Inicio > Mis eListas > lea > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 2041 al 2070 
AsuntoAutor
corrección= intru Jorge Hi
Maurice Strong Édinson
Ecos del Ambiente Jorge Hi
Declaración contra Héctor B
Declaración contra Eukarys
FW: Fw: Ayuda crim F. Eduar
Igual que por esto F. Eduar
...y muy distinto. F. Eduar
Premio Universitar pefaur
Re: Declaración co Nicla Ca
Ecos del Ambiente Jorge Hi
Gobierno promoverá Jorge Hi
Peligrosos Derrame Jorge Hi
III JORNADAS DE ME Jose Rod
Fw: RV: Costa Rica Amigrans
GRAHAM BELL ROBO E Julio Ce
Toma accion: Prote karl h s
GASOLINA SIN PLOMO Julio Ce
URGENTE: colaborac GAU
Fw: Un mundo posi pefaur
Fw: ENTREGA PREMIO pefaur
Noticias y Novedad Jorge Hi
Re: Declaración co Héctor B
Re: CONGRESO VENEZ Jorge Hi
GNV para el Norte Jorge Hi
CHAGUARAMOS CONDEN Edinson
SetLocation() santalui
Hambre y Ambiente pefaur
RE: SetLocation() Fundagre
Fw: Panel on Ecolo Amigrans
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Lista Ecologia y Ambiente - VZLA
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2440     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[LEA-Venezuela] Ecos del Ambiente (CELARA)
Fecha: 13 de Junio, 2002  16:52:46 (+0200)
Autor:Jorge Hinestroza <vitae @.....net>

ALCANZANDO AL MUNDO POR LA RED DE INFORMACIÓN AMBIENTAL

Boletín Informativo Extraordinario del
Comité de Enlace Regional Ambiental del Estado Lara
CERA-Lara
"Cooperación Interinstitucional para la Gestión Ambiental Integrada, Hacia el
Desarrollo Regional Ambientalmente Sustentado"
 
Jueves 13 de Junio del 2002
 
Tu opinión es valiosa para nosotros, permítenos conocerla
Comparte Información, Reflexión, Experiencias, Proyectos y Eventos


 

 
 
"El siglo XXI será el último" 
Entrevista a Maurice Strong por: Linda Dorow y Marcelo Jelen
 
La pobreza del hogar protestante en que nació hace 71 años en Oak Lake, Canadá,
inspiró a Strong a apreciar el valor de los recursos naturales como factor de
desarrollo. Este empresario fue el secretario general de la Conferencia de la
Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre Ambiente Humano, realizada en
Estocolmo en 1972, y primer director ejecutivo del Programa de las Naciones
Unidas para el Medio Ambiente (1972-1975).
A fines de los años 90, participó activamente en el proceso de reforma de la
ONU. Hoy preside el no gubernamental Consejo de la Tierra con sede en Costa Rica
y la Universidad para la Paz (Upaz).
 
Tierramérica: 
¿Cuáles son los principales problemas ambientales de América Latina?
Strong: La biodiversidad es un gran problema. El mundo debería ayudar a los
países con gran biodiversidad a preservarla. Otra prioridad es la contaminación
del aire y del agua en las ciudades. Es paradójico que la civilización naciera en
las ciudades y -espero equivocarme- vaya a morir en ellas.
 
¿Los países pobres pueden desarrollarse si protegen el ambiente? 
-Respetar el ambiente es un imperativo mayor para los pobres que para los ricos,
porque es su principal recurso. Los productos básicos y el agua dependen del
ambiente. Los países pobres se están dando cuenta de que protegerlo no es una
mera idea que viene del Norte, sino algo que los puede enriquecer. Hace poco
hablé al respecto durante una hora con el primer ministro de China (Zhu Rongji).
''Hemos estado muy equivocados y debemos cambiar'', me dijo. China percibe ahora
el daño económico y humano -las inundaciones, por ejemplo- que sufre por sus
descuidos. La contaminación del aire y del agua es más perjudicial en el mundo
pobre, porque eleva el costo de su desarrollo futuro. Ignorar el ambiente para
''limpiar'' después no funciona. Si los países en desarrollo continúan
haciéndolo, la pobreza se perpetuará.
 
¿Los militares deben colaborar con la protección del ambiente?
-A falta de enemigos externos, los militares buscan nuevas funciones. Desean
sobrevivir, como cualquier institución. Por eso asumen nuevos retos; en lugar de
oprimir a la gente, quizá se dediquen a tareas constructivas como proteger el
ambiente. Una de las organizaciones más activas en la conservación del agua en
Estados Unidos es el Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Pero ese es apenas un
aspecto de la relación entre ambiente y paz, que se manifiesta, por ejemplo, en
el manejo de las cuencas fluviales limítrofes, entre otros recursos que cruzan
las fronteras. Se trata de anticipar los conflictos antes de que estallen. Por
eso creamos la Universidad para la Paz (Upaz) y ahora tratamos de instituir un
ombudsman (Defensor del Pueblo) que ayude a prever y solucionar conflictos
originados en el manejo de recursos naturales. Los militares podrían colaborar. 

¿Cuál es la finalidad de Upaz? 

-Educar, entrenar e investigar. No se trata sólo de formar fuerzas para mantener
la paz en zonas de conflicto, sino de educar para que no sean necesarias. Yo
trabajé en la reforma de la ONU, determinando qué organismos debían suprimirse,
fusionarse o fortalecerse. Upaz era débil y pequeña, pero tenía buenas ideas y
decidimos ampliarla. Tenemos un centro de investigaciones en Montevideo. La
transición de Uruguay de una dictadura a la democracia fue pródiga en la
formación de expertos, necesarios en países que ahora afrontan el mismo proceso.
Upaz trabaja ahora con la Unión Mundial para la Naturaleza y con el Consejo de la
Tierra en la elaboración de criterios internacionales para instalar parques de
paz. Muchos países enfrentados por guerras, como las dos Coreas o Ecuador y Perú,
quieren crear parques de paz fronterizos. Existe uno, incluso, entre Canadá y
Estados Unidos. Más de 100 países quieren los suyos con el fin de educar para la
paz y el ambiente.
 
¿Cree necesario imponer normas fundamentales de alcance planetario en materia
ambiental?
-En la Cumbre de Río exhorté a los gobiernos a adoptar una Carta de la Tierra.
Pero no estaban preparados. Entonces pensé que si los gobiernos no lo hacían
debía hacerlo la gente. Comenzamos con un puñado de personas y ahora participan
decenas de miles. Ahora esperamos presentar el último borrador, aprobado en
marzo, a los líderes mundiales. La Carta no es un tratado. Los tratados son
importantes, pero, por lo general, se ignoran. Queremos que la Carta sea un
documento activo. Existen en el mundo diversas creencias espirituales y morales,
diversas culturas, pero hay principios básicos en los que debemos ponernos de
acuerdo si pretendemos sobrevivir como especie. La Carta de la Tierra es un
intento por encontrar coincidencias. Espero equivocarme, pero creo que el siglo
XXI será el último de nuestra civilización. Somos autodestructivos. No
desaparecerán todas las formas de vida, pues los insectos y muchos animales
sobrevivirán. Pero una civilización como la actual es insostenible. Si notamos
que la temperatura aumenta y sabemos que se puede hacer algo al respecto, debemos
hacerlo ahora y no esperar hasta que sea demasiado tarde. La naturaleza cambia a
un ritmo sin precedentes debido a las dimensiones de la población y a la escala e
intensidad de la actividad humana. El cambio natural ocurre en períodos mucho más
prolongados. Tenemos la opción de destruirnos o de cambiar la civilización,
reducir la pobreza y garantizar una buena vida para todos. Con educación sobre
los valores de la Carta de la Tierra, la gente sabría influir sobre la situación.
Pero no sé si seremos tan listos. Creo que hay solución, pero muchas veces pienso
que nuestras posibilidades de supervivencia no son buenas. Soy un hombre viejo.
Tengo nietos, y quiero dejarles un mundo donde se pueda vivir en paz con la
naturaleza y con el prójimo. Naturaleza y paz están muy vinculadas.
 
¿La salud del planeta mejora o se agrava?
-Ahora estamos peor que antes de las conferencias mundiales en Estocolmo y Río
de Janeiro. En Estocolmo perdimos la inocencia. Antes, dañábamos el ambiente sin
advertirlo. En Río lo comprendimos mucho mejor. Firmamos convenciones sobre
cambio climático, sobre biodiversidad. ¿Qué pasó desde entonces? La población se
duplicó, la economía mundial se quintuplicó. Por lo tanto, el impacto ambiental
aumentó. Por otra parte, los acuerdos de Kyoto para limitar la emisión de gases
invernadero son insuficientes. Aun así, la mayoría de los países no cumplirán las
metas, ni siquiera el mío. Es como el cáncer: a veces parece un simple resfrío.
Si no interpretamos bien los síntomas ni lo tratamos a tiempo, invade todo el
organismo. Desde Estocolmo y Río hemos desarrollado la tecnología para mitigar el
daño. Ahora tenemos los medios, pero nos falta motivación. Nos falta un sistema
de valores morales y éticos. Los gobiernos deberían ser el instrumento más
importante para expresar esos valores. Pero la base es la gente. No confío en los
gobiernos. Sé que no me corresponde decirlo, pero los gobernantes no están
actuando como líderes. 
 
*Los autores son corresponsales de IPS.
Tomado de: http://www.tierramerica.org/2000/0903/preguntas.html
3 de septiembre del 2000
 

--------------------------------------------------------------------------------

 
  
Las Lecciones de la Historia: Detenidos en el Camino entre Río y Johannesburgo

 

Un Prólogo de 2002 para el informe “Más allá de la CNUMAD” publicado
originalmente en 1992

Greenpeace Internacional

Keizersgracht 176 - 1016 DW Amsterdam - Holanda

Teléfono: +31 20 5236222 / Facsímil: +31 20 5236200

www.greenpeace.org Enero, 2002

 

Los resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente
y el Desarrollo (CNUMAD), fueron calificados por Greenpeace como un fracaso. En
esa ocasión, sostuvimos que aunque nominalmente fue una ‘Cumbre de la Tierra’, la
Conferencia no fue más que una venta a “precio rebajado” del planeta a los
intereses creados y que sólo se aprobaron medidas que cambiarían poco o nada los
‘negocios habituales’.  Greenpeace no hizo estas declaraciones a la ligera, ya
que ha sido un activo partidario del proceso de la ‘Cumbre de la Tierra’, así
como de los esfuerzos paralelos para negociar medidas internacionales eficaces,
para revertir las alarmantes tendencias ecológicas que minan nuestro futuro
común. Más aún, Greenpeace hizo una serie de propuestas constructivas y
detalladas para la acción, en cada uno de los ‘Prepcom’ que prepararon esta
‘Cumbre de la Tierra’.  Por sus denuncias sobre los resultados, Greenpeace fue
calificado en aquel entonces por algunos, como el ‘aguafiestas’ de la conferencia
y fue condenado por criticar como malos sus resultados “sin siquiera esperar que
se secara la tinta en la firma de los acuerdos”. Los Gobiernos y los
organizadores del evento rápidamente tildaron a Greenpeace de precipitado y
equivocado. Finalmente sostuvieron que teníamos ‘prejuicios’, sobre unos
resultados, que por lo demás, fueron oficialmente recibidos como un progreso
mayor hacia el desarrollo sustentable.

 

En ese momento previendo el fracaso de la Conferencia, Greenpeace preparó y
difundió en Río un informe titulado “Más allá de la CNUMAD”.  Este documento fue
concebido como un análisis sobre las fallas de los resultados de CNUMAD y al
mismo tiempo como una guía de ruta, sobre el cómo deberían avanzar los gobiernos
en el período posterior a Río. Lamentablemente una década después, hemos debido
comprobar que estas valoraciones realizadas en 1992, continúan siendo válidas en
el 2002. Sobre esta base Greenpeace ha decidido reeditar “Más allá de la CNUMAD”
que va adjunto a continuación. En esta decisión se tuvieron en cuenta
principalmente dos razones.

 

En primer lugar, que es un recordatorio admonitorio sobre una historia de los
compromisos, que los gobiernos han ido acordando, pero que luego no han sido
llevados a cabo. Una década después de Río y treinta años después de la primera
‘Cumbre de la Tierra’, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente Humano de 1972, los gobiernos todavía permiten niveles de contaminación
y de destrucción medioambiental, que están rápidamente minando las capacidades
del planeta, para satisfacer las necesidades de las generaciones presentes y
futuras. Así mismo, aún permanecen incumplidas una serie de promesas importantes
e incluso tratados con obligaciones y compromisos. Continúan de manera flagrante
e impunemente las prácticas insustentables, injustas y desreglamentadas. (Para
los detalles sobre el estado de ratificación de la ONU de los acuerdos
medioambientales multilaterales, ver por ejemplo: http://untreaty.un.org/English/treaty.asp).

 

En segundo lugar, que este informe muestra que las proposiciones que se
hicieron, fueron responsables respecto a los problemas de sustentabilidad. Allí
Greenpeace emplazó a los gobiernos para que en el período post CNUMAD, se
focalizaran las acciones no sólo sobre los problemas medioambientales, sino
también sobre los problemas subyacentes. Desde el punto de vista de Greenpeace,
la CNUMAD no sólo falló por no hacer lo necesario para proteger el medioambiente,
sino también por no considerar las causas subyacentes de una manera integrada.

 

Muchos desafíos sobre políticas y soluciones identificadas por Greenpeace en
1992, son todavía pertinentes en el presente y sin embargo hasta ahora los
gobiernos no los han asumido. Entre estos desafíos están los siguientes:

 

Finanzas: 

Se resalta la necesidad de movilizar una mayor cantidad de recursos para el
desarrollo, lo que podría hacerse a través de un amplio alivio de la deuda, así
como mejorando las políticas sobre préstamos del Banco Mundial, reformando el
comercio y las políticas de mercado que le otorguen una mayor influencia a las
naciones en desarrollo en las relaciones internacionales. Finalmente, la CNUMAD
fracasó respecto a la generación del financiamiento necesario para la Agenda 21.
A finales de la conferencia, se establecieron compromisos, pero que fueron
mínimos comparados con los 125 mil millones de dólares por año que eran
necesarios (EE.UU., se comprometió con 4 mil millones dólares, de los cuales muy
poco correspondía a dinero fresco. Canadá estaba de acuerdo en suprimir 121
millones de deuda. Japón prometió 7 mil millones dólares en el curso de 5 años y
Holanda prometió aumentar el porcentaje destinado a la Cooperación al
Desarrollo).  Incluso la modesta meta de aumentar la Cooperación al Desarrollo en
un 0,7% del PIB como se acordó en la CNUMAD, fue realizado por sólo un pequeño
grupo de países: Dinamarca, Noruega, Suecia, Luxemburgo y Holanda. Según el
Instituto Worldwatch, “la cooperación extranjera descendió de 69 mil millones de
dólares en 1992 a 53 mil millones en el 2000, y la deuda del mundo en desarrollo
ha subido en un 34% desde Río” (Estado del Mundo 2002). En cuanto al comercio y
las políticas de mercado y la necesidad de dar una mayor voz a los países en
desarrollo, se puede decir que las controversias en el seno de la OMC, demuestran
que los países en desarrollo continúan siendo tratados como ciudadanos de segunda
clase y que el conflicto entre comercio y políticas medioambientales, han minado
Río y otros convenios medioambientales multilaterales (Ver: www.greenpeace.org/politics/wto).

 

Desarrollo: 

Las definiciones actuales promueven un desarrollo ‘económico’, que normalmente
mina el desarrollo natural y humano equilibrado. Las reformas deben incluir la
adopción de indicadores de desarrollo y de políticas, que reflejen mejor el
bienestar humano y la sustentabilidad ecológica. Desgraciadamente, los gobiernos
han demostrado recientemente, en el Prepcom de Enero para el Financiamiento del
Desarrollo, que están dando prioridad al desarrollo económico convencional, con
poca o ninguna consideración para la sustentabilidad medioambiental (Ver: www.un.org/esa/ffd /).

 

Comercio: 

A menudo tanto las políticas como las prácticas de comercio, incentivan
prácticas insustentables. Las reformas que se necesitan, incluyen hacer más
transparentes y responsables a las instituciones de comercio; asegurar que las
políticas comerciales promuevan la sustentabilidad ecológica e impidan a las
naciones industrializadas la exportación de desechos. Mucha literatura podría ser
(y ha sido) escrita sobre el fracaso de la OMC al respecto. (Ver por ejemplo: www.greenpeace.org/politics/wto/doha_report.pdf). El hecho
quizás más significativo, es que actualmente los gobiernos subvencionan las
fuentes de energía ‘convencionales’ -principalmente combustibles fósiles-, en
alrededor de 250 a 300 mil millones de dólares al año, mientras simultáneamente
sostienen que las energías renovables no son financieramente competitivas. Esto
daña severamente la credibilidad de la OMC y pone en cuestión la real voluntad de
sus Estados miembros, para promover el desarrollo sustentable.

 

Empresas: 

Las compañías multinacionales tienen impactos globales y responsabilidades
globales. Es necesario que existan políticas y mecanismos que promuevan empresas
responsables respecto a los impactos medioambientales y sociales de sus
actividades. Es necesario que se eliminen los doble estándares, entre las plantas
situadas en países desarrollados y las que se encuentran en países en desarrollo.
El hecho que Bopal -17 años después de uno de los peores accidentes industriales
en la historia-, todavía no esté saneado y que los suministros locales de agua
potable sigan contaminados, subraya la necesidad permanente de la responsabilidad
de las empresas. (Ver por ejemplo: www.greenpeace.org/~toxics /).

 

Administración: 

Hay una necesidad de proteger tanto lo que tiene valor local, como aquello que
tiene valor global. La sustentabilidad sólo puede alcanzarse a través de una
mayor participación del público. Los procesos de decisión y de solución de los
problemas deben impulsar la máxima participación del público. Aquí es fundamental
la mayor transparencia; el acceso público a la información y la responsabilidad
de las autoridades. La fragmentación de la responsabilidad institucional respecto
a la protección del medioambiente y el desarrollo sustentable, hace virtualmente
imposible que las autoridades se responsabilicen. Se debe racionalizar el
sistema, entregando el poder y los recursos necesarios para lograr las metas
establecidas por la comunidad internacional. (Ver por ejemplo: www.worldwatch.org/pubs/sow/2002/#chap8).

 

Durante la última década se han levantado otras voces, que comparten con
Greenpeace el escepticismo sobre los resultados de CNUMAD. Quizás la más
significativa sea la de Maurice Strong, quien fue Secretario General tanto de la
Conferencia de la ONU sobre el Medio Ambiente Humano de 1972, como de la CNUMAD o
“Cumbre de la Tierra” en 1992 y que es el “padre” de UNEP.  En su reciente
autobiografía “Where on Earth Are We Going?”, Strong confiesa que en el día del
cierre de la conferencia de CNUMAD en 1992, padeció enormes dudas respecto a
recomendar o condenar sus resultados.

 

Volviendo la vista atrás, Strong evalúa que en Río de Janeiro “no pareció haber
el cambio fundamental en la motivación política, que yo sé que requerían las
exigencias más críticas del planeta”. Para evitar “el día del juicio final”,
continúa diciendo, “los principios básicos de la protección del medioambiente y
de la sustentabilidad, deben ser totalmente asimilados en el ethos de nuestra
civilización industrial y en cada aspecto de nuestra vida económica y de nuestra
conducta”.  Cortésmente, en el mismo libro Maurice Strong reconoce a Greenpeace
como “quizás la más influyente” ONG medioambiental y “el principal ‘denunciante’
del movimiento medioambiental”, señalando que además de sus “tácticas
confrontacionales dramáticas” ha logrado un “constructivo, aunque menos bien
conocido, trabajo desarrollando su credibilidad política profesional en varias
negociaciones internacionales”. Luego concluye “Greenpeace ha jugado un rol
inestimable publicitando problemas y concitando apoyo político”.

 

Greenpeace agradece este público reconocimiento y le damos la bienvenida al
Señor Strong y a sus propuestas para “evitar el día del juicio final”. Estas
tienen muchas características comunes con las propuestas hechas por Greenpeace en
1992. Estas propuestas incluyen el “enverdecimiento” del sistema de mercado, una
transformación de los subsidios, la completa consideración de los costos
medioambientales y un giro rápido hacia las energías renovables.

 

Se dice que la historia tiene su forma de repetirse. Pero en el caso de la
Cumbre de la Tierra de Johannesburgo (CMDS), que se efectuará en Agosto, no debe
repetirse. Los gobiernos, los empresarios y los otros actores necesitan aprender
las lecciones de la historia o iremos derecho a repetir los mismos errores. Si
permitiéramos que la historia se repitiera, nuestros hijos no nos perdonarían.

 

Desde ahora y hasta Johannesburgo, pulse el botón: www.greenpeace.org/politics/EarthSummit

Tomado de: http://www.greenpeace.org/earthsummit/docs/spanishLOH.pdf


--------------------------------------------------------------------------------

 
¡Detengan el “Síndrome de Estocolmo”!

2002, Año en que peligra la vida

Reflexiones después del Foro Social Mundial - Porto Alegre, Brasil

 

Este año se han anunciado una serie de conferencias globales en las que se
espera que los gobiernos renueven sus compromisos en la conservación de la
biodiversidad, la erradicación del hambre y para ayudar al mundo a desarrollarse
sustentablemente. ¿Dónde hemos escuchado eso antes? Si las conferencias fracasan,
las organizaciones de la sociedad civil (OSC) deben terminar para siempre con el
“Síndrome de Estocolmo” —la triste secuela de eventos que en los últimos treinta
años se han organizado para pacificar la protesta popular— y asumir tácticas
mucho más rudas. La parte fácil es discutir acerca de la visión y la dirección.
En este sentido debemos articular el calendario estratégico para los pasos que
nos llevarán a nuestra visión en el corto y mediano plazo. El décimo aniversario
del Convenio sobre Diversidad Biológica, la Cumbre Mundial sobre Alimentación, y
la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sustentable, cada uno de estos eventos
constituye una prueba crítica para que las organizaciones de la sociedad civil
presenten una visión y un plan. Si, como es previsible, los gobiernos y los
secretariados técnicos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) no
concuerdan con los objetivos realistas de las organizaciones de la sociedad
civil, el próximo año el Foro Social Mundial podría adoptar la táctica del “amor
rudo” en las negociaciones intergubernamentales, lo cual realmente hará una
diferencia en la actitud de la ONU.

 

El año en que peligra la vida: 

Desde cualquier punto de vista, el 2002 es un año decisivo. No es tanto “El año
que vivimos en peligro” como “El año en que peligra la vida.” Nos esperan tres
foros internacionales de “gala” que podrían causar un profundo impacto en
nuestras vidas y nuestra ecología:

*La Sexta Conferencia de las Partes (y décimo aniversario) del Convenio sobre
Diversidad Biológica (La Haya, 8 al 26 de abril), en la cual se considerará el
Protocolo de Bioseguridad, la contaminación transgénica de los centros de
diversidad genética y la tecnología Terminator (esta es la última oportunidad que
tiene la Convención de proscribir las “semillas suicidas” antes de su
comercialización); *La Cumbre Mundial sobre Alimentación: Cinco años después (y
retrasándose aún más), a celebrarse en Roma, del 6 al 13 de junio, en donde se
tratará el tema de la Soberanía Alimentaria incluyendo el Derecho a la
Alimentación, los Derechos de los Agricultores, la Ley de la Semilla (el tratado
de la FAO sobre el germoplasma de los cultivos), y los temas de la biodiversidad
agrícola también considerados en La Haya; *La Cumbre Mundial sobre Desarrollo
Sustentable (Johanesburgo, del 26 de agosto al 4 de septiembre), reunión que debe
revisar el progreso logrado en cada capítulo de la Agenda 21 y vislumbrar una
nueva estrategia para el manejo de las poderosas nuevas tecnologías tales como la
nanotecnología.

Ya sea que le llamemos “Rio + 10”, “Cumbre Mundial III”, o “Estocolmo + 30”, la
Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sustentable debe señalar el fin de la dependencia
del Sur (y de la sociedad civil) con respecto a las reuniones globales de
boyscouts. Al final del 2002 –un año de diplomanía excesiva— los gobiernos del
mundo deben actuar de manera conjunta, o bien, el “Tercer Sistema” (la sociedad
civil en concierto, como Marc Nerfin la bautizó hace treinta años), debe
establecer nuevas “reglas de compromiso” con los gobiernos y la industria.

 

El Síndrome de Estocolmo: 

En 1972, Marc Nerfin fue la eminencia gris en la conferencia de Maurice Strong
en Estocolmo sobre el Ambiente Humano (¿la Primera Cumbre de la Tierra?) que
constituyó el primer “acontecimiento” de talla global. La innovación estructural
más importante de la conferencia fue que facilitó la participación activa del
Tercer Sistema. En el análisis de Nerfin, el Primer Sistema era El Príncipe (el
gobierno), el Segundo Sistema era el Merchant (la industria), y el Tercer Sistema
era la gente.

Hace treinta años que la gente fue invitada a unirse al Sistema de las Naciones
Unidas. La conferencia fue un éxito de las relaciones públicas, y Maurice Strong
se convirtió directamente en el líder del Programa de las Naciones Unidas para el
Medioambiente (PNUMA) y después, hace diez años, pasó a ser el Secretario General
de la Conferencia sobre Medioambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas (UNCED
o “Cumbre de la Tierra II”). Sin duda, en un momento inolvidable durante la
ceremonia de apertura en Johanesburgo, el Sr. Strong vendrá trotando hacia la
plenaria sosteniendo en la mano el equivalente de la flama olímpica pero de las
Naciones Unidas. Tal vez sea un clip para papel entre corchetes…

 

¿Qué es el Síndrome de Estocolmo? 

Poco después de la histórica conferencia de Estocolmo, un robo de banco con una
situación de rehenes en esta ciudad acaparó los encabezados. El furor de los
medios no se debió a que hubiera rehenes, sino a que cuando fueron liberados, no
querían abandonar a sus secuestradores. Dos de las cuatro víctimas fueron
eventualmente arrebatadas a sus héroes bandidos.

Desde entonces, los psiquiatras han denominado a este fenómeno como el “Síndrome
de Estocolmo”. La teoría afirma que después de un determinado tiempo de depender
del secuestrador, el cautivo instintivamente se vinculará con éste. En junio
pasado, Camila Montesinos (que entonces encabezaba el Programa de Desarrollo y
Conservación Comunitaria de la Biodiversidad) describió el Síndrome de Estocolmo
como un fenómeno político en las relaciones entre el opresor y el oprimido.
Montesinos estaba en Suecia en ese tiempo, asistiendo a un seminario conjunto de
la Fundación Dag Hammarskjöld y el Grupo ETC sobre nuevas tecnologías.

El Síndrome de Estocolmo tiene dimensiones geopolíticas. Al abrir negociaciones
intergubernamentales con la sociedad civil, la Conferencia de Estocolmo de 1972
arrojó a la atmósfera una cantidad de temas (principalmente de la ONU)
transoceánicos tan enorme que podría amenazar la capa de ozono, que iban desde
cuestiones de género, el agua, la alimentación, los hábitats y la población. El
medioambiente será el tema demoledor en torno al cual se reunirán próximamente en
Johanesburgo. Este es el “Tema-Rex” de todas las conferencias de las Naciones
Unidas. Como otros rehenes, los gobiernos del Sur y las organizaciones de la
sociedad civil se han comprometido a participar en este ridículo desfile, con la
esperanza de que algún día, en alguna parte, encontrarán, si no amor verdadero,
al menos un poco de seguridad.

 

Taxonomía de la Conferencia, especie en peligro de extinción

Como especie, el Síndrome o Conferencia de Estocolmo tiene distintas
características: en primer lugar, todas las variedades dentro de esta especie
tienen el mandato de “resolver” algunas de las crisis que sacuden la tierra. Para
este propósito, cuentan con un exhaustivo proceso preparatorio durante el cual
los gobiernos y la sociedad civil se reúnen bajo una inestable bandera de tregua
para sacar adelante la agenda y soslayar las soluciones (y es que generalmente
toma tanto tiempo ponerse de acuerdo sobre la agenda que no queda tiempo para
aplicar el programa de trabajo).

En segundo lugar, cada conferencia debe balancearse en el filo del desastre
(mientras los “diplos” controlan su presión sanguínea) de modo que los medios se
mantengan interesados y con el fin de convencer al Sur de que si no se logra
nada, al menos se evitaron heroicamente enormes pérdidas.

En tercer lugar, en las cumbres o lo que quede de ellas (porque las sesiones de
la OMC dejan sin energía a la mayoría de las otras reuniones) tienen que correrse
rumores de que asistirán los grandes. Y es que sin el Papa, Castro o algún
presidente reinante o retirado de los Estados Unidos, los delegados y la atención
de los medios se dispersa inevitablemente. Sin embargo, después de tantos años,
contar con el Papa equivale a tener una cita de adolescentes, en términos de la
ONU, y los expresidentes están a 10 centavos la docena. Solo Castro ha conservado
su lustre. (Pero últimamente, Bono, de U2, los ha opacado a todos).

En cuarto lugar, debe haber un toque de clarín llamando a las armas, —algún
estruendoso llamado para que los gobiernos tomen la resolución de hacer el bien,
o al menos, dejar de hacer tanto mal. 

Finalmente, tiene que haber una caminata de miles de apasionados cargando mantas
de las organizaciones de la sociedad civil, convencidos de que el cielo realmente
se caería si la conferencia no entiende sus exigencias.

Después de tres décadas, la pasarela del espectáculo intergubernamental tiene
solamente un acto nuevo: “El Foro Multi-Apostadores” un mini acto encantador, en
el cual las corporaciones multinacionales representadas invariablemente por una
mujer de color que habla un impecable inglés de Oxford, sindicalistas vestidos en
camisetas, y elocuentes miembros de organizaciones de la sociedad civil (con
teléfonos celulares sonándoles discretamente en las bolsas del pantalón), todos
se lanzan graves miradas que atraviesan las largas mesas, mientras un funcionario
mayor de las Naciones Unidas los conforta diciendo que “todos estamos realmente
del mismo lado” y Greenpeace cuelga algo para decorar en el fondo del salón.

 

La evolución del drama del Síndrome de Estocolomo a través de los años

Cuando Marc Nerfin postuló los Tres Sistemas, los raptores eran los gobiernos
del Norte. Los cautivos eran los gobiernos del Sur. El papel de “Policías buenos”
era para los secretarios de las Naciones Unidas que nunca podían entender
exactamente qué era lo que tenían que hacer. Sus caracteres en la tragicomedia se
relacionaban simbióticamente. El Sur viene a estos eventos con la esperanza de
obtener dinero o recursos. El Norte venía para mantener la ilusión del momento.
La sociedad civil venía porque nos gusta actuar como “diplos” y —ya que no ocurre
nada más— porque aparecíamos muy dignos presentando nuestros carteles —ya que no
presentamos nuestras opiniones— en el CNN.

En años recientes algunos de los papeles se han invertido. El papel del Primer
Sistema ahora lo representa la industria y por lo tanto ellos son los raptores.
Los gobiernos tanto del Norte como del Sur se han ido metiendo (sin saberlo) en
el Segundo Sistema. Los policías (funcionarios de la ONU) se dedican cada vez más
a proteger a la industria y a vigilar a los gobiernos en vez de hacer exactamente
lo contrario. La gente constituye aún el Tercer Sistema, pero muchos de nosotros
hemos sido tomados como rehenes. En escena, las pomposas declaraciones y
manifestaciones permanecen como siempre. Detrás de escena, las corporaciones más
grandes del mundo son las que van escribiendo lo que dicen los tele-prompters.

Sin embargo, la sociedad civil de teléfonos celulares ha venido a jugar un papel
sobresaliente en las representaciones tipo Estocolmo. Si las Naciones Unidas
ofrecen una fiesta y la sociedad civil no RSVP, entonces no hay fiesta (¿hubiera
estado Russell Crowe en Gladiador sin que la sociedad civil estuviera abucheando
desde los asientos baratos del Coliseo?) Un millar de trajes arrastrando sus
tristes resúmenes hacia el salón de conferencias son “línea plana” para los
medios, a menos que alguien se trepe por el techo.

Aquí yace nuestra fuerza…no en los techos… en no estar ni en el techo ni en el
cuarto.

 

¿Extinción del Síndrome? 

Amor significa nunca tener que decir lo siento: Es tiempo de librarnos de
nuestros raptores y tomar el camino difícil hacia el amor. Los gobiernos del Sur
y las OSCs deben establecer agendas precisas y calendarios de trabajo en cada una
de las tres conferencias globales que tendrán lugar este año. En particular,
cuando las partes se reúnan en La Haya, Roma y Johanesburgo, la tarea central
debe ser la presentación de un programa real para los 12 meses que siguen a cada
junta de scouts. Si no se logran progresos sustantivos, las OSCs deberían
reunirse tan rápido como sea el próximo Foro Social Mundial en Porto Alegre, y
anunciar la cancelación de reuniones en las que solo se hable de temas que
interesan a los gobiernos y el lanzamiento de un proceso político mucho más
dirigido.

No estamos proponiendo abandonar las tres grandes reuniones del 2002 —estamos
sugiriendo que todos seamos serios en nuestras expectativas y en la evaluación de
sus resultados, de modo que estemos listos para trabajar de una forma diferente
en el futuro. En contraste con otras reuniones intergubernamentales, pensamos que
es muy importante promover fuertes protestas populares y seminarios educativos en
las reuniones donde el Tercer Sistema es claramente excluido—G8, reuniones de los
ministros de la OMC y otras sesiones a puerta cerrada.

 

¿Rio + Acción? 

La mayoría de la sociedad civil ha permanecido fuera del Sistema de las Naciones
Unidas en todas esas décadas. La mayoría, también, consideraría a la ONU un
organismo completamente inerte. Eso es justo. Pero el mundo necesita buenos
gobiernos, buenos gobernantes y un buen foro en el cual establecer normas
globales y defender los derechos humanos. Por mucho que la ONU sea usada y
abusada (por la industria y el Primer Sistema) no debe abandonarse y debemos
hacerla trabajar.

El reto para las organizaciones de la sociedad civil será construir tanto una
visión de a dónde creemos que el mundo debe moverse en esta década o en el
futuro, y elaborar una secuencia creíble de objetivos posibles de lograrse en el
camino. En nombre de la verdad, compartimos con los “diplos” el vicio de la
pontificación. ¿Somos capaces de vislumbrar el horizonte y establecer una ruta
que nos lleve a él?

Pensamos que sí.

La nueva agenda no necesariamente o no siempre significa el abandono de los
organismos intergubernamentales o las negociaciones que vienen en el 2003.
Claramente, los movimientos de base social y de la sociedad civil que tienen
objetivos especiales deben continuar luchando por sus cometidos y concentrándose
en los asuntos vitales para sus pueblos. Tal vez, sin embargo, será posible para
muchos de nosotros ajustar nuestros objetivos o trabajar juntos en temas
relacionados con la buena gobernabilidad — nacional e internacionalmente— y para
que el Tercer Sistema de Nerfin obligue públicamente al Primer Sistema a ser más
confiable en el nivel institucional y financiero.

 

¿Qué hacemos si cancelamos la fiesta de las Naciones Unidas?

Hay mucho que hacer…

*Primero, cada uno de nosotros necesitamos evaluar nuestra historia con el
Sistema de las Naciones Unidas y definir si es que lo “hemos usado” o hemos “sido
usados”. 

*Entonces, los defensores de la sociedad civil en los niveles nacional, regional
y global deben discutir acerca de lo que se necesita hacer y cuál papel —si hay
alguno— es relevante para los organismos intergubernamentales en su programa de
trabajo fuera de las conferencias.

*En tercer lugar, necesitamos evaluar nuestras comunicaciones (incluyendo
tecnologías) y la forma de nuestra cooperación para democratizar el diálogo y los
flujos de información de la mejor manera, para que las iniciativas regionales se
fortalezcan con las iniciativas globales, de modo que la información y acciones
globales sean alimentadas por —y más específicamente para el servicio de—
preocupaciones nacionales y comunitarias.

Ya que el Grupo ETC trabaja en el nivel global, no pretendemos describir
estrategias nacionales específicas —aunque esperamos que las acciones
internacionales se enriquezcan de las estrategias y acciones en los niveles
locales y regionales. Internacionalmente, sin embargo, es posible ver al mundo
post-Estocolmo operando en un número de niveles interesantes…

 

Auditorías sociales:

Si el próximo año en Porto Alegre hablamos con preocupación de que una
organización intergubernamental se desempeña pobremente y no responde a las
expectativas mínimas, un consorcio de organizaciones de la sociedad civil podría
ponerse de acuerdo para auditar el programa y las finanzas de esa agencia. La
auditoría —conducida por un equipo independiente pero experto— consultaría de
manera exhaustiva con los gobiernos, los beneficiarios del programa y los
empleados actuales y anteriores con el fin de preparar un reporte autorizado y
hacer recomendaciones específicas a los estados miembro. Tales auditorías podrían
tomar de seis meses a un año y deben considerar la selección de liderazgo de la
organización así como su calendario y proceso.

 

Ruta crítica:

Trascender de las pláticas a la acción, convocar a nuevas iniciativas sobre
reformas agrarias o agricultura sustentable, debe acompañarse con propósitos
específicos para los equipos de las organizaciones de la sociedad civil; la
identificación de los comités intergubernamentales que deben hacer la tarea y de
los grupos de trabajo de los secretarios que pudieran desarrollar la iniciativa;
escuchar los antecedentes y los documentos de las conferencias necesarios para
apoyar la agenda; establecer los tiempos de trabajo tanto en casa como en el
nivel intergubernamental, y el desarrollo de listas de recursos humanos
potenciales para el proceso. Si los documentos no se desarrollan o faltan asuntos
en las agendas, las organizaciones de la sociedad civil deben tener la capacidad
de darse cuenta inmediatamente y responder congruentemente mediante el contacto
con el Secretariado de la ONU y con los gobiernos. Considerando las dimensiones
globales del trabajo, algunos de estos pasos pudieran parecer muy pequeños pero
son sin embargo esenciales.

Esta no es una receta política que hará latir mejor nuestros corazones.
Básicamente, debemos crear convenios de cooperación entre los defensores de la
sociedad civil y los movimientos sociales que nos permitan dejar de lado algunas
de nuestras posiciones de etiqueta política y/o oportunismo más superficiales.
Debemos reconocer que tenemos diferentes papeles que jugar y diferentes
naturalezas, que éstos son complementarios y que enriquecen nuestras visiones
particulares. Y necesitamos tomar ventaja de la agilidad que hemos logrado en la
tecnología de las comunicaciones para consolidar nuestro golpe político
sustantivo, tanto con los elaboradores nacionales de las políticas y la opinión,
así como en las negociaciones internacionales. Necesitamos entrometernos en los
nudos internacionales de la organización, la financiación y la toma de decisiones
y el liderazgo nacionales e internacionales. Si el secretariado alguna agencia de
las Naciones Unidas no asume los pasos internos que debe seguir, iremos tras sus
fondos y procesos electorales. Si un gobierno aplasta el movimiento que se da en
su nación y después se presenta con grandilocuencia en escenarios
internacionales, entonces lo avergonzaremos en cada nivel.

 

Sociedad civil, no sirvientes civiles: 

También vemos la necesidad y la oportunidad de dirigir fondos internacionales a
las organizaciones de los pueblos y otras de la sociedad civil y para la creación
de nuevas alianzas y programas que involucren a los gobiernos y las agencias de
las Naciones Unidas con las organizaciones de la sociedad civil. Pero no creemos
que una opinión útil convierta a las OSCs en nuevas burocracias. Debemos hacer
que las instituciones globales que ya existen trabajen propiamente, o en todo
caso eliminarlas y trabajar con los gobiernos para crear organismos más
efectivos. Pero ello no significa crear un frenesí por alimentar a las
hambrientas organizaciones no gubernamentales, ni convertir a la sociedad civil
en sirvientes. Como las organizaciones populares son dolorosamente conscientes,
nosotros, las organizaciones no gubernamentales tenemos una enorme capacidad
camaleónica para convertirnos en cualquier cosa que pueda atraer fondos. Nuestra
propensión a las habladurías, las rivalidades internas y la burocracia es
legendaria. No existe razón para pensar que seremos mejores que las vergonzosas
criaturas que criticamos. Un cambio radical en el financiamiento de las OSCs
podría destruir rápidamente la efectividad que tiene la sociedad civil de incidir
en la gobernabilidad global.

 

Revisión del Tercer Sistema: 

Los pensamientos que tuvo Marc Nerfin hace treinta años han mantenido su
vigencia a través del tiempo. El sueño original nacido en la Conferencia de
Estocolmo en 1972 continua teniendo razón y valor. Necesitamos darnos cuenta de
que la industria ha tomado la gobernabilidad global como rehén y necesitamos
liberar a los gobiernos —y a nosotros mismos— de la prisión corporativa.
Necesitamos usar el considerable acumen político y el músculo del Tercer Sistema
para que haga cambios tangibles. Debemos comenzar en abril en la reunión del
Convenio de Diversidad Biológica (CDB) en La Haya. Es muy interesante el hecho de
que el CDB se esté reuniendo en el mismo centro de conferencias que recibió al
Congreso Mundial sobre Alimentación de la FAO en 1970.

Interesante, porque el entonces Director General de la FAO (un ex ministro de
agricultura de Holanda) se convirtió en el primer líder de una agencia de la ONU
en abrir una reunión global a los “hippies” de aquellos años. Más de 300
muchachos acamparon por dos semanas en la “New Earth Village” (algo así como la
“Villa de la Nueva Tierra”) durante el Congreso y asistieron a todo el evento
intergubernamental como delegados. Algunos de esos mismos jóvenes se reunirán
nuevamente este abril, o en la Cumbre Mundial de la Alimentación en Roma, el mes
de junio.

El mensaje de la New Earth Village —pintarrajeado a lo largo de la pared de una
cabaña de Quonset y brillantemente inmortalizado en camisetas y en la película
“Easy Rider”— fue: “No ajustes tu mente, la falla está en la realidad.” ¡Cuán
cierto!

 

El Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración, anteriormente
RAFI, es una organización internacional de la sociedad civil basada en Canadá. El
Grupo ETC está dedicado a la promoción de la diversidad cultural y ecológica y de
los derechos humanos, ETC es de la CBDC.

Para mayor información, consultar www.etcgrouop.org

Para mayor información escribir a Silvia Ribeiro: silvia@... - T 55. (52)
5555-63-26-64, México.

Pat Roy Mooney: etc@... -  Telf. (204) 453-5259, Winnipeg.

Texto tomado de: http://www.rafi.org/documents/Sindrome%20Estocolmo_provisional.pdf

Miércoles, 13 de marzo del 2002

 
 

--------------------------------------------------------------------------------


Amigo(a) de Lara y de más allá.  
 

Te invitamos a reflexionar sobre lo que verdaderamente hemos adelantado en
Venezuela respecto a la implantación de la agenda XXI; ubiquemos quiénes nos van
a representar y analicemos los planteamientos que van a presentar; busquemos cuál
debe ser nuestro papel en Johannesburgo y sobre todo nuestros programas, planes y
proyectos hacia el Desarrollo Ambientalmente Sustentado de Venezuela. 

 

Preguntémonos cuánto tiempo y recursos hemos dedicado a foros, encuentros,
congresos, etc., y valoremos cuánto verdaderamente hemos logrado en lo referente
a las acciones encaminadas con un impacto positivo y de magnitud apreciable en el
mejoramiento de la realidad ambiental y la calidad de la vida.  

 

Tus reflexiones y propuestas nos las puedes hacer llegar a través de nuestra
dirección electrónica ceralara@... artirlompartirlas con el resto de los usuarios
en la Red CERA.

 
 



 

Comité de Enlace Regional Ambiental del Estado Lara
CERA-Lara 
Visión: La Acción Ambiental coordinada con un enfoque de participación de todo
el colectivo social y mediante la Gestión Ambiental Interinstitucional cumple un
papel vital en motorizar en el Estado Lara el Desarrollo Ambientalmente
Sustentado.  Nuestra tarea fundamental es sembrar Conciencia Ambientalista en
cada persona, a fin de motivar y conducir la participación organizada, creativa y
responsable de toda ciudadanía en el mejoramiento de nuestra realidad ambiental.

Misión: Servir de canal de enlace entre todas las Instituciones y Organizaciones
con algún nivel de competencia en la Gestión o de trabajo específico en el campo
Ambiental, en el Estado Lara.  Coordinar el trabajo Interinstitucional con un
enfoque Holístico e Interdisciplinario, con el fin de encaminar la Acción
Ambiental en el Estado Lara de una manera Cooperativa, con el concurso de todas
las personas, organizaciones e instituciones vinculadas con el quehacer ambiental
en la región.

Objetivos: Vincular a los Entes Gubernamentales, Instituciones Académicas,
Centros de Investigación, Organizaciones No Gubernamentales Ambientalistas, otras
Agrupaciones Sociales involucradas en alguna medida en las actividades
ambientales, para vencer el grave proceso de dispersión existente a todo nivel
institucional y social, estableciendo un instrumento efectivo de alianza y
coordinación estratégica que permita organizar el trabajo interinstitucional con
enfoque interdisciplinario y coherente, dirigido a: 

(1) Orientar a los Entes Gubernamentales competentes en la gestión ambiental del
Estado Lara para la formulación de políticas y del marco jurídico ambiental
vigente en nuestra Entidad Federal, así como para cada uno de sus Municipios.

(2) Asesorar, apoyar y colaborar en la planificación, organización,
administración, coordinación y ejecución, y evaluación de los planes, proyectos y
actividades ambientales del Estado Lara.


Sede: FUNDASAB, Calle 24 con Carrera 17, frente Plaza de la Justicia. 

Reuniones Ordinarias: 1º y 3er Miércoles de cada mes, a las 9:00 am. 

Nota: Debido a las actividades preparatorias del Reencuentro de los
Barquisimetanos, la próxima reunión del 19 de Junio se efectuará en la sede de
INPARQUES.


Contactos Institucionales Permanentes: 

* Alicia Colmenárez - Coordinación de Finanzas del CERA-Lara - Coordinación de
Comunicación y Relaciones Institucionales, FORJA de Venezuela - Coordinadora,
Grupo MACOTO - Telf. hab. (0251) 237.17.52 - E.Mail: alicia_colmenarez@...

* Antonio Rumbos - Coordinación de Organización del CERA-Lara - Concejal,
Presidente, Comisión de Protección Ambiental, Concejo del Municipio Iribarren -
Vocero Nacional y Coordinación de Organización y Proyectos, FORJA de Venezuela -
Palacio Municipal, Piso 1, Sector Suroeste, Telf. of. (0251) 230.19.19 - Cel.
(0416) 651.80.96

* Beatriz Elena Vivas - Coordinación Académico-Técnica del CERA-Lara -
Coordinadora, Departamento de Extensión, Facultad de Humanidades, Universidad
Yacambú - Telf. Of. (0251) 717.03.64 - Cel. (0416) 453.53.77 - E.Mail: bevg25@...


* Francisco Lau - Coordinación de Comunicación del CERA-Lara - Asesor, Comisión
de Protección Ambiental, Concejo del Municipio Iribarren - Editor del Boletin
Informativo Electrónico del CERA-Lara: Ecos del Ambiente (agenda ambiental) -
Telf. hab. (0251) 254.23.54 - Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A - E.Mail:
ceralara@...

* José Cambero - Coordinador, Unidad de Educación, Parque Bararida, Av. -
Telf.Of. (0251) 251.48.38 y 252.47.74 - Fax (0251) 252.35.77 - Cel. (0414)
519.17.80 - E.Mail: zoobararida@...

* Kissi Alexandra Amaro - Coordinación de Logística del CERA-Lara - Coordinación
de Planificación y Evaluación, FORJA de Venezuela -  miembro de ECOCULTURA-UNEXPO
- Cel. (0416) 458.10.37 - Tele-fax. hab. (0251) 273.61.18 - E.Mail: kissieco@... 


* Luz Mariana Díaz - Coordinación de Eventos del CERA-Lara - Coordinación de
Educación Ambiental, Dirección General Sectorial de Educación, Cultura y
Deportes, Calle 25 c/Carr 18, Edif. Buría, Piso 1 - Telf. Of. (0251) 232.30.54 y
233.36.34 - Ext. 197 - Fax (0251) 231.21.57 - Cel. (0416) 350.43.13 - E.Mail:
mecd_lara@...


* Yris Rodil - Relaciones Institucionales e Internacionales del CERA-Lara -
Defensora Auxiliar, Defensoría Delegada del Pueblo del Estado Lara, Calle 28
entre Carr. 15 y 16 - Telf. Of. (0251) 232.29.82 - Cel. (0416) 458.30.20 -
E.Mail: yrisrodil@...  
 
 

--------------------------------------------------------------------------------






Lara sede del

XXVI Congreso Ambientalista Nacional "Francisco Tamayo": CAN-2002

Noviembre 05 al 09 del 2002



--------------------------------------------------------------------------------

 
Muy Importante: 
Comparte tus pensamientos, opiniones, reflexiones, investigaciones, proyectos y
eventos escribiéndonos a 
ceralara@... 
 
Si conoces alguien quien desea incorporarse a nuestra lista de envíos, por favor
repórtate a la 
Comisión de Protección Ambiental - Concejo del Municipio Iribarren: 
Oficina del concejal: Antonio Rumbos (presidente) - Telf. (0251) 230.19.19 -
cel. (0416) 651.80.96
Palacio Municipal, Piso 1, sector noroeste
Oficina de la Comisión, secretaria: Emérita Arroyo - Telf. (0251) 230.18.17
Palacio Municipal, Piso 2, sector sureste
Asesor: Francisco Lau - Dirección electrónica: ceralara@...  
 

--------------------------------------------------------------------------------

Estimad@ Amig@: Recibe nuestro más cordial saludo.  
Este boletín es un servicio preparado por la Comisión de Protección Ambiental -
Concejo del Municipio Iribarren.

--------------------------------------------------------------------------------

NOTA: Si no deseas recibir más este tipo de mensajes, por favor envía un correo
en blanco con el Asunto: RETIRAR 
y serás removido de nuestra base de datos.    Disculpa las molestias.




_______________________________________________________________________
MENSAJE DE ELISTAS:
Si consideras eListas de utilidad y te gustaría apoyar nuestra labor,
puedes hacerlo votando por eListas para el concurso iBest 2002
Para votar, visita http://www.elistas.net/ml/61/
¡¡GRACIAS POR TU APOYO!!