la vida de los organismos vivos, los ecosistemas y los sistemas sociales, y reconocieron que todos ellos estaban integrados en su totalidad.

La emergencia de esta nueva teoría de los sistemas vivos es la fundación teórica del alfabetismo ecológico. En lugar de ver el universo como una maquinaria constituida por bloques elementales, los científicos han descubierto que el Planeta funciona como una cadena de inseparables modelos de relaciones y como un sistema vivo que se va autorregulando.

Esta nueva visión de la realidad, el ecoalfabetismo..., tiene profundas implicaciones para la educación en el siglo XXI y para la pedagogía que tiene que introducir la comprensión de la vida en cada centro.

Por lo tanto, el ecoalfabetismo necesita crear una “malla curricular” que enseñe a nuestros hijos los hechos fundamentales de la vida: que una especie se convierte en el alimento de otra, que la energía conduce todos los ciclos ecológicos fluyendo desde el sol; que la diversidad asegura la adaptación; que la vida, desde sus inicios hace más de 3 millones de años atrás, no se concibió como un combate sino como una cadena de redes...

La reciente búsqueda en la neurociencia y el desarrollo cognitivo ha dado lugar a un nuevo planteamiento del proceso de aprendizaje, basado en el rol activo del conocimiento, en el cual toda la información está conectada con las experiencias pasadas en una búsqueda constante de los modelos del significado; la importancia de la enseñanza experimental; la diversidad de estilos de aprendizaje vinculados a múltiples inteligencias; y el contexto social y emocional en el cual el aprendizaje tiene lugar.

Esta nueva concepción de todo el proceso de aprendizaje evoca unas correspondientes estrategias instructivas. En particular, evoca diseñar un currículum integrado, poniendo énfasis en el conocimiento contextual. Un currículum integrado que sólo es posible si una escuela se convierte realmente y de verdad en una comunidad de aprendices, en la cual profesores, estudiantes, administradores y padres estén realmente interconectados en una cadena de relaciones, trabajando juntos para facilitar el aprendizaje. Una comunidad donde la enseñanza no fluya desde la cumbre, sino que haya un intercambio cíclico de información, y donde cada uno en el sistema tiene ambos roles: uno de maestro y el otro de aprendiz...

El Baúl

Resultó una tarea dificultosa encontrar para este número materiales sobre el tema de los contenidos ambientales en la EA. A pesar de ello anexamos algunos trabajos que usamos para sustentar el tema.

Capra, F. 1998. La trama de la vida. Una nueva perspectiva de los sistemas vivos. Anagrama. Barcelona.

González Gaudiano, E. s.f. ¿Cómo sacar del coma a la educación ambiental? La alfabetización: Un posible recurso pedagógico-político. http://www.iucn.org/places/orma/comisiones/cec/alfabetización.htm

Meira Cartea, P.A. 2002. El cambio climático y la educación ambiental neoliberal (que también existe). Carpeta Informativa del CENEAM. En: http://www.mma.es/ceneam/firmas

Smyth, J.C. 1988. What makes education environmental?. En: New Ideas in Environmental Education Briceño, S. y D.C. Pitt (ed.). Crom Helm. London.

Cartelera

Maestría En Educación Ambiental A Distancia. Universidad De Guadalajara, México.

Programa de estudios con modalidad abierta y a distancia: La maestría tendrá un tiempo de duración flexible, estimada entre 2 y 3 años, con una carga horaria de 900 horas, para un total de 102 créditos. Para más información, pueden dirigirse a:  M.C. Víctor Bedoy, Coordinador Operativo de la Maestría vbedoy@cucba.udg.mx o a M.C. Jorge Martínez, Coordinador de Investigación jmarti@cucba.udg.mx

Glosario mínimo

·         Protocolo de Kyoto: Acuerdo internacional firmado en la ciudad japonesa de Kyoto en 1997 dirigido a lograr una disminución de las emisiones de gases productores de efecto invernadero.

·         Biopiratería: Acciones por parte de empresas dirigidas a patentar conocimiento tradicional indígena o rural relacionado con la biodiversidad local.

·         Organismos Genéticamente Modificados: Organismos vivientes (plantas, animales o bacterias) que han sido genéticamente "manipulados" mediante la inserción de genes extraños.

 

Si usted desea ser incluido en la lista de envíos de El Tuqueque, o desea enviarnos cualquier comentario, opinión o información diríjanos un mensaje con su dirección de correo electrónico a la dirección de correo electrónico abajo indicada. Por otra parte, sí usted no esta interesado en recibirlo más, envíe un mensaje que diga en el “Asunto” (Subject): “Dar de Baja Tuqueque”.

EcoJuegos. Apartado de Correos 75223, El Marqués 1010-A. Caracas. Venezuela. Telefax: 0058 0212 285 5302. Correo Electrónico: tuqueque@ecojuegos.org Editor: alvareza@ecojuegos.org

 

¿Qué es un Tuqueque?

Tuqueque y Limpiacasa son nombres que en Venezuela se dan a diversas especies de lagartos gecos (familia gekkonidae), llamados en portugués Lagartixa-da-parede, adaptados a vivir en construcciones humanas. Nos recuerda un elemento de la biodiversidad que se está perdiendo del conocimiento de los habitantes de las grandes ciudades. Nuestros lectores nos informan que en Colombia los llaman “Chinas”, o “Lagartijas”, en España: “Gecos” o “Salamanquesas”, en Chile: "Salamanquejas", en Venezuela en la Isla de Margarita: “Guaripetes” y en Honduras: “Pichete”, “queco” y “cuijina”. Vaya sociodiversidad lingüística.